Escapó otra vez – Capítulo 15

Traducido por Naiarah

Editado por Narumi


Libre del acoso de alguien, Xia Yuqing estaba como pez en el agua en los días siguientes. Su salud mejoró, su estómago estaba lleno. En un parpadeo, el día del banquete de bienvenida llegó.

Mientras miraba los jardines imperiales, que estaban siendo decorados tan brillantes como el día, Xia Yuqing sacó un pastel de su bolsillo y se lo metió en la boca. Tantas velas, tanta comida. Que desperdicio. ¿Sabes que hay niños muriendo de hambre en África?

Las criadas estaban a un lado, mirando ansiosamente a su señorita mascando el pastel osmanthus con expresión seria. Sollozos, tener a una señorita difícil de leer no era necesariamente algo bueno. Es justo incluso más difícil.

Mientras Xia Yuqing estaba internamente machacando el depravado capitalismo que siempre estaba explotando a las personas, alguien caminó hacia ella.

Xia Yuqing miró hacia arriba. Sus ojos se abrieron, sus labios se separaron. El pastel de osmanthus cayó de su boca y aterrizó en las manos del hombre delante de ella.

Xia Yuqing se quedó boquiabierta ante el oso grizzli delante de ella, o más precisamente, el hombre parecido a un grizzly.

Llevaba una armadura, el duro acero ocultaba el explosivo poder de su afilado físico. Los marcados músculos de su brazo eran mucho más grandes que los de los boxeadores que ella había visto en la televisión antes. Xia Yuqing tragó con dificultad. No tenía dudas de que su antebrazo era más grueso que el muslo de ella. La expresión “los brazos no pueden vencer a las piernas” no era nada para él.

La cosa más importante era su altura. Incluso con una estimación conservadora, al menos era de dos metros. Antes semejante giganto alto como una pagoda, los mortales sólo podemos reverenciarlo y adorarlo, ¡Ok! Este tipo tiene que estar tomando esteroides. ¿Puede la gente normal si quiera crecer tanto?

—Tú, tú, ¿necesitas algo?

No podías culparla por ser débil. Cualquiera estaría temblando en sus zapatos, siendo observado por este tipo tan grande, ¿vale?

El oso en cuestión se llamaba He Wenzhong. En respuesta a Xia Yuqing, inclinó su cabeza hacia abajo y lentamente elevó su mano derecha…

Xia Yuqing se volvió completamente blanca. Cerró los ojos. Quería escapar, pero estaba pegada en su sitio. No se podía mover. Sólo podía temblar bajo su sombra. ¿Iba a caer hoy por las garras de este grizzly? ¡Nooooooooooooo!

Sus ojos estuvieron cerrados por un largo tiempo, pero nada pasó. Finalmente, abrió un ojo. Extrañamente, una olla había aparecido delante de ella de la nada.

¿¡Olla!? Xia Yuqing miró de cerca. ¡Dios mío! Eso no es una olla, ¡es la mano ahuecada del grizzly!

—…

—Señorita, su pastel cayó.

—…

Xia Yuqing estaba impactada de nuevo. ¿¡Así que el punto blando entre sus dedos era su pastel de osmanthus a medio comer!?

Precipitadamente cogió los restos del pastel de su mano.

—Uh, gracias.

Xia Yuqing estaba ya llorando un río mentalmente. Esta presión mental o lo que sea es jodidamente injusta.

He Wenzhong estaba de alguna forma avergonzado por sus gracias. Se rascó la parte de atrás de su cabeza, —De nada. Um, um…

— ¿Si? — viendo al grizzly actuar todo tímido como algún tipo de criada, ella no se podía ayudar pero cruzaron un momento sus miradas.

—Ah, esto hambriento. ¿Podrías compartir algo tu pastel conmigo?

—…

Xia Yuqing estaba asombrada. ¿Así que es un paleto*?

[*aquí me refiero a que es alguien del campo, habla un poco raro…]

— ¿Nu puedes? — He Wenzhong, viendo que Xia Yuqing no respondía, pensó que ella no quería compartir. Su feroz expresión se destruyó. Los ojos aterradores de un tigre instantáneamente se convirtieron en la mirada llorosa de un gatito.

Habiendo presenciado justo a un feroz tigre convertirse en un gan gatito, los sentimientos de Xia Yuqing no podían ser más acordes con la palabra asombrada.

—No, puedes tener todo lo que quieras. Tengo más ahí.

— ¿De verdad? —He Wenzhong encantado tomó el pastel que Xia Yuqing le ofrecía y lo masticó alegremente.

Xia Yuqing le miró alerta. Podría haber jurado que vio una gran cola de perro moviéndose justo ahora. Tu atractivo moe chupa bolas, ¡mkay! ¡Amigo, eres un animal peligroso incluso con tu atractivo moe!

—Um… — Xia Yuqing empujó el brazo del alegre grizzly, — ¿No hay mucha comida ahí? ¿Por qué no comiste allí si tenías hambre?

—Eh, ¿puedo ya comer aunque el banquete no ha empezado? Ah, soy nuevo aquí. Si aleatoriamente cojo alguna, ¿no pensarán que ah un ladrón y me arrestarán? — dice el paleto rascando su cabeza encogido de nuevo.

La boca de Xia Yuqing se abrió de golpe. Ya que eres un invitado, ¿por qué te arrestarían por comer algo? Incluso si te arrestan, ¡eres enorme! ¿Quién puede ganarte? Que derroche de tu tamaño. Vas a ser sólo un gran títere ingenuo.

En un instante la mirada de Xia Yuqing se volvió compasiva y descontenta.

He Wenzhing tembló bajo su mirada. Él pensó que era porque había comido demasiado de sus dulces y se tensó, —Um… si tienes hambre, puedes comer también…

—…. — No es por la comida.

| Índice |

3 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 15

  1. Vania Gonzales says:

    Y así termina conquistando a un grizzly mascota ¡con comida! al menos este parece que la apreciará y no como el emperador que solo la devora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *