Escapó otra vez – Capítulo 87: ¡Hora del contraataque!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Era medianoche. La luna estaba borrosa y los perros ladraban en los callejones con una mezcla de llanto que lo hacía extremadamente horroroso.

—Madre, madre, parece que escucho a alguien llorar. —El niño pequeño tembló y se apretó contra el pecho de la joven.

—Silencio, no digas esas cosas. Solo ve a dormir tranquilamente, de lo contrario un monstruo vendrá a atraparte.

—Oh, no diré nada. Fantasma, por favor no vengas a buscarme. —El niño se apresuró a cubrirse la cabeza con una manta y se durmió obedientemente.

La joven se rió y lo ayudó a arroparse. Cuando se puso de pie para prepararse para cerrar las ventanas que fueron abiertas por el viento, de repente, vio una sombra destellar mientras el llanto se hacía más fuerte.

La joven se congeló, luego murmuró para sí misma —Debo estar demasiado cansada. Tiene que ser una ilusión.

Con la ventana cerrada, el callejón una vez más, recuperó su silencio con solo los sonidos del viento de medianoche aullando. Todo parecía normal.

Al verse obligada a firmar algunas cláusulas devastadoras en las que sus ganancias no compensaron sus pérdidas, además de tener que pagar algunos intereses por adelantado, Xia Yuqing salió feliz de la cárcel para ir a recibir su recompensa.

Feng Tingye observó su figura distante, pensativo, y luego llamó en voz baja:

An Yi[1]

An Yi está aquí, ¿qué órdenes tiene Maestro?

Los An Yi eran la medida del emperador anterior para proteger a Feng Tingye de aquellos que tenían corazones ambiciosos y podrían haber querido hacer algo para dañarlo. Ella era una de los doce que fueron acogidas especialmente en un grupo secreto.

An Men, An Wei, todos y cada uno de ellos eran excepcionalmente hábiles con raras habilidades en artes marciales. Originalmente, estas personas estaban atrincheradas con funcionarios clave del gobierno que observaban cada uno de sus movimientos y, en el momento adecuado, le informaban a Feng Tingye, para que no lo pillaran con la guardia baja. Se podría decir que han contribuido mucho al incidente del príncipe Rui de la última vez. Debido a que recientemente Feng Tingye se había enfrentado a tantos ataques de asesinos, uno fue asignado especialmente para proteger a Feng Tingye por cualquier circunstancia inesperada. Sin embargo, este tipo de persona ahora se usaría para otra cosa.

—Ponte al día con Ai Fei y mira lo que está tratando de hacer. También asegúrate de protegerla a ella y al niño que lleva dentro. Esa asesina podría tener un hilo de mala intención, puedes matar sin preocupaciones.

—Sí.

Feng Tingye miró el lugar del que desapareció An Wei, su labio se convirtió en una sonrisa. ¡Veamos qué tipo de travesuras está tramando esta Ya Tou!

♦ ♦ ♦

Dentro de una celda de prisión oscura y sin la más mínima luz del sol, el aire húmedo llenó el ligero frío de la habitación. En silencio por todas partes, solo se podía escuchar el más leve goteo del agua.

Li Yuan se había sentado en esta celda de la cárcel durante un total de diez días. A pesar de que no recibió ningún tormento durante este tiempo, la tranquilidad antes de la tormenta hizo que su corazón abrigara cada vez más preocupaciones.

Con un crujido, la puerta bien cerrada comenzó a abrirse. La caja de luz entre la oscuridad cegó sus ojos.

¿Quién entraría en este momento? ¿Es él? Li Yuan extendió la mano para bloquear la luz que la golpeaba directamente, luego, una idea pasó por su mente. Incluso ella no se dio cuenta de que su corazón, originalmente, mortalmente quieto, debido a conjeturas, había comenzado a latir una vez más.

Niang Niang, ten cuidado. Hay un charco allí, no resbales.

La voz de Lu Rui se podía escuchar desde la entrada de la celda de la cárcel, rompiendo los pensamientos de Li Yuan. De repente, se dio la vuelta, no podía creer lo que vio mientras miraba a Lu Rui apoyando a Xia Yuqing, quien entró lentamente:

—¿Eres tú?

Al ver el obvio asombro dentro de los ojos de Li Yuan, así como un destello de luz desaparecer, las cejas de Xia Yuqing se levantaron. Sin embargo, en su corazón, de alguna manera, podía adivinar lo que estaba sucediendo:

—Yuan Er no le da la bienvenida a Ben Gong o debería decir… que Yuan Er pensó que Ben Gong era otra persona. ¿Descubrir que Ben Gong no es la persona en la que estabas pensando debe ser realmente decepcionante?

Apareció un hilo de vergüenza, luego fue rápidamente reprimido mientras hablaba:

Niang Niang, está pensando demasiado. Li Yuan simplemente no pensó que habría alguien que viniera aquí a visitarme de buena gana. Además, no esperaría que fuera alguien a quien Li Yuan acaba de intentar asesinar.

Xia Yuqing miró a la adorable niña que se había convertido en una joven vacilante, sintiendo que realmente no encajaba. Sintiéndose algo agraviada, miró a Li Yuan y dijo:

—Yuan Er, ¿de verdad crees que Ben Gong es así?

Li Yuan levantó la cabeza para mirar a Xia Yuqing a los ojos y se rió de sí misma:

—Pensé que después del evento de la última vez, Niang Niang entendería mi identidad y aún más, entendería que… Todo fue solo una mentira

Las cejas de Xia Yuqing se fruncieron mientras miraba a Li Yuan:

Ben Gong sí conoce tu identidad y también entiende que el día que seguiste a Ben Gong fue porque, durante la visita de los dos príncipes del Reino Xia, querías asesinar a la joven princesa del Reino Xia, que es Ben Gong. Por lo que estabas esperando la oportunidad de abrir una brecha entre los dos países y causar el caos

Li Yuan tembló de la cabeza a los pies, luego bajó la cabeza y se mordió el labio. —Dado que Niang Niang ya conoce mi intención, ¿por qué viniste aquí? ¿No tienes miedo de que sea terca y vuelva a intentar herir a Niang Niang? ¿O es porque Niang Niang está aquí para ver en qué estado miserable he caído después de intentar asesinarte?

Al ver la expresión de dolor de Li Yuan, Xia Yuqing sintió lástima en su corazón:

Ben Gong había venido hoy para decirte que desde el principio cuando trataste de asesinar a Su Majestad, Su Majestad ya había investigado tus antecedentes con claridad. Los asesinos que estaban contigo están muertos o han sido enviados de regreso al Reino Xue. Solo tú has estado confinada. Su Majestad ya le había escrito una carta a tu padre imperial para informarle que te convertiste en un prisionero del Reino Ye.

La cara de Li Yuan palideció y su cuerpo también comenzó a temblar. Sus ojos parecían burlarse de sí misma. Entonces, básicamente, todo lo que ella ha hecho no fue necesario. A sus ojos, probablemente, era un payaso para su diversión, pero todavía pensaba en ellos…

Xia Yuqing hizo una pausa, sin saber si continuar o no, hasta que escuchó que Li Yuan pidió más información:

—¿Cómo respondió mi padre real? —Sin ninguna felicidad o expectativa, era como si solo estuviera haciendo una pregunta regular con una respuesta simple.

—El emperador Xue no reconocería tu estatus. Tanto que te está borrando de la pizarra a través de este incidente de asesinato y le dijo a Su Majestad que te castigara.

—Ahahaa… —la luz dentro de los ojos de Li Yuan se extinguió por completo.

En realidad, desde que entró en este lugar, tuvo la premonición de este final. Durante los últimos diez días en esta celda de la prisión, pensó en varias cosas: al principio estuvo resentida y nerviosa, luego se volvió profundamente preocupada e inquieta. Ahora, su corazón estaba hecho cenizas. Frente a este abandono, fue contrario a lo esperado, pero dentro de lo razonable.

Ese hombre nunca la había reconocido públicamente. Incluso si hubiera cumplido la misión, no sabía si podría regresar. Sin mencionar que ahora había fallado en su misión. Una pieza de ajedrez inútil solo puede descartarse. Nadie fue más claro sobre esto que ella. Esta conclusión fue despiadada y también cortó decisivamente cualquier cosa que la hubiera vinculado con ese hombre.

Al comprender este punto, Li Yuan realmente se sintió aliviada de una carga. Las comisuras de su boca que originalmente caían, inesperadamente, se levantaron sutilmente:

—Entonces, Niang Niang había venido a informarme de mi castigo final… Eso también es bueno. Con usted diciéndome, podré resignarme a ello. Habla, ¿me matarán por cien cortes o me decapitarán? Cualquiera de los dos está bien, ya que la muerte ya no es una idea aterradora para mí 

—¿Qué muerte? ¿Quién va a morir? —Xia Yuqing parecía confundida, sin entender cómo el tema se había convertido repentinamente en un problema de vida o muerte.

Al ver la reacción de Xia Yuqing, Li Yuan sintió que su corazón se estremecía:

—¿Podría ser…? ¿Ni siquiera estás dispuesta a permitirme morir rápidamente y te gustaría otorgar todo tipo de tortura hasta que esté suplicando por la muerte para aliviar tu ira?

—Tortura… —Los ojos de Xia Yuqing se agrandaron, su rostro estaba aturdido mientras miraba a la resentida Li Yuan con ojos llenos de sospecha.

Tos, tos

Incapaz de soportar más de estas tonterías, Lu Rui dio un paso adelante con firmeza, ignorando la competencia de miradas entre las dos personas que se enfrentaban como si fueran gallos peleando.

Lady Yuan, parece haber un malentendido. Niang Niang está tratando de decir que, ya que el emperador Xue abandonó a Gu Niang, Niang Niang, de conformidad con la virtud del cielo, no podía soportar ver a Gu Niang sola a la deriva o muerta. Por lo tanto, ella ya había hablado con Su Majestad y espera que Gu Niang olvide las enemistades pasadas y, de ahora en adelante, venga a servir al lado de Niang Niang junto con Nu Bi

Así es. Venía aquí para lanzar una rama de olivo, ¿cómo de repente se convirtió en nosotros gritando sobre matarla? ¡Eso es irracional!

Xia Yuqing se dio la vuelta con el corazón roto, como si estuviera herida por el malentendido.

—Tos tos… Niang Niang, tu forma de hablar puede ser bastante engañosa.

Cuando Lu Rui dijo esto, el cuerpo de Xia Yuqing se congeló. Al girar la cabeza, tenía el rostro como si hubiera sido alcanzada por un rayo. Entonces, ¿era la forma en que estaba transmitiendo lo que no estaba bien?

Al ver a Xia Yuqing en cuclillas y en silencio en una esquina dibujando círculos en el suelo y luego de vez en cuando volteando la cabeza para dar una mirada seria diciendo ‘no te gusto’ y un ‘tú ayudas a los forasteros y no a mí’, los labios de Lu Rui se crisparon. Luego tosió levemente y recordó:

Niang Niang, Yuan Er Gu Niang

De inmediato, Xia Yuqing regresó a su lugar original, su apariencia volvió a ser digna y serena. Lu Rui que vio todo esto, de repente, sintió… ¡Dolor de estómago!

Afortunadamente, en la actualidad, Li Yuan también estaba absorbiendo todas las palabras que Lu Rui acababa de decir y estaba en estado de shock, por lo que no había notado ninguno de los comportamientos extraños de Xia Yuqing. Después de un largo rato, preguntó incrédula:

—¿Tú… quieres retenerme?

Xia Yuqing asintió con la cabeza. Sin embargo, Li Yuan estaba cada vez más desconcertada:

—¿Por qué? Sabes claramente que soy… o tienes algún tipo de objetivo, ¿quieres algo de mí? Si ese es el caso, le diré honestamente que el emperador Xue ese viejo nunca me había reconocido, además, no confía en mí en absoluto. No sé nada. Si estaba pensando en sacarme alguna información, déjeme advertirle, no pierda el tiempo.

Xia Yuqing miró a Li Yuan, que parecía un pájaro asustado por el sonido de una flecha. Mirándola fijamente por un momento, luego dejó escapar un suave suspiro y sin ninguna opción sonrió:

—Tú, tú misma ya dijiste que no sabes nada y no tienes nada. Entonces, ¿para qué otro plan te usaría Ben Gong? —Esa medicina especial era algo casual y no debería incluirse, pensó Xia Yuqing en silencio en su mente.

Li Yuan estaba atónita, luego dejó caer la cabeza. Chupando sus labios, se veía un poco amargada. Sí, no tiene autoridad ni poder, ni nombre ni dinero, ¿de qué sirve?

—La razón por la que Ben Gong quiere acogerla no es para tratar de obtener algo de usted, sino porque… Ben Gong confía en ti. Confía en que no eres una persona malvada

Li Yuan se sorprendió, luego se rió como si hubiera escuchado la broma más divertida del mundo: —No olvides que intenté asesinarte dos veces y casi …

—Sin embargo, no lastimaste a Ben Gong, ¿verdad?

 Al ver que el rostro de Li Yuan cambiaba de color, Xia Yuqing sonrió:

—La primera vez, la persona a la que trataste de asesinar fue Su Majestad, no Ben Gong. En cuanto a la segunda vez… Fue Ben Gong quien te invitó al palacio para hablar. También fue Ben Gong quien te hizo un cambio de imagen y también reveló tu frustración. Claramente, tuviste muchas oportunidades para matar a Ben Gong. Sin embargo, no hiciste nada. De hecho, en ese momento te habías deshecho del Gran Tutor y claramente podrías haber hecho un movimiento con Ben Gong, que era la más cercana a ti, pero cambiaste de opinión y decidiste avanzar hacia mi hermano real mayor. En realidad, no querías lastimar a Ben Gong, ¿verdad?

Li Yuan retiró la mirada, sin atreverse a mirar los ojos cristalinos de Xia Yuqing. Sintió que su corazón temblaba. Nunca había pensado que todos sus movimientos habían sido vistos por alguien.

En ese instante, sintió que la capa exterior que la protegía había sido despegada sin piedad, revelando su frágil secreto ** frente a todos. Tampoco habría esperado nunca que la persona que se la quitara fuera la mujer que tenía delante, a quien había visto solo un puñado de veces.

—Antes, dijiste que todo era solo una gran estafa. Sin embargo, Ben Gong sintió que cuando lo mencionaste era cierto, que Ben Gong era la única persona que te había ayudado a arreglarte, además de tu madre…

Si no había revelado la verdad, ¿de qué otra manera se exponía descuidadamente?

Al escuchar la palabra madre, Li Yuan se estremeció de la cabeza a los pies. Su cabeza colgó agachada hasta que… Se escuchó un sonido de goteo. Sin embargo, no era agua acumulada en un charco desde fuera de la celda de la cárcel, más bien… Xia Yuqing estaba asombrada al mirar el flujo continuo de lágrimas que corrían por el rostro de Li Yuan. Perdiendo la calma:

—Oye, ¿por qué lloras? ¡No llores! —Está acabada. ¿Se había excedido y había hecho llorar a la linda chica? —Digo… —Las palabras de Xia Yuqing no detuvieron en absoluto las lágrimas de Li Yuan. 

Li Yuan se tapó la boca y se atragantó. —Siempre que tenga éxito en este asesinato o aproveche la oportunidad de abrir una brecha entre otros reinos y el reino Ye, él reconocería mi identidad. Reconocería el estatus de mi madre y permitiría que mi madre fuera enterrada con las concubinas imperiales lo que permitiría que su alma descansara. 

La identidad de “princesa” era algo que nunca le había importado. Lo que realmente le importaba era su madre. Pero no se puede negar que este hombre se había aferrado perfectamente a su punto débil para explotarla.

Xia Yuqing se atragantó y preguntó con cuidado: —Si tu madre no está enterrada con las concubinas imperiales, entonces…

Li Yuan se secó las lágrimas de la cara y sonrió con frialdad: —Mi madre originalmente, es la más baja de las sirvientas de palacio, no tiene ningún estatus en absoluto. Una vez que falleció, básicamente, no había ningún lugar donde enterrarla. Solo pude enterrarla temporalmente debajo de su peral favorito con la esperanza de que algún día pudiera trasladarla a otro lugar para permitirle descansar en paz. Sin embargo, tengo miedo de no poder regresar allí. Quién sabe si mi madre me culparía por no ser filial.

—No. 

Mientras Li Yuan estaba inmersa en sus recuerdos pasados, de repente escuchó un gorjeo de palabras. Aturdida, preguntó: —¿Qué?

—No, tu madre no te culparía. Incluso si ella te culpara, sería solo por actuar por tu propia iniciativa y aceptar el trato de ese hombre y ponerte en peligro. Yuan Er, no hay madre que no ame al niño que llevaron dentro de ellas durante diez meses. Ella no te culpará por no poder volver a visitarla. Pero ella te culparía por ponerte en peligro por su cuerpo ya muerto y no podría descansar en paz.

Xia Yuqing acarició su vientre algo abultado y sonrió levemente. Quizás, este niño fue un poco inesperado, sin embargo, con cada día que pasa y a medida que crece, la curiosidad y la inquietud iniciales habían desaparecido gradualmente y fueron seguidas con una calidez conmovedora difícil de describir.

Este es su hijo, alguien de su carne. La persona más cercana del mundo entero. Aunque tiene algunas quejas sobre el padre de su hijo, nadie pudo separar este vínculo. Al reconocer esto, sintió que su corazón se volvía cada vez más suave. Tal vez, es porque simpatizaba con su situación o tal vez era el resultado de esto. Independientemente, ella podría salvar a Li Yuan.

—Li Yuan. Li de partida, Yuan de debutante y no Yuan de cometa. —Li Yuan se mordió los labios en silencio durante mucho tiempo, luego habló. Su madre siempre deseó ser capaz de evitar que se entregara a una vida de lujo, la vida de la corte, donde eran deslumbrantes por fuera, pero sucias por dentro. Ella solo quería que ella fuera una joven común y que viviera una vida feliz y bendecida.

—¿Eh? —Xia Yuqing parpadeó confundida.

Tos, tos …

De manera oportuna, Lu Rui le recuerda a su maestra obviamente cortocircuitada —Niang Niang, ya que la dama Li Yuan está dispuesta a decirle su nombre, creo que tiene la intención de seguirte.

Xia Yuqing parpadeó de nuevo, luego pareció entender finalmente, su rostro estaba brillando de emoción: —Yuan Er… oh, no, ¿Xiao Yuan está dispuesta a seguir a Ben Gong?

Li Yuan hizo una pausa, luego asintió levemente con la cabeza.

Xia Yuqing no pudo ocultar su felicidad. —Dado que Xiao Yuan está dispuesta a seguir a Ben Gong, Ben Gong obviamente te tratará como a una hermana pequeña.

Como eran hermanas, ella debería poder acceder libremente a ese medicamento. Después de un breve momento, la mente de Xia Yuqing se llenó de personas pequeñas que podían hacer lo que quisieran con esa medicina.

En su mente, estaba llena de estas pequeñas personas corriendo, pero no se podía ver en su rostro serio: —De ahora en adelante, si hay alguna oportunidad para que el reino Ye ingrese al reino Xue, Ben Gong definitivamente te ayudará a recuperar el cuerpo de tu madre y concederé tu deseo. Solo espero que cuando llegue ese momento, podrías querer al emperador…

Li Yuan miró a Xia Yuqing en estado de shock. No esperaba estar dispuesta a hacer tal promesa. Sin embargo, esas palabras podrían ser solo sus sentimientos hacia el reino Xue. Li Yuan sonrió suavemente:

Niang Niang, por favor, no se preocupe. Dado que Li Yuan había elegido seguir a Niang Niang, entonces, soy la gente de Niang Niang. En el futuro no pensaré con cariño del reino Xue. Lo único que me preocupa es la tierra donde está enterrada mi madre. Todo lo demás no tiene nada que ver conmigo. Si Niang Niang algún día puede traer a mi madre de esa tierra y permitirme darle un entierro adecuado, entonces Nu Bi estaría dispuesta a sacrificar su vida para recompensarla.

Xia Yuqing había dicho estas palabras casualmente, pero había sacudido a Li Yuan. Sin embargo, lo acababa de decir por principio moral debido a que ese anciano en el país Xue era un humano con un corazón de bestia, un traidor despiadado que quería meterse con Ultra Seme Lord.

El Ultra Seme Lord se había tragado esto por ahora, pero eso no significa que no le guarde rencor. Con su aguda inteligencia, en el futuro, ciertamente, se lanzará hacia el reino Xue para oprimirlo hasta que esté cubierto de sangre. En ese momento, ayudar a Li Yuan a salir con su madre no debería ser un problema en absoluto. En cuanto a la última oración, era solo algo que había dicho apresuradamente después de recordar la identidad de Li Yuan.

De todos modos, ella no sabía cuándo sucedería el día de la destrucción del país. En cualquier caso, era un cheque vacío que simplemente podía colgar ahí, lo que viene de vuelta, jajaja… 

Por lo tanto, bajo este gran malentendido, Xia Yuqing trajo tranquilamente a la bestia salvaje domesticada, ahora su linda y adorable hermana, de regreso al palacio.

Bajo las instrucciones de Xia Yuqing, a Li Yuan le trajeron ropa nueva para cambiarse. Dudando, al final, decidió preguntar: —Lu Rui Jiejie, Niang Niang es sabia, previsora ​​y extremadamente detallada y cuidadosa, ¿cómo debería atenderla a diario? ¿Hay algo de lo que deba tomar nota?

Dado que había decidido seguir a Xia Yuqing, había algunas cosas que debería pedir para entender claramente.

—¿Sabia y con visión de futuro? ¿Detallada y cuidadosa? —La mano de Lu Rui que la estaba ayudando a enderezar su atuendo se detuvo, luego sus cejas sintieron algo, miró a Li Yuan con una mirada algo… complicada.

—¿Qué? ¿Dije algo malo? —Li Yuan miró a Lu Rui, sin entender lo que estaba pasando.

—Ah, no… Nada. —Lu Rui le dio una mirada comprensiva, inconscientemente dándole una mirada de “personas que sufren empatía entre sí”.

¡Otra joven doncella pura ha sido engañada por la apariencia externa de Niang Niang! Pensando en el año en que esperó por primera vez al lado de Xia Yuqing, también pensó que su maestra era digna, virtuosa, una niña de una familia adinerada. Sin embargo, tras el contacto… Se había dado cuenta de que la magnífica apariencia exterior de su maestra solo estaba enmascarando su intrigante y estúpido, lindo corazón. Personalmente, al ver a esta diosa transformarse en algo de una película de terror, ¿qué pueden hacer? ¡Wahhh, tan cansado, este trabajador no quiere más!

Ahora, mirando a esta nueva generación más joven a punto de seguir sus pasos, Lu Rui sintió que la compasión comenzaba a brotar. A punto de darle un consejo, de repente, escuchó la voz de Cui Er desde afuera: —Lu Rui, ¿qué estás haciendo aquí? ¿Quién va a preparar la comida de la tarde de Niang Niang?

—Sí, ya voy —Al escuchar la voz, solo pudo darle a Li Yuan una rápida palmada en el hombro: —Te lo diré cuando vuelva —Luego se fue corriendo a toda prisa.

—Oye… —Li Yuan miró con sospecha la espalda de Lu Rui y sus cejas se fruncieron. Luego retrajo su mano extendida.

No mucho después de que Lu Rui se fuera repentinamente, una sombra brilló al parecer estar buscando algo.

Li Yuan miró con atención y vio que la persona que se movía a escondidas parecía ser… ¿Xia Yuqing?

Niang Niang, ¿por qué estás aquí?

—Ahahahaha —Al ser descubierta y tener una conciencia algo culpable, Xia Yuqing soltó una risa hueca. —Mirándote, probablemente, eres más joven que Xiang Er y yo por unos años. Entonces, puedes llamarme Qing Jiejie como lo hace Xiang Er. Llamarme Niang Niang suena mal.

Li Yuan hizo una pausa, pero no rechazó su oferta y solo dijo: —Está bien, Qing Jiejie. Justo ahora…. ¿Estabas buscando algo?

—Oh, eso… —Xia Yuqing hizo una pausa. —Es la medicina que le diste al Gran Tutor la otra vez…

—¿San Xiao Xiao Yao?

Los ojos de Xia Yuqing se iluminaron: —Sí, esa. ¿Todavía tienes un poco?

—Umm… La usé toda la última vez. Ya no tengo. Sin embargo, si Qing Jiejie necesita algo, podría mezclarlo.

—¿Eh, mezclar un poco? ¿Tú la creaste? —Xia Yuqing miró a Li Yuan estupefacta.

—Sí, antes en el palacio, no me favorecieron, así que, naturalmente, no aprendí nada. Por lo tanto, yo misma buscaría cosas con las que jugar. Entonces, por coincidencia, aprendí a recetar medicamentos. Siempre que no sea demasiado complicado, debería poder conseguirlo.

Al escuchar esto, Xia Yuqing se emocionó mucho. ¡La mirada que le dio a Li Yuan fue como si acabara de recoger un tesoro!

—Entones… Xiao Yuan, ¿podrías también conseguir esos medicamentos que hacen que todo tu cuerpo se vuelva blando, pero que también quieran hacer ese tipo de cosas?

—¿Ese tipo de cosas? —Li Yuan preguntó inocentemente.

—Ugh, probablemente lo llamen Xing Fang[2].

—Xing… ¿Xing fang? —Li Yuan se sorprendió y luego su rostro se puso completamente rojo, su voz era como el sonido de una mosca —Eso…

—¿Puedes? —Xia Yuqing la miró con expectación.

—Sí, pero ¿por qué Qing Jiejie requiere esas cosas? —La cara de Li Yuan todavía estaba roja y le resultó difícil hablar más sobre eso.

—Tos, tos, no es nada grande. Solo que… no voy a usarlo para dañar a nadie, así que hacer algo para mí sería suficiente.

—Oh… —Li Yuan miró la mirada avergonzada de Xia Yuqing, pero, al final, no le respondió a Xia Yuqing y asintió en silencio con la cabeza. —Pero, los ingredientes…

—Conseguiré que alguien te los prepare. No te preocupes por eso. ¿Cuánto tiempo tardará?

—Si Qing Jiejie tiene prisa… Seis horas

—En, escribe lo que necesitas y haré que Lu Rui te lo prepare rápidamente. —Xia Yuqing pidió ayuda con mucho gusto. Seis horas después…

Li Yuan miró la espalda de Xia Yuqing. Sin saber por qué, de repente tuvo una mala premonición. En su corazón, repentinamente, se compadeció de la persona que tendría la suerte de probar su medicina.

♦ ♦ ♦

Mientras esto sucedía, Feng Tingye estaba escuchando el informe detallado de cada movimiento de Xia Yuqing. Dando golpecitos con el dedo en su escritorio, su rostro era un misterio.

Para cuando terminó de escuchar a An Yi, levantó las cejas, el asombro atravesó sus ojos

—¿Quién diría que la elocuencia de Ai Fei podría sorprender a Zhen? —Después de hablar, vio que An Yi parecía tener una mirada extraña, Feng Tingye preguntó: —¿Hay algo más?

An Yi rápidamente bajó la cabeza y respondió: —Maestro, informando, Consorte Qing ha llevado a la asesina de regreso al palacio Fang Dian y le ha pedido que le haga un medicamento.

—¿Medicamento?

—Sí, Consorte Qing quiere que esa asesina haga algo que hará que la gente se vuelva blanda y también quiera… Xing ** —El rostro de An Yi tuvo un destello de vergüenza

—¿Algo que haría que alguien se volviera suave y quisiera Xing **? —Feng Tingye no pudo evitar reír. Sabiendo la naturaleza de esa persona, de inmediato pudo ver a través de su plan. Sus labios se alzaron en una sonrisa —Zhen entiende, puedes retirarte primero.

Ligeramente confundido, pero sabiendo que algunas cosas no deberían ser preguntadas, se quedó mirando fijamente por un momento y luego, con un zumbido, desapareció.

—Así que el gatito está inquieto. Bien, Zhen jugará contigo. —Al imaginar la expresión de decepción de Xia Yuqing después de que su plan fallara, Feng Tingye no pudo evitar estar de buen humor, sus ojos eran claramente calculadores.

♦ ♦ ♦

Recientemente, Yan Ran sintió que se le llenaba el corazón. ¡Odioso, increíblemente relleno! Primero se había vuelto blando para ese joven erudito y fue emboscado nuevamente. Con un solo tropiezo no pudo volver a levantarse y estuvo enfermo durante incontables días. No esperaba retirarse de esta manera, todavía no pudo evitar el ataque. Shao Zitong y Leng Ruofeng esos dos malos amigos han estado corriendo a su casa burlándose y ridiculizándolo todos los días, golpeándolo sin cesar, deseaba poder cavarse un hoyo hasta que todos sus problemas desaparecieran.

Sin mencionar que era una persona portadora de una enfermedad, un paciente. ¡Una persona enferma! En lugar de ser considerado como una persona enferma, ¡¿siguen jugando?! Agotado mental y físicamente, incapaz de soportar esta perturbación, ¡Yan Ran decidió salvarse!

—¡Su Majestad! ¡Chen tiene una vida difícil!

En el Palacio Qian Qing, Yan Ran lloraba en voz alta mientras se abrazaba al muslo de Feng Tingye, —Chen nació en una familia con reputación literaria, es un erudito de gran conocimiento, y tiene múltiples talentos. Sé astronomía y geografía, pero siempre tendría en cuenta la etiqueta que debo llevar y no aflojar en lo más mínimo. Cuando entro a la corte, los funcionarios del gobierno mostrarían sus respetos a este Gran Tutor, pero seguiría siendo consciente, modesto y educado. Me esfuerzo constantemente por dedicarme todo lo posible a ayudar a los funcionarios y a la gente que trabaja con todo mi corazón y no he cometido el menor error. Siendo tan diligente todos estos años, para finalmente ser el funcionario de gobierno modelo y recibir la adoración de todos, Nunca hubiera pensado que llegaría un día en el que Chen sería tan deshonrado. ¡Este Chen leal y confiable no puede soportarlo más! ¡Su Majestad, por favor, defienda a Chen!

Army
Demasiado texto (ㆆ_ㆆ)

Mientras hablaba, Yan Ran limpió sin problemas el moco y las lágrimas de su rostro en la túnica de dragón de Feng Tingye. Posteriormente, trató de cubrirlo con las manos, pero lo hizo aún más llamativo, por lo que gritó otros dos sonidos.

Feng Tingye observó toda la escena, la comisura de su boca se contrajo. Pateando suavemente la mano de esa persona que estaba agarrando con fuerza su ropa, rescató con éxito su ropa. Su rostro sigue recto:

Ai Qing[3], esos otros dos Ai Qing también son apasionados y responsables. Cuando todo está dicho y hecho, solo lo estaban haciendo por tu bien. Debes ser tolerante y magnánimo. Todos los ríos desembocan en el mar, debes ser modesto y tolerante.

De repente, Yan Ran se congeló mientras se limpiaba las lágrimas, sin atreverse a mirar a Feng Tingye. Era como si estuviera mirando a un niño irracional y terco. Luego, hablando con voz llorosa: —Su Majestad, Chen también quiere ser como un río y aceptar a todos, pero esos dos Da Ren intimidan intolerablemente al hombre virtuoso repetidamente. ¡Pah! Chen los había tolerado en numerosas ocasiones, sin embargo, siguen siendo autoritarios, di un centímetro, y quieren un kilómetro. ¡Chen está siendo forzado a un callejón sin salida, Su Majestad!

Feng Tingye retrocedió silenciosamente unos pasos para separarse de Yan Ran, en caso de que pudiera intentar saltar hacia él una vez más: —¿Oh? Entonces, Ai Qing habla rápidamente. ¿Qué te hicieron esos dos Da Ren? Solo entonces Zhen podrá ayudar a defender a Ai Qing.

Yan Ran asintió con la cabeza sintiendo indignación por la injusticia. Asfixiado por la emoción: —Su Majestad podría no saberlo, Cheng Xiang y Shang Shu han estado viniendo a la casa de Chen todos los días y está bien si se burlan y ridiculizan a Chen pero… 

—¿Pero qué?

—Han estado difundiendo el rumor por todas partes de que ChenChen** —La cara de Yan Ran se torció por un momento.

Recordando los últimos días, las extrañas expresiones que le daban cada vez que iba a la corte y los susurros a sus espaldas. Sin mencionar que las jóvenes se sentirían desconcertadas y que su ritmo cardíaco aumentaba cuando lo vieran, ahora caminaban hacia el otro lado, lo que hizo que se sintiera deprimido y frustrado. Si esto continúa, se volverá loco. ¡Realmente, se volverá loco!

Este no era el punto importante. Lo que realmente no podía tolerar era que cuando caminaba, esos hombres desordenados le lanzaban miradas malignas que parecían albergar algunos diseños malvados. Oh Dios, este Lao Zi realmente no es homosexual. ¡Qué tiene que decir este Lao Zi para que usted le crea!

—Pu… —Feng Tingye casi soltó una carcajada y rápidamente usó su mano para cubrirla. Hablando en voz baja para consolarlo: —Bueno, las palabras de esos dos Da Ren no son realmente infundadas. Después de todo Ai Qing, realmente perdiste la voz.

Yan Ran tenía una cara llena de dolor, luego levantó ferozmente la cabeza para mirar directamente a Feng Tingye, quien tenía una sonrisa escondida en sus ojos. De inmediato se puso furioso: —Ahora entiendo. Ustedes son un grupo. Entonces, te ayudé en vano a cuidar al hermano real mayor de esa Ya Tou. Ni siquiera podría comparar a dos de esos traidores. Al encontrarme con este tipo de ingrato que abandonaría a su benefactor después de lograr su objetivo, mi vida es realmente difícil. ¡Estaba realmente desatento al hacer amigos!

Evitando mirar a esa criatura malvada que estaba haciendo una escena, Feng Tingye se burló con frialdad: —¿Entonces, eres consciente de aquellos que todavía te guardan rencor de antes? Zhen también siente que no pudieron ignorar tu idiotez y, por el bien de la gente, decidieron deshacerse de esta manzana podrida.

Yan Ran estaba cada vez más enojado: —Me estás calumniando, estás lastimando mi espíritu joven. Si sufro algún daño mental, tienes que asumir la responsabilidad y también…

Antes de que Yan Ran pudiera terminar, las lágrimas en sus ojos parecieron formar una gran masa de agua. Desafortunadamente, antes de que pudiera alcanzar completamente ese estado mental, alguien lo interrumpió implacablemente: —¿Cuánto aceite de chile te frotaste en la manga?

Yan Ran se congeló y, con culpabilidad, escondió su manga detrás de su cuerpo.

Los ojos de Feng Tingye se llenaron de burla: —Cuando decimos que eres un idiota, no estás dispuesto a aceptarlo. Sabiendo que el aceite de chile es tan picante, aún te atreves a lanzarte sobre el cuerpo de Zhen. Te conviene que a nadie le importe que estés llorando hasta la muerte aquí.

La cara de Yan Ran parecía estar a punto de colapsar. En cualquier caso, ya había perdido toda la imagen, bien podría romper todos los medios de retirada. Así que, una vez más, vino volando hacia Feng Tingye.

Sin embargo, antes de que pudiera abrazar el muslo de Feng Tingye, la otra pierna lo pateó y salió volando sobre su espalda. Era como si estuviera tratando de evitar una epidemia y se retirara estratégicamente:

—No te acerques a Zhen. Si Ai Fei viera esto, podría haber otro malentendido. Tsk tsk, la gente de afuera podría culpar de tus ** cosas a Zhen. Si eso sucede, Zhen realmente no podrá aclararlo

En un estado lamentable, Yan Ran se tendió en el suelo jadeando por un momento, antes de volverse frenético: —Aún te atreves a mencionar esa Ya Tou. Todo es por ella, ¡ella es básicamente la fuente del mal! Aaghhh, realmente solo quiero abrirle el cerebro y echar un vistazo a lo que está escondiendo allí. ¡¿Por qué a sus ojos todos se vuelven homosexuales?!

Las cejas de Feng Tingye se levantaron, su rostro albergaba planes malvados mientras daba una sonrisa falsa: —Si Zhen no lo recuerda mal, era cierto que alguien que era un hombre de grandeza fue atormentado hasta que rodaba por el suelo por una joven señora a punto de entrar a las cámaras interiores y gritó hasta que se lesionó la garganta provocando el malentendido.

La cara de Yan Ran se congeló cuando respondió rápidamente: —Ese era su plan…

Feng Tingye no le dio tiempo para explicar: —¿Quién era el que seguía diciendo que obtendrían toda la historia de esa Ya Tou, pero al final ni siquiera se dio cuenta de que cierta persona no sufre pérdida de memoria?

Yan Ran se quedó petrificado.

—¿Quién más fue el que hizo un voto solemne diciendo que nunca caería en el mismo truco dos veces? Al final… No solo estaba rodando por el suelo, sino que casi causó que mi Ai Fei y mi príncipe por nacer se encontraran por poco con la desgracia. Después del evento, no solo no expresaste gratitud a Ai Fei por ayudarte a ver a través de los verdaderos colores de ese asesino y te salvó del fuego para que no cayeras en una calamidad, sino que en cambio estás diciendo que Ai Fei era la culpable. quien te hizo daño. Ai Qing, ¿no eres la escoria que muerde la mano que te alimenta?

Bang… Un repentino trueno cayó, lo cual causó por la fuerza que el cuerpo de cierta persona fuera golpeado en un millón de pedazos.

Estaba equivocado. He cometido un gran error. Desde el principio, no debería haber entrado en el palacio. Si no hubiera entrado en el palacio, no habría conocido a estos malos amigos. ¡Si no hubiera conocido a estos malos amigos, entonces, no me habría herido tanto y mis hermanos no me habrían apuñalado por la espalda! Wahhh ~

—Su Majestad, esa Ya Tou te ha llevado por mal camino —gimió débilmente Yan Ran.

—Me estás halagando. Zhen y Ai Fei son un todo, así que, naturalmente, avanzamos y retrocedemos juntos.

—Parece que el hecho de que ella te haya descarriado ha hecho que tu piel se vuelva una capa más gruesa.

—Gracias Ai Qing por tu cumplido. Zhen seguirá trabajando duro. 

—Consorte Qing ha llegado —El eunuco de la corte anunció afuera, interrumpiendo la conversación entre los dos. Yan Ran se puso de pie rápidamente y se arregló la ropa, luego reanudó una expresión malvada:

—¡Así que justo cuando la mencionamos, ella llega!

La expresión sonriente de Feng Tingye desapareció de sus ojos y no respondió. 

—Su Majestad. —Xia Yuqing abrió la puerta y entró para encontrarse cara a cara con la leve sonrisa de Yan Ran. Conmocionada, gritó: —¡El Gran Tutor está aquí!

Sintiendo como si la mirada de Xia Yuqing fuera un poco astuta y teniendo una premonición ominosa, rápidamente habló: —Desde que llegó Consorte Qing, Chen se irá primero

—¡Espere! —Una vez que Yan Ran terminó de hablar y antes de que pudiera irse, Xia Yuqing gritó, causando que Yan Ran saltara en estado de shock.

Al ver a Yan Ran ardiendo de ansiedad por salir corriendo, su boca se hundió y no pudo evitar sentirse agraviada: —¿Por qué Ben Gong acaba de llegar y el Gran Tutor quiere irse? ¿Podría ser que todavía estás enojado porque Ben Gong llevó a Yuan Er al palacio?

Yan Ran se congeló de repente, sintiendo un escalofrío en la espalda. Sintió que mientras respondiera con un simple sí, la hoja del ojo de alguien lo cortaría en tantos pedazos, que no quedarían restos.

Limpiando silenciosamente su sudor frío, Yan Ran sonrió: —¿Cómo podría ser eso? Hablando de esa vez anterior, Chen ni siquiera puede agradecer lo suficiente a Niang Niang, ¿por qué le guardaría rencor a Niang Niang? Si no fuera por la inteligencia excepcional de Niang Niang y por ser capaz de ver a través del disfraz del asesino, Chen podría haber estado todavía en la oscuridad

—Sin embargo… ese día, caíste en la trampa. De hecho, escuché que después perdiste la voz. ¿Estás bien? —Xia Yuqing preguntó inocentemente.

Army
Las malas influencias fujoshis de Xia parecen tener efecto ٩(˘◡˘)۶


[1]An Yi = Oculto, nombre especial dado por el maestro para referirse a un guardia que es como una sombra imperceptible.

[2]Xing Fang = relaciones sexuales

[3]Ai Qing = antiguo término cariñoso para un funcionario de alto rango

| Índice |

2 comentarios en “Escapó otra vez – Capítulo 87: ¡Hora del contraataque!

  1. sara says:

    Sigo disfrutando tanto de esta novela que me encanta todo de ella; y me da satisfaccion la risa y las situciones que esta mujer carga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.