Escapó otra vez – Capítulo 86: ¡Ben Gong quiere escalar la pared!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Xia Yuqing sonrió siniestramente y comió su comida con calma. Moviendo su cuerpo aquí y allá, pronto se había movido al lado de He Wenzhong. Agarró un trozo de la sabrosa pierna de pollo asado y la agitó frente a He Wenzhong.

Al oler el delicioso olor, de inmediato levantó la cabeza, tomando un descanso de la comida que estaba devorando. Sus ojos siguieron la pierna de pollo mientras se movía adelante y atrás frente a él.

—General, esta pierna de pollo es la receta secreta del maestro de la cocina imperial que él mismo creó. ¿No huele delicioso?

Los ojos de He Wenzhong se iluminaron y asintió vigorosamente con la cabeza.

Xia Yuqing se alegró cada vez más:

—¿Quiere comerla?

He Wenzhong hizo una pausa, luego, una vez más, asintió con la cabeza ferozmente. 

—Pero, general, en este mundo no existen las comidas gratis. Si el general quiere comérla, ¿no debería darle alguna ganancia a Ben Gong?

—¿Ganancia?

He Wenzhong se sorprendió mientras miraba a Xia Yuqing, incluso dejando de masticar por un momento. 

—Por supuesto, ¿podría ser que el general quiera renegar de la deuda? —Xia Yuqing enarcó las cejas.

He Wenzhong todavía estaba asustado. Después de mucho tiempo, sacó las palabras:

—¿Qué beneficio quiere Niang Niang?

—No es mucho. Ben Gong solo tiene curiosidad, ya que el general ha dejado la capital durante tanto tiempo, ¿a dónde ha ido? Desde que Ben Gong era joven, Ben Gong ha residido en las profundidades del palacio. Después de llegar al reino Ye, rara vez salgo también. Dado que el general está viajando, debe haber visto algunos asuntos divertidos, ¿verdad? Por ejemplo, ¿cuándo planea el emperador del reino Xue dar la bienvenida a Xiao Yuan Er?

Plaf….

La paleta de cerdo que sostenía He Wenzhong cayó al suelo.

Niang Niang, ¿cómo supiste que había ido al reino Xue para ver al emperador?

—¿Entonces es verdad? Ben Gong acaba de hacer una suposición afortunada, ¡qué suerte que lo hice bien! Ben Gong realmente tiene talento y es excepcionalmente inteligente. 

Xia Yuqing gritó sorprendida, su astuta apariencia se reveló. Si no fuera por el hecho de que todavía estaba en medio de su plan, probablemente, se habría puesto las manos en las caderas para presumir.

Niang Niang, ¿no puedes ser un poco reservada? ¿No ves que el General He está a punto de romperse y llorar por tu culpa?

Mirando a Xia Yuqing con ojos llorosos, tenía una cara que quería llorar, pero no podía. Xia Yuqing, que se sintió un poco mal, tosió vergonzosamente dos veces y extendió la pierna de pollo que tenía en la mano, riendo con picardía:

—Está bien, se considera que esa es una que adiviné correctamente. Ahora, solo tienes que decirme cuándo el reino Xue quiere recibir a Yuan Er. Si me lo dices, descartaremos todas las cosas que acabas de comer e incluso podrás terminar todos los platos aquí sin excepción.

He Wenzhong quería llorar aún más:

—No puedo… hablar.

—¿No puedes hablar? —Xia Yuqing enarcó las cejas mientras repetía sus palabras.

—Su majestad dijo que no se puede hablar de este asunto.

—¿De verdad? —Xia Yuqing tosió ligeramente. —Como el general no puede hablar, Ben Gong no te obligará. 

He Wenzhong no esperaba que Xia Yuqing dijera palabras tan bonitas. Entonces, justo cuando estaba a punto de dejar escapar un suspiro de alivio y levantar la cabeza para emitir su habitual risa estúpida, escuchó las siguientes palabras de Xia Yuqing:

—Supongo que no tenemos otra opción. Lu Rui, agarra el ábaco.

—¿Para qué necesitamos el ábaco?

Xia Yuqing volvió la cabeza para mirar a He Wenzhong:

—Bueno, para calcular la deuda, por supuesto.

—¿Calcular la deuda?

Inmediatamente, los ojos de He Wenzhong se volvieron tan grandes como una campana.

—Correcto. Justo ahora el general comió Fu Qi Fei Pian de Ben Gong, Yu Xiang Rou Si, pollo kung pao, xi hu cu yu y dong po zhou zi. Ah, claro, esa pierna de pollo también cuenta.

—¿Por qué cuenta la pierna de pollo? Yo … ni siquiera me lo comí. 

He Wenzhong refutó débilmente.

—Aunque no lo comiste, lo oliste.

¡He Wenzhong se atragantó! 

—La suma de los ingredientes de estos platos es de cincuenta liang. Pero los precios dentro del palacio son cien veces más altos. También tenemos que sumar los salarios de los chefs, el equipo para todos los platos y la mano de obra que Lu Rui y ellos tuvieron que usar para traerlos, sin mencionar la leña para cocinar. Como podríamos ser contados como amigos, Ben Gong te dará un descuento del 20% y también eliminará los números impares y hará que sean 8000 liang.

—Ocho…. ¿Ocho mil liang?

He Wenzhong casi se desmaya, incapaz de creer lo que acaba de escuchar. Señalando a Xia Yuqing y temblando:

—¡Esto es… un robo!

—Así es, Ben Gong te está robando. Si tiene la habilidad, escupa todo lo que acaba de comer además de restaurarlo a su estado original. De lo contrario, tendrá que pagar por la comida que acaba de comer, es algo natural.

—Pero no tengo dinero. 

He Wenzhong tenía lágrimas corriendo por sus mejillas. Acababa de regresar del exterior, desde el principio no tenía dinero en absoluto. ¡El actual él, era básicamente un inútil sin un centavo!

—¿Sin dinero? Está bien, quédate aquí y trabaja. Ah, deja que Ben Gong calcule. 

Xia Yuqing se frotó las cejas y luego se dio la vuelta para hacerle una pregunta a Lu Rui:

—Lu Rui, ¿cuál es tu salario por un día dentro del palacio?

Lu Rui miró fijamente, luego se recuperó y sonrió:

—Reportando a Niang Niang, el salario de Nu Bi se retira mensualmente. Los mayores de Ya Tou que sirven a Niang Niang como Nu Bi y Cui Er Jiejie reciben 5 liang al mes. Un rango más bajo, los Ya Tou recibirían tres liang durante un mes. Mientras que el pequeño Ya Tou que acaba de llegar recibe un liang al mes.

—Bueno, si ese es el caso, con el estatus de General He respetado, entonces basado en el salario de Lu Rui además de algunas bonificaciones adicionales. Hmmm, entonces debería recibir diez liang al mes. Ok, si este es el caso, 8000 liang dividido por diez es 8–. Un año tiene doce meses. 800 dividido por 12 son 66 años y 8 meses. Ben Gong se librará del extra final. Entonces, teniendo todo en cuenta, serán 66 años. 

—Seis seis, qué buen número. En otras palabras, el general He servirá a Ben Gong durante sesenta y seis años para pagar esta deuda.

Después de chillar durante mucho tiempo, la personita dentro del corazón de Xia Yuqing se detuvo. Incapaz de resistirse a presionar hacia el costado de He Wenzhong, sonrió y preguntó: —¿Le gusta cocinar al general He?

—YO…. Supongo. Si no cocino, me moriré de hambre y hasta me pegará mi madre. ¡Sin mencionar cocinar, conseguiría algo delicioso!

—¿Te gusta hacer las tareas del hogar?

—¿Tareas del hogar? ¿Qué son las tareas del hogar? Preguntó confusamente Wenzhong.

—Poner en orden la habitación, la ropa y demás.

—Supongo….

Su educación familiar fue estricta. Si no se arreglaba él mismo, su padre lo golpearía.

Los ojos de Xia Yuqing brillaron una vez más:

—¿Entonces te gusta cuidar a la gente?

—Um, eso creo.

Su Madre había dicho que debes tener un corazón abierto y estar dispuesto a ayudar a los demás.

—Está bien, última pregunta. ¿Al general le gustan los animales pequeños?

—¡Los amo!

Los animales pequeños y esponjosos como Xiao Bai son especialmente adorables. 

Los ojos de Xia Yuqing ardían en este punto cuando agarró la mano de He Wenzhong y gritó sorprendida:

—Mi esposa perfecta.

—…

—¡No, mi esposa perfecta!

—…

—Eso todavía me parece mal, mi amado hermano.

—…

—Todo suena raro. No importa. General He, Ben Gong tiene algo que decirte.

Niang Niang, por favor, habla. 

He Wenzhong tenía todos los pelos de su cuerpo erguidos mientras temblaba de miedo. Al mirar a Xia Yuqing, pudo sentir que algo desagradable iba a suceder. 

Ben Gong puede ver que a Xiao Bai probablemente no le volverá a crecer pelo durante los próximos días. Como el general He ama tanto a los animales pequeños, Ben Gong recordó que el segundo hermano mayor de Ben Gong acaba de recibir un adorable conejito. Dado que el general He ama tanto a las pequeñas criaturas esponjosas, ¿por qué no vas al lugar del segundo hermano mayor de Ben Gong para buscarlo? Le prometo que no lo defraudará, general He.

—¿No será un poco intrusivo y grosero?

Al enterarse del conejito, He Wenzhong, inmediatamente, arrojó su guardia a la parte posterior de su cabeza. Además, por su inocencia y por su actitud de un poco antes, se sintió un poco avergonzado.

—¡Por supuesto que no! En ese momento, el General He solo necesita hacerles saber que Ben Gong te envió y todo estará bien.

Con su dulce charla, Xia Yuqing convenció a He Wenzhong de que abandonara el palacio Xie Fang y se dirigiera al patio Yi Guan.

Al ver su espalda partir, Xia Yuqing actuó mientras pellizcaba su pañuelo. Enjugándose las lágrimas que no existían en el rabillo de sus ojos, dijo entre lágrimas:

—Ahora que el hijo ha crecido, mamá no puede evitarlo. Pero esto es bueno, al menos ha resuelto la preocupación de Ben Gong. ¡Este niño honesto, vendido, pero todavía ayuda a esas personas a contar el dinero! Espero que estos dos tontos se apoyen mutuamente y, de alguna manera, se vuelvan un poco más inteligentes.

Niang Niang, ¿qué estás planeando? ¿Por qué Nu Cai se siente tan aterrorizada? Además, ¿reunir a los tontos no los hará aún más estúpidos? Naing Naing, ¿no estás empujando al general por un agujero?

—Lu Rui, sigue a Ben Gong para dar un paseo hasta el palacio Qian Qing.

Lu Rui hizo una pausa:

Niang Niang, ¿acabas de regresar y ahora quieres salir de nuevo? ¿Es para ver a Su Majestad

—En.

Xia Yuqing tenía un hilo de astucia en su ojo. 

—Vamos a ir a ver a Su Majestad y buscar a alguien.

♦ ♦ ♦

Trayendo a Lu Rui, Xia Yuqing avanzó grandiosamente hacia adelante. Casualmente, se topó con Leng Ruofeng y Shao Zitong mientras salían:

Niang Niang.

—¿Los dos Da Ren acaban de venir de adentro? 

Ya adivinando qué se habían reunido los tres para hablar, Xia Yuqing continuó haciendo la pregunta para la que ya sabía la respuesta.

—En, ¿Niang Niang vino a ver a Su Majestad? Su Majestad se encuentra actualmente dentro de la cámara interior descansando. Niang Niang puede entrar ahora.

Xia Yuqing asintió con la cabeza, luego vio a los dos y habló de nuevo:

Ben Gong pudo ver que ustedes dos permanecen juntos. ¿Están saliendo juntos del palacio?

—En, Chen se estaba preparando para visitar al Gran Tutor con Cheng Xiang[1]

Shao Zitong alzó las cejas mientras sus labios se levantaban ligeramente. Sin embargo, el rabillo del ojo parece revelar alguna intriga.

Al ver esto, Xia Yuqing reaccionó por instinto y retrocedió dos pasos. ¡Parece que este Shand Shu no solo está pensando en visitar a la persona enferma! Silenciosamente, encendió una vela para el Gran Tutor:

—Ayuda a Ben Gong a enviar sus saludos al Gran Tutor.

—Está bien, entonces Chen se irá primero.

Siguiendo a los invitados que se iban, Xia Yuqing entró sin prisa en el palacio Qian Qing.

Al escuchar algunos sonidos, las cejas de Feng Tingye se juntaron. Al ver que nadie afuera anunció al visitante y solo les permitió entrar, se sintió un poco disgustado. Pero al levantar la cabeza para ver al visitante se sorprendió un poco.

—¿Por qué vino Ai Fei?

Feng Tingye miró la figura de Xia Yuqing mientras caminaba tranquilamente. Sonriendo levemente, dijo:

—¿Podría ser que Ai Fei ya extraña a Zhen después de separarse por ese corto tiempo?

Con un resbalón de sus pies, Xia Yuqing casi se cae. La sonrisa en su rostro se volvió rígida:

—Su Majestad está pensando demasiado.

—Oh, ¿ese no es el caso? Entonces, la razón por la que Ai Fei está aquí es porque…

Xia Yuqing tosió levemente y trató con todas sus fuerzas de parecer seria:

Chen Qie vino a hablar con Su Majestad sobre alguien.

—¿Hablar de alguien? —Los ojos de Feng Tingye se agitaron. Poniéndose de pie, avanzó hacia Xia Yuqing: —Ai Fei, ¿de quién quieres hablar con Zhen?

Sintiéndose un poco incómoda bajo la mirada de Feng Tingye, bajó la cabeza y respiró hondo antes de decir:

—¿No fue hace unos días? Su Majestad mencionó que enviaría a alguien al Reino Xue para negociar con el Rey. sobre cómo manejar a Yuan Er. Chen Qie había escuchado que el Rey Xue no reconocería a Yuan Er y, además, no se estaba preparando para que regresara…

—¿De dónde escuchó Ai Fei esta noticia?

Los ojos de Feng Tingye se entrecerraron con un aspecto algo peligroso.

Xia Yuqing tragó saliva con gran dificultad:

—Eso es algo de lo que Su Majestad no tiene que preocuparse. Chen Qie solo había venido aquí para hablar con Su Majestad. Si Su Majestad no ha decidido cómo tratar con Yuan Er, ¿qué tal si se la entrega a Chen Qie?

—¿Ai Fei la quiere? — Se podía ver sorpresa en los ojos de Feng Tingye. —Si se la entrego a Ai Fei, ¿qué planea hacer para tratar con ella? Tortura o… 

Las cejas de Xia Yuqing temblaron:

—Su Majestad, ha pensado demasiado en las cosas. Chen Qie solo quiere que ella venga, nada más

—¿Venir, aquí?

Feng Tingye murmuró para sí mismo, luego miró a Xia Yuqing y dijo:

—Entonces, habla

—Um, ¿hablar de qué?

Xia Yuqing estaba completamente confundida mientras miraba a Feng Tingye.

Feng Tingye se rió y se acercó a Xia Yuqing y dijo:

—Por supuesto, la razón por la que Zhen debería entregar a esa joven asesina a Ai Fei para que la maneje. Ai Fei, por favor, no lo olvides, esa joven asesina no solo intentó asesinarte, sino que también intentó asesinar a Zhen. Si simplemente vienes a Zhen y le pides que te la entregue, ¿no deberías darle a Zhen una razón convincente? Entonces, habla.

Hablar… ¿Hablar de qué? Te cuento cómo me interesé en el producto de especialidad de su casa, la píldora San Xiao Xiao Yao, así que quería llevarla para tener una distribución ilimitada a largo plazo que usaré para cuidar de ti, animal inmoral. ¿De verdad crees que expondría este secreto comercial clasificado?

La cara de Xia Yuqing se puso rígida y luego retrocedió silenciosamente unos pasos. Torciendo el pañuelo hizo una hermosa cara triste:

Chen Qie escuchó que Yuan Er era alguien como Chen Qie, una princesa que no era atesorada por el palacio y que fue intimidada desde joven. Pensando en ello, este asesinato, probablemente, no fue idea suya. Ahora que el asesinato ha fracasado y su padre no está dispuesto a salvarla e incluso la está golpeando mientras está en el suelo, sentenciándola a muerte, Chen Qie no puede evitar simpatizar. Dado que colocarla en cualquier otro lugar sería problemático, ¿por qué no dejarla con Chen Qie? El cielo es virtuoso, sin mencionar que Chen Qie está embarazada. Todos estos intentos de asesinato y muertes serían perjudiciales para nuestra virtud. Entonces, incluso si Su Majestad no le da cara a Chen Qie, debes darle la cara a tu hijo y perdonar a Yuan Er.

Ese largo diálogo podría considerarse como toda la tinta de su mente exprimida con excepción. 

Si el Ultra Seme aún no me suelta, ¡entonces lloraré para que lo veas!

Feng Tingye la miró profundamente y sonrió profundamente:

—Debe ser difícil para Ai Fei compadecerse del destino de los demás y ser tan compasiva.

Los ojos de Xia Yuqing se iluminaron cuando escuchó lo que se dijo y rápidamente asintió con la cabeza. Por lo tanto, ¡debe entregar rápidamente a la persona!

—Sin embargo, Ai Fei, también lo mencionaste antes. Actualmente está embarazada. Esa Ya Tou sigue siendo alguien que todavía ha intentado asesinarte. Como Ai Fei no puede soportar más asesinos, Zhen puede liberarla fuera del palacio y seguir su curso. De esta manera no tendremos que molestar a Ai Fei.

—Ugh… 

Xia Yuqing no esperaba que las cosas salieran así. Con la mirada perdida, sus ojos miraron a Feng Tingye con incredulidad y rápidamente bloquearon su idea:

—Espera, no podemos liberarla fuera del palacio.

Ai Fei, ¿por qué es ese el caso?

La figura de Feng Tingye se detuvo, luego giró la cabeza para mirar a Xia Yuqing con anticipación.

Xia Yuqing respiró hondo, sin importar a qué no estuviera dispuesta a renunciar. Enarcando las cejas, luego sonrió:

Chen Qie solo pensó que, dado que Yuan Er ha sido expuesta si simplemente la soltamos, me temo que, si los ministros se enteran de este problema, entonces, todas esas malas personas dentro de la capital definitivamente no la dejarán ir. Sin nadie en quien confiar para vivir sola en el reino Ye, sería difícil para ella escapar de la muerte. Si vamos a salvar a alguien, ¿no deberíamos ir hasta el final y ayudarla? ¿No puedes esperar que nos quedemos mirando sin comprender mientras camina hacia su propia muerte? Entonces, ¿la compasión de Chen Qie no sería un desperdicio?

Feng Tingye no respondió de inmediato. Más bien, se quedó mirando la cara sonriente de Xia Yuqing durante un largo rato hasta que esa expresión sonriente parecía que se iba a desmoronar, así que se rió suavemente. Acercándose a su oído, le susurró:

—Hoy, Zhen se dio cuenta de que el pequeño cerebro de Ai Fei, en realidad, podía contener tantas cosas. Esto realmente ha asombrado a Zhen.

Oye oye… Ultra Seme, ¿cómo pudiste comenzar a lanzar ataques personales? ¿Estás diciendo que, a tus ojos, siempre fui una persona con grandes tetas, sin cerebro? No, la primera vez que nos conocimos, Ultra Seme Lord claramente la evitó…. ¡Así que Ultra Seme Lord claramente pensó que ella era topless y no tenía cerebro!

Ultra Seme Lord, ¿cómo puedes ser tan quisquilloso y disfrutar tanto jugando?

—Obteniendo el reconocimiento de Su Majestad, Chen Qie realmente … no merece sus elogios. —Xia Yuqing apretó los dientes mientras respondía.

Feng Tingye miró a Xia Yuqing con el pelo levantado, el estado de ánimo no era demasiado bueno, pero …

Zhen está realmente reconfortado por el hecho de que Ai Fei es tan virtuosa. Lo único es que Ai Fei se preocupa tanto por esa pequeña asesina y ayudarla a pensar tanto, esto hace que Zhen se preocupe… ¿Ai Fei y esa asesina tienen algún secreto oculto?

Xia Yuqing se puso rígida, miró la mirada penetrante de Feng Tingye y forzó una sonrisa: —Su Majestad está pensando demasiado en las cosas. Chen Qie y Yuan Er nunca se habían conocido antes, ¿cómo podríamos tener un secreto oculto?

¿No dijeron que las mujeres tienen un sexto sentido? ¿Por qué el Ultra Seme Lord también lo tiene? ¡Esto es irracional!

—¿De Verdad?

Feng Tingye se acercó a Xia Yuqing. Carente de confianza, rápidamente retrocedió unos pasos. Luego, una luz brilló en los ojos de Feng Tingye y pasó:

—Dado que esto es así, seguiremos las palabras de Zhen y…

—¡No!

Xia Yuqing gritó en voz alta, lo que la hizo recibir la mirada ardiente de Feng Tingye. Xia Yuqing parecía hablar como un cristal roto:

—No me importa, si decides despedir a Yuan Er yo me quedaré atrapada en el palacio sola, si no me encuentras una compañera, llevaré a mi hijo a unirse a Yuan Er para irnos juntos.

La cara de Feng Tingye cambió por completo cuando gritó con frialdad:

—¡Te atreves!

—¡Mira y ve si me atrevo! Si me obligas, traeré esta pelota… oh no, me refiero a un niño y escalaré las paredes y tendré una aventura.

—¿Tener una aventura?

La ira de Feng Tingye fue completamente extinguida por la imaginación de Xia Yuqing. Sin saber si reír o llorar, miró el cuerpo de Xia Yuqing. 

Ai Fei, ¿estás segura de que a esa… altura, podrías escalar los muros del palacio?

Fue como si las rodillas de Xia Yuqing fueran golpeadas por una flecha, lo que la hizo casi inclinarse ante Feng Tingye. Levantando la cabeza, miró a Feng Tingye. ¿Otro ataque personal? ¿No era un poco más baja de lo normal? ¡Cómo se atreve a burlarse de que ella ni siquiera pueda escalar los muros del palacio!

Al ser fulminado por los ojos quejumbrosos de Xia Yuqing, Feng Tingye decidió renunciar mientras estaba por delante. Descarrilar a la Ya Tou, si se ve obligada, quién sabe qué tipo de cosas universalmente impactantes podría hacer.

—En realidad, Ai Fei, si realmente quieres a la asesina, no es como si fuera imposible.

Xia Yuqing miró expectante a Feng Tingye. La boca de Feng Tingye se elevó en una sonrisa astuta:

—En este mundo, no existe tal cosa como una comida gratis. Si Ai Fei quiere a la persona, seguramente habrá que pagar un precio.

¿Por qué esas palabras suenan tan familiares? Sí, ¿no eran esas palabras exactamente la misma excusa que le había dicho a He Wenzhong? Como era de esperar, engaña a otros y algún día serás engañado. ¡La gente del pasado no me ha mentido!

—Qué tipo de precio… ¿quiere Su Majestad del cuerpo de Chen Qie

—Lo que Zhen quiere, ¿no debería saberlo Ai Fei? Lo que discutimos la última vez…

—¿Esa cosa? 

Xia Yuqing miró con recelo la ambigüedad de Feng Tingye. De repente, recordando esa cosa, su rostro se puso completamente rojo. En un instante, se extendió hasta su cuello.

—Eso… que… El médico imperial dijo, Chen Qie actualmente está embarazada. No es adecuado… No es apropiado… —Una noche, siete veces, ¡olvídalo! 

—No se preocupe, no se sienta ansiosa. Mientras Ai Fei asienta con la cabeza, primero podemos llevar un registro de ello. ¡Más adelante podrás devolverlo poco a poco! —Una sonrisa de satisfacción flotó en el rostro de Feng Tingye y provocó que a la gente se pusiera los pelos de punta.

Xia Yuqing comenzó a emocionarse. Ultra Seme Lord, estamos de acuerdo en que eres noble y magnífico. Estamos de acuerdo en que estás dominando al máximo. Pero quién diría que podrías parecer un completo libertino, ¡ni siquiera puedo mirarte!

¡Oh, el mundo se ha derrumbado!

Ai Fei, ¿qué piensas?

Feng Tingye miró el rostro distorsionado de Xia Yuqing, sus ojos brillaban de felicidad mientras le recordaba a Xia Yuqing que tomara una decisión.

Xia Yuqing miró el hermoso rostro de Feng Tingye y respondió impotente:

—Mientras Su Majestad esté dispuesto a darle Yuan Er a Chen Qie, todo será como Su Majestad declaró.

Por el bien de la estrategia de contraataque, no importa qué, ella no puede asustarse por un pequeño hipo. Una vez que finalmente consiga lo que quiere, en ese momento… Él, él, solo espera y verás.

Feng Tingye, al ver un hilo de luz destellar a través de los ojos de Xia Yuqing, dijo:

—Entonces, Ai Fei, primero calculemos tu interés.

¡¿Interés?! La sonrisa de Xia Yuqing se congeló, la incredulidad se dibujaba en su rostro. Dentro de su mente estaba aullando de dolor. Oh Dios, ¿no puedes tener una nueva idea? ¡Esta persona va a ser interpretada a muerte por ti!

Actualmente, Xia Yuqing se encontraba en el abismo del sufrimiento, incapaz de liberarse. En cuanto a He Wenzhong, también estaba en una forma terrible.

♦ ♦ ♦

—Este… Gongzi, ¿has venido por algún asunto importante? —El joven guardia que vigilaba fuera del Yi Guan no pudo evitar preguntar.

—N… N… No.

He Wenzhong no esperaba que alguien tomara la iniciativa de conversar con él, así que, de inmediato, se puso un poco nervioso.

No, no, entonces, ¿por qué estarías fuera del Yi Guan durante media hora? El joven guardia miró con recelo a He Wenzhong.

Sin embargo, He Wenzhong no se dio cuenta, respiró hondo y dijo:

—Eso… eso, fue Consorte Qing quien me dijo que viniera… a buscar al segundo príncipe real de su hogar

—¿Consorte Qing? ¿La joven princesa? 

El joven guardia era parte del grupo que había viajado con Xia Mingyuan. Naturalmente, sabría que Consorte Qing era su joven princesa. Además, ha sabido que desde que llegaron al Reino Ye, el segundo príncipe real y la joven princesa han tenido intercambios secretos. Por lo tanto, al escuchar a esta persona decir que fue enviado por la joven princesa, de inmediato, sin importarle el extraño comportamiento anterior de He Wenzhong, se rió con una pequeña sonrisa:

—Así que es la joven princesa. Gong Zi, sígueme.

He Wenzhong no pensó que sería tan simple. De inmediato, se convenció aún más de que Xia Yuqing no le había mentido. Sintiéndose avergonzado, se rascó la cabeza, asintió honestamente y se apresuró a seguir al joven guardia.

—Xiao Si, ¿no estabas al acecho afuera, por qué volviste corriendo? Esta persona es…

El joven guardia solo había dado unos pasos antes de que se pudiera escuchar una llamada desde adentro.

He Wenzhong siguió el sonido para mirar y vio a un joven delgado con el mismo atuendo que el guardia acercándose. 

—Hermano Hu Wei[2], eres tú. Esta persona es alguien que la joven princesa había enviado a buscar al segundo príncipe real. Estaba a punto de llevarlo adentro. ¿Por qué estás aquí? Podría ser…

El llamado Xiao Si parecía haber recordado algo y su expresión se volvió algo extraña de inmediato.

—Es exactamente eso, la señorita Liu había venido corriendo, causando un alboroto de nuevo. Esa joven es realmente inesperada, pero el príncipe real mayor simplemente no la deja ir. Ni siquiera se han casado todavía y ya están discutiendo así. ¿Cómo podrán tener paz una vez que se casen?

—Hermano Hu Wei, no lo entiendes. Antes de que los ancianos de la aldea dicen que algunas personas desarrollan una relación más fuerte cuanto más intensamente discuten.

Ese hermano Hu Wei se sintió un poco incómodo:

—Pero eso también debería venir con moderación. No debería pasar que cada vez que discutan, casi derrumben la casa. Desde que el Emperador Ye otorgó el matrimonio, ¿cuándo nuestra residencia ha sido pacífica?

—… Es verdad.

Los dos guardaespaldas hablaban animadamente. Al escucharlo, He Wenzhong estaba completamente confundido, pero antes de que pudiera hacer preguntas, pudo escuchar un aullido muy familiar:

—Xia Mingyuan, si tienes la habilidad, no corras.

—Si no corro, ¿se supone que debo esperar a que me golpees? Este príncipe no es estúpido. Musaraña, ya he dicho que no seas física.

—Todo es justo en la guerra, ¿has oído hablar de eso antes y dices que eres miembro de la casa real? Pero esto tiene sentido, tú, frágil gallina, con tu piel suave, probablemente, nunca te involucrarías en el campo de batalla. Por lo tanto, es probable que no te importó el libro sobre artes de la guerra. ¡Toma esto!

—Oye, no olvides eso la última vez. ¿Quién fue el que te sacó del palacio? ¿Estás mordiendo la mano que te ayudó?

—¿Todavía te atreves a hablar? ¡Toma esto!

—Xiang Er…

Al escuchar sonidos de actividad, Liu Yixiang giró la cabeza para enfrentar directamente la cara en blanco de He Wenzhong. Aturdido por un momento.

—Eh, ¿para qué estás aquí?

—Yo… yo… La consorte Qing me dijo que viniera aquí para ver el conejito del segundo príncipe real.

—Como era costumbre, He Wenzhong se rascó la cabeza y explicó en voz baja la razón por la que había venido.

—¿Conejito? ¿Qué conejito está criando el segundo príncipe real? —Liu Yixiang se volvió para preguntar con sospecha a los dos guardaespaldas que aún estaban congelados.

Los dos se miraron el uno al otro y sacudieron sus rígidos cuellos. Liu Yixiang detuvo su movimiento, se tocó la barbilla y reflexionó por un momento. Entonces, sus ojos se iluminaron pareciendo entender algo. Luego, lanzó una sonrisa siniestra:

—¡Así que es así!

—Oye, Musaraña, ¿por qué estás distraída? ¡Mira tú estúpida expresión!

—Eres estúpido, toda tu familia es estúpida. 

En un segundo, Liu Yixiang volvió a levantarse el cabello. Levantando el palo, una vez más fue a perseguir a Xia Mingyuan.

—Xiang Er… —He Wenzhong llamó débilmente.

—Tengo algo con lo que estoy ocupada. Espera hasta que atrape a ese pollo débil primero.

—Quieres atrapar a este príncipe real, no tienes la habilidad. —Xia Mingyuan se burló.

Los dos guardias observaron con expresiones estupefactas mientras veían a su respetado príncipe real mayor ser perseguido por cierta persona. Por un lado, la estaba evadiendo mientras que por otro la atacaba con obscenidades. Era como si estuviera tratando de provocar su propia destrucción…

—No más peleas, por favor para. Lady Liu, hermano mayor real. Vean como este hermano pequeño les está rogando, ¡por favor dejen de pelear! ¡Ya has luchado durante tanto tiempo, que si continúas con esto por más tiempo, la habitación se derrumbará y tendremos que dormir afuera!

Xia Mingxi, al recibir la noticia y apresurarse para ver a esos dos pelear nuevamente, en un momento de impulsividad, corrió directamente al campo de batalla.

—Hermano real, ¿por qué has venido? No seas un estorbo y vete. Si no soluciono a esta fierecilla hoy, este príncipe no se detendrá. —Xia Mingyuan miró a Xia Mingxi, quien se sumergió en este lío con gran ambición en sus palabras.

—¡Ordenarme, te refieres al revés! —Liu Yixiang resopló con frialdad y empujó directamente a Xia Mingxi que estaba en el camino, —Realmente, eres un obstáculo, idiota. Aquí está tu pequeño conejo, cógelo.

Xia Mingxi no esperaba que Liu Yixiang tuviera tanta fuerza. Con solo un empujón salió volando como un trompo y pudo sentir claramente que su hermoso rostro aterrizaba en algo muy duro, casi rompiéndole su nariz larga y recta.

—¿Qué es esto? —Xia Mingxi se masajeó la nariz magullada y levantó la cabeza lentamente para mirar… directamente a la mirada preocupada de He Wenzhong.

—…

—…

Dos pares de ojos mirándose, dos personas incapaces de hablar, luego… 

—¡¿Ah, ha venido un gran oso negro?! ¡Sálvame, sálvame! Guardaespaldas, vengan a protegerme —El cuerpo de Xia Mingxi tembló y sus piernas se debilitaron mientras gritaba. —Negro… Oso negro…

En un momento, cierto alguien pudo escuchar su propio corazón… Romperse en pedazos.

Con sus grandes ojos redondos abiertos de par en par, posteriormente, las lágrimas comenzaron a brotar hacia adelante. Antes de que nadie pudiera reaccionar, se cubrió la cara con las manos y salió corriendo de Yi Guan:

—Boo hoo hoo …

El conejito lo ha llamado oso negro… Un oso negro… Un oso negro…

—…

¿En este momento el que debería estar llorando por estar asustado no denería ser yo? 

El actual Xia Mingxi, que aún no se había recuperado de sus lesiones en las piernas.

—…

¡Así que incluso un guerrero fuerte podría llorar tan fácilmente! Los guardias estaban desconcertados

—…

—¿Qué le pasa a ese idiota? ¿Fue provocado? —Xia Mingyuan, quien estaba asustado por los fuertes guerreros, se apresuró a irse.

Liu Yixiang, quien sabía muy bien que cierta persona tenía un corazón completamente diferente a su apariencia exterior… Después de un breve período de quietud mortal, Liu Yixiang tosió avergonzada:

—Bueno, terminamos con esto por hoy. Voy a salir primero. Vendré por tu deuda en otro momento. —Antes de esperar a que alguien más respondiera, ya había abandonado la escena con un estrépito.

Xia Mingyuan hizo una pausa y luego giró la cabeza para mirar a los demás, levantó las cejas y preguntó:

—¿Qué pasó antes?

—Reportando a Su Majestad, justo ahora… No pasó nada, no pasó nada en absoluto.

Está bien, en realidad, todo era solo su imaginación, su imaginación…


Army: Como vi esta escena:

[1]Aquí está usando el pin yin chino en lugar de primer ministro es más preciso

[2]Hu Wei = guardia; no es su nombre, sólo es el mismo rango.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *