Guerras Primordiales – Capítulo 11: Registro y conteo de números

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Todos los niños de la cueva, durante estos días, habían estado muy emocionados. Al igual que cuando los pobres se vuelven ricos de la noche a la mañana, estos estarían, increíblemente, hiperactivos.

Las consecuencias de ser conducidos por la emoción fueron muy simples: pelear.

Cuando no estaban pescando, se peleaban en la cueva.

En el pasado, peleaban por la comida, ahora peleaban por la comida, pero de una manera diferente, lo hacen para proteger su propia comida, en lugar de robar la comida de los demás. A veces, simplemente, golpeaban al que, al traer de vuelta sus canteras tomaba su pescado por error.

Los combates no eran uno contra uno, ya que Shao Xuan les había inculcado la idea de que los grupos eran una versión diferente de un pequeño equipo de caza, la tradición de uno contra uno se había convertido en peleas de pandillas. Así, la guerra entre grupos y equipos era más intensa que nunca.

Shao Xuan se sentó a un lado y suspiró, ya que fue él quien se lo buscó.

Después de ver que un niño que arrastraba un pez equivocado provocó otra batalla entre dos grupos, Shao Xuan pensó por un momento, e independientemente de la situación dentro de la cueva, puso sus ojos en una pared lisa cerca de la entrada.

Hace mucho tiempo, cuando todos los miembros de la tribu vivían en la cueva, pulieron la pared y esculpieron letras en ella. Más tarde, todos los residentes de la cueva eran niños, y no se agregaron más notas allí. Incluso si alguien tenía el capricho de pintar, solo pintaban o tallaban cerca del fondo. En los lugares más altos, sólo quedaban huellas antiguas.

Todas las huellas en la pared eran diferentes en profundidad, talla o pintura de patrones, debido a su diferencia de edad. Algunos de ellos fueron pintados con pigmento producido con las plantas, y algunos estaban tallados, estrictamente, por un cuchillo de piedra. Muchas huellas se habían vuelto borrosas y descoloridas. Era solo un desperdicio mantenerlas ahí, ya que nadie podía decir su significado original.

Shao Xuan convocó a esas crías súper emocionadas y energéticas y les dijo que recogieran piedras para pulir la pared.

En lo profundo de la cueva, había algunas piedras, relativamente, más grandes, que movieron juntos. Debido a su limitada altura, los niños tendrán que pararse en esas piedras para alcanzar las secciones superiores de la pared.

Como tenían algo que hacer para matar el tiempo, los niños, indisciplinados, comenzaron a encajar en sus lugares. Además, como era una orden de Shao Xuan, nadie se opuso. Incluso si se mostraban reacios, aún agarraban una piedra y pulían un poco.

Debido a que la pared había sido pulida por los antiguos residentes, los niños solo tenían que moler la superficie para quitar las marcas originales. Cuando casi estaba listo, Shao Xuan se puso de pie sobre una piedra grande y usó una rama quemada, como una pluma. Escribió cinco números en la parte superior del muro, los cuales representan a cinco grupos, y explicó en detalle a qué grupo pertenecían. Pero, aun así, Shao Xuan anotó los nombres de cada uno de los miembros del grupo para estar seguros.

De vez en cuando, enviaban a alguien de la tribu para enseñarles algunos conocimientos básicos a los niños. Por ejemplo, el contar números y las palabras de uso común. Así fue como Shao Xuan llegó a conocer el idioma de aquí. Sin embargo, algunos niños no estaban dispuestos a escuchar, por lo que rara vez aprendían algo nuevo. Shao Xuan es el único que prestó atención cuando un maestro llegaba a la cueva.

Cada niño en la cueva huérfana, usa una tableta de piedra con su nombre en ella. Aunque no conocían muchas letras y no podían escribir, podían reconocer sus propios nombres.

Después de anotar los grupos y los nombres, los peces que trajeron se registrarán en la pared. Al principio, Shao Xuan pretendía usar números simples para registrar cuántos peces había atrapado cada grupo, pero los niños no estaban satisfechos con eso. Mirando a los peces que colgaban en la cueva, Shao Xuan dibujó algunos peces con palitos en la pared. Era un pez abstracto, bastante simple de dibujar y reconocer.

Finalmente, los cachorros estaban satisfechos, e incluso hicieron que el niño más inteligente de cada grupo verificara que la cantidad en la pared coincidiera con la cantidad exacta de peces que colgaban en el techo.

Shao Xuan podía dibujar un pez de un solo golpe, pero había un total de docenas de peces, por lo que tardó un poco en completar la tabla. Además, la pared es extremadamente ancha y alta, por lo que puede contener más de mil peces pintados en ella.

Había una salida de aire en la parte superior de la pared, frente a donde Shao Xuan dibujaba todos los peces. Durante el día, el sol brillaba en la pared, lo que hacía que todas las marcas fueran visibles.

Entonces, todos los días, cuando no estaban pescando, los niños se sentaban con los miembros de su grupo y tejían cuerdas de paja, mirando constantemente hacia arriba en la pared y contaban sus peces, luego, miraban los peces reales que colgaban de los anzuelos y revisaban los números. Debido a esto, sus habilidades de conteo mejoraban rápidamente.

Aquellos que solían ser reacios a contar, ahora contaban, al menos, diez veces al día o más, sin que nadie los obligara.

—Ah-Xuan, ¿el doce es el número después del diez?

— ¡Es el once!

—Está bien…once, doce, trece, catorce…no está bien, Ah-Xuan, ¿por qué sólo hay catorce peces en nuestro equipo? ¡Hay quince en la pared! ¡Falta uno! ¡¡¿Quién tomó nuestro pescado?!!

Antes de que terminara la oración, el niño, junto con los otros cuatro en su grupo, agarraron palos y piedras, mostrando miradas feroces y, con ojos sombríos, escudriñó a los otros niños en la cueva.

Shao Xuan respiró hondo y señaló la pared con una rama:

— ¿No viste que el primer pez en la pared está cruzado con una barra gruesa? ¡Eso significa que ya has comido el pescado! En realidad, ¡te comiste el pescado anoche! ¿Quieres vomitar las cosas de tu estómago para confirmarlo? ¡Yo puedo ayudar con eso!

—…Es cierto.

El niño, inclinando la cabeza, pensó por un momento, mientras se relajaba. Bajó el bastón y se sentó con los otros cuatro niños, volviendo a tejer las cuerdas de paja, como si nada hubiera sucedido antes.

—Ah-Xuan, escuché del Tío Ge que mañana tendremos buen tiempo. ¿Iremos a la orilla del río mañana?

Preguntó un niño.

La atención de todos los demás niños se centró en Shao Xuan, mientras lo miraban esperanzadoramente. Parece que a todos se les rompería el corazón, si Shao Xuan les diera una respuesta de “No”.

—Sí, mañana iremos, como de costumbre

Shao Xuan miró hacia el cielo, mientras salía de la cueva.

Ahora, estas docenas de niños trabajan juntos. De hecho, eran voraces y les encantaría ir a pescar todo el día, pero aun así, en el fondo, sabían que es mejor que todos trabajen juntos. Tenían que hacerlo, la razón principal era que no podían encontrar los gusanos de piedra por sí mismos.

Shao Xuan había probado muchos tipos de gusanos que se podían encontrar en la tribu como cebo, pero los gusanos de piedra eran los mejores y más eficientes. Para aquellos que no obedecieron órdenes y actuaron solos, Shao Xuan no les daría ningún gusano de piedra.

—Eres indisciplinado, ¿pero todavía quieres gusanos de piedra? Bien, ve y encuentra el tuyo.

Sin César, uno pasaría todo el día buscando y solo capturaría algunos. Los gusanos de piedra son mucho más rápidos que los gusanos de tierra, uno regresaría con las manos vacías si no lograba atraparlos al momento de verlos. ¡Todos dependían de la ayuda de César para conseguir gusanos de piedra!

La segunda razón por la que tenían que trabajar juntos era que no podían conseguir las pequeñas carrozas negras por sí mismos. Para conseguirlos, deben atrapar un gusano negro que vive en el pantano negro. Es una pena que, aparte de César, nadie pueda acercarse a ese pantano.

Debido a estas razones, César tenía una posición más alta en la cueva. Al menos ahora, los niños no veían a César como comida. Algunos, incluso aprendieron a adular a César. Como lo han visto roer huesos de animales, le tiran huesos de pescado. Sin embargo, a César no le interesan los huesos de pescado.

Sin importar qué, estos cachorros habían allanado su relación con César, por lo que a Shao Xuan ya no le preocupaba que se unieran y asaran a César vivo.

Al día siguiente, los niños despertaron a Shao Xuan y luego, juntos, corrieron al patio de grava para atrapar gusanos de piedra. Cada vez que César atrapaba uno, Shao Xuan lo distribuía a un líder de equipo.

Un gusano de piedra podría ser utilizado dos o tres veces. Después de que se sacara un gusano, lo cortarían en dos pedazos. Después de unos minutos, ambos extremos se convertirían en dos gusanos separados. Con suficiente tiempo, podrían crecer en la misma longitud que antes, como si nunca se hubieran cortado por la mitad.

Cuando todos estuvieron listos, Shao Xuan los llevó a la orilla del río.

Los Guerreros Guardianes eran personas diferentes a las de antes, pero Shao Xuan, pronto, los conoció bien.

Estos días, todos observaban a los niños pescando, y al final del día, Shao Xuan les regalaba un pez como regalo. Así que dejó una buena impresión en los Guerreros, y ellos, a su vez, cambiaron sus opiniones sobre los niños en la cueva.

Al ver las aguas, todos los cachorros se emocionaron. Se apresuraron a poner el cebo, pero fueron detenidos por Shao Xuan.

— ¡ALTO! ¡Un paso atrás! ¡Todos ustedes! ¡No toquen el agua! ¡No arrojes el cebo todavía!

Shao Xuan sostuvo al primer niño en el frente y lo arrojó hacia atrás, mientras observaba la superficie del agua y fruncía el ceño.

Algo está mal hoy.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *