El Perseguido – Capítulo 139: Regreso

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


—¿No te sientes… solo?

—¿Qué es la soledad? —le devolvió la pregunta.

—Una sola persona, muy sola, muy sola.

—No, —la voz respondió—. No sé qué es este sentimiento, así que no podría tenerlo.

♦ ♦ ♦

Ahora finalmente experimentó lo que se sentía estar solo, pero fue después de que esa persona se fue.

No habría otra voz llamándolo, no habría otra figura en su reino: el cielo, la tierra y el mar creados por esa persona todavía estaban ahí, tan incompatibles con la oscuridad que los rodeaba. Pero el dueño que los creó se había ido.

El humano entró en el ciclo de las reencarnaciones, pero arrojó la eternidad a la soledad, una soledad que nunca antes había experimentado.

Antes de comprender el amor, primero se dio cuenta de qué era la soledad y cómo se sentía.

Trató de dejar su reino, dejar la eternidad y vagar entre los mundos infinitos.

Trató de comprender la vida que esa persona alguna vez tuvo, trató de integrarse en ella y dejó que estas infinitas criaturas vivientes resolvieran la ilimitada soledad.

Su conciencia pasó zumbando más allá de todos los seres vivos, observando las diversas formas de vida, observando los destellos de neón, observando el té, el arroz, el aceite y la sal… todas esas criaturas no podían percibir su existencia. Se hizo a un lado en silencio como un espectador, viendo de un mundo a otro.

Pero si no fuera esa persona, sintió que ese vacío no podría llenarse sin importar qué.

De todos modos, está mal.

Después de regresar a la eternidad nuevamente, de repente se dio cuenta de que atravesó tantos mundos apresuradamente, sin querer detenerse, y solo siendo un transeúnte, pero, de hecho, solo esperaba ver la figura familiar en la siguiente esquina.

No lo buscaba con un objetivo claro, pero inconscientemente quería encontrarlo en su reencarnación en estos miles de millones de mundos. Quería verlo.

Comenzó a extrañarlo.

Te responderé, te abrazaré, te besaré, no te dejaré solo. ¿Vas a regresar?

Comenzó a pensar, ¿y si hubiera pasado por tantas reencarnaciones y se hubiera olvidado de regresar y también hubiera olvidado el camino de regreso? ¿Y si su alma estaba demasiado débil para regresar? ¿Y si estaba demasiado cansado de este lugar y prefería desaparecer para siempre entre estos miles de mundos, y no estaba dispuesto a volver con él?

Después de viajar por el Río del Mundo, se enteró de que, para los seres humanos como él, antes de que los amantes se separen, una parte tenía que decirle a la otra: —Vuelve temprano, te esperaré.

Y él no le dijo que lo esperaría a Ah Yan en ese momento, entonces, ¿volverá su Ah Yan?

Totalmente aburrido, su alma desaparecería, no volvería, nunca más se volverían a encontrar… Lo dejaría para siempre y nunca volverían a estar juntos.

Ya no podía escuchar su llamada.

Nunca lo volvería a ver.

Nunca lo volvería a encontrar.

Hasta que finalmente su alma desaparezca… Ni siquiera él pudo hacer nada.

El pánico y el miedo surgieron de repente y se apoderaron de su corazón. Una vez que apareció la idea de no volver a verlo nunca más, lo perseguía como una mano estrangulando su garganta, sin dejarlo respirar.

En un instante, nacieron cien pensamientos y nacieron cien sentidos.

Nacieron los sentimientos, el amor y el miedo.

También nació la obsesión.

De repente, los sentimientos de los que se enteró y se dio cuenta se volvieron tan pesados ​​que apenas pudo soportarlos. Gradualmente se condensó en una figura humana. Miró sus manos con curiosidad, pensando en silencio en su corazón, ¿solo quería que lo abrazara con estas manos? ¿Estaba rezando por un abrazo así?

Pensó que tenía que ir a buscar a su Ah Yan antes de que ya no pudiera encontrarlo.

Incluso si hubiera cientos de millones de mundos en el Río del Mundo, no fue difícil averiguar en qué mundo aparecería Ah Yan y perseguirlo primero. La regla de la reencarnación era que ninguna criatura podía tener recuerdos que no estuvieran en la reencarnación. Esta regla había estado funcionando muy bien, y Ye Ying Zhi no tenía intención de destruirla o cambiarla, incluso si eso significaba que perdería la memoria después de que realmente entrara en la reencarnación.

No importaba.

Él era suyo, siempre podría encontrarlo.

♦ ♦ ♦

Chi Yan abrió gradualmente los ojos. Lo más profundo en su memoria seguía siendo el brillante mar de luces y esa existencia que se alejaba cada vez más en la oscuridad.

Esa existencia que había esperado y vigilado durante decenas de miles de años.

Luego hubo todo tipo de reencarnaciones: era un joven frágil que tenía una constitución débil y con frecuencia lo perseguían los espíritus malignos, y la otra parte era el espíritu maligno cuyas cenizas le robó y luego se enredó con él.

Era una persona común que provocaba inocentemente a los espíritus malignos mientras la otra parte fingía que no había pasado nada y fingía ser su buen compañero de cuarto que lo complacía.

Era un estudiante de intercambio solitario e indefenso, y la otra parte era el príncipe vampiro que tomó su sangre sin ley.

Finalmente, en una de las reencarnaciones, los dos se hicieron compañía en sus días de adolescencia, pero la otra parte murió primero y se convirtió en la fuente catastrófica de la reversión del yin y el yang del mundo…

Chi Yan finalmente entendió el significado de la frase “¿dolió?”, cada vez que estaba medio soñando y medio despierto; preguntó si le dolía porque lo había apuñalado con un cuchillo en su vida anterior.

Pasaron juntos por una reencarnación tras otra. No pudo nacer junto a él, pero lo acompañó en la muerte una y otra vez.

Abrió los ojos y miró a su amante, el amante con el que estaba muy familiarizado y que se había enredado con él vida tras vida.

—… Ye Ying Zhi —le susurró suavemente.

Todavía estaban en la cueva y Ye Ying Zhi estaba de pie frente a él. Detrás de él había un canal negro: Chi Yan ya podía adivinar débilmente a dónde conduciría.

El principio de todo, el final de todo.

—Estoy aquí. —Ye Ying Zhi lo abrazó con calma, bajó la cabeza para mirarlo y lentamente le contó a su amante lo que sucedió después de eso—. En la vida anterior, debido al último hechizo que usaste, vine a este mundo contigo, pero no pasé por la reencarnación como tú. En cambio, me sentí atraído directamente por la maldad de este mundo y caí en un sueño profundo aquí. El mal era muy puro y muy fuerte. Lentamente recordé todo durante mi profundo sueño. Solo hasta que sentí tu respiración, mostré signos de despertar. Pero no me desperté del todo en ese momento. Realmente no me desperté hasta unos años después. Después de eso, dejé este lugar inmediatamente y fui a buscarte.

De hecho, cuando conoció a Chi Yan por primera vez en Samsara, su espíritu ya estaba muy débil. Si no fuera por el aliento que le había dado, probablemente no podría aguantar más. Aun así, en ese momento la débil constitución de Ah Yan estaba contaminada con su espíritu maligno más puro que todavía era codiciado y vigilado por todo tipo de demonios y fantasmas. Aunque habían pasado varias reencarnaciones, todavía estaba asustado cuando volvió a pensar en ello.

Casi, casi. Si se hubiera despertado un poco más tarde, habría perdido su Ah Yan para siempre.

—Aparte de la vida presente, los recuerdos de vidas anteriores no están permitidos en las reencarnaciones. Esta es la regla de la reencarnación. Pero aquí puedo abrir el camino al reino de la eternidad, así que pude hacer que recuperes tu memoria. Por eso tenía que traerte de regreso aquí —tomó a su amante en sus brazos—. Lo siento, Ah Yan, lo siento. Yo siempre te asusto. Pero deberíamos irnos a casa ahora, ¿puedes acompañarme a casa?

Dio un paso atrás, inclinó la cabeza y miró al humano frente a él con seriedad, sosteniendo su mano, sin querer soltarlo nunca.

—Me prometiste que la próxima vez me acompañarías por la eternidad.

Chi Yan cerró los ojos, como si las manos manchadas de sangre del vampiro y su rostro gentil y profundamente emocional aparecieran ante él: —La próxima vez, ¿te quedarás conmigo por la eternidad?

—Sí —se escuchó murmurar, rodeó el cuello del otro con los brazos y apretó los labios.

Lo esperó durante diez mil años y lo persiguió por cinco reencarnaciones. Durante este período lleno de todo tipo de enredos… Solo sabía que lo amaba y eso era suficiente.

Solo sabía que, si la otra parte era él, también estaba dispuesto a acompañarlo en la eternidad sin fin.

Solo sabía que, si era Ye Ying Zhi, nunca lo dejaría ir.

—No me dejes más —escuchó a Ye Ying Zhi suspirar suavemente—. No me dejes solo. Sabes, soy la eternidad, existo en la eternidad. Si me enamoro de algo, es amor eterno. Chi Yan, irrumpiste en mi reino, tienes que ser responsable —el canal negro a la eternidad se abrió detrás de Ye Ying Zhi.

—Seré responsable —Chi Yan levantó la cabeza, con los ojos ligeramente inclinados mientras sonreía y lo miraba.

Una vez perdió la vida en el antiguo altar, pero accidentalmente fue arrastrado a la eternidad. En ese momento, estaba ansioso y no sabía cómo regresar. Posteriormente, se enamoró del dueño de ese lugar y se quedó con él durante miles de años. No consiguió lo que quería y se fue; pero no sabía que después de dar vueltas y vueltas, al final, todavía quería volver para estar con su amante.

No importa cuán larga y solitaria fuera la eternidad, ya no estaban solos.

Se tomaron de las manos y caminaron juntos, entrando lentamente en el canal, hacia la eternidad pura, hacia el reino que pertenecía a Ye Ying Zhi.

—Esto no es lo mismo. —Chi Yan miró el paisaje frente a él con asombro. El sol, el cielo azul, las montañas distantes… y la casa familiar frente a él, parecía la casa donde él y Ye Ying Zhi se quedaron hasta que envejecieron y murieron en su primera reencarnación. Si recordaba correctamente, también había una habitación en el segundo piso de esta casa que era el salón de duelo de Ye Ying Zhi.

Creía que todo esto no lo había arreglado él mismo. Pero el dominio de Ye Ying Zhi solía ser una oscuridad sin fin y no se veía así en absoluto.

Mientras estaba desconcertado, escuchó a Ye Ying Zhi de pie junto a él, diciendo en un tono sencillo y natural.

—Aquí está el reflejo de mi corazón, naturalmente será como es mi corazón. Como no tenía emociones y, naturalmente, no tenía corazón, por eso siempre estaba oscuro antes. Ah Yan, solo tú, entraste cuando estaba vacío.

Irrumpiste antes de que yo tuviera corazón.


Shisai
Es amor eterno, Ye Ying Zhi es un romántico. Que lindo como todo finalmente se conecta

| Índice |

Un comentario en “El Perseguido – Capítulo 139: Regreso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *