Escapó otra vez – Capítulo 37: Cuando realizas el “trabajo”, es mejor estar borracho 

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


El cuerpo entero de Yan Ran tembló, y rápidamente, cambió el tema de conversación.

—Hablando de esto, al parecer esta operación podría tener grandes progresos, sin problemas, le deberíamos agradecer a ese pequeño gatito… —tose un par de veces —quiero decir, a la comida de la Concubina Imperial Qing Fei Niang Niang…

Al recibir una mirada fulminante de Feng Tingye, el blanco del ataque, tosió en silencio un par de veces, para luego modificar la forma en la que se estaba refiriendo al hablar de Xia Yunqi.

Su corazón se lamentó. Como se esperaba, las cosas no son como antes. Si fuera así, cómo podría este hombre mirarlo tan fríamente a causa de una mujer. No se puede bromear cuando alguien tiene una esposa, ¡tus hermanos son unos aguafiestas!

—Parece que al Gran Tutor le gustó mucho el estofado de Manitas de Cerdo con Ginseng Rojo que le dieron un par de días atrás —dijo riendo —bien, si ese es el caso, Zhen puede hacer que la Consorte Qing prepare un poco más y enviarlas a la residencia del Gran Tutor. Esto será para recompensarle por todos sus esfuerzos y servicios meritorios por el país. Para mostrar mi sinceridad, instruiré a la Consorte Qing que cocine, personalmente, para que el Gran Tutor lo disfrute.

Éste, enfatizó intencionalmente las palabras “cocinar personalmente”, ocasionando que la expresión, originalmente sonriente de Yan Ran, se pusiera rígida.

—La Consorte Imperial Qing es una persona de estatus invaluable —contestó, forzando una sonrisa y continuó: — ¿Cómo podría este simple Chen, atreverse a incluso considerar que Niang Niang cocine personalmente para este oficial, sólo para su disfrute?

—El Gran Tutor es uno de los altos funcionarios del estado, unos pocos platos insignificantes no importan. Además, a la Consorte Qing, recientemente, le ha apasionado la cocina. Zhen está seguro que no será ningún esfuerzo para ella el realizar esos simples platillos. Las buenas intenciones de mi querida Ai Fei deben ser consideradas apropiadamente, cuando llegue el momento, asegúrate de comer hasta el más pequeño pedazo, de lo contrario, si Ai Fei llegara a saber que no terminaste su comida se sentiría herida.

Así que me estás usando deliberadamente como escudo para escapar del sufrimiento, ¡salvarte de la ruina! ¿Y qué si no conocía de primera mano sus habilidades culinarias? Sólo con ver la complexión de Feng Tingye estos últimos días todo estaba más que claro.

Aunque no era tan malo como se rumoraba en el exterior, pero todos ellos eran brillantes individuos. Desde el nacimiento hasta el presente, nunca antes se han enfermado, sus físicos eran tan fuertes como el de Su Majestad.  Sin embargo, ¡la innegable verdad, es que habían pasado aquí todo el día!

Chen obedece el decreto del Emperador —contestó, mientras fruncía el ceño miserablemente.

Leng Ruofeng y Shao Zitang miraron indiferentemente a Feng Tingye atormentando a Yan Ran. Sus labios se crisparon en una sonrisa burlona, mientras observaban a la víctima de estos ataques, regocijándose en su desgracia.

Plenamente consciente de que cierta persona es de mente estrecha, y aun así vas alegremente y le halas los bigotes al gato. Si no te hubiese arrastrado a este desastre, ¿podría seguirse llamando Feng Tingye? ¡Esa es la razón por la que esa persona podía ser tan tiránica!

En ese momento, cuando esas varias personas seguían hablando, se escuchó un repentino golpeteo desde el exterior. Justo después, el eunuco personal de Feng Tingye vino a hacer un informe:

—Reportando a su Majestad, la Consorte Imperial Qing ha solicitado reunirse con usted.

— ¿Por qué vendría a esta hora? —Él se había quedado sin palabras —permítele la entrada a la Consorte Qing para que pase. En cuanto a ustedes…

Al recibir, una mirada expulsora, los tres se miraron significativamente para luego inclinarse y retirarse diciendo:

—Este funcionario pide ser excusado.

Niang Niang —El trío caminó hacia el lugar de donde Xia Yunqi venía y la saludaron cortésmente.

Algo desconcertada, les echó un vistazo y vio que la mirada de todos era inexpresiva. Ligeramente sonriente, ella asintió con la cabeza hacia el trío.

Ya acostumbrados a su cariñosa apariencia cada vez que se encontraban, la actitud indiferente de este momento los tomó desprevenidos, al no estar familiarizados con ella.

Leng Ruofeng y Shao Zitang le pasaron por un lado, asumiendo que todo había concluido, sin embargo, quién iba a pensar que Yan Ran, al ver su comportamiento inusual, decidiría divertirse a su costa. Justo cuando pasaba a su lado, suspiró y dijo:

—Por desgracia, es verdad. Cuando la gente tiene un nuevo amante, se olvidan de los viejos. La moral pública se degenera con cada día que pasa, ¡los sentimientos de la gente no pueden durar!

Al oír esto, los ojos originalmente vidriosos a causa del alcohol de ella, de repente tuvieron un momento de claridad. ¿El Gran Tutor, esta celoso? ¡¿De verdad se sentía celoso?!

Asombrada, ella se giró para ver a Yan Ran irse caminando tranquilamente. Volteándose nuevamente, ojos llenos de condena por haber traicionado el amor de uno cayeron lanzando láseres sobre Feng Tingye.

Debido a esto, la vena en la cabeza de éste último sobresalió visiblemente, su mente resuelta en tomar nota de esto, para luego vengarse del perpetrador.

Shao Zitang y Leng Ruofeng quedaron clavados en el suelo, estupefactos, y giraron sus cabezas para darle una mirada rápida a Feng Tingye. Subsecuentemente, retomaron su ritmo para abandonar esta peligrosa área. Yan Ran, ese tipo, se había ido tan rápido y ellos, definitivamente, no pensaban quedarse allí para reemplazarlo como corderos de sacrificio.

Al ver que la mayoría de las personas se habían retirado, él tosió ligeramente y dijo:

Ai Fei, ¿por qué has venido al Palacio de Zhen tan tarde? —Preguntó haciendo un esfuerzo supremo por ignorar el resentimiento en la mirada de ella— ¿Hay algo urgente?

— ¿Algo urgente? —Debido a los efectos del alcohol en su cerebro, Xia Yuqing quedó en blanco de nuevo —oh, déjame pensar, ¿qué estoy haciendo aquí? —Murmuró para sí misma con la cabeza agachada.

Al oírla decir eso, sus ojos revelaron su descubrimiento, el día de hoy, ella se comportaba sumamente fuera de lo común. Poniéndose de pie, caminó hacia ella.

Justo cuando llegaba a su lado, en su cuerpo, pudo percibir una mezcla de un perfume mezclado con un débil olor a vino.

— ¿Bebiste alcohol? —Preguntó arqueando las cejas.

— ¿Alcohol? —Repitió ella, su mirada aturdida se esclareció y un brillo ocupó su lugar — ¡Sí, bebí algo de alcohol para fortalecer mi valor! Pero no estoy borracha, ¿de acuerdo? No lo estoy. ¡Definitivamente, no estoy borracha!

Como era de esperar, ¡todos los borrachos del mundo nunca admitirían estarlo! Él no sabía si reír o llorar. Al ver que su rostro se arrugaba para negar que estaba ebria, dijo persuadiéndola:

—Está bien, está bien, te creo. No estás borracha en lo absoluto. Ahora puedes decirle a Zhen, ¿por qué estás aquí? Para incluso tener que beber algo de alcohol para aumentar tu coraje, no le habrás hecho algo vergonzoso a Zhen por lo que te sientas arrepentida, ¿verdad?

—Sí, ¿y qué si he venido aquí para hacer eso? —Angustiada, Xia Yuqing comenzó a mordisquear su propio dedo. Dejando caer su cabeza, la pálida y suave piel de su cuello quedó expuesta.

Siendo una rara ocasión en la cual se comportaba de forma tan obediente, los ojos de Feng Tingye se iluminaron. Si un manjar fuese llevado directamente a tu boca, de no comerlo, sería simplemente decepcionarse a sí mismo.

Él hizo algunos cálculos en su cabeza, luego, levantando la cabeza, reveló una sonrisa lobuna, mientras decía:

—Si no puedes recordar, no te preocupes —habló en voz baja, como si estuviera a punto de secuestrar a alguien —el cielo se está oscureciendo de todos modos, vamos a descansar un poco primero. Esperemos hasta mañana por la mañana, cuando estés sobria, para seguir hablando. Entonces, no será demasiado tarde para hablar.

Terminando sus palabras, agarró la mano de la conejita desconcertada y se dirigió directamente a las cámaras interiores. Colocándola sobre la cama, gradualmente, extendió sus garras de lobo y, poco a poco, fue acercándose a la solapa delantera.

Sin resistirse violentamente, como usualmente ocurre, y sin el balbuceo furioso de maldiciones que la conejita le dirige, en su lugar se comportó como una niña inocente y adorable. Sumado a esto, viendo que el alcohol le teñía las mejillas de un rojo atractivo, no pudo evitar pensar que, en el futuro, debía asegurarse de que esta Yatou[1] bebiera un poco más a menudo. A pesar de lo entretenidas y agradables que son sus resistencias nimias, el que ocasionalmente se comporte de forma dócil es algo que también debe degustarse apropiadamente.

Justo cuando se preparaba para atacar al pequeño conejito, un pequeño accidente ocurrió. La originalmente callada y tranquila Xia Yunqi estalló con una ráfaga de vigor y fuerza. Con una potencia inhumana, levantó a Feng Tingye quien ya la tenía presionada en la cama.

— ¡Ah! ¡Quiero levantarme! ¡Vine a disculparme! —Su cerebro, un par de revoluciones más lento de lo usual, había recuperado su estado original. Golpeándose la frente con su mano derecha y mostrando, simultáneamente, una enorme sonrisa en su rostro.

Al terminar de hablar, pareció percibir que algo no estaba bien. Bajando su mirada a la cama, y luego al asombrado Emperador acostado en el suelo, preguntó inocentemente:

— ¿Eh? Su Majestad, ¿se cayó de la cama otra vez?

El aludido se quedó sin palabras.


[1] En este caso asumo que significa chica, no creo que se esté refiriendo a ella como sirvienta.

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 37: Cuando realizas el “trabajo”, es mejor estar borracho 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.