El fuerte caballero negro – Capítulo 21: Clasificatorias, Día 1, Cuerpo de Espadachines

Traducido por Naiarah

Editado por Haru


Área de audiencia general (Chie)

Ahora estaba mirando los combates del cuerpo de espadachines con Claude, Alice y sus tres amigas.

—Oh, esa espadachín rubia es bastante buena.

—¿Lo sabías? He oído que ella se enlistó en algún momento de este año, pero tenía talento y fue rápidamente promovida a capitán de escuadrón.

—Ciertamente, ella es bastante ágil. Parece que no hace ningún movimiento innecesario, pero todavía faltan muchos combates.

Claude, Alice y yo alabamos a la espadachina mientras miramos el combate. A nuestro lado, las tres amigas de Alice continúan mirando en silencio. Después de que saludé a las chicas, se recuperaron de su shock, pero continúan estando en silencio.

—Pero Black, viéndote sostener un pastel con una mano con tu aspecto de Caballero negro es extremadamente raro.

Claude comentó mi situación. Sólo me llamaba Black cuando estamos fuera. Ciertamente, yo también pensé que me vería rara comiendo crepes dulces de frutas con este aspecto.

—¿No está bien? Quería comer algo dulce después del ejercicio.

Cuando estás cansado comes cosas dulces.

—Tampoco, quiero escuchar eso de tí, Claude.

El hecho de que él estaba comiendo mostraba que era consciente de ello.

—Tu… tan desafiante… Como sea, no sabía que te gustan las cosas dulces —dijo Claude divertido.

—Fufu, sé que Caballero negro-sama va a la ciudad dos o tres veces al mes para comprar dulces.

Claude y yo estábamos sorprendidos, de diferentes formas.

—¡Espera! ¿Por qué sabes eso, Alice?

—¿Ha? ¿Eso es lo que haces en tus vacaciones?

Alice sonrió viendo nuestras reacciones. No, espera un minuto. En mis vacaciones, salía del castillo sola llevando mi armadura, entraba a una calle sin gente, me quito la armadura cuando llevo ropa debajo y entonces ¡entraba al café así!

—Caballero negro-sama, no podrás engañarme sólo con un disfraz de ese nivel, lo sabes.

Sentí un sudor frío cuando Alice me dijo eso con una sonrisa. Como se esperaba, ¡los empleados de este castillo son aterradores!

—Tu… ¿querías tanto comer dulces que te disfrazaste?

Los hombros de Claude temblaron mientras intentaba contener la risa. Por lo tanto…

—¡OUCH!

Golpeé la nuca de Claude con la mano abierta.

—Black ¡qué estás haciendo!

—¡Cállate! ¡No te rías de mi placer secreto!

—No se puede ayudar, ¿verdad? Si llevo la armadura, ¡los demás clientes no serían capaces de calmarse!

—¡Espera! Incluso si llevas tu armadura puesta, ¿piensas que podrías entrar tranquilamente en la tienda como si fueras un cliente normal?

— ¡Por supuesto! Si es posible, quiero hablar con varias personas mientras como un pastel.

—Definitivamente no quería saber eso.

Claude y yo seguimos peleando, sin notar que Alice y los demás espectadores se estaban reuniendo a nuestro alrededor.

 ♦ ♦ ♦

Punto de vista de Alice

—Oh ¿esto de nuevo? Maestro Negro y Claude.

—¡Haha! Como siempre, ¡ellos tienen una buena relación!

—Ah, he visto esto antes, mientras compraba alrededor de la plaza de la fuente.

—Esto no parará por lo menos durante 30 minutos.

La gente de la grada miraba el intercambio entre el Caballero negro y Claude, como si fuera algo del día a día. Para ellos, era una visión familiar.

—¿Huh? ¿Nadie está sorprendido de ver esto? —preguntó Karen con duda. Lorna y Ashe tuvieron la misma reacción que Karen.

—Oya~ ¿no lo sabéis chicas?

Una señora regordeta y amable al lado de las chicas habló. Ella tenía cabello marrón, un chal marrón, una camisa verde oscura y una larga falda marrón. Las tres chicas se giraron para miran a la cara de la mujer.

—Después de que el Maestro Negro derrotó al Fafnir, ocasionalmente vemos este tipo de escena. Al principio, estaba sorprendida y pensé que algo importante estaba punto de pasar, pero nada pasó, y se reconciliaron y se llevaron bien de nuevo —dijo mientras recordaba la escena con una sonrisa torcida.

—Ahora la gente del distrito comercial siempre ven esto.

Las tres chicas sólo la escucharon mientras se sentían impresionadas.

—¿Qué hay sobre esa persona rubia? ¿Todos le conocen? —preguntó Ashe a la señora.

—Si, esa persona es un espadachín bastante espectacular.

— ¿Cierto?

Después de unos 30 minutos de tira y afloja, las dos personas volvieron a mirar el torneo como si nada hubiese pasado. Tres personas los estaban mirando. La gente de la grada regresaron a sus asientos para ver el combate, después de asegurarse que la disputa había terminado. Como siempre, un lado empezó a animar.

—Veis, no hay nada de qué preocuparse.

—¿Qué es esto, Alice?

El Caballero negro me escuchó.

—No, sólo estaba preocupada por el intercambio entre vosotros dos.

El Caballero negro asintió después de escuchar esas palabras.

—Lo siento, por favor no importa. Es sólo como siempre.

El Caballero negro me dijo que no era nada. Sin embargo, eso no sería posible si no fuera normal.

—Ku, Caballero negro-sama es realmente cercano a los plebeyos, ¿no? —preguntó Lorna.

—Oh, originalmente era un plebeyo. Proteger al país y llevarse bien con la gente es sólo lo normal.

Karen estaba sorprendida de escuchar esa respuesta y preguntó otra cosa.

—¿Duque-sama es un plebeyo?

El Caballero negro ladeó su cabeza.

—Duque o no, eso no importa, ¿verdad? Para empezar, se supone que la aristocracia trabaja para el país y la gente. Es por eso que pienso que es importante tener una buena comunicación con ambos, nobles y plebeyos. No hay nada raro en eso, ¿verdad?

—Porque dices cosas como esa, te volverás un enemigo jurado de parte de la aristocracia.

Claude le replicó al Caballero negro. Pensé sobre la opinión del Caballero negro desde el lado de los nobles. Mi hermano era también un plebeyo que ascendió a la posición de Barón. Sin embargo, dado que tenía una relación cercana con la gente local, creyó que los plebeyos eran más importantes que los nobles. Para el Caballero negro, en cambio, la nobleza y los plebeyos eran todos iguales. Como Claude dijo, esto puede atraer el odio de algunos nobles, pero yo también estoy de acuerdo con esta forma de pensar.

Después de escuchar eso, las tres chicas se quedaron en silencio. ¿Cómo debería ponerlo? ¿Cabezas duras?

—¿He dicho algo raro?

—¿Huh?

Claude palmeó el hombro derecho del confundido Caballero negro con su mano izquierda. El Caballero negro era todavía incapaz de entender. Cuando miré al Caballero negro, tuve el fuerte deseo de seguirla hasta el final.

♦ ♦ ♦

Las finales – La Arena (Adelbert)

Yo, Adelbert Abercrombie, estoy ahora mismo encarando al vice capitán del cuerpo de espadachines en las finales. Un hombre atractivo con el cabello rojo y una altura de 185 cm está delante de mí. Lleva una malla plateada y sostiene un sable de madera. Básicamente, era un bateador pesado.

Cuando el cielo empezó a volverse oscuro, los magos de alrededor empezaron a encantar luz. Por un momento, la audiencia general empezó a hacer ruido en cierta área. Me pregunto ¿qué pasó?

—Bueno entonces, ambos participantes, ¡preparados!

Ante la señal del árbitro, ambos nos preparamos.

—Entonces… ¡Empezad!

Ambos avanzamos a la señal, y el sonido de las espadas de madera chocando se expandió. Parecía que nuestras hojas era más afiladas, comparadas con cuatro años atrás.

—Dean, parece que has mejorado un poco.

—Me siento honrado por su cumplido.

El Vice capitán Dean dijo esto mientras era empujado atrás ligeramente. Justo cuando estaba siendo presionado, saltó para tomar cierta distancia.

—Es porque estuve entrenando con el capitán de caballeros. Si no mejoro, el capitán de caballeros se enfadaría —dijo Dean mientras se enderezaba. Seis meses atrás, este Caballero negro apareció. Apareció de repente, de la nada, y se volvió el capitán de caballeros y el caballero real. También le fue dada la posición de Duque, y el manto aristocrático rojo. No sólo esto, su posición sobrepasó la mía, dejando mi orgullo en pedazos. Ese es el porque, la primera vez que le conocí, intenté usar el sarcasmo para hacerle entender nuestro punto de vista. No tuve éxito.

El Caballero negro apartó mi mano y entonces me golpeó en la cara a una increíble velocidad. No he entendido qué había pasado. Quiero decir, era imposible de creer que ese tipo de persona fuera el Capitán de caballería. No quería seguirle. Después de eso, Adolf y Brandon también fueron derrotados. Quería creer que era una pesadilla. El Caballero negro que estaba reflejado en mis ojos en ese momento era un monstruo. Cuando se acercó a mí, solté una patética voz. Me cogió por el cuello y me gritó. Honestamente, esa fue mi primera vez experimentando algo como eso.

Yo, que había nacido en una gran familia noble y no había perdido hasta entonces, pensé que estando entre la gente que tenía sentido común por los seres humanos. Mis estimados padre y madre también me habían enseñado así. Sin embargo, este Caballero negro me gritó con una actitud extremadamente amenazadora. Fue la primera vez que había experimentado tanto miedo… y más que nada, sorpresa.

—¡Conrad no tiene nada que ver con el problema entre nosotros!

Recibí esas palabras en shock. No había entendido el significado de enfadarse por los demás. Además, dándome ese desagradable apodo, estúpido espadachín, me hizo odiarlo incluso más. Pensé que sería bueno si él desapareciera. Sin embargo, todos los demás eran atraídos por el Caballero negro. Los hombres escuchaban sus consejos y entrenaban cada día. Entonces estaba el incidente de los secuestros.

El caso que estaba en marcha desde hace dos años fue resuelto en un mes. El dragón, que un país entero no podía garantizar derrotar a pesar de usar toda su fuerza militar, fue derrotado por esta persona. Esto era demasiado irrazonable. Al principio, no podía aceptar al Caballero negro. Sin embargo, ¡ahora le he aceptado!

—¡Hah!

Ataqué a Dean.

—¡Gh!

El ataque forzó a Dean a intentar mantener el equilibrio. Tomé ventaja de eso y seguí atacando. Corté rápidamente desde diferentes ángulos. Dean ciertamente se ha vuelto más fuerte, pero todavía era más débil que yo. Además, si no ganaba esto, no podría pelear contra Caballero negro. Incluso si admito que él es fuerte, ¡todavía le odio! Sé que es mi orgullo infantil, pero ¡todavía quiero vencerle! Para hacerlo, ¡debo absolutamente ganar este combate!

—¡HAA!

—¡Gan!

Pasé el sable de Dean y golpeé su torso. El impacto envió a Dean atrás.

El sonido de la espada de madera cayendo hizo eco.

—¡Ganador! ¡Adelbert! ¡El vencedor del campeonato del cuerpo de espadachines es Adelbert Abercrombie!

—¡Waaaaa!

Los vítores aumentaron desde la audiencia ante la declaración del árbitro. Después de escuchar la declaración, dejé la arena sin preocuparme por el caído Dean. Ese es el porque no lo noté. Mi golpe había abollado la armadura de Dean y se desplomó, sus ojos en blanco.

Sólo me enteré al día siguiente.

♦ ♦ ♦

Asientos para los oficiales militares (Conrad)

—Él fue llevado.

—En realidad se lo llevaron.

—Llevado…

—Es cierto que se ha ido.

—Lo… siento…

Brandon, Adolf, Celestia y yo teníamos caras amargas. Amy se estaba disculpando en lágrimas.

—Finalmente una víctima… —murmuró Celestia mientras palidecía. Entendíamos el sentimiento. Nos estábamos preguntando si aparecería o no una víctima durante el combate. Al final, en las finales, una víctima apareció… el Vice capitán del cuerpo de espadachines.

—Mañana es el turno de Celestia y el mío. ¡Arregla esa magia de refuerzo rápidamente!

Adolf se acercó a Amy y le suplicó con sudor frío. Pensé para mí que estoy contento de que estoy exento de las rondas de clasificación.  Aunque pensé que era injusto para los otros capitanes, era mejor que herir a otros subordinados con esa ridícula arma. Para asegurar que las armas de madera usadas en la ronda de clasificación eran seguras, examinamos cuidadosamente el hechizo mientras renunciamos a dormir.

♦ ♦ ♦

Punto de vista Chie

—¿Me pregunto si Dean está bien?

—Bueno, es el vice capitán, así que ¿debería estar bien?

Hemos viajado al territorio noble para acompañar a las tres amigas de Alice a casa. Aparentemente, esas tres nacieron nobles. ¿Por qué iban a una escuela de sirvientes?

Incluso ahora, no hablarían. Todavía no sé si dije algo extraño hace un rato.

—Um… Caballero negro-sama…

La silenciosa Ashe empezó a hablar.

—¿Qué? —respondí normalmente, pero ella miró al suelo y se encogió. Ugh. ¿Era realmente tan aterradora?

—Um… ¿por qué piensas que los nobles y los plebeyos son lo mismo? —preguntó Ashe mirando hacia el suelo. Sus cejas parecía que se fruncían un poco. Claude y Alice tenían la misma expresión. Pensé que era una pregunta divertida.

—Basado en lo que dices, parece que miras a los plebeyos por encima del hombro —dije en la habitual seria y profunda voz del Caballero negro. Las caras de las tres empezaron a palidecer.

—No, no quería decirlo así… quiero decir que la nobleza todos tienen posiciones e identidades más elevadas, así que la prioridad es normalmente dada a los nobles…

Cuando escuché a Ashe, pensé sobre ello de nuevo. Aristocracia mirando por encima de los plebeyos.

—La diferente forma de identificarse a ellos mismo ciertamente juega un papel. Eso es verdad. Sin embargo, en términos de prioridades, creo que cambian dependiendo de la situación.

—¿Huh?

Ashe se veía como que no podía entender lo que quería decir. Esta era la forma estereotípica de pensar hasta ahora. Era especialmente verdad para los nobles como ella. Somos geniales porque somos nobles. Además, los plebeyos son una existencia inferior. Gracias a nobles como esos, los plebeyos como Aaron-san empezaron a odiar a los nobles. Sin embargo, esa forma de pensar era errónea.

Los demonios han empezado a moverse. Los humanos tienen que ayudarse entre ellos. Los nobles podían abandonar a los plebeyos. Sin embargo, la inversa también era verdad. Para prevenir que esto ocurra, hay que dar pasos para cambiar esto, uno cada vez. Ese es el porque les dije a las chicas el valor de cada ser humano.

—Nosotros los humanos somos todos iguales, excepto por haber nacido en situaciones distintas. Hay también gente como Conrad y yo, que hemos nacido como plebeyos y nos hemos vuelto nobles. Esa es una de las razones por las que no les trato como a meros “plebeyos”. Nosotros los nobles se supone que trabajamos para protegerlos. Todo el mundo vive apoyándose en otros, incluso si no son conscientes de ello. Ese es el porque tengo que respetar a los plebeyos. Sin ellos, no podemos vivir. ¿No vais chicas a una escuela de sirvientes? Puedo no ser convincente, pero porque no miráis al mundo exterior, en vez de sólo a la aristocracia. Si miráis a los humanos en todas partes, estoy seguro de que mejoraréis en vuestro trabajo.

Se quedaron en silencio después de escuchar mis palabras. Aunque pueda ser difícil, no hay otra forma de hacer que estas chicas crean esto. Aunque podría no ser bueno imponer los valores de mi mundo original en ellas, mientras esté aquí, intentaré hacer de este un buen país. Aunque por ahora soy la única pensando sobre esto, espero que habrá otros pensando sobre el futuro del país. Será difícil, tan difícil como mover el mundo.

Después de todo, era algo realmente simple. Incluso entonces, cuando una persona se mueve hacia delante, todos los demás se moverían para seguirle. Este era uno de los trabajos del Caballero negro.

♦ ♦ ♦

Punto de vista de Claude

Igualdad, ¿huh? Después de enviar a las tres chicas a casa, me despido de Chie y el resto. Entonces regreso a un apartamento rentado en el área de los plebeyos. Estaba ligeramente en ruinas, pero era adecuado para mí. Era una habitación con la mínima cantidad de mobiliario. Pensé sobre las de sabiduría de Chie en esta habitación. Nunca había pensado sobre la igualdad entre nobles y plebeyos.

Chie y Conrad eran diferentes. Hasta que escuché esas palabras de antes, pensé que la aristocracia debía mirar por encima a los plebeyos. Otra posible razón, era el tipo de mundo en que viví durante mi tiempo como asesino. Si hubiera conocido a Chie antes, quizás nunca habría tomado un trabajo tan horrible.

Cuando la miraba, sólo podía sentirme avergonzado. Diciendo que ese tipo de cosa debería ser la realidad. Hablando sobre ese tipo de futuro como si fuera algo tan simple. Seriamente, ¿en qué tipo de país ha crecido? He oído historias sobre su familia, pero nunca he escuchado historia de su país.

Ah, como sea, si ella quiere cambiar este país, entonces permíteme ayudar. Puede ser algo que tengo que hacer, para poder caminar junto a mi única mejor amiga.

| Índice |

6 thoughts on “El fuerte caballero negro – Capítulo 21: Clasificatorias, Día 1, Cuerpo de Espadachines

  1. Vania Fuentes says:

    Me encantan, ambos quieren ser el mejor amigo del otro (aun que ya lo son jajja), me encanta como valoran la amistad n_n
    gracias por la traducción <3

  2. Waldino says:

    Gracias por el capitulo, me gusta como se desarrolla la historia sin prisas pero sin aburrir, quiero ver mas de la amistad de Chie y Claude 🙂

  3. Francisco Perez says:

    Muchas gracias por el capítulo, esto es muy bueno, de forma lenta, pero segura, se va dando una relación entre Conrado y Chie, mientras k Claude se da cuenta de lo mucho k aprecia la amistad de Chie, esto será bueno.
    Saludos y gracias

    • Haru says:

      Si, me gusta también el ritmo de la novela, a pesar de la cantidad de personajes, que cada vez se va aumentando, le están dando el tiempo para que todos se desarrollen o al menos muestren su personalidad.

  4. Blood A says:

    Gracias por el capítulo. Me divierten mucho, los encuentros entre Claude y Chie, pero yo quiero un avance entre ConradxChie, y también espero a Bakasuke 😄😄

    • Haru says:

      Gracias por leer! =) a mi, mas que la relación entre ConradxChie me gusta que se desarrolle la y profundice la amistad con Claude, y que no solo sea de palabras como “es porque eres mi mejor amigo”, si no mas bien que cuenten el motivo de su mutuo aprecio y como se sienten estos al respecto (en las historias en general se asume la amistad y no se explora) xp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *