El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 39

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


Ahora, frente a los ojos de Leslie, los coloridos postres formaban un festín. Zapallo relleno de crema pastelera dulce, pastel rojo con crema esponjosa desconocida, magdalenas con un fuerte olor a mantequilla, y bonitos macarrones y cacao oscuro y dulce que alegraban la vista con sólo mirarlos. A simple vista, los postres, con obviedad elaborados por el pastelero con todas sus fuerzas, brillaban como si le pidieran a Leslie que se diera prisa en comer. Pero la niña reprimió sus ganas y se limitó a pasar por alto el postre. Sólo miraba y no tocaba.

Parece delicioso. Debe ser muy dulce. Una de las razones era que Leslie sólo miraba los postres que ya se habría llevado a la boca con una sonrisa.

—Los he comprado en un restaurante famoso porque he oído que te gustan las cosas dulces… ¿No son de tu gusto?

Conrad era el que estaba sentado frente a ella y sonreía.

—Es que no tengo apetito.

—Está bien si no te interesa Confucio Aitera.

Leslie bajó un poco la mirada y evitó los ojos dorados que la miraban, incomodándola. La niña apretó sus manos juntas bajo la mesa. Todos los presentes estaban incómodos. Conrad no estaba incómodo aunque viera su cara llorosa y su viejo vestido de verano, o porque ni siquiera presentara bien su nombre. Con sencillez, la mayor razón era que no sabía cómo tratar a los demás. El mundo de Leslie era estrecho. Como resultado, sin poder evitarlo, la gente que conocía también era decidida. La gente del Marqués Sperado la hacía miserable, y la duquesa Salvatore la trataba con preciosidad. Y Conrad Appetera era una persona que no pertenecía a ninguna parte.

Eso avergonzaba a Leslie. Además, la etiqueta que aprendió seguía siendo vergonzosa, por lo que su rostro se endureció por sí solo. La etiqueta aprendida por el marqués era para Elli, por lo que siempre escuchaba que era una hija de una familia noble que se comportaba como criada, pero su profesora de etiqueta aún no había llegado a la casa Salvatore.

No llegaría al despacho de la duquesa hasta pasado mañana. Si cometía algún error aquí, incluso la duquesa Salvatore podría reírse de ella en ese momento. Eso hizo que la boca de Leslie se moviera aún menos. Si este no fuera el lugar donde la historia de la Duquesa salía a la luz, podría haber dado un paso adelante con cualquier excusa.

—Tengo que continuar la historia.

Leslie se relamió los labios. Confucio de Itera dijo algunas palabras, pero siempre ella cortó la conversación en una respuesta corta. Sabía que era de mala educación. Así que esta vez le tocó a él continuar la conversación.

—Pero, ¿de qué debo hablar?

¿De qué diablos has hablado con la gente del artesano? ¿Con qué palabras suele empezar la gente las conversaciones? No, ni siquiera recordaba cómo hablar. Llena de frustración, consiguió fijar la cinta del bonete en su cuello.

—No tienes que estar demasiado nerviosa.

En respuesta a la repentina voz, levantó la cabeza y miró a Confusio de Itera. Sus ojos dorados, que le parecieron el sol, se inclinaron un poco al encontrarse con su mirada. Como un ligero saludo, Conrad, que tenía una cálida sonrisa, cortó el pastel con un cuchillo. El dulce aroma del té negro, como si estuviera mezclado con azúcar, cosquilleó la punta de su nariz. Cuando puso un trozo de pastel cortado con elegantes gestos de la mano delante de Leslie, la niña miró el pastel que tenía delante.

—Me he enterado de que vas a aprender teología y un nuevo idioma conmigo.

Entonces cortó otro trozo y lo puso delante de él esta vez. Como era de esperar, fue un elegante movimiento de mano que ni siquiera hizo ruido.

—Así es.

Leslie respondió con rapidez, pensando que era la última oportunidad de continuar la conversación, pero su voz y contenido seguían siendo rígidos. Por fortuna, Conrad le sonrió como si no le importara.

—El mago Luenti dijo que el número de tu inteligencia ya ha superado el nivel de grado superior de la Academia. Que se jactaba de que eras una genio.

—Me siento halagada.

Su voz se quebró por la vergüenza, así que se apresuró a cortar el comentario.

—No estoy bromeando. ¿No tienes doce años? Y aún así ya has leído casi una de las teorías de la teología, y puedes interpretar con libertad a Gore, ese es un nivel superior de la Academia.

Ella se sonrojó y lo miró a él, que le daba una serie de cumplidos. Cuando se cruzaron sus ojos, el muchacho volvió a sonreír.

—He oído que te gustaba leer los libros de filosofía de Nahirokia

—¿Leíste Nahirokia?

Nahirokia. Leslie abrió mucho los ojos y miró a Conrad. Estaba claro que el tutor del marqués mentía. Si no, no habría una serie de personas que hayan leído los libros de filosofía de Nahirokia.

—Sí. También me he hecho amigo del Mago Luenti de Nahirokia.

Entonces, los ojos de Conrad se volvieron más finos por la risa. A diferencia de antes, era una sonrisa juguetona.

—El mago Luenti es un gran admirador de Nahirokia, así que los que le conocen tienen la costumbre de romper los límites con rapidez. Porque es difícil encontrar un seguidor de Nahirokia.

Leslie asintió de acuerdo con Conrad. Ella misma se acercó a Luenti al hablar de Nahirokia. Cuando ella asintió, la risa en los ojos del hombre se hizo más profunda.

—Pero deberías cambiar tus palabras como si no lo fueras. El problema es que ya aparece en tu rostro.

—Ah, es cierto.

Una pequeña sonrisa estalló. Ella se tapó la boca y soltó una risita. Cuando dijo que le gustaba Nahirokia, su rostro se lleno de alegría y de inmediato cambió su postura como si ya no estuviera incómoda.

—Por lo general, estudiaría la teoría de Abendon, pero es única.

Como si no le interesara, bajó de inmediato la mirada y cambió sus palabras, pero su rostro ya estaba sonrojado. Cuando recordó aquella vez, ella volvió a estallar en carcajadas. Y a su lado, él sonrió en silencio.

—Si te gusta Nahirokia, creo que te gustará la historia de Emeria. ¿Lo has leído?

—No, no lo he hecho.

Sacudió la cabeza al oír las palabras. Era la primera vez que lo oía.

—Emeria, ¿quién es?

—Los libros de historia de Emeria también son libros que no se leen bien en los templos o entre los aristócratas. Porque es una plebeya y una mujer.

—¿Era plebeya y mujer?

—Sí, los libros de historia están escritos en principio por hombres nobles. Así que, en comparación, los libros de historia de Emeria tenían una calificación más baja que otros, pero yo disfrutaba leyéndolos.

Ante sus palabras, los ojos de la niña se fueron redondeando y, al mismo tiempo, su cabeza se inclinó hacia un lado.

Disfrutar de la lectura de un libro de historia. ¿Es eso posible?

Para ella, los libros de historia eran un campo de memorización. Era un libro de solidaridad y de aristócratas de alto rango que aprendían el árbol genealógico y eran examinados.

—Los libros de historia de Emmeria contienen un montón de historias históricas entre plebeyos. Así que no es un libro de historia, es como un libro de cuentos.

—Vaya.

Libro de cuentos. Los ojos de Leslie brillaron ante esas palabras. No podía creer que hubiera un montón de historias así. Si fuera del pasado, no le habría prestado atención según las enseñanzas de sus tutores, pero ya había escuchado una historia agradable gracias a Luenti. Su expectación y su curiosidad comenzaron a aumentar poco a poco.

—Es difícil conseguir un libro, así que lo traeré cada clase y te contaré una historia agradable.

Entonces, Conrad inclinó un poco la cabeza junto a ella. Justo a tiempo, sus ojos dorados brillaron a la luz del sol.

—No hay nada que la Duquesa Salvatore no pudiera conseguir, así que si te lo cuento, seguro que lo podrás conseguir. Porque todos ustedes son personas sobresalientes y geniales.

—¡Eso es!

Asintió con fuerza y emoción al escuchar que las personas de la Duquesa Salvatore eran todas buenas personas.

—Todos son muy amables y simpáticos.

Mientras seguía hablando con una sonrisa, asintió como si Conrad tuviera razón.

—Así es. No entiendo por qué a esa gente le llama la duquesa monstruosa.

—¡Ya lo sé! Cylane parece aterrador, pero es una persona de verdad agradable, y Bethraon parece brusco, ¡pero es demasiado amable!

Sí, ¡todos son buenas personas! Leslie apretó el puño. Aunque no llamara a la duquesa Salvatore su madre y se rebautizara de nuevo, todos la entendían. Todos pensaban y se preocupaban por el otro y trataban de compensar sus carencias. Después de venir aquí, pudo vivir como una persona.

—Además, Luenti sabe muchas cosas, ¡y la duquesa Salvatore es tan genial! Es muy cool con su máscara puesta. Todo el mundo dice que sólo con ver el exterior…

Ella, que hablaba en voz baja por la emoción, parpadeó. No sabía qué decir, así que mantuvo la boca cerrada. ¿Cuándo ocurrió todo esto? Conrad, que sonreía como si  fuera linda, cortó en trozos pequeños el pastel que tenía delante y lo colocó delante de ella.

—Está bueno. ¿Quieres probarlo?

Tomó con cuidado un tenedor y cortó el pastel y se lo metió en la boca. Pronto se sintió como una crema suave, seguida de un dulce aroma a té negro. El sabor un poco amargo y dulce fue el primer gusto que sintió.

—Está bueno.

—Me alegro.

Conrad sonrió con alegría y siguió hablando. Incluso el espectador parpadeó ante los ojos de Leslie y ante una sonrisa que parecía alegre.

—De hecho, me preocupaba que lo tomaras mal porque la señorita Leslie no comía.

—¿Qué quieres decir…, Leslie…?

Como los plebeyos podrían no saber, los nobles no llamaban a sus nombres a menos que estuvieran cerca. En principio se llamaban con títulos después del nombre de la familia. La situación en la que se llamaban los nombres entre los nobles era una señal de familiaridad que se producía tras una cierta amistad, o se llamaba con el segundo nombre para distinguir a los dos cuando el primero y el segundo se encontraban en el mismo lugar.

Sin embargo, como el hermano de Leslie no estaba aquí, no había razón para que Conrad la llamara por su nombre. Además, el tercer encuentro no era una relación que pasara como el viento en el primero y el segundo.

—Es que no me has dicho tu apellido.

—Oh.

Conrad, que leyó su expresión, sonrió y puso esta vez un macarrón de colores delante de ella. Mirando los macarrones llenos de colores, organizó un poco sus pensamientos. No quería decir Leslie Sperado.

Si es un Confucio de Itera, descubriría su apellido con rapidez, pero aún así. Su garganta estaba irritada, así que tosió un par de veces, antes de decidirse.

—Llámame señorita Leslie.

Prefiero que me llamen por mi nombre, aunque no soy muy amiga de él.

—Entonces, por favor, llámeme también Conrad, señorita Leslie.

Él sonrió a Leslie, mientras seguía bebiendo cacao caliente.

| Índice |

Un comentario en “El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 39

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.