Escapó otra vez – Capítulo 4


Después de una buena noche de sueño, Xia Yuqing se despertó naturalmente sobre su espalda a la mañana siguiente. El espacio detrás de ella estaba realmente frío para entonces. Cuando se levantó, una llamada llegó desde fuera.

—Se ha despertado, su Alteza está despierta.

—Entonces mi señora levántese. Permítame ayudarla a lavarse.

Pronto una criada en su uniforme amarillo de palacio retiró las pantallas colgantes de muselina y entró.

Xia Yuqing la reconoció como una de las ayudantes que la acompañaron al Estado de Ye, Cui’er. Asintió.

—Mi señora, su Majestad nos dio instrucciones de no molestarla esta mañana para permitirle dormir un poco más. Parece que él es algo afectuoso con usted, de otra manera no te hubiera dejado pasar la noche. Mi señora debería aprovechar esta oportunidad.

Xia Yuqing estaba desorientada por justo acabarse de levantar debido a su bajo nivel de azúcar en sangre. Pensaba que cambiando cuerpos podría curar su condición, pero de modo inesperado, su nuevo cuerpo tenía el mismo problema. Por lo tanto, Xia Yuqing simplemente sonrió e ignoró el concienzudo consejo de Cui’er.

Después de aclimatarse, un eunuco llevando ropa incluso más elegante que ayer entró y se arrodilló delante de ella.

—Enhorabuena, su Majestad la ha nombrado Consorte Qing y le ha otorgado a mi señora un rango que sólo cuatro concubinas pueden mantener a la vez. Estoy aquí para entregar la ropa ceremonial.

— ¿Un cuarto del rango del Rey? Mi señora está siendo realmente favorecida para ser nombrada consorte de ese rango. ¡Es la primera vez que su Majestad hace algo así! Enhorabuena, mi señora.

Después de que el eunuco acabara, su criada también se arrodilló. El vestíbulo estaba poblándose de eunucos y criadas llenando el Dulce Palacio Primaveral con sus felicitaciones.

Las cejas de Xia Yuqing se torcieron incontrolablemente. Se giró hacia Cui’er y le preguntó.

—Es ese cuarto del rango del Rey, ¿muy alto?

—Sí. Después de la emperatriz y la concubina real, mi señora tiene el rango más alto en el harem y tiene autoridad sobre todas las concubinas.

— ¿Oh?

Los ojos de Xia Yuqing brillaban. ¿No significa eso que ella era intocable incluso si empezaba a deambular por el palacio? Muahahaha…

—Hazme una lista de todas las concubinas del palacio. Estaré preparada la próxima vez que él venga.

La criada arrodillada inmediatamente rehusó eso.

—Mi señora, tu eres la única concubina en palacio. Esto sólo sirve para mostrar cuánto le gustas al emperador.

—…

Xia Yuqing estaba perpleja. ¡Quería toser sangre! Si soy la única en el harem, entonces qué tiene de bueno ese maldito rango.

¿Y por qué todos actúan como si hubiera hecho historia? No es la “primera vez”, soy la única en el harem… ¿aunque no fuera la “primera vez”, pero también será la “última”?

Xia Yuqing se quedó pálida y sin palabras repasó con la mirada a todo el mundo. El dolor de este mundo en el peor escenario estaba cada vez más desesperanzada.

Cuando se estaba desesperando, una chica entró, gritando sin aliento:

—¡Mi señora! ¡Mi señora, no es buena!

—Lui Rui, contén tu lengua. ¿Qué no está bien sobre mi señora?

Cui’er la reprendió duramente, su temperamento ardió antes de que Lu Rui se explicara.

—No es eso, mi señora, es… ¡ah! Mi señora, he visto a Miss Liu dirigirse hacia aquí. Parecía terriblemente en pánico.

El color fue drenado de la cara de la jefa de criadas de Xia Yuqing. Xia Yuqing preguntó lentamente.

— ¿Y quién es esa Miss Liu?

—Lo habéis olvidado, mi señora, Miss Liu es la sobrina de la emperatriz viuda y la prima de su Majestad, la primogénita del primer ministro… Liu Yixiang.

— ¿Liu Yixiang? ¿Su estatus social es tan alto? ¿Pero entonces por qué viene hacia aquí? ¿Y por qué todos actuáis como si fuera una catástrofe?

Cui’er miró preocupada a Xia Yuqing.

—Mi señora, cómo habéis podido olvidar que Miss Liu está prendada de su Majestad, y que era también la candidata favorita de la emperatriz viuda para ser emperatriz. Ella fue la que te empujó al río ayer.

¿Guh? Los ojos de Xia Yuqing se ensancharon. ¿Así que ella era la que estaba detrás de su transmigración? No, espera…

— ¿Dices que está viniendo?

Xia Yuqing se sacudió. Saltó de su asiento con un swoosh.

En el primer día de su transmigración, casi pierde su castidad. En el segundo, a pesar de no tener el mínimo interés amoroso, ¿una rival en el amor viene a llamar a su puerta?

| Índice |

One thought on “Escapó otra vez – Capítulo 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *