Escapó otra vez – Capítulo 83: ¡Realizar demostraciones públicas de afecto te hará morir más rápido!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


—¿Qué… qué está pasando?

Ser observada por todos hizo que Yuan Er se sintiera incómoda. Sin saber dónde colocar sus manos, jugueteó con su ropa.

Esto hizo que Xia Yuqing se sintiera emocionada. No dispuesta a resistirse, se lanzó hacia adelante y abrazó a Yuan Er, burlándose de ella una vez más.

—No mucho. La ropa de Yuan Er le queda demasiado bien. Te ves tan bonita y linda~ —Xia Yuqing no se contuvo con sus cumplidos.

—Como era de esperar, la gente depende de sus prendas. Arreglarse un poco, realmente hace una gran diferencia. Te ves muy linda.

Liu Yixiang tampoco pudo evitar elogiarla. De hecho, era difícil de creer que esta adorable y linda chica fuera el niño sucio.

Yuan Er sonrió tímidamente. Justo cuando estaba a punto de decir algo, escuchó una voz ansiosa gritar desde afuera:

—Xiao Yuan Er, tenemos que regresar ahora. Gong Zi[1], ha venido a recogerte personalmente. ¿Por qué todavía no te apresuras?

—¡Ya está aquí!

Los labios de Xia Yuqing hicieron un puchero, bastante disgustados. ¿La adorable niña acaba de ser renovada y ya tenía que irse? ¡Aún no había terminado de jugar con ella!

—¿Gong Zi ha llegado?

El cuerpo de Yuan Er se estremeció. Incapaz de lidiar con Xia Yuqing y el resto, se inclinó y rápidamente salió corriendo. Sin embargo, al no haber usado ropa de mujer en tanto tiempo y también porque estaba corriendo con demasiada prisa, una vez que llegó a la puerta, pisó su propia falda y soltó un grito de sorpresa mientras caía hacia adelante.

—Yuan Er… —Al ver esto, Xia Yuqing y Liu Yixiang gritaron alarmadas.

Yan Ran acababa de llegar del palacio de Qian Qing cuando el eunuco que custodiaba la puerta le dijo que su joven erudito había sido secuestrado por la Consorte Qing. 

En un momento de desesperación, no pudo despedirse de Feng Tingye, ardiendo de ansiedad, corrió hacia el palacio Fang Dian. 

Solo había una cosa en su mente: Su joven erudito siempre ha sido tan adorable y obediente, ¡definitivamente, no puede permitir que la Consorte Qing la corrompa!

Por lo tanto, una vez que entró en el palacio Fang Dian, inmediatamente llamó a Yuan Er en voz alta. Simplemente. no pensó que debido a su ansiedad por irrumpir en el palacio de Fang Dian, una sombra se arrojaría sobre él para atacarlo.

—Aaghhhh…

Por reflejo, Yan Ran atrapó la sombra que voló hacia él. Echando un vistazo, inmediatamente se congeló.

¿Quién podría decirle a qué hora se infiltró en el palacio una delicada y bonita chica de al lado?

Después de estabilizarse, Yuan Er levantó la cabeza para mirar a Yan Ran y suavemente gritó: —Gong Zi.

¿Gong Zi? ¿Eres Yuan Er? 

Yan Ran sintió como si acabara de ser golpeado por un rayo.

La primera vez que se conocieron, también estaba vestida con ropa de hombre para mezclarse con la red de espías del príncipe Rui. Al ver su atractivo rostro joven, Yan Ran no pudo evitar quererla.

Sin embargo, quién sabía que esta YaTou en realidad tenía algunos antecedentes de kung fu. Después de enredarse en una pelea, accidentalmente… chocó contra su pecho y descubrió que era mujer. Debido a ese momento de distracción, su imagen libre y sin trabas fue derribada. Las cosas que sucedieron después… Se convirtió en la gota negra de toda una vida, mejor no mencionar nada más.

La segunda vez que vio a esta YaTou, ella nuevamente estaba vestida con ropa de hombre. Esta vez, vestida como un eunuco que incluso ha perdido la memoria. En ese momento, Yan Ran solo tenía un objetivo. 

La oportunidad de venganza por esa desgracia… 

¡Ha llegado! 

Por lo tanto, sin la menor vacilación, trajo de vuelta al gato nocturno convertido en conejo blanco, llevó a Yuan Er de regreso para convertirse en su erudito personal.

En resumen, desde que Yan Ran y Yuan Er se conocieron, Yuan Er había estado constantemente con atuendos masculinos. Esto también significa… Esta es la primera vez que ve a Yuan Er con ropa de niña.

—Ya se han estado mirando el uno al otro durante medio día. ¿No crees que el magnífico Gran Tutor no estaría tan loco como para enamorarse de nuestra adorable Yuan Er? 

Xia Yuqing parecía estar de mal humor, mientras miraba esa pequeña mano que quería tocar siendo agarrada con fuerza por esa persona pervertida, como si nunca quisiera soltarla. 

Hermoso tutor, ¿estás tratando de escalar esa pared de nuevo, a espaldas del Lord Ultra Seme? ¡Estás acabado! ¡Esta persona aquí no tolerará esto! 

¡Soy Xia Yuqing, y te castigaré en el nombre de la luna[2]!! 

Army
Soy <strong>Army Kovel</strong>, y castigaré en el nombre de la luna; Soy una <strong>Kovel scout</strong> que lucha por el amor y la justicia; 101 cosas que hacer antes que acabe el año; <strong>N° 53</strong> decir frases de Sailor Moon

Al escuchar lo que dijo, Yan Ran y Yuan Er inmediatamente soltaron la mano del otro y retrocedieron unos pasos. Ambos parecían avergonzados.

Al ver esto, Liu Yixiang quiso burlarse de ellos y se rió levemente:

—Hablando de eso, Yuan Er es tan inocente y adorable, que incluso nosotros queremos acogerte en nuestros brazos. ¿Cómo podría el Gran Tutor ser una excepción?

—Ai, ¿por qué todas estas flores frescas están siendo corrompidas por los cerdos? Xiang Er, estoy tan herida. —Xia Yuqing tenía una cara de dolor inconsolable mientras miraba a Liu Yixiang.

Con esos dos repitiendo palabras burlonas de un lado a otro, las doncellas del palacio y los eunucos le dieron a Yan Ran una mirada compasiva. Este Gran Tutor ha provocado de alguna manera a nuestra Niang Niang. Una vez más, no tienes suerte.

La boca de Yan Ran se torció. Levantando su rostro avergonzado hacia arriba para mirar a Xia Yuqing, su corazón solo quería asarla y hervirla en un plato:

—Oye Niang Niang, todavía estoy aquí. ¿Crees que está bien que te burles descaradamente de que soy un cerdo?

Niang Niang, usted… —Yuan Er también se enojó un poco cuando miró a los dos tomándola como una broma.

Quién sabía que esta mirada hizo que Xia Yuqing se angustiara cada vez más:

—Xiang Er, ¿me oyes? ¿Escuchas eso….? ¿Cómo podía cambiar de bando tan rápidamente? Hace apenas un momento ella claramente se estaba riendo y bromeando con nosotros y dijo que desde que era joven Ben Gong era la única además de su madre que la había ayudado a dibujar sus cejas. Ese pobre y dulce espíritu, ¿cómo pudo girar la cabeza después de ver al Gran Tutor y después no reconocernos?

—Sí, Sí…

Liu Yixiang asintió repetidamente con la cabeza. Justo cuando estaba a punto de responder de acuerdo, pareció descubrir algo de repente. Abriendo los ojos de par en par, como si no pudiera creer lo que estaba sucediendo, miró a Xia Yuqing y luego se volvió rápidamente hacia Yuan Er, quien también tuvo un gran cambio de expresión.

Al escuchar lo que dijo Xia Yuqing, también tuvo un cambio masivo en la expresión. Aturdida se volvió hacia la persona a su lado, murmurando en voz baja:

—¿Desde que eras joven? Tu madre… ¿No se supone que tienes amnesia?

—Sí… Yuan Er, ¿no olvidaste todos tus recuerdos? ¿Los has recuperado? —Xia Yuqing gritó de sorpresa después de darse cuenta de la situación.

—¡Musaraña, regresa!

Justo cuando la atmósfera del salón del palacio Xia Fang se estaba estancando, la voz de un hombre muy familiar atrajo la atención de todos.

Al ver a todos, Xia Mingyuan miró inexpresivamente con su rostro algo antiestético:

—¿Qué estás haciendo aquí? Musaraña, volvamos. Si no te vas ahora, nunca pienses en regresar.

—¿No te dije que no me llamaras Musaraña? Pollito débil, si no fuera por el decreto de mi primo el Emperador, ¿de verdad crees que esta jovencita quiere holgazanear contigo? Nunca pienses en volver, entonces no volveré. Cuídate, no me molestaré en verte fuera.

—¡Tú!

—¡Dejen de discutir ustedes dos!

Al ver que esos dos comenzaron otra discusión, Xia Yuqing rápidamente ayudó a suavizar las cosas. Sin embargo, ¿quién esperaba eso cuando la atención de todos se centró en Liu Yixiang y Xia Mingyuan?

A la velocidad de un rayo se reveló la daga oculta que se estaba acercando a Xia Yuqing

Xia Yuqing estaba asustada y se apresuró a retirarse. Sin embargo, con un giro de su tobillo, casi se cae de bruces. 

Afortunadamente, Lu Rui estaba detrás de ella para apoyar:

—¡Asesino! ¡Alguien venga, hay un asesino! Protege a Niang Niang.

Al escuchar a Lu Rui gritar, Xia Yuqing hizo una mueca de enojo.

Waaahhh ¡¿por qué estas palabras suenan tan familiares?!

Desde que ha viajado en el tiempo, ¿cuántas veces se ha encontrado con un asesino? ¿Cómo ofendió a este mundo? ¿¡Por qué quieren atormentarla tanto!?

Al ver caer a Xia Yuqing, la mano de Yuan Er se detuvo. Fue esta vacilación la que le permitió a Yan Ran, que estaba a un lado, reaccionar y correr. Agarrándola por el hombro, tiró de ella hacia atrás.

Liu Yixiang siguió y corrió al lado de Xia Yuqing para protegerla. En voz baja, se enfrentó a los soldados imperiales que avanzaban y gritó:

—¡¿Por qué todavía no están corriendo aquí para proteger a Niang Niang?!

Yan Ran ya había comenzado a pelear con Yuan Er. Después de su segunda ronda, se podría decir que estos enemigos estaban rojos de furia. La razón era que Yan Ran había confiado en este joven erudito, sin embargo, su obediente gato ahora ha expuesto sus colmillos venenosos. 

Por esta hermosa mujer fue porque tuvo que actuar como una idiota frente cierta persona, lo que le provocó un estallido lleno de ira, pero sin tener ningún lugar para desahogarlo. Ahora que la han descubierto, no necesita contenerse.

Estos dos eran como la pólvora. Sin embargo, Xia Yuqing, recientemente recuperada, lo miraba con deleite. Con el rostro muy animado, se trasladó a una mesa con dos asientos y comenzó a ver el entretenimiento mientras comía cacahuetes.

Al principio, las sirvientas personales se habían puesto extremadamente nerviosas, pero al ver la acción de Xia Yuqing se quedaron tan estupefactas que empezaron a simpatizar con las dos personas que Xia Yuqing miraba como si fueran monos.

Army
Las manos hacia arriba, las manos hacia abajo como los gorilas U U U

Después de 80 movimientos, la habilidad de nivel marcial de Yuan Er se quedó corta, gradualmente, se convirtió en una desventaja. Al ser capturada por Yan Ran, Yuan Er se mordió los labios y cambió el par de ojos, luego dejó escapar un suave:

Gong Zi.

Tal como se esperaba, Yan Ran fue sacudido de la cabeza a los pies sin atreverse a creer lo que acababa de escuchar:

—¿Yuan Er?

Sus manos se relajaron por un solo momento, Yuan Er pudo sacudirlo. En un momento, ella regresó y le arrojó a San Xiao Xiao Yao.

Yan Ran lo miró sin comprender. Cuando finalmente se dio cuenta de que algo andaba mal y quiso esquivarlo, fue…  demasiado tarde.

Al ver esta visión anormal, todos quedaron estupefactos.

¿Por qué caíste en esa trampa de nuevo?

La boca de Liu Yixiang se crispó cuando vio a Yan Ran reír salvajemente mientras rodaba por el suelo.

¡Esta fue la segunda vez que volcó su bote! Sin embargo, este San Xiao Xiao Yao no está mal. 

Mientras tanto, en los pensamientos de Xia Yuqing

Necesito conseguir algo de Yuan Er. En el futuro, si el Lord Ultra Seme intenta intimidarme, soltaré un paquete sorpresa … jajajaja …

—Ahhhchoo…

Feng Tingye, que acababa de escuchar la noticia, se dirigía hacia el palacio de Xie Fang cuando, de repente, sintió un escalofrío en la espalda y estornudó. Esto hizo que sus dos buenos amigos lo miraran con preocupación.

—¿Pillaste un resfriado? —Preguntó Shao Zitang con una ceja levantada.

—No…

Algunas premoniciones preocupantes surgieron en su corazón, pero se quedó callado mientras apresuraba sus pasos.

Al ver a Yan Ran en el suelo, todos pensaron que el próximo objetivo de Yuan Er tenía que ser Xia Yuqing. 

Todos y cada uno de ellos rodearon nerviosamente a Xia Yuqing. Sin embargo, Yuan Er le dio a Xia Yuqing una mirada indiferente y luego se volvió hacia Xia Mingyuan. Sus ojos se iluminaron y, con un movimiento de muñeca, la daga, inesperadamente, vino volando hacia Xia Mingyuan.

Con el peligro inesperado, Xia Minyuan no tuvo absolutamente ningún tiempo para responder. Dentro de su cabeza solo tenía un pensamiento triste:

Esta tierra realmente tenía algo malvado. ¿No vino a buscar a alguien, quien esperaría que captara la atención del asesino? ¡¿Qué culpa había cometido para que esto sucediera?!

Justo cuando el corazón de Xia Mingyuan estaba incomparablemente loco, mientras miraba que la daga se acercaba cada vez más, justo cuando había suspirado y renunciado a su vida y estaba anticipando el dolor, escuchó un grito de alarma.

—¡Xiang Er!

Xia Mingyuan tembló, luego levantó la cabeza para ver a Liu Yixiang parada justo frente a él. La sangre de color rojo brillante caía al suelo, formando una hermosa flor de sangre.

—¿Musaraña? —Xia Mingyuan miró aturdido a la persona que tenía delante.

Army
¡Estúpido como te atreves a decirle eso! ¡Ella te salvo! ¡Maldita seas POLLO DÉBIL!

En el siguiente segundo, se ve a Liu Yixiang patear en el pecho de Li Yuan. Esto hace que la daga ensangrentada que sostenía Li Yuan se retraiga unos pasos mientras Liu Yixiang cae instantáneamente hacia atrás.

Xia Mingyuan se apresuró a atrapar el cuerpo de Liu Yixiang. Al ver su mano todavía goteando sangre y sin saber dónde estaba la herida, su rostro palideció, sin saber qué hacer.

—Xiang Er…

Después de un momento, Xia Yuqing gritó. A pesar de la obstrucción de todos, avanzó hacia el lado de Liu Yixiang.

—Ten cuidado, Niang Niang

Al ver que Li Yuan aún no se había rendido y estaba levantando la daga con ganas de atacar de nuevo, Lu Rui estaba sudando por todas partes.

En este momento de vida o muerte, una mano delicada pero fuerte interceptó la daga de Li Yuan, lo rompió fácilmente chasqueándolo con los dedos.

Todos sólo sintieron un destello de luz plateada y en el siguiente momento el asesino diabólico… ¡cayó al suelo!

El pie de Xia Yuqing se detuvo. 

Al ver a Li Yuan, que había caído al suelo y luego al ver al joven parado frente a los dos, su boca se formó en una O.

—¿Tienes alguna herida?

Feng Tingye no se preocupó por el dios circundante. Dando un paso adelante, agarró la cintura de Xia Yuqing. Después de evaluar a Xia Yuqing de arriba a abajo y determinar que no tenía heridas, finalmente dejó escapar un suspiro de alivio.

—YO… ChenQie está bien. No recibí ninguna herida… Pero Xiang Er… ¡Xian Er!

Xia Yuqing de repente recordó los eventos que acababan de suceder, rápidamente arrojó la mano de Feng Tingye y corrió hacia Liu Yixiang.

A Feng Tingye no le importaba, simplemente la siguió en silencio. Leng Ruofeng y el resto lo siguieron de cerca. Al ver esto, uno tras otro se dirigió hacia Liu Yixiang.

—Xiang Er, ¿estás bien? ¿Dónde estás herida? ¿Duele? Xiang Er, por favor no me asustes. 

Corriendo al lado de Liu Yixiang, Xia Yuqing agarró el cuello de Liu Yixiang y la sacudió con fuerza. La sacudió con tanta fuerza que empezó a ver estrellas y casi empezó a hacer espuma.

Todavía sosteniendo a Liu Yixiang, Xia Mingyuan no pudo seguir mirando. Haciendo a un lado la mano de Xia Yuqing, le recordó:

—Hermana real, si continúas sacudiéndola de esta manera, incluso si nada estaba mal antes, la sacudirás hasta que algo salga mal.

Xia Yuqing se congeló y luego miró a Liu Yixiang, que parecía estar en su último aliento, y la soltó.

Al perder el apoyo, Liu Yixiang cayó en el pecho de Xia Mingyuan. Al mismo tiempo, dos personas dejaron escapar un gemido simultáneamente.

Xia Yuqing preguntó torpemente:

—Xiang Er, ¿estás bien?

Liu Yixiang la miró con ojos aturdidos, luego tuvo una tos severa. Lenta y delicadamente respondió:

—Qing Jiejie, me temo que no puedo…

La cara de Xia Yuqing se congeló, sus ojos se abrieron con incredulidad:

—¿Cómo puede ser esto? El médico imperial, por favor llame al médico imperial. ¡Su Majestad, por favor, llame al médico imperial!

Feng Tingye parecía estar influenciado por el dolor de las dos. Arrugando las cejas, gritó fríamente:

—El médico imperial. ¡Date prisa y llama al médico imperial!

—Es demasiado tarde. Qing Jiejie… —Liu Yixiang negó débilmente con la cabeza. 

Agarrando la mano de Xia Yuqing, dijo con tristeza:

—Qing Jiejie, no creo que lo logre. Después de que me haya ido, Gu Mu estará sola. Tienes que visitarla a menudo por mí. Ella es una persona que ama la emoción. Cuando me vaya no habrá nadie que la acompañe. Definitivamente estará muy sola.

Conmovida, Xia Yuqing la miró con lágrimas en los ojos. Comenzando a sollozar, se atragantó: —Lo haré, lo haré. En el futuro, visitaré su palacio todos los días. Me aseguraré de hacer suficiente ruido para que no pueda soportarme y me ahuyente.

—Además, mi sobrino. Una vez que lo hayas dado a luz, recuérdale siempre que tiene a esta tía. De lo contrario, incluso si falleciera, no podré descansar en paz.

Habiendo escuchado lo que se dijo, Xia Yuqing sollozó:

—No te preocupes. Definitivamente, me aseguraré de que todos los años, en este día, queme mucho papel moneda por ti. Definitivamente no te olvidará.

Niang Niang, Lady Liu aún no ha muerto. ¿Está bien que diga estas cosas?

—Bueno… Finalmente, lo más importante…

Liu Yixiang no estaba pensando demasiado. Sosteniendo la mano de Xia Yuqing con fuerza, estaba jadeando, el dolor era evidente en su rostro. Xia Mingyuan, que estaba viendo esto detrás de ella, sintió un extraño sentimiento dentro de su corazón. Era agrio, amargo y dolía con sentimientos complejos.

Xia Yuqing respondió apresuradamente:

—Habla. Siempre que sea algo que tú quieras y yo pueda hacerlo, definitivamente lo haré

—Qing Jiejie, una vez que me haya ido, asegúrate de quemar tu «Palace Gates: edición detrás de escena» para mí. ¡No lo olvides! De lo contrario, me convertiré en un fantasma y no te perdonaré.

—Está bien, no es un problema… ¿eh?

Xia Yuqing asintió repetidamente con la cabeza y se hizo eco de su respuesta; después de aceptar, levantó la cabeza y miró a Liu Yixiang de manera extraña.

—Quiero la edición de la colección dorada. La última vez dijiste que me lo darías, pero luego te fuiste sin resolver esto. Ahora que hay tanta gente aquí como testigo, no puedes renegar de esto. 

Los ojos de Liu Yixiang se iluminaron. Aferrarse a la mano de Xia Yuqing y con esa apariencia animada hizo que Xia Yuqing pensara que esta YaTou… estaba emitiendo su resplandor final.

—¡Liu Yixiang! 

Una voz como nubes de tormenta acercándose ocultaba un fuerte sabor a ira y… un aura asesina.

Liu Yixiang sintió un aura asesina aguda que venía hacia ella. Con un destello desapareció de su lugar. Al mismo tiempo, los pies de cierta persona se habían detenido justo frente al pecho de Xia Mingyuan, justo donde estaba acostado originalmente Liu Yixiang. Si Liu Yixiang no lo esquivara rápidamente, realmente habría sido demasiado tarde para ella.

—Dios mío, primo real. ¿No eres demasiado cruel? Si esos pies realmente aterrizaran, ¡tu hermana pequeña no se quedaría con la mitad de su vida si no que estaría muerta! Liu Yixiang abrió mucho los ojos y siguió la pierna hacia arriba y se encontró mirando directamente al rostro ennegrecido de Feng Tingye.

 Feng Tingye alejó lentamente la pierna. Dándole una suave sonrisa:

—¿No querías morir? Zhen te despedirá. No se preocupe. El «Palace Gates: Detrás de escena», Zhen ayudará a Ai Fei a quemarlo. Después de todo, ese es tu deseo de muerte, ¿verdad?

—Ahahahah…

Con una risa hueca, Liu Yixiang, sólo entonces, se dio cuenta de la seriedad del asunto y respondió rápidamente:

—Es solo una broma. Solo una broma.

—¿Cómo puedes usar estos asuntos como una broma? Xiang Er tú…

Xia Yuqing tenía una apariencia desconsolada mientras sus ojos eran como grifos abiertos, ojos llenos de agua listos para estallar en cualquier segundo. En el momento siguiente, la simpatía de todos comenzó a convertirse en resentimiento mientras la miraban con ira.

Recibiendo tantas miradas enojadas, Liu Yixiang se estremeció de pies a cabeza y un sudor frío se deslizó por su frente.

Niang Niang, no te enfades. Estar molesta no será bueno para el bebé. Nu Bi preparará tus paletas de cerdo Dongpo más queridas. En poco tiempo, podrás tenerlo. Iré a ayudarte a hacerlo ahora mismo. 

Lu Rui le otorgó directamente a Liu Yixiang un giro de ojos y tranquilizó a Xia Yuqing.

—Sí, Niang Niang. No te enojes… —un grupo de YaTou le dio a Liu Yixiang una mirada de reproche y se apresuró a consolar a Xia Yuqing.

—Debido al caos justo ahora, Ai Fei definitivamente debe haber recibido algo de conmoción. Si como resultado, accidentalmente, hieres al bebé real, eso no sería bueno. Médico imperial, por favor, venga a echar un vistazo a Ai Fei primero. 

Feng Tingye agarró la cintura de Xia Yuqing e interceptó al viejo médico imperial que estaba jadeando por aliento por apresurarse.

—Entonces, ¿qué pasa con Xiang Er? —Xia Yuqing señaló a la no tan lejos Liu Yixiang que todavía tenía una mano goteando sangre.

Feng Tingye la miró con frialdad:

—Está sana y activa, nada serio. Además, ¿cómo podría ser más importante que Ai Fei y el bebé real? Naturalmente, primero trataremos a Ai Fei.

—Primo real, todavía estoy presente, ¿sabes? Si eres tan obvio en tu parcialidad, ¿no tienes miedo de que te haga la vida difícil frente a Gu Mu?

Xia Yuqing echó un vistazo a la expresión retorcida de Liu Yixiang y luego colocó silenciosamente su cabeza sobre el pecho de Feng Tingye, revelando una sonrisa astuta.

¿Quién te dijo que me mintieras? ¿Quién te dijo que me intimidaras directamente? Si fueras a interpretar a la gente, deberías haberme dado una advertencia primero, pero jugaste incluso conmigo.

No se puede evitar, pero los pájaros del mismo plumaje se juntan y, naturalmente, se agrupan. No solo Feng Tingye y Yan Ran, sino que el corazón de Xia Yuqing se unía a ellos.

—Ah, no te olvides del Gran Tutor. También cayó en la trampa. ¿Qué debemos hacer? ¿Qué tal si dejamos que el médico imperial primero…?

Los ojos de Feng Tingye se entrecerraron y sonrió con frialdad:

—Está bien. ¿No es simplemente rodar por el suelo unas cuantas veces más? Alguien venga, por favor, envíe al médico imperial al palacio.

Al ver la preocupación aún presente en su rostro, Feng Tingye agregó:

—Si lo peor llega a peor, Ai Fei puede enviarle manitas de cerdo guisadas con ginseng y dátiles rojos mañana. Esto le humedecerá la garganta y estará bien, no morirá.

¡Su Majestad, esto claramente es olvidar a los amigos una vez que está enamorado del amor! Si el Gran Tutor supiera esto, ¡definitivamente lloraría!

Xia Yuqing asintió con la cabeza. Sin luchar más, siguió obedientemente el arreglo de Feng Tingye.

Liu Yixiang se paró dónde estaba y luego se retiró lentamente, pero ni una sola persona extendió una mano para apoyarla. Silenciosa, no tenía nada que decir. Esta vez había sobrepasado su límite, convirtiéndose en el enemigo público de la corte.

La tez de Xia Mingyuan tampoco era tan buena. Al recordar que se había preocupado por esta arpía bárbara, sintió que algo se le atascaba en el pecho y le causaba resentimiento.

Frente a Liu Yixiang, resopló una palabra y se volvió para irse. Al descubrir que Liu Yixiang no lo estaba siguiendo después de caminar por un tiempo, su rostro se puso negro. Impaciente, murmuró:

—Musaraña, ¿por qué estás perdiendo el tiempo?

Dándose la vuelta con una expresión molesta, lo que entró en sus ojos fue Liu Yixiang cojeando. Una triste figura con tez pálida, sus cejas estaban arrugadas por el dolor.

La sátira en sus labios se congeló y se la tragó de regreso a su estómago. Dudando por un segundo y sin pensarlo más, descubrió que sus piernas ya se habían acercado a Liu Yixiang.

—Oye, Musaraña… Estas…

Xia Mingyuan caminó ante Liu Yixiang queriendo preguntar más. Sin embargo, no podía soportar dejar su orgullo. Su rostro sombrío se arrugó, su tono tampoco era tan gentil.

Con dificultad, Liu Yixiang arrastró su pierna hacia adelante. Una repentina ráfaga de una nube negra la cubrió, levantó la cabeza para encontrarse frente al rostro negro de Xia Mingyuan. Al escuchar su interrogatorio hostil, de inmediato, pensó que la estaba atacando mientras estaba deprimida.

Como su estado de ánimo ya no era tan bueno y ahora también enfrentaba a su enemigo jurado, Liu Yixiang, estaba furiosa. 

Ella respondió con impaciencia:

—¿Estás ciego? ¿No ves que me he torcido la pierna? Muévete a un lado. No bloquees el camino.

Las cejas de Xia Mingyuan se juntaron, pero no se hizo a un lado como dijo Liu Yixiang. Al contrario, preguntó:

—¿Lo torciste cuando pateaste al asesino?

—¿Cuándo más?

Liu Yixiang tenía una expresión fea en su rostro. 

Si no fuera por el hecho de que se torció la pierna cuando pateó al asesino, ¿por qué otra razón tendría que ser humillada para correr de cabeza contra el pecho de este pollo débil? ¡Qué frustrante!

La cara de Xia Mingyuan se puso pesada. Barriendo la mano ensangrentada de Liu Yixiang con su ojo, dijo fríamente:

—Espera aquí, no te muevas.

Liu Yixiang hizo una pausa. Justo cuando estaba a punto de quejarse, vio que Xia Mingyuan ya se había dado la vuelta y se había ido. Al dirigirse a una doncella de palacio cercana, le preguntó:

—Disculpe, Gu Niang. ¿Estarías dispuesto a prestarle tu pañuelo a Ben Dian?

—¿Eh? Por supuesto. 

Dijo la doncella del palacio mirando la expresión gentil de Xia Mingyuan. Ruborizándose, rápidamente le pasó su pañuelo. Su mirada aún permanecía en el cuerpo de Xia Mingyuan, sintió que su cuerpo se parecía notablemente a una joven doncella.

Liu Yixiang tenía una expresión de asombro al ver la interacción de los dos. Su corazón de repente se calentó. 

Le estás diciendo a esta señora que espere para que puedas ir a buscar chicas. Xia Mingyuan, ¿cómo te atreves?

Todo el rostro de Liu Yixiang mostró su irritación mientras trataba de moverse. Antes incluso de que diera dos pasos, una persona la apartó. Se dio la vuelta y se encontró cara a cara con el rostro enfurruñado de Xia Mingyuan:

—¿No te dije que esperaras aquí?

—Tú… ¿Me quedo en el lugar original para mirar como coqueteas con otra chica? Esta anciana no tiene tiempo libre para mirar eso. 

Justo cuando Liu Yixiang se estaba preparando para abusar de él verbalmente, se congeló por el siguiente movimiento de Xia Mingyuan.

Su mano, que estaba sangrando, fue levantada, luego se usó suavemente un objeto suave para cubrir la herida que todavía era un poco dolorosa. Aturdida, miró hacia abajo para ver que el pañuelo era el que Xia Mingyuan acababa de quitarle a la doncella del palacio.

¿La razón por la que fue a buscarla fue para envolver su herida? Este pensamiento hizo que su corazón comenzara a latir.

—Ya te dije esto. Es mejor que las mujeres se queden en casa y cultiven flores, que no se ganen la forma de luchar y usar espadas. No creo que ni siquiera vinieras al frente para bloquear. ¿Crees que tienes varias vidas? ¡No intentes presumir!

Army
¡Me niego rotundamente a que la traten como un adorno!

Mientras Xia Mingyuan envolvía su herida, parecía completamente sincero y serio.

Mirando el lado de su rostro, sin saberlo, su rostro, de repente, se sonrojó un poco. Volando en rabia por la vergüenza:

—Estás tan cansado. Justo ahora, ¿no te presumí y te salvé? De lo contrario, la persona en el suelo ahora sería usted. Ni siquiera se puede distinguir lo bueno de lo malo.

Fue difícil ver un Xia Mingyuan que no discutiera con Liu Yixiang. Simplemente, levantó la cabeza para mirarla durante un largo rato hasta que ella se sintió un poco incómoda y se alejó.

Antes de que pudiera reaccionar, su cuerpo se elevó repentinamente en el aire. Sin apoyarse en su pierna lesionada, la tensión se levantó. Asombrada, abrió los ojos de par en par. Sin atreverse a creer lo que estaba pasando, gritó:

—¿Qué estás haciendo? Bájame.

—No te muevas. Si te caes, este Ben Dian no te ayudará. 

Xia Mingyuan sacudió a la persona que tenía entre sus brazos y la hizo agarrarse rápidamente de su cuello. Sus labios se curvaron lentamente hacia arriba:

—No te muevas. Voy a llevarte a ver a un médico.

—¿Dónde? ¿A dónde vamos?

Volviendo a la normalidad, Liu Yixiang se sintió cada vez más avergonzada. Aferrarse no estaba bien y dejar ir tampoco estaba bien. También podría mantener la cabeza gacha como un avestruz y no mirar a Xia Mingyuan. 

—¿Tu pierna básicamente está mejor ahora? ¿Por qué no me dejas ir? Mi primo real había dicho que una vez que te recuperes, habré completado mi tarea y podré regresar.

Ahora que se ha vuelto así, ¿este hombre todavía quiere que continúe sirviéndole? ¡Como era de esperar, era una persona inmoral y despreciable!

Xia Mingyuan dejó de moverse y levantó una ceja:

—Las heridas de Ben Dian están casi curadas. Un asunto para otro, este caso está todo resuelto. Sin embargo, acabas de salvar la vida de Ben Dian. Ben Dian no es una persona ingrata que olvidaría esto. Dado que ha sido herida en nombre de Ben Dian, Ben Dian no se quedará de brazos cruzados. Por lo tanto, durante el próximo período, Ben Dian se ocupará de usted hasta que mejore.

Liu Yixiang se quedó atónita. Después de estar en silencio por un rato, se rindió y dejó de molestarse:

—Como quieras.

Rara vez se ve a una Liu Yixiang tan mansa y dócil, no pudo evitar reírse:

—Que seas delicada definitivamente es mucho mejor. Una niña debería actuar como una niña

—¿Estás diciendo que normalmente no parezco una chica?

Sin mostrar cuartel mientras Xia Mingyuan sostenía a esa persona herida, respondió:

—Como una madre tigre.

Las venas de Liu Yixiang se hincharon. La encantadora atmósfera suave se disipó en un instante:

—Xia Mingyuan, gallina muerta. ¡Ve y muere!

—Mira, estás enojada de nuevo. Ahora dime, ¿qué parte de ti parece una niña?

—Xia Mingyuan, si tienes las agallas, espera hasta que mejore. Veamos qué tanto te voy a dar una paliza.

—Hablemos de esos asuntos cuando te hayas recuperado. No lo tires. ¿Te duele la herida?

Las palabras de Xia Mingyuan le recordaron a Liu Yixiang y ella inmediatamente dejó de moverse:

—No creas que te perdonaré tan fácilmente. Definitivamente, me ocuparé de ti más tarde.

Ben Dian esperará. 

Xia Mingyuan sonrió y la levantó en sus brazos. Dando pasos hacia adelante, ni siquiera se dio cuenta de las doncellas atónitas del palacio que miraban. Tampoco descubrió que las personas detrás de él los miraban y escuchaban constantemente sus argumentos parecían un poco pensativas.

—Su Majestad, ¿qué está mirando? ¿Estás perdido en tus pensamientos? 

Cuando Xia Yuqing salió del interior, vio a varias personas mirando a la distancia y la interrogó curiosamente.

Feng Tingye retractó la mirada y miró a Xia Yuqing para preguntar:

—¿Cómo estuvo? ¿Qué dijo el médico imperial?

—Dijo que el bebé está bien y no se vio afectado. ¿Dónde está Xiang Er?

—Ella ya ha vuelto, no te preocupes. 

Los labios de Feng Tingye se curvaron en una profunda sonrisa. Las personas que estaban detrás de esta sonrisa sintieron un escalofrío recorrer por su espalda. 

Su Majestad, ¿qué está planeando ahora?

—En, claro. ¿Dónde está Xu Lao? 

Al escuchar que Liu Yixiang ya se había ido, Xia Yuqing asintió con la cabeza y luego miró a su alrededor. Al descubrir que Xu Lao no estaba presente, preguntó de manera desconcertada.

—Xu Lao tenía algunos asuntos urgentes que atender y regresó primero.

—¿Qué asunto urgente? Ni siquiera podía esperar hasta que me preguntó cómo estaba. —Xia Yuqing parecía decepcionada.

—Ha llegado la amiga íntima de Xu Lao. Naturalmente, se escapó incluso más rápido que un conejo 

Shao Zitang miró a Xia Yuqing y, con calma, dijo palabras impactantes.

—¿Amiga íntima? ¿El maestro tiene una amiga íntima? ¿Podría ser que el Maestro tuviera una esposa de la que ni siquiera sabía?

La boca de Xia Yuqing formó una O. Mirando a Shao Zitang emocionada, ella trató de que exponga más información.

—Esto es solo lo que escuché. Si esto es cierto o no, sería mejor que le preguntaras a Xu Lao.

Shao Zitang casi quedó cegado por los ojos brillantes de Xia Yuqing. Alejándose de su línea de visión, respondió con seriedad.

—Así que este es el caso…

Feng Tingye y Leng Ruofeng compartieron una mirada. Sorprendentemente, las palabras salieron de Shao Zitang y no de Yan Ran, que no mira su propia boca. Dado que este es el caso, debe ser bastante preciso. Pero lo más importante no es eso ahora.

—Zitang, ese asesino…

—No te preocupes, ella todavía está viva. Ella solo se desmayó. 

Shao Zitang miró al no tan distante Yan Ran que rodaba sin parar con desdén. Inesperadamente, este tonto había sido engañado dos veces por este personaje menor. Realmente se lo merecía.

Asintiendo con la cabeza, Feng Tingye se volvió hacia Xia Yuqing:

Ai Fei, creo que debes estar cansada. Entra y descansa primero. Zhen tiene algunos asuntos importantes que discutir con estos dos Da Ren.

Esta vez, Xia Yuqing no era como antes, escuchando en silencio. Levantando la cabeza, miró a Feng Tingye y preguntó:

—¿Se trata de los asuntos de Yuan Er?

—¿Yuan Er?

Xia Yuqing señaló a la asesina que se estaban llevando. 

Esa asesina. No importa lo que digas, Chen Qie casi ha sido asesinada por ella dos veces. Saber algunas cosas sobre su asunto no parece demasiado excesivo, ¿verdad?

Feng Tingye entrecerró los ojos y luego sonrió:

—En realidad, ahora que lo mencionaste, Zhen recuerda un asunto del que tengo que hablar con Ai Fei.

Al sentir el peligro, Xia Yuqing se atragantó con la saliva:

—¿Qué es?

—Si Zhen no recuerda mal, esa vez que el asesino había entrado en el palacio con el Gran Tutor, estaba vestido como un hombre. ¿Por qué es que en un abrir y cerrar de ojos había llegado al palacio de Ai Fei y estaba vestido con lo que Zhen había ordenado especialmente para ti?

La sonrisa de Xia Yuqing se congeló y se obligó a reír. Bajo la mirada aguda de Feng Tingye fue como si ella fuera como un globo con fugas:

—Está bien. Chen Qie vio que una niña estaba tomando el sol durante tanto tiempo, así que la llevé al palacio. También fue porque tenía curiosidad por lograr que se vistiera de esta manera. Le pedí a Lu Rui que trajera algo de ropa para que ella se la pusiera. Pero… ¡quién sabía que había traído sus regalos!

Xia Yuqing tenía un rostro como si estuviera agraviada, pero el rostro de Feng Tingye todavía estaba pesado. 

¿Cómo podría Xia Yuqing ocultarle sus pensamientos? Antes estaba bien para ella quedarse en su palacio y atraer a los hombres, ya que después de todo él sabía que ella no estaba realmente interesada en ellos de esa manera. Además, todos aquellos con los que engañaba eran sus amigos íntimos, bien conocidos, los cuales sabían mantener la distancia. Por eso no la criticó duramente. Pero ahora, incluso con las mujeres, se atreve a hacer lo que le plazca. Incluso recogió a un asesino. ¡Realmente quería abrir la cabeza de esta YaTou y ver qué hay dentro de ese cerebro suyo! Si esto continúa así, ¿no habrá gatitos y cachorros viviendo por todo el palacio? ¡No, esta vez, definitivamente, no puede complacerla!

Al sentir que Feng Tingye no hablaba, Xia Yuqing sopesó sus opciones y comenzó a usar su movimiento asesino: ¡actúe con lástima!

Con una mirada de duelo y grandes ojos llorosos, miró a Feng Tingye. Un minuto, dos minutos…

Feng Tingye conocía los pensamientos de Xia Yuqing, tratando de hundir el iceberg. Sin embargo, claramente, sobreestimó su tolerancia hacia cierta persona e, incluso más, subestimó la determinación de Xia Yuqing.

Después del trabajo de una taza de té, Feng Tingye suspiró y levantó la bandera blanca en señal de rendición:

—Solo por esta vez.

—Entonces… Chen Qie también quiere escuchar.

El corazón de Xia Yuqing estaba animando cuando planteó otra solicitud.

¡A esta chica le dan una pulgada y realmente quiere un pie! 

La tez de Feng Tingye se hundió y no volvió a hablar.

La gente que miraba al margen, intentaba adivinar cuánto tiempo podría durar esta vez.

—¿Qué dices? ¿Cuánto tiempo crees que durará Su Majestad esta vez? —Shao Zitang empujó a la persona inexpresiva a su lado y preguntó en voz baja.

Leng Ruofeng barrió con indiferencia su mirada sobre las dos personas enfrentadas. Sus labios temblaron:

—Creo que durará más que el tomar una taza de té.

—Dos tazas de té serán suficientes. Un Tael.

—Tres tazas de té funcionan. Diez Taels.

Estos dos Da Ren… Frente al rostro de Su Majestad, lo estás usando a él y a Niang Niang para apostar. ¿Podría ser que no tengas miedo de que el dragón, en un ataque de resentimiento, mate a toda tu familia?

Así, después de un minuto, dos minutos… Una taza de té funciona, dos tazas de té funcionan… La racionalidad dentro del cerebro de Feng Tingye se quebró débilmente:

—Ya que Ai Fei quiere escuchar, entonces está bien. Entra en el palacio, no dejes que nadie más se acerque…

¡¿Su Majestad, su paciencia, su perseverancia y su integridad?! ¿Cómo pudiste dejar que una belleza te los quitara? Más adelante, ¿qué pasará con nuestro brillante líder? ¡La gente común se burlará de ti! Aaaahh, ¿qué podemos hacer para salvar el colapso de la imagen de nuestro emperador?

Además, ¿pueden esperar hasta que estén solos antes de hacer demostraciones de afecto? ¡Ustedes nos van a cegar con su amor!


[1] Gong Zi: hijo de un funcionario; hijo de la nobleza

[2] Referencia a sailor moon

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *