Escapó otra vez – Capítulo 75: ¡Realmente, tiene una pelota!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


La tez de Xia Mingyuan cambió drásticamente. Mientras trataba de explicarse, Feng Tingye ya lo había pasado corriendo con Xia Yuqing en brazos hacia el palacio más cercano.

Yan Ran y los demás también se sorprendieron por el repentino estallido de ira de Feng Tingye. Pero, en este momento, a nadie se le ocurrió decir que Feng Tingye estaba siendo demasiado impulsivo.

Todos le dieron una mirada al congelado Xia Mingyuan y, luego, a las manchas de sangre en el suelo, los rostros de todos se hundieron. Todos y cada uno de ellos le dieron a Xia Mingyuan una expresión sucia, mientras agitaban sus mangas con furia y se marchaban.

♦ ♦ ♦

Las luces parpadeantes de la lámpara iluminaban la noche oscura y silenciosa. Los eunucos y las doncellas del palacio iban y venían, ansiosos. Con una expresión preocupada en sus rostros, esperaban noticias ansiosamente. A pesar de que Consorte Qing, en el día a día, era un poco tonta, traviesa, y siempre creaba una gran cantidad de caos para ellos, razón por la cual, están constantemente frustrados…

Sin embargo, era innegable que, desde que Xia Yuqing había llegado, el harén imperial, originalmente desierto, se había vuelto más animado. Lo más importante, era que Xia Yuqing siempre trataba a los sirvientes del palacio con amabilidad, nunca actúa con arrogancia. Las consecuencias de estar juntos tan a menudo habían provocado, involuntariamente, que Xia Yuqing capturará los corazones de todos los eunucos y las sirvientas de palacio.

Ahora que alguien había lastimado a su adorable Consorte Qing, significa que comparten el mismo enemigo, todos se unieron, por unanimidad, para sentir enojo contra cierta persona.

Por lo tanto, cuando Xia Mingyuan fue expulsado del Palacio Pureza Celestial por Feng Tingye en un ataque de ira, lo que recibió justo después fue un grupo de personas que lo miraban con resentimiento.

La cara de Xia Mingyuan se hundió de inmediato.

Todo el día tratando de vencer al ganso salvaje, pero fue picoteado en el ojo por el ganso salvaje[1].

Si quería culpar a alguien, tenía que culparse a sí mismo por ser demasiado negligente. ¡Pensó que esa chica, que parecía inofensiva, sería débil y fácil de intimidar!

La presión tensa, fuera de la puerta, continuó, hasta que …

—¡¿Qué?!

—¡Nuestra querida consorte!

—¡Ella!

Feng Tingye, incrédulo, miró a Xia Yuqing en la cama, cuya boca estaba abierta por el asombro. No pudo evitar pedir nuevamente una confirmación.

—Su antiguo sujeto ha estado practicando medicina durante décadas, este tipo de pulso de embarazo nunca se ha perdido.

—La Consorte Qing tiene dos meses de embarazo…

Army
Le informamos que la traductora acaba de sufrir un desmayo por el shock, mantenga la calma y respire profundamente...Tres doritos después...¡¿Pero qué ha pasao?!

Tan pronto como las palabras cayeron, el viejo doctor de barba blanca fue empujado hacia un lado por una fuerza feroz. Mientras estabilizaba su cuerpo, otro huracán golpeó y lo lanzó de regreso. Su elegante barba gris, de repente, se convirtió en un plumero, ¡pero todavía no podía enojarse, porque la persona que lo empujó, era alguien a quien no se atreve a provocar!

—Qing Jiejie, ¿escuchaste eso? ¡Wow, hay un pequeño bebé dragón en tu vientre! ¡Pequeño dragón, pequeño dragón!

El par de ojos de Liu Yixiang proyectaba una deslumbrante luz brillante como las estrellas, mientras miraba la barriga de Xia Yuqing que aún no era visible, y no pudo evitar extender su mano para tocarla.

La mirada de Liu Yixiang causó que Xia Yuqing sintiera un escalofrío en su columna, retrocediendo inconscientemente.

Xiang Er, no eres una pedófila, ¿verdad? Así parece a una tía loca, ¡ah!

Ai Fei, realmente, siempre le das a Zhen sorpresas agradables.

Sin ninguna consideración en absoluto, Feng Tingye empujó sin piedad a Liu Yuxiang a un lado. Sosteniendo la mano de Xia Yuqing, habló con profundo afecto:

—Este niño apareció demasiado repentinamente, pero esto es algo natural. Este es un regalo del cielo para nosotros. Zhen ciertamente lo amará y le dará todo lo que Zhen puede dar.

Si otros hubieran escuchado este tipo de palabras conmovedoras de Feng Tingye, probablemente, habrían muerto al ser tocados. Las madres confían en que sus hijos obtuvieran un estatus noble, eso es lo más ideal.

Sin embargo, Xia Yuqing no era una persona común, la declaración de Feng Tingye la hizo darse cuenta de que realmente está embarazada… ¡¿embarazada?!

¡Embarazada! ¡En el siglo XXI había viejas como ella! En su mundo anterior, incluso tomarse de la mano con hombres era algo que nunca había experimentado. Una vez que fue transportada, su virginidad, algo que había estado guardando durante muchos años, fue tomada en menos de medio año.

Ella tuvo la mala suerte de dar en el blanco. Hace dos meses…hace dos meses, ¿no fue en ese momento cuando ella estaba sacudiéndose de un lado a otro por el truco estafador de Lord Seme?

Ahh, con el bebé, en el futuro, cuando quiera ir a ver el apasionado espectáculo de BL, tendrá que llevar una gran pelota, ¿cómo puede disfrutar de la obra? Lo más importante es que dar a luz y es muy doloroso. ¡Le tiene mucho miedo al dolor!

Feng Tingye frunció el ceño, mientras miraba la expresión de Xia Yuqing como una nube oscura que cubría toda su cabeza, como si el cielo estuviera a punto de caer. Al ver esto, preguntó, perplejo:

Ai Fei, ¿no eres feliz?

Por supuesto, ¡ella no es feliz! Aunque ama a los niños que son suaves y adorables, ¡eso es solo si ella no es la que dio luz!

Pero, obviamente, cierto alguien no se atrevió a decir palabras tan traidoras. Por lo tanto, mirando al culpable ante ella, Xia Yuqing se tragó su amarga derrota, las lágrimas fluyeron silenciosamente dentro de ella y respondió:

—No, Chen Qie está extremadamente feliz.

Las cejas de Feng Tingye se alzaron:

—La expresión de Ai Fei no parece muy feliz.

Chen Qie estuvo tan contenta por un minuto, que no supe cómo reaccionar. Ahhahaha…

Incapaz de soportar ver a los dos expresar su amor, como si nadie más estuviera presente, Yan Ran tosió ligeramente recordándoles:

Niang Niang acababa de caerse hace un rato y perdió algo de sangre. Su Majestad, puede…

Esto sacudió de inmediato a Feng Tingye, recordándole la aterradora escena de hace un momento. La buena noticia de tener un hijo fue tan repentina que le hizo olvidar temporalmente lo que sucedió. Ahora, recordando el evento, su rostro se paralizó de inmediato:

—Médico imperial, ¿cómo está el cuerpo de Consorte Qing? Se cayó justo ahora, ¿le hizo daño al bebé?

Después de terminar con el diagnóstico, el viejo Médico Imperial, que ha estado en una esquina sin nadie que le preste atención, al escuchar la convocatoria, su alma se sacudió un poco y, rápidamente, dio un paso adelante para hablar:

—Por favor, Su Majestad, descanse tranquilo. Anteriormente, el movimiento de Niang Niang era demasiado repentino, y había conmovido un poco al feto. Los primeros tres meses de embarazo son los más importantes. Niang Niang debe prestar más atención en el futuro, no sea tan descuidada como en ese momento. En un momento, este viejo sujeto escribirá una receta para Niang Niang. Si Niang Niang toma este suplemento y descansa bien durante unos días, no habrá problemas.


[1] Se refiere a que subestimó el obstáculo y fue herido en el proceso de superarlo

| Índice |

2 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 75: ¡Realmente, tiene una pelota!

  1. Minimis says:

    Vaya, por una vez me apetece que no haya malentendido… Ella podría decirle que le da miedo el dolor del parto… Estoy segura de que lord seme no se enojaría por eso…. Bueno, igual siempre es agradable lo que sea que pasa XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *