Escapó otra vez – Capítulo 85: ¡Dos personas frías, pero apasionadas por dentro!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


—Después de que Xiang Er vio que el príncipe real mayor resultaba herido, decidió quedarse en el Yi Guan[1] para esperarlo. Desde servir té hasta conseguir agua, no dejó que otras personas lo hicieran por él. Ai Fei sabe sobre este asunto. Madre real, si no me crees, puedes preguntarle a Ai Fei.

Una vez que salieron estas palabras, Zhang Sunshi volvió su rostro hacia Xia Yuqing:

—Qing Er, ¿es esto cierto?

Xia Yuqing se congeló. Bajo la mirada tanto de Feng Tingye como de Zhang Sunshi, ella escupió a la fuerza:

—Eso es cierto.

De hecho, Xiang Er esperó al príncipe real mayor. ¡Pero fue claramente Su Majestad quien, personalmente, le ordenó que lo hiciera! ¿Por qué parece que Xiang Er estaba aprovechando esta oportunidad para capturar un novio? Aprovechando esa oportunidad para atender sus necesidades como si quisiera ser cariñosa con él todos los días. 

Además, Su Majestad, ¿qué pasó con ese comienzo cursi que hizo que pareciera que fueron unidos por el destino? ¡El príncipe real mayor y Xiang Er claramente estaban intercambiando golpes y no quieren ser amigos! Concentrándose en algunas partes y olvidando el resto para que suene ambiguo, ¡fácilmente podría torcer todo y hacer que la gente lo malinterprete!

Zhang Sunshi no se dio cuenta del problema de Xia Yuqing. Al recibir la confirmación, el rostro de Zhang Sunshi se sintió mucho más aliviado y murmuró:

Ai Jia se preguntaba por qué Xiang Er no estaba viniendo a la residencia de Ai Jia. ¡Así que este fue el caso! Cuando una niña alcanza la mayoría de edad, debe casarse. Xiang Er, ha sido mimada y protegida desde que era niña, su temperamento siempre fue altivo y orgulloso. Ahora, inesperadamente, está dispuesta a rebajar su orgullo para ayudar a servir al príncipe real mayor. Parece que ella debe tener algunos sentimientos hacia él.

Feng Tingye sonrió. Añadiendo leña al fuego:

—Madre real, Er Chen no habrá malinterpretado esto. Probablemente no lo sepas, pero hace dos días, Xiang Er vino al palacio y se quedó con Ai Fei por un tiempo. Originalmente, planeaba visitarla después, quién sabía que de repente se torcería el tobillo cuando se fuera. Al enterarse de esto, el príncipe real mayor sin decir nada simplemente llevó a Xiang Er de regreso.

—Llevó… ¡¿la llevó?! —Los ojos de Zhang Sunshi eran como dos círculos redondos, su rostro estaba completamente sorprendido: —¿Sacó a Xiang Er del palacio?

—Sí, todo el viaje desde el palacio Xie Fang hasta el exterior del palacio. Ese día, todas las doncellas y personas del palacio fueron testigos. En el camino, algunas personas se detuvieron a mirar. Sin embargo, el príncipe real mayor continuó llevando a Xiang Er. Esos dos estaban hablando y riendo, no les importaron ni un poquito las miradas.

Army
Créame señora que no es nada de lo que usted piensa, aquí hay gato encerrado, ¡Señora le están engañando! ¡es mentira! ¡eso no existe!

Al imaginar la escena en ese momento, Zhang Sunshi pareció recordar por un momento:

—La gente más joven de estos días. Realmente no saben cómo evitar exponerse. Simplemente así, son tan abiertos sin miedo y no se sienten avergonzados en absoluto. Completamente diferente al padre de Tingye, ese diablo. En público, siempre intentábamos tomarnos de la mano en secreto hasta que nuestras mejillas se sonrojaban todo el día…

Al ver a Zhang Sunshi actuar tímidamente, obviamente inmersa en su feliz recuerdo, no pudo evitar sentirse algo frustrada. 

Emperatriz viuda, emperatriz viuda, eres el jefe final que tiene un nivel incluso más alto que el este Seme loco. ¿Cómo pudiste cambiar de bando antes de la batalla? ¡Necesitas mantenerlo unido! ¡Abra los ojos!

Es una pena que Xia Yuqing y Zhang Sunshi no tengan telepatía entre ellas. Después de sumergirse en ese agradable recuerdo, tosió levemente:

—Parece que el príncipe real mayor es como dijo Qing Er… ¿Me lo dices de nuevo?

—… Exteriormente frío pero apasionado por dentro. —Xia Yuqing respondió con desánimo.

—¡Bien, aparentemente frío pero apasionado por dentro! Tiene una apariencia fría y serena, pero quién hubiera pensado que tendría tanto amor dentro. Dado que este es el caso de que ambos tienen una afinidad entre sí y no lo que Ai Jia pensó originalmente, entonces Ai Jia ya no lo cuestionará. Mientras Xiang Er esté feliz, está bien.

Madre real, ¿te vas a rendir así? ¡Eso es irracional!

Feng Tingye le sonrió respetuosamente:

—Madre real, relájate. Er Chen y Xiang Er han crecido juntos. ¿Cómo podría empujarla al pozo de fuego? Este asunto, Er Chen se asegurará de que todos estén encantados y satisfechos para que la madre real no tenga que preocuparse.

—Bien, bien…

De inmediato, al ver esa atmósfera compasiva de un hijo siendo filial con su madre, Xia Yuqing se golpeó el pecho en silencio.

¡Xiang Er! ¡Qing Jiejie es inútil y no puede ayudarte! ¡Teniendo este tipo de primo miserable, tú y yo solo podemos admitir la derrota!

Feng Tingye ya había tomado nota de los cambios en la expresión de Xia Yuqing. Una vez que salieron del palacio Ci Ning, tomó la mano de Xia Yuqing y le dio una sonrisa profunda.

A Xia Yuqing se le puso la piel de gallina por su sonrisa. Temblando, preguntó:

—Su… Su majestad, ¿qué está haciendo?

Ai Fei, siempre le das a Zhen una agradable sorpresa. Si no fuera por los eventos de hoy, Zhen no habría sabido que las habilidades de engaño de Ai Fei eran tan temibles. ¿Ai Fei normalmente intenta influir en Zhen de esta manera?

Xia Yuqing se congeló, no pudo evitar maldecir por dentro:

Dios, cuando hablamos de habilidades, ¿quién sería compatible con el Lord Ultra Seme? Quién no vio entrar a la emperatriz viuda con aspecto de pólvora a punto de estallar, pero en un guiño, se dejó llevar fácilmente para que se volviera dócil. Ser capaz de persuadir a la gente, ¡quién más podría compararse contigo! Decir que trato de engañarte, ¡es más probable si tú me engañas a mí!

—Su Majestad, es demasiado serio. Chen Qie solo estaba juzgando las cosas tal como están. ¿Cómo podría compararme con la lengua simplista de Su Majestad? Las mentiras se pueden convertir en verdades, convirtiendo a la fuerza a un par de enemigos en una pareja hecha en el cielo.

Ai Fei no seas modesta. Ai Fei no le dijo un par de palabras a mi madre real, lo que hizo que su rostro se aclarara, lo que le permitió a Zhen persuadir a mi madre real. ¿Cómo podría Zhen agradecer a Ai Fei?

¡Mientras no tenga que dar mi cuerpo está bien! Xia Yuqing estaba rígida cuando respondió: —Su Majestad solo está siendo cortés. Este es solo el deber de Chen Qie, ¿cómo podría atreverme a reclamar el crédito por mí misma?

—Sin embargo, Ai Fei es muy interesante. Incluso las cosas que salen de la boca de Ai Fei se destacan entre las masas. Ese ‘exteriormente frío pero apasionado por dentro’, no sé de dónde Ai Fei ha escuchado eso. En realidad, ¿Zhen realmente quiere saber qué significa realmente esa palabra?

—Ahahahah ¿exteriormente frío pero apasionado por dentro? Eso es precisamente describir a alguien tan brillante y sabio como Su Majestad. Una frase para el aura abrumadora de un hombre.

—¿Se parece a Zhen? —Feng Tingye se congeló.

—Así es, un hombre como Su Majestad que puede sostener tanto el cielo como la tierra. 

Xia Yuqing habló de manera halagadora, pero quería vomitar por dentro. Así es, el Lord Ultra Seme era la cumbre de ser aparentemente frío pero apasionado por dentro, ¡otra forma de decir bastardo enfermo!

—Entonces, en el corazón de Ai Fei, Zhen es así. Zhen está realmente feliz. Dado que Ai Fei no quiere una recompensa, ¿qué tal esto? Zhen no ha estado en Ai Fei en los últimos días, ¿qué piensas de que Zhen regrese con Ai Fei al palacio Xie Fang?

Xia Yuqing se puso rígida, mirándolo con incredulidad:

—Su Majestad, Chen Qie está embarazada.

—No te preocupes, Zhen no exagerará. El médico imperial dijo que el feto de Ai Fei es estable. El ejercicio adecuado sería beneficioso tanto para Ai Fei como para el feto. ¿Qué? ¿Ai Fei no está feliz?

Sonrie, sonríe… sonríe… —Xia Yuqing forzó una sonrisa desagradable en su rostro, la persona dentro de ella secó las lágrimas que caían. 

Xiang Er, no es que Qing Jiejie no quiera notificarte, ¡pero Qing Jiejie ni siquiera puede protegerse a sí misma! Waahhhhh ~

Debido a que Feng Tingye había previsto esto, había dado vueltas a Xia Yuqing hasta que sus piernas y brazos estaban suaves, incapaces de salir del palacio.

Una vez que Xia Yuqing se recuperó, los asuntos ya habían sido finalizados. Lo que está hecho no se puede deshacer. Lo que quedó fue…

♦ ♦ ♦

—¿Qué? ¿Quién permitió que esta señorita se casara con ese pollo débil? 

Dentro del palacio de los primeros ministros, dentro de la habitación de una dama refinada, una voz resonante estalló gritando. Esto hizo que incluso los sirvientes dentro del palacio levantaran las cejas. Pero, en un segundo, todos se recuperaron y volvieron a sus asuntos.

—Xiang Er, no te emociones. Este matrimonio le fue otorgado por Su Majestad. Si no lo respeta, se considerará que se opone al decreto imperial. Padre puede ver que el príncipe real mayor no es tan malo y escuchó que su carácter es bastante bueno. ¿No te trajo personalmente la última vez? ¿No te agradaba en ese momento? Solo hazlo, no te pongas las cosas difíciles a ti ni a papá, ¿de acuerdo? 

Actualmente, su padre era el primer ministro de derecha. El hermano mayor de la emperatriz viuda, Liu Chengsi, se secó el sudor frío de la frente y habló con seriedad.

—¿A quién le gusta? Ese cuerpo frágil se volaría con solo una ráfaga de viento. ¿Cuál de tus ojos me vio enamorarme de él? ¿No estás muy mal? Padre, ¿estás ciego? Ese zorro que se ríe todo el día de una manera peculiar, ¿qué tan guapo es? ¡Casarme con él, imposible!

—Arpía, ¿quién dices que se ríe de una manera extraña? ¿Quién dices que es un pollo débil? ¿A quién maldices? 

Antes de que Liu Chengsi pudiera siquiera abrir la boca, una voz masculina burlona vino del exterior.

—Enano, ¿quién más podría ser? Cuando no se ríe, se parece a un mono, cuando se ríe, se parece a un mono, además de ti, ¿quién más podría ser? ¿Cómo te atreves a venir, bastardo…?

La cara de Liu Yixiang se estaba volviendo cada vez más desagradable, agarró la taza junto a su cama y se la arrojó a Xia Mingyuan.

Con un estruendo, Xia Minyuan simplemente esquivó por poco la taza que vino volando hacia su cara. La sonrisa en su rostro apenas perduró. 

—Musaraña, caballerosidad se trata de acciones, no de hablar.

—Ah, bueno, ya me has llamado musaraña, así que, ¿qué sentido tiene decir eso? De hecho, ¿cuántas veces lo has dicho? Además, solo soy una mujer pobre, no un caballero suave, toma esto… —Liu Yixiang soltó un bufido frío y luego tomó una taza de té para tirarla.

—¡Sigues tirando cosas! Liu Yixiang no se exceda aquí. Si no fuera por el bien de la alianza de los dos países, ¿crees que este príncipe querría casarse con una persona tan fea, una madre tigre? 

Xia Mingyuan evitó rápidamente el lanzamiento y miró la taza de té rota. Su expresión se volvió inmediatamente negra. No pudo contenerse más, señalando a Liu Yixiang, una vez más comenzó a gritarle.

—¿Feo? ¿Mamá tigre? Bien, entonces es así. Ya que estás encontrando las cosas tan difíciles, ¿por qué no vas con mi primo emperador y rechazas la propuesta de matrimonio? Esta dama aquí es una belleza natural. La cantidad de personas que quieran proponer matrimonio podría hacer cola desde la entrada a la puerta de la ciudad y aun así no sería suficiente espacio. ¡No me importa tener uno menos! Déjame decirte, ¿me menosprecias? ¡Bueno, te estoy menospreciando! Si tienes las agallas, rechaza el matrimonio, de lo contrario…

Xia Mingyuan se burló, interrumpiendo su discurso:

—De lo contrario, ¿qué? ¿Quién te crees que soy? ¿Quieres que este príncipe se vaya? Deja que este príncipe te diga algo. Este príncipe va a luchar hasta el final. ¿Las personas que te persiguen pueden formar una línea desde tu calle hasta la puerta de entrada? Entonces, ¿por qué no veo que te comprometas? En cambio, estás aquí en tus aposentos de dama, solo eres una anciana que nadie quiere.

—¿Quién dices que es una anciana a la que nadie quiere? ¡Bastardo! ¡Simplemente tengo altos estándares y no estoy interesada! —La cara de Liu Yixiang se hundió. Cogió otra taza y continuó tirándola.

—¿Qué, el príncipe señaló tu preocupación y ahora estás enfurecida? ¡Joder, lanza de nuevo! No crea que es la única que puede hacer eso. Este príncipe también es capaz. —Xia Mingyuan evitó la taza que venía hacia él y luego examinó sus alrededores. Sus ojos se centraron en la pequeña taza en una mesa cercana.

—Bastardo, te atreves a intentar arrojarme algo —Liu Yixiang volvió a levantar la voz.

Con un chasquido, la loza siguió rompiéndose sin cesar. Con el apoyo de su YaTou, Liu Yixiang pudo escapar de los fragmentos voladores que llenaban el aire y salir de la cámara de dama.

Pero justo cuando salió del campo de batalla, escuchó algo desde adentro y rápidamente se dio la vuelta debido a la llegada de la voz de un extraño.

—¡Tsk tsk, esto fue tan intenso que toda la mansión estaba temblando! —Al escuchar el intenso ruido y la rotura de artículos, Xia Yuqing chasqueó la lengua.

—Hermana real, no hay problema con el príncipe real mayor. Pero lady Liu… —¡Es intrépida! Xia Mingxi recordó que su hermano real mayor sufrió una fractura y se estremeció.

Tratando de resistir, las mujeres realmente deberían dejarse en manos de esos expertos dominantes. Nosotros, la gente común, no podemos soportarlo. Para los nerds, ¡las chicas tiernas y amables son el camino!

—No es nada, la lesión en la pierna de Xiang Er aún no ha mejorado. La batalla simplemente va a decaer. A lo sumo, terminará con un empate con el príncipe real mayor. 

Xia Yuqing vio la cara de lucha de Xia Mingxi y pensó que estaba molesto por el matrimonio de Xiang Er y el príncipe real mayor. Su corazón tembló cuando sintió emociones de culpa apresurándose hacia ella. Tosiendo ligeramente dos veces, lo agarró por los hombros y le dijo audazmente:

—No tengas el corazón roto. Príncipe real mayor, el tipo que aparentemente es falso con un corazón temerario no le conviene. Escuche a su hermana mayor. En el futuro, la hermana mayor te dará algo que puedas presentar a la gente. Un hombre rico que es amable y te permitirá vivir cómodamente.

La boca de Xia Mingxi se dibujó en una línea recta y luego golpeó a Xia Yuqing:

—Tu cuerpo actual solo tiene dieciocho años. Eres mi ‘hermanita’ real.

Xia Yuqing se congeló, bajó la cabeza para mirarlo y le dio una dura palmada en el hombro:

—Mi edad mental ya está cerca de los treinta, ¡así que no está mal que me llames hermana mayor!

Al ser abofeteado por Xia Yuqing, Xia Mingxi tropezó hacia atrás y casi se cae. Una vez que se estabilizó, Xia Yuqing llegó volando.

Xia Mingxi hizo una pausa, sintiendo de repente algo mal. ¿Xia Yuqing no dijo antes algo sobre ser un hombre rico y gentil? ¡Hombre rico! ¡A este hombre claramente le gustan las chicas tiernas!

El corazón interior de Xia Mingxi estaba lleno de frases de “Hijo de perr*”. Justo cuando quería explicarse, sintió un escalofrío por la espalda. De repente, surgió una premonición ominosa.

En el siguiente segundo, la mano que Xia Yuqing tenía encima de la suya fue envuelta repentinamente por una mano esbelta y justa, y lentamente fue arrastrada.

—¿Eh? —Xia Yuqing se dio la vuelta sospechosamente para verla mirando directamente al rostro sonriente de Feng Tingye

Ai Fei, si empujas al segundo príncipe real, se sentirá incómodo.

Al darse cuenta después del hecho, Xia Yuqing miró hacia atrás para ver la expresión pálida de Xia Mingzi y rápidamente la soltó, disculpándose.

—Segundo príncipe real, ¿estás bien?

Xia Mingxi se obligó a reír:

—Estoy bien, no es nada.

Xia Yuqing asintió con la cabeza. Se dio la vuelta para mirar a Feng Tingye y luego miró a Xia Mingxi. Sus ojos de repente se iluminaron con luz. 

¿El Lord Ultra Seme se siente angustiado por este Uke? ¿Está planeando aprovechar que este seme se desanime por el matrimonio y planea explotar esto? Usando palabras amables para consolarlo, capturará el corazón del uke en un solo movimiento. ¿Puede esta melodramática trama mejorar?

No es de extrañar que Lord Ultra Seme hubiera facilitado el matrimonio de Xiang Er y el príncipe real mayor. ¡Así que esto era lo que estaba planeando! Cuanto más pensaba en ello, más emocionados se volvían sus ojos mientras miraba a Xia Mingxi.

Xia Mingxi no sabía que todos sus movimientos ya se habían desarrollado en mil posibilidades diferentes. Solo sabía que cuando Feng Tingye había agarrado a Xia Yuqing por los hombros, en ese momento sintió que miles de dagas oculares lo apuñalaban…

Mami, este lugar da miedo. ¡El hijo solo quiere irse a casa!

—Su Majestad, ¿por qué ha venido? —Al ver a la gente, Liu Chengsi se distrajo y se apresuró a darles la bienvenida.

—Tío, no necesitas ser formal. Esta es la Ai Fei de Zhen, Consorte Qing.

Liu Chengsi se congeló y levantó la cabeza para mirar a Xia Yuqing y sonrió:

—Este humilde sirviente le da la bienvenida a la Consorte Qing.

—No hay necesidad de ser formal. —Xia Yuqing le devolvió la sonrisa y también lo evaluó en secreto.

Entonces, este es el padre de Xiang Er. Con su apariencia dormida y su equilibrio digno, no se parecía en nada a Xiang Er.

—Su Majestad vino personalmente a visitar…

Feng Tingye sonrió levemente y miró hacia los aposentos de dama de Liu Yixiang:

—Originalmente, Zhen planeaba traer a Ai Fei para que le echara un vistazo a Xiang Er, pero en el camino nos encontramos con los dos príncipes, así que todos nos juntamos. Quién sabía, que una vez que el príncipe real mayor entró en la residencia, escuchó la voz de Xiang Er a la deriva…

—… ¡Qué casualidad!

La cara sonriente de Liu Chengsi se puso rígida. Al escuchar los sonidos ensordecedores del interior, sintió que le dolía el corazón. ¡Su codiciado juego de tazas de té de porcelana azul y blanca ya no existe!

—Tos tos… Por favor, perdone la insolencia de mi hermano real —Xia Yuqing tosió levemente, mirando en silencio hacia Xia Mingyuan.

Corriendo hacia el lugar de otra persona y comenzando a romper sus cosas, hermano real, ¿estás seguro de que no estás borracho? ¿No estás tratando de mantener una imagen de apariencia grandiosa y magnífica? No puede volverse negligente solo porque está a punto de ser su yerno. Ten cuidado o podrías cabrear a tu suegro. ¡Pueden devolver la mercancía debido a una mala evaluación!

—Tos, tos, fue culpa de Xiang Er al principio. No culpes al príncipe real mayor. —Liu Chengsi conocía bien la personalidad de su hija. Sus labios se crisparon y tampoco se atrevió a aceptar la disculpa de Xia Yuqing.

—Tío, el matrimonio de Xiang Er…

—Su Majestad, no se preocupe. Chen definitivamente usará todos sus esfuerzos para persuadir a Xiang Er. Xiang Er, esa niña, aunque es un poco dura, su carácter no es malo y es filial. Definitivamente entendería el esfuerzo de Su Majestad y estaría de acuerdo con el matrimonio.

—Al escuchar las palabras del tío, Zhen se tranquiliza. Xiang Er y el príncipe real mayor, son un hombre talentoso y una mujer hermosa, una pareja ideal. Zhen cree que, con el tiempo, esos dos podrán ser una pareja que todos envidiarán. —Feng Tingye sonrió, pero no dijo más saludos convencionales.

—Agradezco a Su Majestad su bendición.

Mientras los dos hablaban, de repente, escucharon un sonido que rompió el cielo, haciendo que todos sintieran temblores debajo de sus pies. Después, escucharon un rugido:

—Xia Mingyuan, esta anciana no puede existir junto contigo. ¡Hoy va a ser el día de tu muerte!

—Si tienes la habilidad, ven. ¡Este príncipe no cree que no podré domesticar a esta bruja!

¿Podrían estos dos enemigos convertirse en una feliz pareja casada que todos envidiarán?

Preocupada, Xia Yuqing miró el rostro ceniciento de Liu Chengsi, su corazón decía: Se acabó. ¡El primer ministro de derecha quiere reembolsar la mercancía!

Después de mucho tiempo, todos escucharon el gemido de tristeza de Liu Chensi:

—¡El jarrón de porcelana azul y blanco favorito de este anciano!

¿Entonces el primer ministro estaba sufriendo por el jarrón de flores? ¿No debería preocuparse por el futuro de su hija? Entonces, en tu corazón, ¿Xiang Er ni siquiera es comparable a un jarrón de flores?

Xia Yuqing dejó escapar un suspiro, luego miró hacia la cámara de dama no tan distante y llena de ruido. Ella simplemente… no tenía energía para verlo.

Después de ver una gran batalla y seguir a Feng Tingye desde la residencia del primer ministro con gran dificultad, Xia Yuqing no pudo evitar preguntar:

—Su Majestad, Xiang Er y el príncipe real mayor ya han estado luchando durante tanto tiempo y pueden… Parecen llevarse bien. Sin embargo, el primer ministro de derecha parece estar muy tranquilo y sereno. ¿No le preocupa que Xiang Er sea intimidada cuando se case?

Cuando escuchó a la emperatriz viuda mencionar al padre de Liu Yixaing, pensó que sería un personaje difícil de tratar. Sin embargo, inesperadamente… Fue un sujeto tan inusual.

Cuando Feng Tingye escuchó lo que dijo, hizo una pausa y se dio la vuelta para darle una mirada profunda y se rió ligeramente:

—¿Ai Fei realmente quiere saber?

Ella asintió apresuradamente con la cabeza con un rostro expectante, esperando que él pudiera aclarar la confusión.

La comisura de sus labios se levantó y sonrió levemente:

—Entonces, ¿qué planea Ai Fei dar a cambio?

—¿Eh? —Ella se congeló, miró sorprendida su expresión sonriente.

—Si Ai Fei quiere saber algunas cosas que otras personas no saben, entonces, tiene que pagar el precio. Si quieres saber por qué el primer ministro está tan comprometido con este matrimonio, ¿qué planea cambiar Ai Fei por ello?

¡Este tiburón! 

Xia Yuqing le dirigió una mirada feroz, contuvo su ira y volvió la cabeza.

Al ver esto, Feng Tingye sonrió, pero no continuó burlándose de ella más. Aclarándose la garganta, dijo:

—En realidad, no es mucho. Lo que acaba de decir su hermano real mayor no está mal. Xiang Er ya tiene dieciocho años, pero todavía permanece adentro todo el tiempo. Si fuera una chica típica, se habría casado hace mucho tiempo o ya habría tenido algunos hijos.

Volviendo la cabeza para mirar los escalones de la puerta de la casa del primer ministro, continuó riendo:

—Hace dos años, no era como si no hubiera nadie que le proponga matrimonio como dijo Liu Yixiang. Con su estatus y su apariencia, los hombres que le proponían matrimonio eran interminables, casi rompió los escalones de la puerta del primer ministro. Desafortunadamente, todos terminaron mal.

¿Qué? 

Las cejas de Xia Yuqing se levantaron cuando preguntó con curiosidad.

—La primera persona que propuso matrimonio fue el príncipe de la universidad. En ese momento, era famoso por ser un erudito al que le encantaba escribir poemas. Cuando vino a proponerle matrimonio, el tío quería permitirles salir juntos de excursión, por lo que el príncipe la invitó a hacer un viaje en bote. Quién sabía que se encontrarían con un tirano malvado que quería apresar a una mujer a plena luz del día. Al ver esto, Xiang Er inmediatamente quiso defender lo que era correcto y salió volando del bote para abordarlo. La mujer se salvó, pero el erudito, lamentablemente, cayó al agua.

—La segunda persona en proponer fue el hijo menor del tutor imperial. Al principio, el príncipe más joven estaba de muy buen humor llevando a Xiang Er a todas partes para hacer turismo. Al aceptar escalar una montaña juntos, desafortunadamente, se encontraron con una feroz bestia allí. Dependiendo de su fuerza para repeler a la bestia, ella no resultó herida, pero ese príncipe se asustó y, accidentalmente, se resbaló por una ladera casi perdiendo la vida.

—… Encontrar peligros cuando están fuera, eso es solo un accidente, es inevitable…

Antes de que Xia Yuqing pudiera terminar, ya se había dado la vuelta y le había dado una mirada:

—El tercero era el sobrino de un general importante. Aprendiendo de las lecciones pasadas, acordaron reunirse en casa para volar una cometa.

—Xiang Er tiene una casa grande, así que volar una cometa no era gran cosa.

—Después de volar la cometa por un tiempo, un asesino se llegó de repente.

La boca de Xia Yuqing se torció:

—¿Xiang Er ejerció su poder de nuevo?

—No. Esta vez, el sobrino del general quiso hacer una actuación frente a una belleza. Sacando una espada y avanzando, no esperaba que el asesino fuera tan hábil que provocara que él… se rompiera el brazo. Finalmente, fue cuando Xiang Er hizo un movimiento, fue cuando se salvó y el asesino fue rematado.

—La cuarta persona era el sobrino del gobernador provincial de Jiu Men. El quinto era un pariente lejano del tutor imperial. El sexto… y así sucesivamente. Continuó sucediendo en más de una docena de personas. Poco después, nadie más se atrevió a proponer matrimonio.

¡Dios, eso es básicamente como una máquina de invocación de infortunios!

—El tío pensó que debía haber algo traicionero y llevó a Xiang Er al templo. El maestro budista le dijo al tío que la vida de Xiang Er lleva un aura maligna. Una persona normal estaría contaminada por ella y no podría soportarlo. Solo si conoce a alguien que sea más honorable que ella, alguien con un olor similar, con una vida dura, podrá contener su aura siniestra.

—¿Su majestad cree que esta persona es el hermano real mayor de Chen Qie?

Feng Tingye la miró y dijo:

—Al menos tu hermano real mayor es el único en estos últimos años que pudo permanecer al lado de Xiang Er durante tanto tiempo sin que le falte un brazo o una pierna rota. Oh, el primero fue un accidente.

¡¿Cuál de esos hombres no fue un accidente?!

—Espera, ¿Su Majestad lo sabía todo el tiempo?

Feng Tingye levantó la ceja hacia ella como si estuviera diciendo ‘¿Qué crees?’

Xia Yuqing lloró en silencio. 

Entonces, el Lord Ultra Seme ya lo había preparado todo, estaba tramando desde el principio. Una pérdida es una pérdida. Xiang Er, ¡resignate! ¡Jiejie se asegurará de encender una vela!

Xia Yuqing siguió a Feng Tingye de regreso al palacio. No mucho después, Feng Tingye fue llamado por su eunuco personal diciendo que los Da Rens tenían algo que discutir. Aunque Xia Yuqing tenía curiosidad, estaba un poco cansada por el pequeño viaje anterior, además del hecho de que podía decir que, Feng Tingye no quería que se entrometiera, por lo que no lo siguió. En cambio, regresó al palacio Xie Fang. No pensó que una vez que llegara a las puertas vería una cosa portátil como una colina que se escabulle frente a la puerta y se mueve aquí y allá.

Volviéndose para darle a Lu Rui una mirada sospechosa, Lu Rui rápidamente susurró:

Niang Niang, es el general He. Escuché que acaba de regresar a la corte y, por alguna razón, vino corriendo al nuestro inmediatamente después. Parece que ha estado deambulando frente a nuestra puerta durante un buen tiempo.

¿General? Xia Yuqing pensó en encontrarse con ese gran patán en la ceremonia de bienvenida, luego sus ojos brillaron. Ese día en la residencia del Gran Tutor, conoció a este patán y pensó que este idiota era como ella y disfrutaba quedarse en su propia casa, no le gustaba salir. Nunca esperó que él estuviera manejando asuntos.

Reflexionando por un momento, sonrió y comenzó a caminar hacia donde ese tonto estaba explorando. Sin embargo, no quería que nadie informara de su llegada, por lo que se apresuró a correr hacia el hombretón.

—¡Hola! —Xia Yuqing saltó detrás de He Wenzhong y le dio un fuerte golpe en el hombro. Este tipo de fuerza que se encuentra en el cuerpo de una persona típica habría causado que alguien cayera hacia adelante, pero esta vez…

—Oooff…

El papel de la fuerza es mutuo, como se esperaba de las palabras de sabiduría. Xia Yuqing juntó las manos, sintiendo el escozor en su mano derecha. Ella lo miró en su periferia, ¿el cuerpo de este hombre está hecho de roca?

Al escuchar sonidos, He Wenzhong parecía distraído. Luego, sospechosamente, se dio la vuelta para no encontrar a nadie…

—Oye, estamos aquí. 

Xia Yuqing le recordó enojada. ¿Crees que ser alto es tan asombroso? ¡Tener los ojos al mismo nivel que una jirafa hace que sea mucho más fácil ser alcanzado por un rayo!

He Wenzhong hizo una pausa, luego bajó su línea de visión para encontrarse mirando el rostro de Xia Yuqing. De repente, su rostro se puso rojo:

—Yo… no soy…

¿Se puso rojo así? ¡Ni siquiera dije nada todavía!

Tiene la piel tan delgada. Completamente diferente a su imagen alta y fuerte. Qué lástima que exista tal discrepancia. Inesperadamente, pensó que era una especie de… ternura

—Tos, tos …

Tratando con todas sus fuerzas de no apretar a ese gran oso, mantuvo la cara seria y digna:

—General, ha estado rondando la casa de Ben Gong durante mucho tiempo, ¿hay algo que necesite?

De inmediato, su rostro se volvió varios tonos más rojo. Por suerte, el color de su piel era más oscuro, por lo que no era demasiado evidente. Tímidamente, jugó con los dedos y murmuró algo que no se pudo escuchar por completo:

—Yo… yo…

Mientras Xia Yuqing observaba sus tímidos movimientos, todo su cuerpo se estremeció y se le puso la piel de gallina por todas partes. No queriendo lidiar con el dolor de golpear a cierta persona de nuevo, pero, al final de su paciencia, le dio a su cuerpo otra bofetada:

—Yo… yo…. ¿Qué? Si tienes algo que decir, dilo. Si ni siquiera puedes hacer esto, ¿puedes ser considerado un hombre?

Intimidado por Xia Yuqing, todo su cuerpo estaba temblando. Con los ojos bien abiertos, parecía un conejo inofensivo. Fue tan lindo, Xia Yuqing se arrojó sobre él.

Después de una breve conmoción, el rubor se extendió desde su mejilla hasta su cuello. Pero, al contrario de lo que cabría esperar, esta vez, fue capaz de hablar correctamente:

—Yo… vine a ver a Xiao Bai.

—¿Xiao Bai?

Al ver la expresión perdida e ignorante de Xia Yuqing, Lu Rui rápidamente le recordó a la ligera: —Niang Niang, ¿lo olvidaste? Cuando transportaste a Xiao Bai en ese momento, el general He también estaba allí. También, en ese momento, prometiste que él podría ir al palacio cuando pudiese, para visitar a Xiao Bai.

—¿De Verdad? —Por el recordatorio de Lu Rui, Xia Yuqing lentamente pareció recordar que había algo así. 

Xiao Bai era originalmente del hijo menor de un gran perro blanco del palacio frío. Ese gran perro blanco era el tesoro de una concubina imperial en el palacio frío. Cuando esa concubina falleció, el gran perro blanco vivía solo en el palacio. Después de dar a luz a Xiao Bai, murió poco después.

Sin el gran perro blanco alimentándolo, además del hecho de que Xiao Bai era un glotón, cuando estaba hambriento comenzó a seguir un olor a comida. Siguiendo a la sirvienta del palacio que estaba entregando comida, irrumpió en la cocina donde, por casualidad, se encontró con Xia Yuqing. Ella, personalmente, había corrido a la cocina imperial esperando ansiosamente que el sabor se hundiera en la paleta de cerdo Dongpo. Una vez que levantó la tapa…

Una sombra blanca pasó volando. Con un bocado, se mordió una paleta de cerdo y se dio la vuelta para irse. Sorprendida, Xia Yuqing se congeló por un tiempo. Luego, al darse cuenta de que le acababan de robar sus paletas de cerdo, lo persiguió. Choque, bang, bang. Todo el camino hasta la entrada, cuando Xia Yuqing notó una sombra oscura que los cubría. Entonces, el perrito blanco se estrelló de cabeza contra una persona que tenía el estómago rugiendo de hambre y que había corrido a la cocina imperial a comer.

Dos personas, un perro, seis ojos mirándose; formaron una reunión histórica de tres grandes amantes de la comida.  

Después del evento y escuchar sobre los miserables antecedentes de Xiao Bai, el gran tonto estaba lleno de compasión. Tenía muchas ganas de llevar a Xiao Bai de regreso a casa para criarlo. Desafortunadamente, no siempre puedes conseguir lo que deseas. El gran tonto tenía una cara triste mientras gruñía:

—Mi… mi padre no me permite criar mascotas.

Xia Yuqing casi se atragantó y miró al tonto con una mirada comprensiva. Que tu padre no te permita criar una mascota es adecuado. Una persona que está matando enemigos valientemente en el campo de batalla lleno de espíritu asesino, un general lleno de un aura dominante y con una armadura chapada en oro que muestra un poder impresionante; ¡Quién puede imaginarle si tuvieran un lindo perrito blanco en la mano!

Teniendo en cuenta los pros y los contras, Xia Yuqing extendió una mano amiga. Sin dudarlo, acogió al perrito blanco sin hogar. Además, incapaz de ver las lágrimas en el rostro de cierta persona, como si se fueran a despedir para siempre, Xia Yuqing amablemente le ofreció al gran oso la oportunidad de visitar a Xiao Bai cuando quisiera. Pero ella no había pensado que, en un mes, ese tonto realmente aparecería. Xia Yuqing ya casi se había olvidado de todo.

Ahora, recordando el asunto, Xia Yuqing juntó las manos y, de repente, se dio cuenta:

—Así que es eso, estúpido… Oh, eso no está bien. El General está aquí para ver a Xiao Bai.

—En… —He Wenzhong, al ver que Xia Yuqing finalmente lo había recordado, rápidamente asintió con la cabeza en confirmación, su rostro tenía una sonrisa tonta colgando.

Con un giro de sus ojos, de repente tenía una mirada maliciosa e intrigante. Con una risa traviesa, dijo:

—Qué coincidencia. No hace mucho, Lu Rui había llevado a Xiao Bai al hospital. En un momento el sol se pondrá mortal. General. Por favor, siga primero a Ben Gong adentro. Entonces Ben Gong hará que Lu Rui recoja a Xiao Bai.

He Wenzhong asintió con la cabeza, antes de pensar en lo que acababa de decir: —¿El hospital? ¿Xiao Bai está enfermo?

—Eh… no es nada. Debido al cambio de estaciones, Xiao Bai comió demasiado y se dio a sí mismo un malestar estomacal. Ya lo enviaron al hospital y no es nada importante. El General no tiene de qué preocuparse.

—Oh, entonces eso es bueno. 

He Wenzhong asintió tontamente con la cabeza, su rostro tenía una bonita expresión sonriente. Pero muy pronto, ya no podría sonreír.

Estando en el palacio de Xie Fang por un breve momento, antes de que He Wenzhong pudiera calentar su asiento, se escuchó una ráfaga de pasos urgentes.

Niang Niang, Xiao Bai está aquí. 

La voz de Lu Rui se podía escuchar detrás de él. Entonces, He Wenzhong dejó su taza de té caliente y giró la cabeza expectante. Pero cuando vio lo que había detrás de él… Estaba completamente congelado.

Una criatura roja arrugada que parece una rata bebé estaba acurrucada con indiferencia dentro del pecho de Lu Rui. De vez en cuando, al parecer estaba incómodo, bostezaba. Tenía la apariencia de estar medio muerto.

Petrificado por un momento, extendió su dedo para señalar a esa criatura:

—¿Esto… esto es Xiao Bai? ¿Por qué está… calvo?

Xia Yuqing levantó torpemente la cabeza para mirar al cielo y respondió de manera deprimida: —No es nada. Últimamente, hace bastante frío. Entonces, al igual que una serpiente que muda su piel o como una rana que hiberna en el invierno, un perro también necesita mudar su pelaje. Eso es de conocimiento común.

Niang Niang, ¿estás segura de que esta impactante vista es, en realidad… común?

—Pero hace más frío en invierno. Si arroja su pelaje, ¿no se volverá aún más frío?

La expresión sonriente de Xia Yuqing se puso rígida, luego giró la cabeza para mirar a He Wenzhong. ¡Entonces, este tipo no es estúpido más allá de la redención!

—Una vez que muda su pelaje, crecerá un pelaje completamente nuevo. Entonces, sería aún más cálido. —Xia Yuqing respondió.

Niang Niang, ¿crees que Xiao Bai es como un gecko? Si se le cae la cola, ¿podría crecer otra? Es tan obvio que esta torpe mentira se usó para engañar a ese tonto.

—Así que es así. Luego, cuando a Xiao Bai le vuelva a crecer su pelaje, ¿podría Niang Niang hacérmelo saber? Me gustaría ver. 

He Wenzhong creía firmemente en lo que dijo Xia Yuqing sin ninguna duda. Felizmente, mirando a Xiao Bai, se podía ver un rastro de ternura en sus ojos.

Todos allí tenían la barbilla caída al suelo. Después de una gran dificultad para volver a armarlo, todos miraron en silencio hacia el cielo. Bien, este es un tonto estafado.

—Ahahhahaha, no hay problema. 

Ser mirada sinceramente por esos grandes ojos. Xia Yuqing se sintió un poco… culpable. Pero muy rápido, lo tiró al fondo de su mente.

—Ya es cerca de la tarde. Desde que el general ha estado esperando afuera durante tanto tiempo. Probablemente aún no hayas comido por la tarde. ¿Por qué no quedarse atrás y comer con Ben Gong?

Una vez que escuchó que había comida, los ojos de He Wenzhong se iluminaron. En un instante, su rostro se puso rojo de nuevo:

—Eso no sería apropiado.

—No es ningún inconveniente. ¿No es solo una comida? Lu Rui, ve rápidamente a preparar la comida. Quiero las paletas de cerdo Dongpo, ternera hervida en sopa picante, ternera en rodajas y despojos, tiras de cerdo con verduras, pollo kung pao, pescado estofado, camarones longjing, terrina de cerdo y albóndigas de cangrejo estofadas. Además, agregue la pared de salto de Buda, verduras salteadas, ocho patos del tesoro y tortilla envuelta en carne. Para la sopa, quiero sopa de costillas y maíz, sopa agria picante y sopa de bolas de siete estrellas de pescado. No olvide traer fruta y postre para después de la cena. El más importante es el pastel de almendras favorito de Ben Gong.

Xia Yuqing mostró plenamente la habilidad de un entusiasta, recordando el nombre de cada plato. Con solo un respiro, enumeró la pila de platos que habrían hecho que todos babearan de deseo. 

Tal como se esperaba, una vez que terminó de hablar, hubo un evidente sonido de succión de baba. Xia Yuqing cubrió su sonrisa, sus ojos llenos de intrigas.

Lu Rui, conociendo bien a su Niang Niang, sabía que la cantidad de comida que podía ingerir era mucho más que una chica normal. Pero ahora que estaba embarazada, la cantidad de comida que comía por dos era aterradora. Sin mencionar la adición del General, que parece que realmente puede comer. Por lo tanto, Lu Rui no sintió que fuera sorprendente que Xia Yuqing ordenara tanto. Con una leve sonrisa, llevó a algunas personas a la cocina imperial para prepararse.

Después de una hora, una vez que una mesa llena de platos apareció frente a los dos, sus estómagos rugieron de hambre.

—¡La vida de un ermitaño es realmente la mejor!

Tomando la sopa de costillas de Lu Rui, la usó para calentar su estómago. Luego, llamó a la persona que estaba a su lado para cenar, pero la persona detrás de ella había desaparecido hacía mucho tiempo.

—Yi, ¿dónde está?

Empujándola, Lu Rui señaló a la persona no tan lejos, que ya estaba barriendo toda la comida gourmet. Actualmente, estaba extremadamente feliz sosteniendo una paleta de cerdo comiéndola. 

Al ver la actitud imponente que tenía He Wenzhong cuando mordía la paleta de cerdo, respiró frío y suspiró por dentro. Como se esperaba de un entusiasta, cuando hay buena comida frente a uno, no importa la reputación o temperamento superficial se desvanezca. Pero esto facilitó las cosas.

Army
Estos antojos que asustan; En navidad mi papá siempre cuenta el cómo mi mamá se comió 2 pavos y 5 panetones cuando estaba embarazada de mi ( ◑‿◑)ɔ┏🍟--🍔┑٩(^◡^ ) ¡Te quiero mami(っ◔◡◔)っ ❤!


[1] Yi Guan = estación de caballos -> similar a un área de descanso de camiones, pero la gente puede quedarse allí.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *