Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 28: No pierdas el control

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Me llevó mucho tiempo darme cuenta de que había subestimado a mi madre, la reina Seoyeong. Además de ser guapa y haber dado a luz a gemelos con poderes mágicos, la reina Seoyeong era realmente una mujer bastante corriente en este mundo, o esta había sido mi percepción. Hasta ahora me había parecido alguien dócil y frágil. ¡Qué equivocada había estado!

La reina Seoyeong se inclinó ante el rey y dijo:

—No tenía idea de lo que debía dar. Su Majestad es como el sol para mí, y le debo todo a Su Majestad. Su Majestad no quiere nada.

El rey se sentó allí asintiendo de acuerdo, indiferente. Me imaginé golpeándolo en el abdomen.

—Por lo tanto, he decidido presentarle a Su Majestad con todo lo que tengo.

— ¿A qué te refieres?

—A mí misma. Venga a mi habitación esta noche.

Todos se sorprendieron. Una reina se había atrevido a emitir una orden al rey. Así es como les parecía a todos menos a mí. El concepto de seducción no existía. Interpretando desde la perspectiva de mi vida pasada, la reina Seoyeong había sido seductora, pero aquí sus acciones fueron interpretadas como una orden hacia el rey.

Los hombres de este mundo no tenían un concepto de romance. Las mujeres superaban en número a los hombres y eran tan prescindibles que no tenía sentido. Las reinas miraban a la reina Seoyeong, algunas con dagas en sus ojos y otras con la boca abierta. Mi madre había sido tan valiente cuando se ofreció con confianza y estaba orgullosa de ella.

Escoria actuó “genial” y dijo:

— ¿Me estás dando algo que ya tengo? —Haciendo que la reina Seoyeong pierda la compostura.

¡Madre! No pierdas la calma. Es obvio que lo aprueba, no retrocedas ahora. No te ha rechazado, así que no estés asustada. 

Las reinas estaban claramente consternadas. Oh, no se sorprendan tanto. ¡Sólo desearían haber pensado eso! ¿Qué regalo sería mejor, eh? 

El rey se rió entre dientes, claramente se estaba divirtiendo. La reina Seoyeong le había mostrado un lado sorprendentemente atrevido que nadie podría haber anticipado, haciendo que incluso el rey se sintiera intrigado. De todas formas estaba planeando visitarla pronto.

— ¡Siguiente! —anunció Escoria.

La princesa Heeah, la novena princesa, le regaló al rey unos pendientes de esmeraldas que emitían una luz brillante que parecían tener propiedades mágicas. Cómo la princesa Heeah se había apoderado de un belleza tan rara era un tema diferente.

—Es hermoso —murmuré involuntariamente.

Para una princesa asegurar algo así era una hazaña minuciosa. Aún así, al rey no le hizo caso. Para un rey, esto era un objeto cotidiano y no era un artefacto ni un tesoro antiguo, el rey no lo necesitaba. Casi le dijo a Heeah que se lo quedara, pero escuchó, con su oído sobrehumano, un murmullo de: “Es hermoso”.

Esto lo divirtió mucho, las chicas se sentían atraídas hacia pequeños objetos brillantes.

—Bien hecho. Siguiente —dijo.

Los gemelos se acercaron corriendo.

— ¡Papá, atrapé una mantis! ¡Es así de grande! —dijo Hwan-Hyeok indicando con sus brazos.

— ¡Su Majestad, atrapé una cigarra así de GRANDE!

— ¡No, papá! ¡La mía es ASÍ DE GRANDE!

Y así continuaron. La princesa Sang-Ah estaba jadeando sin aliento.

—Si usas magia, no te quedarás sin aliento —explicó el rey cariñosamente.

Las otras princesas y reinas miraron a Sang-Ah con envidia; aquí había una chica que había nacido con habilidades mágicas. Estaba, por supuesto, muy por debajo de un príncipe, pero aún así estaba por encima de las otras princesas.

— ¿Cuál te gusta más? —preguntó el príncipe Hwanseok con seriedad.

—La que gane en una pelea—el rey respondió con la misma seriedad.

Hwan-Hyeok sonrió victorioso. Una mantis definitivamente derrotaría a una cigarra.

— ¡Yo gano! —presumió, golpeando el aire con su puño.

Las princesas habían estado llevando preciosos objetos en abundancia. Sin embargo, sus elecciones me hicieron pensar. Las mujeres en este mundo eran tan simples como los hombres. Quizás no se habían parado a pensar en sus dones en la confusión, o quizás era la naturaleza de las personas que nacían en este mundo, pero su desconsideración me frustraba, una tras otra.

¡Estas damas le darían pasto a un tigre o carne a una vaca! 

Las mujeres parecían haber pensado mucho en estos regalos, pero la mayoría de ellas le dieron joyas de mujeres al rey.

¿Por qué demonios querría el rey un montón de collares y pendientes? ¡Idiotas! 

— ¿Qué has traído? —Escoria me miró.

Ahora había llegado el momento de poner mi plan en marcha.

Hice una gran pausa en muestra de mi timidez.

—Fuera con eso. No seas tímida.

— ¿Puedo acercarme, Su Majestad?

Como si estuviera demasiado impaciente como para esperar que mi inutilidad me llevara hasta allí, lanzó un hechizo para hacerme flotar hacia él. ¡Caray, al menos avísame!

Extendí mis brazos en un gesto que era sin lugar a dudas un abrazo. Estaba suspendida en el aire, así que no podía ver detrás de mí, pero estaba segura que todos estarían boquiabiertos ante la incredulidad de que una princesa que se atreviera a abrazar al rey.

Me lo repetí una y otra vez: solo tengo doce años, todavía tengo doce años. 

Mientras hablamos del tema de mi edad, mencionaré que había trabajado cada uno de esos doce años, sin que nadie se diera cuenta. Me estiraba por la noche para alargar mis piernas y practicaba yoga que había aprendido en la Tierra para mantener mi figura en forma. Esta era mi estrategia. Sabía que la apariencia de una mujer le daba poder, por eso siempre era cuidadosa con mi apariencia. Todavía tenía doce años, por lo que aún no había alcanzado la flor de mi vida.

Escoria me abrazó, sin ser consciente de todas las expresiones boquiabiertas.

— ¡Te quiero muchísimo! —confesé. Planté impulsivamente un beso en su mejilla.

¡Mis labios están ardiendo! Doce años de mi inocencia, desaparecidos. Me reconforté a mí misma diciendo que todavía era pura porque era una niña.

Sonreí, ocultando mis verdaderos sentimientos, mis ojos brillaban. Era la mirada dulce que practicaba todas las noches en el espejo.

—Quiero a Su Majestad con todo mi corazón.

El silencio descendió sobre la reunión familiar. El comportamiento de la reina Seoyeong ya había causado una conmoción, y esto rayaba la ofensa. Una princesa se había atrevido a abrazar y besar al rey.

La princesa Heeah estaba confundida. Quizás Sanghee realmente había sido masculinizada. ¿Dónde más habría conseguido ese coraje?

Sin embargo, no tenía esa apariencia. Heeah no podía darle sentido a esto. E incluso se había atrevido a besar al rey. Eso es suicidio…

El comportamiento de la princesa Sanghee hizo evidente que no había recibido la formación adecuada de las otras princesas. No habría cometido un error tan drástico, fatal probablemente, si hubiera pasado más tiempo con las princesas mayores.

Finalmente, el rey rompió el silencio.

Se echó a reír, y luego volvió a hacer una expresión seria. Las reinas y las princesas esperaban tensas. Era la calma antes de la tormenta. Para su gran sorpresa, el rey quedó encantado.

—Eres toda una temeraria.

Los guardias que estaban vigilando la entrada notaron algo peculiar.

— ¿Cómo se atreve la princesa Sanghee a entrar en contacto físico con el rey?

—Debe haberle dado permiso.

Todavía era una niña pequeña. Si se hubiera opuesto en lo más mínimo, ella habría estado derramando sangre en la entrada. No se habría atrevido a tocarlo sin su consentimiento. Incluso un caballero, que superaba a un príncipe, no se atrevería a ponerle la mano encima al rey. Esto debe significar que la princesa tenía el consentimiento del rey.

—Las princesas y las reinas deben estar bastante sorprendidas. Bueno, incluso yo estoy sorprendido.

Susurraban:

—Hay un cambio en el aire. Y pensar que hace unos años la princesa Suyeong fue ejecutada. 

—Están ocurriendo muchos cambios. No puedo describirlo. 

—Sí, también lo siento. Es una clase de sentimiento agradable. Se siente bastante inusual. 

— ¿Este es tu regalo? —El rey se volvió hacia Sanghee.

—Si no te gusta mi regalo, ¡mátame esta noche! He actuado mal.

Por supuesto, sabía que estas eran palabras vacías. Pudo hacer esto porque él lo había permitido. Tenía el favor del rey por el momento. Aún así, Sanghee actuaba como si realmente tuviera miedo.

El rey solo sonrió.

—No, me gusta —Y entonces anunció—. Estoy muy satisfecho con el regalo de la princesa Sanghee que les otorgaré a Furioso a todos los presentes aquí.

— ¡Su Majestad! —las reinas y las princesas dijeron al unísono. Incluso la princesa Sanghee se sorprendió. Furioso era una poción rara, que tenía el poder de prevenir o curar dolencias a lo largo de la vida con solo una gota.

El Reino Goryeo, después del Imperio, era el reino más poderoso. No tenían el poder marcial del Imperio, que se jactaba de los Caballeros Prion, pero eran un reino próspero. Incluso dada la riqueza del reino, una botella de Furioso equivalía al valor total de un reino. Para dar a todos los presentes una gota de esta poción rara, se tendría que utilizar una botella entera.

—Tal vez sea demasiado extravagante, querido padre —Intervino el príncipe Hyeong-Seok.

—Puedo obtener más Furioso en el futuro —respondió.

El príncipe Hyeong-Seok no insistió más. Lo que quería decir con esto era que siempre podría obtener más Furioso más adelante, pero no podía continuar aceptando el regalo de Sanghee. El príncipe Hyeong-Seok era lo suficientemente perceptivo como para saber que el rey había hecho este anuncio como una distracción al haber aceptado esta muestra de afecto de su hija favorecida. La princesa Sanghee se había convertido en su favorita de esta forma. Tenía una cualidad intangible.

—Después de todo somos el Reino Goryeo. Podemos obtener más Furioso más adelante.

—No he visto a padre tan contento antes.

No deseaba perturbar esta alegría. Todos todavía seguían en estado de shock, pero el rey continuó:

—Démosle la bienvenida al personaje especial que he invitado a este evento.

Dado que el objetivo de la reunión era una reunión familiar y la concesión de un título, nadie había sido invitado a excepción de la familia y los caballeros que estaban de guardia.

Un hombre entró en el salón, y todos se volvieron para mirarlo. La princesa Sanghee se congeló.

¿QUÉ ESTABA HACIENDO JINSU AQUÍ…?

| Índice |

2 thoughts on “Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 28: No pierdas el control

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.