El Perseguido – Capítulo 96: Buscando ayuda

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Hoy podría tener que confiar en esta botella de porcelana para salvar mi vida.

Chi Yan no estaba seguro de cuán fuerte era este espíritu terrenal, pero sintió que no se asustaría fácilmente por el aura maligna en su cuerpo. Sin embargo, este podía tomar forma humana de noche.

No se atrevió a darle la espalda a esa cosa, por lo que solo pudo mirar a esa “persona” y centrarse en la puerta.

La “persona” debajo del cabezal de la ducha todavía se estaba lavando el cabello y se dio la vuelta muy lentamente.

Chi Yan no se atrevió a mirar su “rostro”, no quería mantener contacto visual con él, por lo que solo podía ver cómo esa cosa giraba y levantaba la cabeza para revelar su frente.

Era un rostro pálido y entumecido con rasgos faciales, como grabados en madera, tan delgado que era irreconocible. Las luces del techo del baño parpadeaban y en la penumbra, esa cosa parecía estar… riendo.

Sakuya
Creo que ya no editare esta historia en la noche XD

Las comisuras de la boca tallada en madera se elevaron hacia arriba, como los labios rojos de una estatua de arcilla engarzada en el altar de un templo. No había rastro de sangre en la cara de esta cosa.

Se movió lentamente hacia Chi Yan y el joven de repente descubrió que no podía moverse.

El suelo húmedo de la casa de baños pareció convertirse en un lodazal abismal en un instante, había quedado atrapado en el y no podía escapar. La sensación era diferente a caer en un pantano, donde cuanto más uno luchaba, más se hundía en el barro. Era más como estar presionado en la cama por un fantasma. Estaba consciente, pero no podía controlar su cuerpo para reaccionar. Estaba muy ansioso y luchó desesperadamente, pero no pudo hacer nada.

Chi Yan sintió que el agua caía desde arriba. La alcachofa de la ducha que ya había apagado se volvió a encender. El agua se derramó sobre él y se llevó el encantamiento expulsor de fantasmas que había pintado en la palma de su mano.

Vio cómo la cuerda negra enredada en su mano se lavaba bajo el agua que fluía. Sus manos colgaban ahí, incapaces de moverse. Finalmente, la pequeña botella de porcelana cayó al suelo con un suave sonido.

El sentimiento de arrepentimiento en ese momento superó su miedo.

Chi Yan miró la botella de porcelana. De repente, el aura maligna empezó a emanar de su cuerpo. En un abrir y cerrar de ojos, esa cosa desapareció cuando volvió a levantar la cabeza.

El joven estaba un poco desconcertado. ¿Desapareció el espíritu encadenado porque temía el aura maligna de su cuerpo? No, todavía no podía moverse, así que esa cosa aún debería estar alrededor.

Sintió un escalofrío alrededor de su tobillo derecho. Chi Yan miró lentamente hacia abajo por el rabillo del ojo y vio una mano agarrando su pie derecho, esa cosa se arrastraba por el suelo, mirándolo… 

Song Jin salió del baño y se vistió rápidamente, pero todavía estaba incómodo. Planeaba regresar para salvar a Chi Yan después de encontrar algo para atacar. Tuvo cuidado de no mencionar que había un fantasma en el baño, de lo contrario el personal definitivamente no le creería. En cambio, mintió diciendo que alguien se había colado en el baño para robar sus cosas y su amigo estaba bloqueando e impidiendo que el ladrón se fuera mientras le había pedido que saliera a buscar ayuda.

Inesperadamente, el personal aun así no lo creía, insistiendo en que había estado mirando el baño y no vio a nadie entrando a escondidas, por lo que quiso entrar y comprobarlo él mismo.

Song Jin se sintió incómodo cuando vio que Chi Yan no salía y quiso volver con él. Entonces llamó a uno de sus mejores amigos con su celular para que estuviera en espera para llamar a la policía y salvar a Chi Yan, luego siguió al personal de regreso al baño.

El baño estaba muy silencioso, con solo el sonido del agua goteando. De un vistazo, Song Jin vio a Chi Yan apoyado contra la pared del baño con los ojos cerrados. Era como si se hubiera desmayado.

En ese momento, había un nudo en su corazón. No estaba seguro de si su amigo había tenido un accidente para protegerlo. Estaba tan asustado que ni siquiera se atrevió a acercarse para asegurarse de que estaba bien.

Tenía miedo de despertarlo. ¿Y si su amigo abría los ojos, pero ya no era su buen hermano Chi Yan, con quien pasaba día y noche en la escuela secundaria sino esa cosa que quería “salir”?

Al final, sus preocupaciones por su amigo vencieron sus miedos.

—Chi Zi, Chi Zi, ¿estás bien? ¡Despierta, despierta, debes despertar!  —Song Jin decía mientras le daba unas palmaditas en los hombros.

Lo llamó varias veces antes de lograr que abriese lentamente los ojos. Sus ojos lucían claros, normales y familiares. Song Jin dejó escapar un suspiro de alivio lentamente, sí, todavía era Chi Yan y esa cosa había desaparecido.

Lo primero que hizo el joven después de despertarse fue mirar al suelo. Miró por todo el suelo como si buscara algo. Parecía nervioso y perdido cuando no pudo encontrarlo. Luego bajó la cabeza y vio la pequeña botella de porcelana colgando de su pecho. La levantó con la mano y la miró durante un buen rato. Exhaló lentamente después de confirmar que la botella estaba intacta.

Después de eso, los dos empacaron sus cosas y se ayudaron mutuamente a regresar a la escuela.

En el pasado, cuando caminaba por la calle con poca luz, Song Jin no se preocupaba por nada, pero ahora le parecía espeluznante. No pudo evitar acercarse a Chi Yan.

—Chi Zi, ¿cómo reconociste ese tipo de cosas…? ¿Y dónde aprendiste a dibujar este talismán? —Levantó la mano izquierda y preguntó. El gel de ducha se había secado en su piel, pero todavía no se atrevía a borrar el encanto que Chi Yan le dibujó.

—Mi papá y su familia son todos maestros taoístas profesionales, así que sé un poco de esas cosas.

Después de que escuchó esto, sintió mucha curiosidad y de repente se volvió más valiente. Quería hacerle más preguntas, pero se detuvo cuando vio que su amigo se resistía a mencionarlo. Sabía que el padre de Chi Yan se había divorciado de su madre y no sentía ningún afecto por su hijo. Pensándolo mejor, a Chi Yan debería desagradarle mucho su padre y, naturalmente, tampoco le gustaría la “familia Chi” que mencionó.

Aun así, no pudo contener su curiosidad, así que le preguntó a Chi Yan de una manera diferente.

—Chi Zi, ¿entonces fuiste tú quien exterminó esa cosa? ¿Lo alejaste?

—No. Este amuleto me salvó hace un momento —Chi Yan negó con la cabeza y tocó la pequeña botella en su pecho.

Cuando esa cosa le agarró el pie, vio vagamente una niebla negra que emanaba de la botella de porcelana que había caído al suelo. Luego perdió el conocimiento. Cuando despertó, esa cosa había desaparecido y la botella de porcelana estaba colgada cuidadosamente alrededor de su cuello. Entonces debe haber algo en esta que podría salvarle la vida en un momento crítico.

Las técnicas de la familia Chi siguieron el Dao celestial, pero la herencia de la familia Ye era el Dao demoníaco. Aunque ambas familias eran familias que seguían el Dao, la forma en que practicaban era diferente. Chi Yan sabía que sus conocimientos y habilidades de cultivo eran mucho menores que los de la otra persona. La pequeña botella de porcelana estaba completamente intacta. Aparte del espacio donde estaba atado el hilo negro, no había otros espacios, por lo que Chi Yan nunca pudo ver el contenido misterioso dentro de esta.

A Song Jin no le importaba si había exterminado a esa cosa con su propia habilidad o usando un amuleto. Después de enterarse de que su amigo provenía de este tipo de cultura, pudo entender porque siempre sintió que Chi Yan era inusual y lograba resolver algunos problemas que la gente común no podía resolver.

Después de muchos años, Chi Yan ayudó con éxito a Tao Guan Guan a deshacerse del espíritu maligno que la perseguía y Song Jin sintió que la habilidad de su amigo era extraordinaria.

Así que esta vez, vino a buscar ayuda nuevamente.

Después de sentarse en la habitación del joven, sacó una pila de fotos y documentos del caso de su maletín, luego señaló una de las fotos normales de una familia de tres.

—Chi Zi, echa un vistazo. Esta es la familia de tres miembros de Zhu Hui en la ciudad de Feng Shui, condado de Ping Gu, justo debajo de la ciudad R. Esta familia originalmente abandonó Feng Shui en una motocicleta de tres ruedas durante el Año Nuevo chino para visitar a familiares en la ciudad de Qing Yao, no muy lejos. Pero ha pasado un mes desde que hubo noticias de ellos. Es como si hubieran desaparecido en el aire. Ni la ciudad de Feng Shui ni la ciudad de Qing Yao tenían sus rastros. No se hallaron pistas obvias en el camino. 

Song Jin hizo una pausa y miró a su amigo. 

—Por supuesto que esto no es lo más extraño. Los dos policías del condado de Ping Gu, que estaban a cargo de investigar su paradero, decidieron partir a Feng Shui al mismo horario que la familia partió. Viajaron en motocicletas y tomaron el camino que la familia podría haber tomado en un intento por encontrar una pista y entonces… estos dos policías también desaparecieron.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *