Escapó otra vez – Capítulo 12

Traducido por Naiarah

Editado por Narumi


—Su Majestad, ¡está realmente equivocado! ¡Realmente no tenía ninguna intención! Después de dejar el palacio, les oí decir que estaban buscando a Su Majestad y sabía que Su Majestad no tenía tiempo porque estabas con la Emperatriz Viuda. Además, ambos parecían cansados, así que ¡sólo quería permitirles descansar un poco mientras esperaban por Su Majestad! ¡Realmente no tenía otras ideas!

Xia Yuqing aulló y abrazó la pierna de Feng Tingye tan pronto como les dejaron las terceras ruedas. Ella le miró suplicante mientras secretamente pellizcaba su propia pierna para producir lágrimas. ¡Debo usar todas las armas que tengo!

De hecho, el enfado de Feng Tingye realmente se había enfriado en el camino de regreso. Si él lo pensaba objetivamente, podía haber visto fácilmente a través de las mentiras del dúo. Toscamente entendió lo que había pasado. Pero antes de que dijera nada, Xia Yuqing había realmente empezado a berrear.

Esto es divertido. El estado de ánimo de Feng Tingye se elevó. Levantó la barbilla de Xia Yuqing y sonrió tristemente.

—Sólo lo creeré si lo veo. Y ¿cómo podría haber visto mal?

Xia Yuqing se agitó ante la sonrisa satánica de Feng Tingye. Ella seguía sus labios y fue derecha a la quiebra.

— ¿Qué puedo hacer para que Su Majestad me crea?

El gran lobo malo encerrado. Miró al nervioso conejito impasible.

—Te he visto actuando íntimamente y hablando sugestivamente con nuestros oficiales, pero si insistes en tu inocencia, entonces debes presentar pruebas de lo contrario. Seré un justo e imparcial juez.

Xia Yuqing estaba perpleja. Ladeó su cabeza e indagó.

— ¿Qué tipo de prueba quiere Su Majestad?

Feng Tingye miró a Xia Yuqing con astucia.

—Por supuesto ver si, Cariño, tienes marcas de algún otro hombre.

— ¿Eh?

Xia Yuqing le miró hacia arriba sin comprender. Él no esperó a que ella entendiera su significado y empezó su inspección.

El cerebro de Xia Yuqing cortocircuitó por su segunda vez siendo empujada hacia abajo. Empezó a gritar por el 911. Mierda, ¿por qué está pasando esto de nuevo? Seme-sama, ¿no tienes miedo de morir por snu-snu?

[snu-snu: es como se refieren al sexo en futurama en una tribu de mujeres de la amazonia.]

—N-no vengas hacia aquí. Déjame decirte, conozco las Dieciocho Palmas Subyacentes Pervertidas. Si te acercas más, entonces te incapacitaré de verdad.

Mientras el gran lobo malo se acercaba, Xia Yuqing arrojó todas sus consideraciones por su lado fujoshi al viento. Se apoderó de la manta de brocado y usó ¡Flores de Dispersión Celestial!

Feng Tingye estaba confundido por la repentina expresión perversa de Xia Yuqing y con la guardia baja, la manta atrapó su cabeza. Rápidamente se deshizo de la manta de su cara, sólo para encontrar que Xia Yuqing se las había arreglado realmente para huir al otro lado de la cama. Se rodearon cautelosamente.

Los dos estaban en lados opuestos del anillo. Grandes ojos miraban a otros rasgados.

—Ven aquí.

Xia Yuqing estaba en guardia.

—No, ven tú aquí si te atreves.

Feng Tingye entrecerró los ojos. Renovó su avance pero no llegaban a ninguna parte. Entonces…

—No te muevas.

— ¡No moverse es para idiotas! ¡No soy idiota!

—…

Él sabía que era desperdiciar el tiempo discutir con esta persona, así que decidió hacer lo que fuera necesario.

BAM—

Los sirvientes vigilando el Vestíbulo de la Fragancia Capturada oyeron un fuerte ruido. Esta vez, nadie se atrevió a entrar y cerraron sus cuerpos y mentes.

Su Majestad y nuestra lady son ciertamente enérgicos. Hacen esto cada vez. Me pregunto si ¿esto es bueno o no?

Xia Yuqing boqueó para respirar y miró a Feng Tingye, quien estaba encima de ella.

—Eso es trampa.

—Se llama ser más listo. Hehe, no puedes ganar contra mí mi querida.

—Hmph. Prefiero morir que someterme.

Xia Yuqing llevó a cabo sus palabras inmediatamente y pateó rápidamente a Feng Tingye.

Feng Tingye rompió a sudar frío aunque estaba preparado para esto. Dobló sus piernas y miró abajo hacia Xia Yuqing. El accidente de la última vez no será poco habitual. Xia Yuqing no perdería ni siquiera contra esa tigresa del clan del general, Liu Yixiang.

Después de una lucha, Feng Tingye sabía que si no quería acabar como la última vez, no podría mantenerla en jaque. Feng Tingye no tenía más opción que usar su as bajo la manga.

—Actualmente, realmente sabía que esos dos estaban mintiendo.

Él se inclinó y miró directo a los ojos impactados y llorosos de Xia Yuqing. Los ojos de Feng Tingye sonrieron.

—Zitang odia ser visto como un niño, y Yan Ran desprecia cuando la gente habla de su aspecto. Desgraciadamente, ofendiste a ambos hoy, así que por eso ellos se han unido contra tí.

Como se esperaba, Xia Yuqing ha dejado de pelear. Su agarre también se aflojó, permitiendo a Feng Tingye fácilmente traspasar sus defensas.

Ella miró a Feng Tingye muda. Xia Yuqing dijo incrédula.

—Así que estás diciendo que ellos han hecho esto con el propósito, de… ¿meterse conmigo?

Eso es horrible. Pensar que ella se había estado estrujando el cerebro, intentando ayudarles para alcanzar un entendimiento con Seme-sama. Está bien que no fueran agradecidos, pero ¡cómo podían tratarla así!

Xia Yuqing preguntó después de pensarlo cuidadosamente.

—Si Su Majestad realmente sabía, entonces por qué tu…

Sus ojos se abrieron abruptamente.

— ¿Tú también te estabas metiendo conmigo?

Feng Tingye miró las expresiones impredictibles de Xia Yuqing. Sonrió ampliamente y se inclinó para morder el blanco lóbulo de su oreja, entonces se rió entre dientes.

— ¿Cómo podríamos tener que meternos contigo?

Xia Yuqing fue llevada a las lágrimas por esas pocas palabras. Desgraciadamente, esos cálidos y confusos sentimientos fueron inmediatamente destrozados por sus siguientes palabras.

—No nos estábamos metiendo contigo, nosotros estábamos… jugando contigo.

—…

Sollozo, sollozo, sollozo, Seme-sama, eres una decepción para tus padres. Uwu, nunca jugaré contigo de nuevo.


Naiarah
aix, ahora me da pena pobrecita… Feng no deja de meter la pata ^^

| Índice |

2 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *