El Perseguido – Capítulo 73: Equipo de aplicación de la ley N° 17

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Se abrió la puerta del ascensor. Un compañero de clase, que se quedaba en el mismo piso, salió del ascensor y saludó a Chi Yan. Él asintió con la cabeza al hombre a su lado.

—¿Este es tu amigo? Él es muy guapo. —sonrió y le preguntó a Chi Yan.

Chi Yan asintió y sonrió con torpeza.

—¿Él es tu novio? Nunca lo había visto antes —continuó preguntando el compañero de clase, ajeno a la incomodidad de Chi Yan.

La cara de Chi Yan se congeló, sin saber cómo responderle.

—Lo visitaré la próxima vez —respondió plausiblemente el hombre a su lado, riéndose entre dientes.

Después de que el compañero de clase se fue, Chi Yan se volvió hacia el hombre de aspecto tranquilo frente a él.

—¿Quién eres tú? ¿Por qué apareciste aquí? ¿Qué fue eso hace un momento…?

—Has hecho demasiadas preguntas —el hombre levantó su dedo índice derecho y lo presionó suavemente sobre los labios de Chi Yan, para que dejara de hablar—. Déjame explicarte lentamente. Has visto muchos vampiros. Lo que acabas de ver es otra criatura oscura legendaria, los hombres lobo. Estoy aquí porque escuché un sonido anormal en mi teléfono. Tuve la premonición de que estabas en problemas, así que me apresuré a venir —sonrió gentilmente, —Soy Ye Ying Zhi. Ah Yan, pensé que deberíamos conocernos lo suficientemente bien.

Shisai
¡Oh! Es Ye Ying Zhi.

Ye Ying Zhi extendió su mano izquierda y alisó el cuello de Chi Yan, el cual se debió desacomodar cuando corría, y le abrochó los dos botones de su camisa.

Chi Yan aprovechó la oportunidad para ver el patrón en el anillo de plata: un exuberante arbusto de espinas, entrelazando una delgada rosa en el medio. Probablemente fue debido a este diseño extraño y de aspecto ligeramente cruel, que hizo que la rosa pareciera una belleza impotente pero resistente, como si poseyera una vitalidad inextinguible.

—¿Estás casado? —Chi Yan no esperaba que fuera esa pregunta lo primero que saliese de su boca inconscientemente.

Probablemente fue una pregunta relacionada con la vida personal que alivió la atmósfera entre los dos.

—Claro que no. —Ye Ying Zhi sonrió—. Todavía soy muy joven. —Giró el anillo en su mano izquierda—. ¿Lo dices por esto? Es solo un pequeño adorno que a veces puede ser útil.

También podría usarse como arma cuando sea necesario. Chi Yan agregó en su corazón. Un adorno práctico, de hecho.

Había gente caminando frente a las ventanas del pasillo. La mayoría de los estudiantes que vieron a Chi Yan lo saludaron y miraron con curiosidad a Ye Ying Zhi. No era un lugar ideal para charlar.

Chi Yan se sintió mucho más relajado después de confirmar la identidad de la otra parte. La ansiedad inicial que sintió cuando conoció a su amigo online se desvaneció gradualmente.

—Bueno, vayamos a mi habitación, pero primero tenemos que ir a la lavandería para recoger la ropa y mi celular.

El celular de Chi Yan todavía estaba en el suelo y su ropa cayó sobre la lavadora cercana. Los había arrojado ahí hace un tiempo. Parecía que nadie había entrado todavía en la lavandería, y el lío era una evidencia de que lo que acababa de pasar era real.

Cuando los dos salieron de la lavandería, Ye Ying Zhi tomó la iniciativa de llevar la mayor parte de la ropa. Chi Yan solo llevaba una camisa en la mano. Estaba un poco avergonzado y trató de quitarle lo demás al amigo a quien veía en persona por primera vez, pero Ye Ying Zhi insistió en llevarla.

—Está bien, puedo llevarla. Regresemos a tu habitación.

Así, los dos caminaron hacia la puerta de la habitación 407. Chi Yan sacó la tarjeta de la habitación de su bolsillo y estaba a punto de abrir la puerta cuando un grupo de vampiros salió de la habitación de Alex, hablando y riendo.

Luego, todos se detuvieron afuera de la puerta en silencio, y miraron un poco sorprendidos a Ye Ying Zhi, quien sostenía una gran pila de ropa, luciendo extremadamente hogareño y virtuoso.

No reconocieron esta cara, pero pudieron reconocer claramente esa poderosa aura perteneciente a un miembro del clan de sangre de rango superior.

Chi Yan asintió a regañadientes y sonrió, luego deslizó la tarjeta para abrir la puerta lo más rápido posible, tiró de Ye Ying Zhi adentro y cerró la puerta con firmeza.

No había olvidado que su amigo era un cazador de vampiros no muy hábil. Desde un punto de vista ocupacional, un cazador de vampiros era probablemente más poderoso que un vampiro, pero había alrededor de seis o siete vampiros en el grupo de Alex. Habían mirado a Ye Ying Zhi en secreto y era obvio que se dieron cuenta de que algo no estaba bien. Si se enteraban de que Ye Ying Zhi era un cazador de vampiros y se peleaban con él, entonces su débil y solitario amigo estaría claramente en desventaja.

Así que tuvo que llevar rápidamente a Ye Ying Zhi a su habitación y protegerlo antes de que descubrieran su verdadera identidad.

—¿Qué pasa? —Ye Ying Zhi preguntó en voz baja, viendo que el otro lucía nervioso.

Chi Yan recogió la ropa pieza por pieza de la mano de Ye Ying Zhi y la colgó en el armario como si ambos hubieran cooperado innumerables veces antes.

—Esas personas de hace un momento eran los vampiros que me engañaron para que asistiera al banquete de vampiros. No es el momento de ser descarado ahora. Es posible que no puedas derrotar a tantos de ellos a la vez, así que antes de que te descubran, preferí meternos rápidamente al dormitorio.

La expresión de Ye Ying Zhi se crispó por un segundo. No esperaba tener una imagen tan incompetente e inútil a los ojos de Chi Yan.

—No soy tan débil. Viste que ahuyenté a esos hombres lobo hace un momento. ¿No fue increíble? —susurró, sin poder evitarlo.

Chi Yan se detuvo y lo miró.

—Entonces, de hecho, ¿los hombres lobo son más débiles que los vampiros? —De lo contrario, ¿cómo podría explicar que fácilmente podría ahuyentar a la manada de hombres lobo, pero se volvía cobarde ante la mención del príncipe vampiro, Su Alteza Real?

Ye Ying Zhi guardó silencio durante un largo tiempo.

—… Sí, la manada de lobos que vino a molestarte hoy era más débil.

Aunque, en realidad, ese lobo era el líder del clan de hombres lobo de Sophus y había traído consigo a los guerreros de hombres lobo más agresivos.

—Pero soy realmente mejor de lo que piensas… —Ye Ying Zhi trató de remediar la situación, pero con el tipo de mirada de “He visto a través de ti” de Chi Yan, solo pudo pronunciar dos palabras adicionales—: un poco.

Pronto recordó otra buena noticia que podría hacer a la persona frente a él más feliz y tener más fe en sus habilidades.

—Por cierto, ya no tienes que tener miedo de esos vampiros cabrones. Mi informe ha sido aceptado. Probablemente para esta noche, el equipo de aplicación de la ley del clan de sangre se ocupará de este asunto y serán castigados como se merecen. Nunca los volverás a ver.

♦ ♦ ♦

La cara de Simon delataba su incomodidad. Estaba preocupado y tenía la premonición de que algo malo estaba a punto de suceder.

—¿Quién era ese miembro del clan de sangre que seguía a Jerry? Nunca lo he visto en Sophus. Si lo hubiese visto antes, estoy seguro de que debería poder reconocerlo —No pudo evitar discutir con su amigo.

—No lo sé, tampoco lo he visto antes, pero su aliento… Dios mío, se siente como alguien a quien normalmente no podríamos tocar. Un miembro del clan de sangre de muy alto rango, una figura muy poderosa —Judy murmuró. Su tono estaba lleno de incredulidad.

—Pero en Sophus e incluso en toda Oceanía, de todos los miembros del clan de sangre de alto rango de los que tenemos impresión, ninguno de ellos se ajusta a quien vimos —interrumpió otro vampiro.

Esa aura extremadamente poderosa les era completamente desconocida. Y últimamente en Sophus, entre los miembros del clan de alto rango que estaban de visita, el que tuvo contacto con Jerry… Alex ya tenía la peor conjetura en su corazón.

—… ¿El príncipe Eymer? —Escupió el nombre suavemente.

—¿Cómo es posible? ¿Cómo podría el príncipe Eymer seguir a un humano? Esto es tan diferente de la imagen que se rumorea sobre él. Además, Jerry parece no tener idea de su identidad y lo trata como a un amigo normal. —Simon sonrió secamente—. Tal vez sea solo un humano ordinario con el aliento de un miembro del clan de sangre de alto rango que lo obtuvo de quién sabe dónde.

Pero, de hecho, los miembros del clan de sangre pudieron saber si el aura fue tomada de algún otro lugar o emitida por el ser. Solo comentó aquello porque no se atrevió o no quería creerlo, y esperaba que fuera su ilusión.

Después de que Simon terminó de hablar, vio que ninguno de sus amigos respondió y notó que los otros vampiros a su alrededor miraban solemnemente hacia una determinada dirección.

Simon siguió sus miradas, sus ojos se abrieron de repente, sus manos se cerraron con fuerza e incontrolablemente.

Frente a ellos había un grupo de cinco miembros del clan vistiendo uniformes negros y botas altas. Tenían un sustancial aliento frío y un leve olor a sangre y se les acercaban rápidamente, a una velocidad inimaginable para los humanos comunes.

—Somos de la sección 17 del equipo policial del clan de sangre. Hay algunos asuntos que necesitan su cooperación en la investigación y necesitamos que nos acompañen en este momento —El líder de los miembros uniformados del clan declaró con frialdad, desprovisto de emociones.

Levantó la mano izquierda en silencio y los otros cuatro agentes de la ley, detrás de él, sujetaron a Alex y su pandilla. Fueron atados con un hilo invisible, listos para ser llevados juntos.

—¡Espera, espera! —Simon luchó—. No puedes hacerme esto, fui transformado en un miembro del clan de sangre por Parius, un noble en Sophus.

Los nuevos vampiros se diferenciaron por sus transformadores. Después de todo, Parius era un vampiro de alto rango famoso y poderoso en Sophus. Y esos nobles que transformaron a Judy y Alex también tenían un estatus similar al de Parius. Por lo tanto, muy pocos miembros del clan de sangre les causarían problemas deliberadamente.

—¿En serio? Entonces, llama a Parius a que venga a ver al equipo de aplicación de la ley —El líder respondió, mirándolo fríamente.

Alex estaba un poco más tranquilo, se había dado cuenta de que esta vez la situación no pintaba bien.

—¿Quién dio la orden al equipo de aplicación de la ley para interrogarnos? —preguntó, apretando los dientes.

Este asunto definitivamente no se debió al informe de un cazador de vampiros. ¿Podrían ser los enemigos de sus transformadores? El clan de sangre también se dividió en facciones con diferentes intereses que luchan entre sí.

El líder del equipo policial pareció darse cuenta de lo que estaba pensando.

—Fue una orden dada por Su Alteza Real, el propio Príncipe Eymer —Dijo en un tono de burla, la comisura de su boca curvada en un arco.

Entonces llegó el decimoséptimo equipo. Los equipos 15 a 20 de las fuerzas del orden, eran independientes en la aplicación de la ley y no tenían ninguna relación con ningún miembro del clan de sangre o noble local de alto rango.

Lanzó una mirada a Alex y su pandilla.

Estos idiotas ni siquiera sabían esto.

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 73: Equipo de aplicación de la ley N° 17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.