Escapó otra vez – Capítulo 46: ¡Las explicaciones, son solo encubrimientos!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Estaban en posiciones comprometedoras, tan cerca que parecen querer besarse, sus pensamientos internos, dejaron escapar un chillido.

¡Lu Rui tenía razón! Los hombres actúan y hablan de manera contraria, ¿Cuánto tiempo ha estado sucediendo eso? Ir tan lejos como para ocultar eso…realmente ¿De qué me perdí?

Lo que dijo el Ultra Seme Lord fue:

A Zhen no le gustan los hombres y las mujeres. 

La pequeña persona en el corazón de Xia Yuqing comenzó a dar vueltas, actuó linda y adorable, con una sonrisa en su rostro. Señor Ultra Seme, ¿no deberías honrar lo que sale de tu boca cuando afirmas tu sexualidad?

Al ver que Xia Yuqing ocultaba una luz tenue pero densa, la esquina de la boca de Feng Tingye se congeló en una sonrisa. Sabía que alguien había comenzado con sus delirios de amor nuevamente.

Ai Fei, esto no es lo que piensas…

Antes de que pudiera terminar de hablar, el pequeño eunuco, que estaba siendo presionado por Feng Tingye, aprovecho mientras estaba distraído y, con una sacudida, liberó su mano de la atadura de Feng Tingye. Tan rápido como un rayo, hizo todo lo posible para atacar la cara de Feng Tingye.

Alarmado, Feng Tingye se inclinó reflexivamente hacia un lado para evitar una aguja plateada cubierta de veneno, que pasó volando cerca de su cara. Esquivo exitosamente el ataque mortal.

Cuando los dos vieron esta escena, se asustaron y quedaron congelados como piedras. Recuperando su enfoque, comenzaron a gritar en voz alta:

— ¡Asesino, hay un asesino!

El asesino, aprovechó el retroceso de Feng Tingye, se levantó del suelo y corrió en dirección hacia Xia Yuqing alertado por sus gritos.

—Ten cuidado, ¡Lu Rui, protege a la Consorte Qing!

Feng Tingye noto las intenciones del asesino, su tez se volvió diferente. A gran velocidad, se arrojó sobre el asesino. Xia Yuqing seguía distraída, sin saber qué hacer.

No se dio cuenta de los hechos a su vista, pero una gran fuerza la arrastró y la hizo tropezar hacia atrás.

Xia Yuqing echó un vistazo. En realidad, fue Cui Er quien se colocó frente a Xia Yuqing,  quien sabía cuándo realizó esta acción, pero estaban en una situación grave.

El pequeño eunuco, continuó avanzando, estaba a punto de perforar a Cui Er con la aguja plateada pero, de alguna manera, aterrizó en el aire. El asesino miró la mano que sostenía su muñeca, sorprendido. Ese instante de vacilación, fue suficiente para que Feng Tingye lo arrastrará hacia atrás, su otra mano golpeó directamente contra su pecho. Al recibir este golpe, su rostro se retorció. Pero, una vez más, fue incapaz de tomar represalias.

Todos estos movimientos, no ocurrieron lentamente; de hecho, todo sucedió en una fracción de segundo. Al ver esto, Xia Yuqing se sorprendió, su corazón suspiró débilmente: un experto en artes marciales, ¡esto no es solo algo que está en todas partes!

Las tropas imperiales, corrieron hacia la puerta y, con un fuerte estallido, sonaron al mismo tiempo, mientras el pequeño eunuco caía al suelo. Todos estaban sorprendidos.

Feng Tingye miró al joven eunuco, que cayó al suelo con arrogancia. Volvió la cabeza para mirar a Xia Yuqing:

—Cómo puedes ver, este pequeño eunuco es un asesino.

Entonces, ¿qué quieres expresar, Su Majestad? ¿No sabes que tu apariencia en este momento parece que estás admitiendo tu culpa?

Xia Yuqing tosió, se calmó y respondió:

—Las explicaciones son solo encubrimientos.

Señor Ultra Seme, tu movimiento fue tan cruel, ¿no estabas tratando de silenciarlo para evitar que se revelara tu secreto?

Las cejas de Feng Tingye temblaron por su pensamiento erróneo; agachándose extendió su mano para tocar el costado de la pequeña cara del eunuco. Sintiendo que encontró algo, lo arrancó con fuerza, para revelar la máscara de piel de un hombre, la cual estaba bien esculpida.

Todos fijaron sus ojos en la cara, para descubrir que el pequeño eunuco tenía una cara hermosa y delicada, con cejas delicadas. De hecho… ¡Es en realidad una mujer!

Después de ver la cara del pequeño eunuco, Xia Yuqing reveló una pérdida:

—Ai, en realidad, era una mujer disfrazada.

Qing Fei Niang Niang, ¿qué pasa con tu tono decepcionado? Preguntaron en su cabeza las acompañantes de Xia Yuqing

—Oye, eso no está bien. Ella es una mujer. Entonces, cuando Su Majestad golpeó el pecho de la otra persona…

Xia Yuqing dejó escapar una exclamación, como si hubiera descubierto un gran secreto. Luego, con una leve condena, miró hacia la dirección de Feng Tingye.

¡Qing Fei Niang Niang, ese no es el punto! Todas tenían el mismo hilo de pensamiento en esta situación incómoda.

Después de escuchar las palabras de Xia Yuqing, Feng Tingye no pudo contenerse y gritó con frialdad:

— ¡Alguien que venga, lleve a este asesino y…devuelva a Qing Fei a su palacio!

El eunuco que estaba vigilando la puerta, escuchó el sonido de una explosión del emperador, originalmente, se había apoyado en el pilar y se había quedado dormido. Sin embargo, al escuchar el grito repentino y fuerte, su cuerpo resbaló, sus ojos se abrieron con perplejidad. Levantando la cabeza, miró a la luna llena del cielo, completamente en silencio.

Esta noche, está condenada a ser una ruidosa noche de insomnio.

Niang Niang, ¿qué está pasando? ¿Cómo podría el palacio de Su Majestad ser atacado por un asesino nuevamente? No, en el futuro debes dejar de correr al palacio del emperador, con problemas o no. ¡Es muy peligroso! Sin mencionar siquiera si te derriben, pero si fue un rasguño de un cuchillo, incluso si no está en la cara, quedará una cicatriz en el cuerpo. ¡Piensa en cuánto te dolerá! ¡Eso sería demasiado terrible!

Xia Yuqing miró impotente, la repentina aparición de Lu Rui, que era como la combinación de un Rey Dragón y una vieja sirvienta, y gimió.

—Tú fuiste quien me dejó ir.

Nubi permitió que Niang Niang fuera a acompañar a Su Majestad para mirar flores debajo de la luz de la luna. Desde hablar de poesía hasta hablar sobre la filosofía de la vida, quería que confiaran el uno al otro para que cultiven sus sentimientos.

— ¡No dejar que Niang Niang acompañe al emperador en la otra vida, serán un par de desafortunados pájaros de amor!

Los ojos de Lu Rui se abrieron, hablando con fuerza y justificación. A los ojos de la niña, que ya había desarrollado una amistad revolucionaria con Xia Yuqing, era mejor perder el favor del emperador que perder la vida.

—Bien, bien. Ya estoy a salvo.

Xia Yuqing miró a Lu Rui, quien parecía querer seguir hablando. A toda prisa, cambió de tema y dijo:

—Tengo hambre. ¿No dijiste ayer que harías mi hombro de cerdo Dongpo favorito? ¿Podrías ir a la cocina y ver si ya está listo?

Lu Rui miró la lamentable mirada de anticipación en el rostro de Xia Yuqing, finalmente, dijo suspirando.

—Está bien, Nubi irá a buscarlo para Niang Niang.

Con Lu Rui saliendo, Xia Yuqing dejó escapar un profundo suspiro.

Su expresión, estratégicamente forzada, se desvaneció revelando una expresión completamente diferente. Con el ojo ardiendo, se volvió hacia Cui Er a su lado y preguntó con voz fría:

— ¿Quién eres?

Acostumbrada a ver la apariencia simple de Xia Yuqing, para luego ver su repentino rostro serio, Cui Er se sobresaltó.

Niang Niang, ¿qué quieres decir? Nubi es, por supuesto, su criada personal, Cui Er. Niang Niang no habría echado un vistazo al pequeño eunuco que estaba al lado de Su Majestad…y que Nubi también estaba…

Xia Yuqing sonrió:

—Eso es correcto. Sería absurdo, ver tus artes marciales superiores a las de ese pequeño eunuco, y querer ocultar tu apariencia y habilidad real.

Justo cuando Cui Er, estaba a punto de dar un suspiro de alivio, de repente, escuchó a Xia Yuqing agregar una frase más:

—Para descubrir que, de repente, a mi lado…existe un maestro de artes marciales.

| Índice |

2 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 46: ¡Las explicaciones, son solo encubrimientos!

  1. Hanajima says:

    De verdad que me encanta esta chica jajaja. No pierde ni una oportunidad en ver Yaoi por todos lados…. Pobre emperador lo lleva claro….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *