Escapó otra vez – Capítulo 84: Mi querida vida, mantente alejada de la persona con el pobre sentido de la orientación

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Xia Yuqing, secretamente, estuvo encantada durante dos segundos, luego se enfrentó rápidamente a Lu Rui y gritó:

—Lu Rui, ven a encargarte del té. 

A partir de entonces, abandonó a todos los eunucos y doncellas del palacio estupefactos y llevó a unos pocos al salón del palacio.

—¿Yuan Er es parte del reino Xue? —Xia Yuqing acababa de sentarse, pero miró con curiosidad a los demás y preguntó.

Niang Niang, ¿cómo sabes que Yuan Er es parte del reino Xue?

Shao Zitang tenía una cara que demostraba que esta idea era risible cuando miró la expresión de curiosidad de Xia Yuqing. Esta YaTou definitivamente cree que la disputa entre estos países es interesante.

Habiendo escuchado su pregunta, Xia Yuqing miró a Shao Zitang y respondió:

—Vi que, de la cabeza a los pies, todo su cuerpo era blanco como la nieve, así que pensé que la gente del reino Xue era así. ¿No es ese el caso?

Sin culpa, Xia Yuqing derrotó sin esfuerzo a Shao Qing.

—Bueno. En realidad, Ben Gong había estado pensando en estos últimos días cuando el príncipe Rui fue acusado de traición. En ese momento, ¿estaba conspirando con el reino Xue? ¿No mucho después, Yuan Er apareció en el palacio y trató de asesinar a Su Majestad? Definitivamente, esto no puede ser una coincidencia. Es por eso que Ben Gong tuvo la idea de que ella era del reino Xue. 

Xia Yuqing miró a Shao Zitang, cuya expresión parecía como si acabara de recibir un golpe, por lo que sintió que tenía que explicarse. Quién diría que no explicar podría haber sido mejor. Una vez que se lo explicó, Shao Zitang estaba perdido.

—Consorte Qing, estabas jugando conmigo, ¿verdad? ¿Solo estas burlándote de mi coeficiente intelectual?

Mirando el rostro en blanco de Shao Zitang

Xia Yuqing giró la cabeza para mirar a Feng Tingye:

—¿Chen Qie habló mal?

Feng Tingye sonrió suavemente:

Ai Fei no habló mal. El reino Xue está cubierto de nieve durante todo el año, es una vasta extensión de blancura. Incluso las personas que viven allí tienden a ser más pálidas que la persona promedio. Ese asesino era del reino Xue. De hecho, esa YaTou no era una ciudadana típica del país Xue, es la heredera más joven del emperador del reino Xue, la princesa Li Yuan.

Al escuchar eso, Xia Yuqing hizo una mueca sorprendida por un momento. ¿Ella, accidentalmente, expuso la verdad? Este tipo de sentimiento… ¡era bastante misterioso!

¡Pero Yuan Er que esa YaTou en realidad sea una princesa, la princesa del reino Xue!

—¿Así que el enemigo con el que el príncipe Rui estaba en connivencia la última vez era ella? 

Xia Yuqing preguntó con curiosidad. Le resultaba difícil imaginarse a esta dulce niña coludiendo con ese odioso príncipe Rui para hacer cosas tan alarmantes.

—Es ella. ¿Recuerdas cuando el asunto del príncipe Rui no fue expuesto y Yan Ran conoció a un ladrón?

—¿La vez que el Gran Tutor gritó hasta que perdió la voz? —Los ojos de Xia Yuqing se encogieron cuando preguntó.

Si Yan Ran estuviera aquí, definitivamente habría mirado a Xia Yuqing y gritado:

—Me reí hasta que perdí la voz. Lo he dicho tantas veces, ¿no puedes recordarlo solo una vez?

Lástima que las personas presentes no lo ayudarían a decir nada en absoluto. Al escuchar lo que dijo Xia Yuqing, todos sonrieron sin excepción:

—Eso es correcto. La vez que gritó hasta que perdió la voz.

—Esa vez mentimos y dijimos que el Gran Tutor se había encontrado con un ladrón por casualidad, pero en realidad era Yan Ran capturando a los espías que trabajaban con el Príncipe Rui. Posteriormente, se suicidaron uno tras otro. Los que no se suicidaron se convirtieron en testigos contra el príncipe Rui. También actuaron como una advertencia del reino Ye al reino Xue y fueron devueltos como un regalo de felicitación. Solo este asesino se convirtió en un pez que escapó de la red.

—Así que ese es el caso. 

Xia Yuqing asintió con la cabeza. Reflexionando profundamente por un momento, giró la cabeza para mirar a Feng Tingye:

—Su Majestad, ¿cómo planea lidiar con Yuan Er?

—En el momento en que la sometimos, Zhen ya envió una carta al Emperador Xue para que alguien recupere esta YaTou.

—¿Vas a dejar que se la lleven de regreso? 

Xia Yuqing se sorprendió y luego miró a Feng Tingye con duda. No creía que Feng Tingye fuera tan bondadoso.

Feng Tingye supo lo que Xia Yuqing estaba pensando y sonrió:

—Desde que la gente ha venido. Si quieren llevarse a la persona, obviamente, tendrían que pagar el precio correcto.

Entonces, querías cambiar a la persona por beneficios. Como era de esperar, no lo malinterpretó. Esta persona era un malvado capitalista.

Pero, dado que dejan ir a la persona y no matan a Yuan Er, Xia Yuqing se sintió a gusto. Después de todo, ella era una niña adorable. Incluso si hizo algunas cosas bastante indebidas, después de todo lo dicho y hecho, es algo difícil de soportar para alguien que está lleno de amor maternal actualmente.

Después de sentirse aliviada, la boca de Xia Yuqing ya no quería estar inactiva. Volviendo la cabeza vio que una mesa no muy lejos tenía un plato de mandarinas. Babeando, empujó al cercano Leng Ruofeng:

—Primer Ministro, ¿puede ayudarme a agarrar las mandarinas en esa mesa? Quiero ésa. La más roja.

Al escuchar hablar a Xia Yuqing, se quedó paralizado por un momento. Luego, volvió la cabeza hacia la mandarina en su mesa. Extendiendo su mano, hizo una pausa, luego tomó una pieza al azar que estaba en la parte superior para darle a Xia Yuqing.

—¿Eh? Éste es un poco verde. Ben Gong quiere ese que es rojo. 

Tomando la mandarina medio rasgada de color amarillo verdoso, inclinó la cabeza un poco perpleja.

—Está en la base, todo se caerá —Leng Ruofeng tosió levemente explicando.

¿Es el iceberg como el primer ministro tratando de explicar que la mandarina amarilla está en la parte superior y que, si intenta recoger la que quiere las otras mandarinas se caerán?

Xia Yuqing asintió con la cabeza:

—Entonces, toma esa mandarina y no se caerá. El primer ministro ayuda a Ben Gong a elegir el amarillo. El verdoso es algo… difícil de tragar.

Una grieta apareció en el rostro inexpresivo de Leng Ruofeng. Volviendo la cabeza de nuevo, procedió a mirar el plato de mandarinas. Su mirada era helada como una espada, parecía que quería condenarlos a todos a muerte. Con la mirada expectante de Xia Yuqing, tomó una pieza, luego, sin decir nada, la colocó en la mano de Xia Yuqing.

Xia Yuqing se quedó mirando la mandarina en su mano, sin palabras:

—Primer Ministro, este todavía está verde.

Leng Ruofeng la miró con frialdad, interiormente enojado:

—Chico amargo, chica picante[1].

—¿El helado primer ministro está tratando de sugerirme que coma cosas agrias para poder tener un niño? ¡Oye! ¡No puedes intimidarme de esta manera!

El corazón interior de Xia Yuqing era como una alfombra roja extendida. Recordando los fríos ojos de esa persona, al final, no tuvo el coraje de hacer que Leng Ruofeng la ayudara de nuevo. En silencio, abrió la amarga mandarina y se la metió en la boca.

—Lo siento. No pude evitarlo. 

Al ver la interacción entre los dos, al final, no pudo evitar dejar escapar un grito. Como resultado, recibió un barrido frío que le dio un escalofrío.

A Xia Yuqing no le importó ese interludio y pareció recordar algo. Rompiendo la piel de mandarina, de repente, se detuvo y levantó la cabeza para preguntarle a la gente:

—Eso no está bien. Dado que este es el caso en que Yuan Er es la espía del reino Xue, entonces, ¿de quién es espía esa dulce y delicada flor de loto blanca?

—¿Delicada flor de loto blanca? —Las cejas de Feng Tingye se arquearon mientras miraba a Xia Yuqing.

—La cantante de la recepción del Prince Rui. ¿Creo que su nombre era Jiang Zaojia o era Jiang Feizao[2]?

Niang Niang, esa cantante se llama Jiang Zhaorou.

—¡Oh si! ¿No es esa cantante también una espía? Si Yuan Er era el espía del reino Xue, ¿de qué país es espía? ¡Un país enviando dos espías, eso no es racional!

Los ojos de Feng Tingye se entrecerraron. Al ver que los ojos de Xia Yuqing no pueden evitar querer preguntar más, dijo:

Ai Fei, ¿cómo sabes que esa cantante es una espía?

—¿Eh? —Xia Yuqing mordió la mandarina, asombrada —¿Eso era un secreto? Pero todo el palacio lo sabe, ¿verdad?

Todo el palacio lo sabe. Entonces, ¿por qué ni siquiera captó ninguno de los rumores? ¿Podría ser que esa gran boca expuso todo?

La línea de visión de Feng Tingye barrió a las dos personas en la habitación. Ambos negaron inocentemente con la cabeza. Realmente, no tenían idea sobre este asunto. Solo hay una persona más que conoce este asunto. Podría ser…

Tres personas se miraron a los ojos, todas pensando en esa persona que no podía mantener la boca cerrada: ¡Yan Ran!

Nadie descubrió la conversación secreta entre ellos, el corazón de Xia Yuqing estaba lleno de orgullo. Levantando la cabeza y sacando el pecho, les dio una mirada y sonrió:

—No me digas que nunca has oído hablar de eso, ¿chismes?

—Entonces…

Los tres se volvieron hacia ella al mismo tiempo.

—Así que el chisme es básicamente cuando algunas personas secretas difunden la noticia de boca en boca. Pueden ser noticias mundanas sobre el país o incluso cosas pequeñas como las necesidades diarias de la gente. De hecho, los chismes más prometedores son los del palacio. Para Ben Gong…  

Demostrando sus conocimientos, levantó la cabeza con una sonrisa, mostrando sus dientes blancos y brillantes

—Hace poco me hice cargo del departamento de chismes del palacio y me he convertido en la primera jefa de chismes.

Está bien, tú ganas. ¿Qué tan aburrida estás como para hacerte cargo de este tipo de organización y chismorrear sobre todos?

—Está bien. Así que dile a Chen Qie, cuál es el fondo del asunto con respecto a la cantante…

Casualmente, lo que preguntó Xia Yuqing fue lo que varias personas aquí todavía no han averiguado. Feng Tingye miró la expresión expectante de Xia Yuqing y tosió ligeramente:

—La identidad de la cantante es algo que Zhen y los varios Da Ren están investigando actualmente… 

—¿Ustedes tampoco lo saben? —Xia Yuqing se sorprendió y luego los miró con una expresión de asombro.

—No hay evidencia. Todo es solo una conjetura. —Feng Tingye miró la expresión de sorpresa de Xia Yuqing, sintiendo, inquietantemente, que lo estaban menospreciando. Tosiendo dos veces, respondió con una respuesta equívoca.

—Entonces, ¿lo que estás diciendo es que Su Majestad ya tiene un sospechoso? —En un segundo, Xia Yuqing se emocionó nuevamente, los ojos brillaban ante el evidente chisme.

Feng Tingye levantó la ceja y luego dijo:

—Desde el principio sospechamos que ella era del reino Xue. Más tarde descubrimos que, en secreto, podría haber otra persona con la que esté relacionada. El propósito era incitar un conflicto entre el reino Ye y el reino Xue para que se atacaran entre sí. Zhen sospecha que ella… Podría ser del reino Xia…

Cuando salió esto, la boca de Xia Yuqing se convirtió en forma de O. Entonces, esa delicada flor de loto blanca era, en realidad, un espía de doble cara tan altamente calificado. 

¡El 007 moderno debe estar celoso! Pero… el reino Xia, ¿por qué ese nombre suena tan familiar?

Reino Xia… Espera, ¿no es de ahí de donde es originalmente este cuerpo? ¿Espera, eso no significa que soy una de las figuras sospechosas? Con una expresión en blanco, de repente, se dio cuenta de esta cara y se dio la vuelta con una mirada asustada para mirar a Feng Tingye.

Permitir que una figura sospechosa escuche noticias sobre la nación, Lord Ultra Seme, ¿es esto equivalente a querer asesinar a alguien para evitar que divulgue un secreto?

Sus pensamientos llegaron a este punto, la personita dentro de su corazón ya estaba mordiendo su pañuelo y llorando. Si hubiera sabido esto antes, no habría abierto la boca. La curiosidad mató al gato. ¡Seguro que son palabras de sabiduría!

Perplejo por sus expresiones, claramente hizo que Feng Tingye se deleitara, sus labios se convirtieron en una sonrisa satisfecha:

—Pero el hermano real mayor de Ai Fei y el segundo hermano real han venido a visitar el reino Ye. Zhen los ha observado durante todo un mes y ha descubierto que no saben nada sobre el incidente con el príncipe Rui. Busqué de innumerables formas, no hubo agarre ni desgarro. Si no son inocentes, entonces los dos hermanos mayores de Ai Fei deben ser realmente profundos en su esquema y excelentes actuando.

¿Investigado? ¿Cómo no supo cuándo el Lord Ultra Seme hizo que sus hermanos fueran investigados? Realmente, merece ser el demonio de dos caras, el malvado capitalista. Es un experto con miles de movimientos que una persona común no podría ver.

Entonces, ¿a cuántas personas has estado amando y seduciendo a mis espaldas? Ni siquiera me di cuenta de que la situación del campo de batalla era tan intensa y ya me había perdido muchas escenas. ¡De ninguna manera!

Feng Tingye no prestó atención al hecho de que Xia Yuqing mordía el pañuelo y tenía los ojos llenos de culpa:

—Especialmente hoy, cuando vi a tu hermano mayor encontrarse con la reacción de la princesa del reino Xie. Zhen se volvió aún más seguro de que sus dos hermanos que visitan al reino Ye en este momento era sólo una coincidencia. No están relacionados en absoluto con los eventos anteriores.

¿La reacción que tuvo el hermano mayor real cuando se topó con Yuan Er? Xia Yuqing recordó cómo su hermano real mayor era tan débil como un pollo y no podía hacer nada. Definitivamente, no tiene esa vibra de jefe detrás de escena. Pero Lord Ultra Seme, ¿estás seguro de que no estás aprovechando esta oportunidad para burlarte de mi hermano real mayor?

Como era de esperar, mi hermano real mayor se ha encontrado valientemente con el Lord Ultra Seme, pero le faltan recursos. Por lo tanto, ¡Lord Ultra Seme no podía ser descuidado y lo ha acogido!

Al ver que la mirada de Xia Yuqing no se veía bien, Feng Tingye se acercó a ella y le susurró:

Ai Fei, ¿en qué estás pensando? Te ves tan feliz, no hay nada de malo en compartir la alegría con nosotros también, ¿verdad?

¡Alegra a tu hermana! Contigo y tus agudas intenciones, si lo digo en voz alta, ¡definitivamente me matarías para guardar tu secreto!

—Aahhaha, Chen Qie estaba pensando que, dado que la cantante no es pariente de mis hermanos mayores, ¿quién podría haberla enviado? ¡Están tan ocultos que deben tener motivos insondables!

—¿Qué hay que adivinar?

Shao Zitang pensó que estaba debajo de él mientras miraba a los dos que estaban coqueteando y resoplaba con frialdad:

—Si no es el reino Xue ni el reino Xia, solo queda un país.

—Eso no es cierto. No podemos decir que no sea alguien del reino Ye como el Príncipe Rui. La familia real de una nación, por el bien del título de emperador, hermanos, tíos y sobrino podría caer. Posteriormente, todo el país estará sumido en el caos, las personas que compiten por la supremacía establecerán regímenes independientes, la gente no tendrá forma de ganarse la vida. Qué triste. —Xia Yuqing replicó.

Antes incluso de que terminara su última palabra, se podía escuchar la risa baja de Feng Tingye:

—Parece que Ai Fei realmente entiende las corrientes subterráneas del palacio.

Las manos y los pies de Xia Yuqing se detuvieron y soltaron una risa hueca:

—¿No mencionan esto todas las representaciones de ópera?

—¿Ai Fei entiende la ópera?

—Antes de que las concubinas imperiales del palacio disfrutaran mucho viendo la ópera. Chen Qie, que estaba en el palacio y no tenía nada mejor que hacer, también escuchaba una o dos.

—Está bien. Muy pronto será la fiesta de cumpleaños de mi madre real. A mi madre real le encanta asistir a óperas. Desafortunadamente, aunque a mi madre real le encanta la ópera, está un poco desconcertada por ellos. Antes tenía a la tía Meixi quien los explicaría a su lado, sin embargo, estos días la tía Meixi tiene que salir de viaje. A mi madre real le preocupaba que nadie pudiera echar una mano, pero dado que Ai Fei parece ser competente en el conocimiento de la ópera, en ese momento tendremos que incomodar a Ai Fei para que explique lo literario.

Xia Yuqing lloró. Dije que tenía una boca humilde. Cuanto más digo, más digo mal. ¿Qué tengo que hacer?

Ai Fei… ¿no está dispuesta?

Al mirar la apariencia de llanto y risa de Xia Yuqing, Feng Tingye levantó una de sus cejas en pregunta.

—No… es el honor de Chen Qie. —Xia Yuqing lloró en silencio. Qué gran trampa, ¿cómo podría saltar ella misma así? Debo estar ciega para mirar en silencio a estas bestias como amigos burlándose de su mascota.

Moviendo la comisura de la boca, su audiencia realmente no quería seguir viendo a esos dos actuar como si no hubiera nadie alrededor y mostrar su afecto. Shao Zitang probablemente tosió y guió la conversación hacia atrás:

—Su Majestad, los negocios.

Feng Tingye volvió a mirar a las otras dos personas en la habitación, lleno de disgusto por ser molestado. 

Sonrió levemente:

—El pensamiento de Zitang también es comprensible. Después de todo, el reino Shu y nuestro reino Ye también tienen algo de historia.

—¿Historia? —Preguntó Xia Yuqing, arrojando el percance al fondo de su mente.

—Sí, fue hace unos cuatro años cuando mi padre real todavía estaba en el trono. el reino Shu, una vez, también quiso formar una alianza entre los dos países. Pero eran plenamente conscientes de que mi padre real estaba profundamente enamorado de mi madre real y no toleraría que nadie se interpusiera. Sin embargo, todavía intentaron forzar a su princesa a entrar en el harén de mi padre. Por lo tanto, mi padre real declinó con tacto y sugirió que mi tío real se casara en su nombre. ¿Quién hubiera imaginado que el reino Shu usó eso como una excusa para decir que el padre real los despreció y usó esto para desencadenar un motín?

Cuando escuchó esto, la expresión de Xia Yuqing se veía exactamente como la palabra desprecio. 

¡Este es un gran asunto! Esa princesa le fue entregada a alguien y está bien que no la quieran, pero ¿contrarrestar y usar esto como pretexto para desencadenar una confusión en las fronteras que podría matar a muchos? ¡Este YaTou claramente estaba tratando de comenzar algo de la nada, escogiendo fallas deliberadamente!

—Este asunto concierne al prestigio del reino Ye. Mi padre real obviamente no pudo tolerar esto y envió al ejército a su encuentro.

—¿El resultado?

¡Ese tipo de gente vil y desvergonzada tiene que ser puesta en su lugar!

—Naturalmente, fue una victoria abrumadora para nosotros. Es solo que la relación entre los dos países ha estado en un punto muerto desde entonces. Feng Tingye habló mientras pasaba sus ojos hacia Shao Zitang.

—Hablando de eso, solo pudimos ganar esa batalla gracias al heroísmo de Zitang.

—¿Qué? ¿El pequeño alto oficial fue al campo de batalla? —Xia Yuqing abrió los ojos con sorpresa y se volvió para mirar al oscuro Shao Zitang.

Shao Zitang rechinó los dientes:

—¿Por qué tienes que agregar pequeño frente al alto oficial?

—¿No eres pequeño? —Xia Yuqing miró inocentemente su altura, su constitución y sus mejillas regordetas.

Las venas de Shao Zitang estaban a punto de estallar.

—Este es el primero y el último. 

Sus ojos parecían un volcán a punto de entrar en erupción, Leng Ruofeng hizo un comentario oportuno para bajar la temperatura.

Xia Yuqing se sorprendió. Luego, reaccionó con sospecha a la respuesta de Leng Ruofeng a su pregunta:

—¿Por qué?

—Demasiado peligroso.

Leng Ruofeng le dio una mirada rápida a Xia Yuqing y respondió concisamente.

La cabeza de Xia Yuqing estaba llena de preguntas. Al no tener otra alternativa, se volvió para buscar ayuda de Feng Tingye. Ignorando la mirada amenazante de Shao Zitang, Feng Tingye le dio una sonrisa:

Ai Fei, no solo mires a Zitang como ‘pequeño’, sus logros en artes marciales no solo se conocen en el reino Ye sino en los cuatro países. Pocos podrían rivalizar con él.

Xia Yuqing parecía distraída. Entonces, de repente, recordó que Shao Zitang sometió fácilmente a Yuan Er con un movimiento. Sus ojos inmediatamente lanzaron una luz brillante que destellaba hacia Shao Zitang.

¡Realmente, no puedes juzgar un libro por su portada! Un experto está entre la gente. No tenía idea de que había un experto entre los expertos cerca de ella durante todo este tiempo. Esto es simplemente… ¡increíble!

—Zitang, originalmente, planeaba aprender artes marciales para luchar valientemente en los campos de batalla, matar enemigos valientemente y cumplir misiones marciales. Desafortunadamente… no todos pueden salirse con la suya y él no tuvo otra alternativa que convertirse en un funcionario académico.

—¿Por qué? —Xia Yuqing parecía asombrada

—¿Es porque él es…? ¿Pequeño?

De repente, empezó a sentir zarzas y espinas en la espalda. Xia Yuqing tragó saliva y se apresuró a corregirse. Sin embargo, su mirada aterrizó en el cuerpo de Shao Zitang. Haciendo clic en su lengua, miró su altura de casi 168 cm. ¿Realmente podría subirse a esos altos y formidables caballos?

Al sentir su mirada, la expresión oscura de Shao Zitang se volvió aún más oscura.

Leng Ruofeng al ver esto agregó una frase:

—No pudo encontrar la ruta.

—¿Eh? —Xia Yuqing estaba confundida —¿No pudo encontrar la ruta?

Feng Tingye se rió:

—En ese momento, el formidable gran general era el padre de Wenzhong. Zitang acababa de cumplir dieciséis años y estaba a punto de ir a la batalla. Cinco días después, dos armadas se encontraron en Si Shui para cruzar espadas. Después de la mitad de la lucha, el viejo general ordenó la retirada. Mientras todos se retiraban, era solo Zitang quien no estaba claro con la dirección y… se perdió en el campo de batalla.

¡Mierda! ¡¿Entonces, el pequeño alto funcionario era en realidad una persona con un mal sentido de la orientación?! Así que esa vez que nos encontramos en el jardín imperial por primera vez… Como era de esperar, mi percepción era correcta. Esa persona había perdido el rumbo. 

Cuando salió a la luz su terrible anécdota su rostro se puso rojo.

—Pu…

Sabiendo después del hecho, Xia Yuqing abrió los ojos casi ahogándose con la saliva. Al mirar a Shao Zitang, su mirada se volvió cada vez más… profunda.

—Pequeño alto funcionario, ¡eres increíble! ¿Incluso en un campo de batalla podrías perderte? ¿No tienes miedo de ser capturado por tropas enemigas y ser vendido? ¿Y luego qué pasó? ¿Qué pasó después? Xia Yuqing se estaba emocionando cada vez más. 

Este era un chisme que nadie sabía. ¡Solo estas personas de clase alta sabrían este chisme de primera clase!

—Luego…

Feng Tingye sonrió, emitiendo una expresión coqueta que hizo que Shao Zitang se sintiera frío, tal como se esperaba…

—Más tarde, Zitang empujó a su caballo hacia la dirección opuesta, que también era hacia el campamento enemigo. En el viaje, Zitang se sintió muy sorprendido. ¿Por qué había tantas tropas enemigas en su base? Pero sin pensar en ello, esas tropas enemigas lo trataron como si estuviera organizando un ataque furtivo y lo rodearon.

—¿Luego?

—Las artes marciales de Zitang eran fuertes. Para protegerse, naturalmente luchó como nunca. Finalmente, irrumpió en su campamento a la cara de ese hombre ceniciento. Derrotando a esas tropas, luego escapó y, con eso, la batalla de Shu y Ye terminó antes de que comenzara.

Parece que mi querida vida no solo necesita alejarse de situaciones peligrosas, ¡sino alejarse de personas con mal sentido de la orientación!

—De hecho…

Feng Tingye miró la boca abierta de Xia Yuqing y agregó:

—Escuché que el general, un viejo general que tuvo una vida de servicio militar impresionante, después de descubrir la verdad del asunto, escupió sangre por la fuerza y murió. El reino Shu enfrentó una gran derrota y cuando regresaron incluso perdieron a un gran general. Con un daño tan fuerte, no se atrevieron a mirar al reino Ye con ojos codiciosos.

Después de escuchar esa historia engañosa, Xia Yuqing estaba completamente estupefacta. Mirando hacia Shao Zitang, su mirada cambió de simpatía a reverencia.

Esto es lo que se llama asombrar al mundo con una sola hazaña brillante. Ir a la batalla e inmediatamente hacer que el gran general pierda la vida. Pequeño alto funcionario, qué increíble, ¿cómo te criaron tus padres?

—Espera, eso no está bien. Si el pequeño alto funcionario es tan impresionante, ¿por qué no podría ser un oficial marcial? En lugar de… convertirse en esta persona que ocupa un puesto que realmente no se merece y mezclarse con un grupo de viejos que luchan con las palabras.

—Jajaja, Ai Fei, eres realmente interesante. —Feng Tingye no pudo contener la risa. 

—Si Zitang ni siquiera puede distinguir el norte del sur, ¿cómo podría dirigir las batallas? De hecho, tiene un gran talento en las artes marciales y puede protegerse a sí mismo, pero las personas que lo siguen son personas comunes. ¿Puedes garantizar que podrán retirarse de forma segura si lo siguen? De hecho, esa última vez podría ser solo suerte. El reino Shu no envió demasiada gente, así que, aunque Zitang los aniquiló por completo y fue premiado, si se encontrara con un ejército más fuerte, ¿podría Zitang incluso retirarse de manera segura?

Xia Yuqing se quedó perpleja por las palabras, pensando profundamente en este argumento. Dar la vida en el campo de batalla, un solo movimiento podría causar una herida o la muerte, ese pequeño oficial fue un bastardo afortunado esta vez. Pero, ¿quién podría garantizar que habría una segunda vez?

—Cuando mi padre real se enteró después, se sorprendió. Aunque sabía que Zitang tenía talento para las artes marciales, el campo de batalla no es un juego de niños. No estaba dispuesto a correr el riesgo, así que a propósito…

Xia Yuqing le dio a Shao Zitang una mirada comprensiva. Para un hombre, lo más trágico que le puede pasar es no poder utilizar sus talentos. ¡Lo peor es que fue una tragedia causada por su mal sentido de la orientación!

—Suficiente…

La cara de Shao Zitang estaba completamente roja, pero no de un rojo tímido sino roja de ira. Mirando a todo el mundo, se enfureció:

—¿Están demasiado aburridos? En lugar de discutir estos viejos asuntos, ¿por qué no se concentran en averiguar quién es el verdadero culpable?

—¿Pero no fue ese tema lo que mencionó el pequeño alto funcionario? —Xia Yuqing respondió inocentemente.

Por la declaración de Xia Yuqing, pareció recordar que él fue quien mencionó al reino Shu. Pero fue porque mencionaron a la cantante… Esto se llama aplastar su propio pie mientras intenta maniobrar una roca. ¡Shao Zitang lo ha aprendido a través de la experiencia de hoy!

—No hay evidencia, por lo que no hay forma de estar seguro. 

Leng Ruofeng miró a su buen amigo, que parecía estar a punto de explotar, y trató de desviar la conversación de este tema.

—Así que ese es el caso

Xia Yuqing parecía un poco decepcionada. Después de todo, después de desenterrar la mitad de los chismes y luego descubrir que perdieron el rastro, fue realmente como si le rascaran los pulmones y sintiera todo el cuerpo incómodo. Sin embargo… ser capaz de desenterrar al pequeño alto funcionario que ha pasado por incidentes incómodos podría contarse como una alegría inesperada. Espere hasta que ella lo edite y lo agregue a su libro, luego extiéndalo… ¡Ohohoho!

Desde la mirada de Xia Yuqing, Shao Zitang sintió que todo su cuerpo se estremecía y se le puso la piel de gallina. Quería enojarse, pero ¿cómo puede uno enojarse con el que los alimenta? Solo pudo apretar los dientes, tragar sangre y luego cambiar de tema:

—Este tema podría dejarse en suspenso por el momento. Deberían ser los dos príncipes del reino Xia en los que nos estamos enfocando. Ya llevan medio mes en la capital. Solo darles la espalda no es un plan. ¿Ya ha decidido una contramedida?

Sin importarle, Feng Tingye se acercó para tocar el vientre de Xia Yuqing que ya se había redondeado un poco. Sorprendiendo a Xia Yuqing, se echó hacia atrás y le dio una mirada de dolor antes de sonreír forzada:

—¿No solo quieren que lleven a alguien a casa para casarse? Las hermosas mujeres del reino Ye son como nubes en el cielo, ¿por qué no podemos elegir una?

—Pero él quiere una princesa. Si encontramos a una mujer al azar sin entusiasmo, entonces sería difícil no repetir los desastrosos eventos del reino Shu.

Shao Zitang parecía haber sentido algo y levantó la cabeza para mirar a Feng Tingye:

—¿No tienes ya a la candidata perfecta en mente?

Una vez que hizo esa pregunta, la mirada de todos se posó en Feng Tingye para encontrarlo bostezando perezosamente. Con una mano apoyando su mejilla, sus seductores ojos astutos parecían mostrar que estaba calculando algo:

—¿No es solo una princesa respetada lo que quiere? Todas las hermanas de Zhen son princesas. Mi prima también es mi hermana. Si la enviamos, el reino Xia definitivamente no podrá encontrar ninguna falla.

♦ ♦ ♦

—¿Qué? ¿Permitir que Xiang Er se case? Un grito de alarma rompió la tranquilidad en el palacio de Ci Ning.

Zhang Sunshi tenía una cara de sorpresa. El hermoso secreto de pegarle pepinos en la cara también cayó al suelo cuando de repente se acercó.

Después de un breve momento de conmoción, la cara de Zhang Sunshi se puso pesada y dijo fríamente:

—No, cualquiera está bien, pero Xiang Er no. Ben Gong ha escuchado que el Emperador Xia es incluso mayor que Ai Jia. Si permitimos que Xiang Er sirva a un viejo pedo, una flor clavada en un montón de estiércol de vaca, no importa lo que digas, no puede suceder.

Xia Yuqing silenciosamente hizo una expresión de sorpresa y disgusto. ¡Aunque era una imitación, pero ese montón de estiércol era el nombre de su padre! Madre real, estás maldiciendo abiertamente a mi padre por ser un viejo bastardo eterno, ¿no crees que esto evocará un problema internacional?

—Madre real. Er Chen negociará con ellos para reemplazar a la persona con quién se va a casar, para que Xiang Er se case con el príncipe real mayor del reino Xia y no con el Emperador Xia. 

—No, eso tampoco funciona. 

Zhang Sunshi balanceó su cuerpo para mirar fríamente a Feng Tingye. Todo su rostro tenía escrito ‘Eres desalmado, inmoral y te gusta causar problemas’ escrito en ella.

—Mi hermano mayor solo tiene a Xiang Er, su única hija. Si realmente envías a Xiang Er a casarse, mi hermano luchará contigo con todas sus fuerzas. Además, ¿no es el príncipe real mayor del reino Xia el bastardo que casi provocó que Qing Er abortara? ¿Es el emperador realmente ciego? ¿Eres un joven de sangre fría que ni siquiera siente afecto por su propia sangre? Ir tan lejos como para enviarle a Xiang Er, ¿no sería eso lo mismo que empujar a Xiang Er al pozo de fuego?

Cuando la pareja de sirvientas que siempre habían estado siguiendo el lado de Xia Yuqing escucharon esto, todas sintieron inmediatamente simpatía por el pobre príncipe real mayor. Esa pobre persona, realmente debes tener cuidado con lo que haces, de lo contrario, ¡un desliz te causará un dolor eterno!

Debido al incidente de herir a la Consorte Qing, ha atraído algunos disgustos. Primero, estaba Su Majestad, luego estaba Xu Lao y ahora estaba incluso su emperatriz viuda real.

Porque una pequeña hierba ha ofendido a todo el bosque. El príncipe real mayor fue probablemente el primero desde la antigüedad. Encendamos silenciosamente una vela para él.

Siendo directamente maldecido y reprendido por Zhang Sunshi, Feng Tingye se frotó torpemente la nariz y miró a Xia Yuqing en busca de ayuda. Este tipo de problemas de suegra o cuñada es mejor dejarlos para que se ocupen de ellos. El solo… 

¡No puedo asumir esta culpa!

Al recibir la mirada de Feng Tingye, dudó por un momento. Tienes que recordar que, en su corazón, su hermano real mayor y su segundo hermano real eran la pareja perfecta. Decirle a una fujoshi que separe a una pareja yaoi era como cortarle la leche a un bebé recién nacido. ¡Eso es una tortura!

Girando en su lugar actual, miró la habitación, el suelo, el Feng Shui, todo menos a Feng Tingye. Actuando como si estuviera distraída, juró que no cooperará hasta el final.

Al ver esto, Feng Tingye entrecerró los ojos y movió lentamente su cuerpo hasta que estuvo en una posición donde Xia Yuqing podía ver. De su manga sacó algunos libros con los que Xia Yuqing estaba muy familiarizada… sus pequeños libros amarillos.

Los ojos de Xia Yuqing se abrieron abruptamente al máximo. Señalando las cosas que tenía en la mano, su rostro estaba lleno de incredulidad.

Evidentemente, Feng Tingye ya había previsto que tendría esta reacción. Destellando los libros en su mano, con un giro de su muñeca, los colocó hacia atrás e hizo un movimiento de desgarro.

Al ver esto, la cara de Xia Yuqing cambió nuevamente. Ambos ojos comenzaron a llorar mientras miraba lastimeramente a Feng Tingye tratando de ganar algunos puntos de simpatía.

Sin embargo, ¿quién hubiera esperado que Feng Tingye estuviera tan decidido? Con un rostro sereno, agitó los dedos hacia Xia Yuqing.

Mordiendo su pañuelo durante mucho tiempo, el ángel y el diablo dentro de ella comenzaron a librar una guerra épica. Ser o no ser, esa es la cuestión.

Pareciendo haber visto la vacilación de Xia Yuqing, la boca de Feng Tingye se levantó en una sonrisa y abrió la boca para moverla.

Al ver las formas que Feng Tingye estaba formando con su boca, solo sintió como si hubiera sido alcanzada por un rayo. Su ángel blanco fue derribado repentinamente por su diablo negro y se quedó llorando en el suelo.

El Lord Ultra Seme realmente merece ser llamado un maldito demonio con pobre corazón. Sin mencionar la ruptura de los refrigerios accidentales, sino incluso la ruptura de la comida principal, ¡es brutal! ¿También lleva el pequeño libro amarillo para usarlo como chantaje? Lord Ultra Seme, ¿Cómo puedes ser tan siniestro?

Su Majestad, Niang Niang, sabemos que ustedes son una pareja cariñosa, pero ¿pueden frenar un poco esos intercambios de sentimientos románticos en su propio mundo? ¡Las personas que ven esto en el costado están a punto de quedarse ciegas!

Xia Yuqing miró con amargura a Feng Tingye, luego se enfrentó de mala gana a la inquietante Zhang Sunshi que no había prestado atención a la interacción entre ambos.

—Madre Real, en realidad, mi hermano real mayor no es tan malo como has imaginado. Ese incidente de la última vez fue solo un accidente. 

De hecho, fue un percance porque en ese momento fui yo quien se le cayó encima.

—En la superficie se ve feroz, pero realmente sabe cómo amar a alguien. 

¡Por lo menos sabe cómo amar al chico lindo de su casa!

—A pesar de que su boca no es indulgente, todavía tiene un buen carácter. 

¡Al menos trajo luz a mi indiferencia así que no debería ser una persona terrible! 

Aunque fue difícil hablar con él, pero desde su lesión, ese tipo parece haberse convertido en… el objetivo de la crítica pública o (╯ □ ╰) o

—¿De verdad? —Zhang Sunshi miró sospechosamente a Xia Yuqing, su rostro no estaba convencido.

—¡En serio, en serio! Mi hermano real mayor parece arrogante, pero para hablar con franqueza, es frío por fuera pero profundo y apasionado por dentro.

—¿Frío pero apasionado por dentro?

Xia Yuqing miró la expresión curiosa de Zhang Sunshi, luego se inclinó y le susurró algunas cosas al oído.

Entonces, todos vieron que el rostro originalmente sombrío de Zhang Sunshi se relajaba y sus ojos se enfriaban lentamente.

Xia Yuqing continuó persistiendo y murmuró unas pocas palabras en sus oídos. El rostro de Zhang Sunshi cambió de nuevo para sorprender:

—¿Es ese realmente el caso?

—¡Realmente, realmente! Chen Qie creció con el príncipe real mayor, ¿cómo no iba a conocer su carácter? De hecho, incluso Su Majestad lo sabe. ¿Tengo razón Su Majestad?

Aunque no sabía lo que Xia Yuqing le había susurrado a Zhang Sunshi. Pero al ver que la expresión de Zhang Sunshi se había relajado mucho, lo siguió:

—Sí, Zhen puede dar testimonio. Las palabras de Ai Fei son ciertas. De hecho, Zhen ha visto la forma en que Xiang Er trata al príncipe real mayor y no deja de tener sentimientos.

—Oh, ¿es esto cierto? ¿Podría ser que Xiang Er hacia el príncipe real mayor…?

¿Habiendo escuchado lo que se dijo, Zhang Sunshi no estaba enojada como antes y solo tenía una cara de curiosidad?

Feng Tingye sonrió con indiferencia. Luego le contó el día en que Liu Yixiang recibió a Xia Mingyuan y de repente comenzó a sangrar por la nariz.

—¿Qué? ¿A Xiang Er le sangraba la nariz cuando conoció al príncipe real mayor y perdió el rumbo frente a todos? —Zhang Sushi estaba asombrada con su rostro en duda. —¿Es esto cierto? ¿Ese príncipe real mayor es tan guapo?

—Tiene una apariencia magnífica. Sin mencionar su elegancia y encanto, esa apariencia es, de hecho, la mejor de las mejores. Esta cara se explica por sí misma por el hecho de que Xiang Er tuvo una hemorragia nasal cuando lo vio. Esto es absolutamente cierto. En ese momento Xiang Er fue a acompañar a Ruofeng a recibirlo, por lo que todas las personas que estaban con ellos podrían ser testigos. Madre real, si no me cree, puede hacer que Ruofeng esté aquí para preguntar. De hecho, Ai Fei ya había dicho que sabía cómo atesorar a las personas. Saber que Xiang Er será atesorada es lo más importante.

—Con esto, parece que Xiang Er podría sentir algo por él. —Zhang Sunshi lo pensó por un momento y luego asintió.

Xia Yuqing, que sabía la verdad, permaneció en silencio. Xiang Er solo había tenido una hemorragia nasal porque estaba de pie y observando a los hermanos tener una aventura, lo que la hizo incapaz de detener el flujo de la hemorragia nasal. ¿Quién esperaría que dijera que se sintió tímida al ver al príncipe real mayor, qué malentendido!

Army
Hay que ser sinceros aquí... confiesen sus pecados… Tengo problemas con derrames nasales, pero solo sale cuando me emociono (¬‿¬) (ɔ◔‿◔)ɔ ♥ o mucho esfuerzo (ง︡\'-\'︠)ง (origen.-malos reflejos y caída de cara); Moraleja: Sean cuidadosas [email protected]

—Eso es como es.

Al ver que Zhang Sunshi se ablandaba lentamente, agregó apresuradamente:

—La madre real no lo sabe, pero no hace mucho tiempo en el mercado, el carruaje del príncipe real mayor se estrelló contra el de Xiang Er.

—¿Qué? ¿Estrellado? Entonces, Xiang Er…

—Xiang está bien, fue el príncipe real mayor el que se lastimó la pierna. 

Feng Tingye se había dirigido deliberadamente hacia ese tema y habló indistintamente. Las personas que supieron de este evento sabrán que la lesión fue causada por la patada de Xiang Er. Sin embargo, las personas que no lo sabían pensarían que el príncipe real mayor estaba protegiendo a la belleza con su cuerpo.

Al escuchar que Xiang Er estaba bien, Zhang Sunshi dejó escapar un suspiro de alivio y también se interesó cada vez más:

—¿Qué pasó después?


Army
Bueno… no tenemos muchas imágenes de la pareja (casi nada(ㆆ_ㆆ)), así que busqué referencias (para quienes les gusta imaginar); Pueden obviarlo si quieren o no les gusta(っ^▿^)

[1] Le dice que comer cosas agrias significa que tendrá un niño y que la comida picante tendrá una niña.

[2] Zaojia = langosta china de miel; Feizao = jabón

| Índice |

2 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 84: Mi querida vida, mantente alejada de la persona con el pobre sentido de la orientación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *