Matrimonio Oculto – Capítulo 58: Como antes, invade mis sueños de nuevo.

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Ning Xi se inclinó hacia un lado en su asiento, bebiendo vino. Sus alrededores bullían con ruidos y gritos, pero ella parecía estar viviendo en su propio mundo. El fuerte alcohol pasó por sus labios rojos y se deslizó por su elegante y delgado cuello, oculto por el collar de sus ropas e invitando pensamientos salvajes…

La escena era extremadamente hermosa, causando que todos los hombres presentes se quedaran observando. El camarógrafo acercó la cámara sin pensarlo para una toma más cercana.

—La tormenta envuelve al río, la lluvia oscurece la aldea, las cuatro montañas suenan como olas del océano… —Ning Xi leyó el poema en voz alta en una bruma intoxicada, mientras se ponía de pie con pasos temblorosos. En el siguiente momento, arrojó el vaso de vino lejos. Tambaleándose, comenzó a bailar. —El fuego arde suave y caliente. Mi gato y yo somos incapaces de dejar la casa…

Su cintura delgada como una rama se dobló hasta su límite, antes de volver a pararse de imprevisto. Una ligera gasa revoloteó junto con sus movimientos; su mirada se volvió encantadora y coqueta.

—Aunque inmóvil, en una aldea solitaria

No siento pena por mí.

Todo lo que busco es la defensa de las fronteras de mi país,

y para mí hay una estación allí…[1] 

Tomó el vino de la mesa, y lo tomó de un trago.

Esos movimientos deslumbrantes podrían llamarse una danza, pero parecía algo que se vería en el campo de batalla. De un hada fascinante a una General que lideró ejércitos en sus campañas; la diferencia era impresionante.

La Consorte De, en realidad, era la General femenina, Meng Changge. La familia Meng había luchado de una guerra a otra por el bien de su país, pero resultó en la ejecución de toda su familia, dejándola sola. Ella entró en el palacio no sólo para matar a sus enemigos, sino para derrotar al imperio.

Cerca, el emperador no parecía haberse dado cuenta del peligro. Estaba hechizado por la belleza de la escena. Sosteniendo un cáliz con vino, no reaccionó por mucho tiempo, atraído por ella.

Viendo el salvaje apego renacer en los ojos del emperador, la Consorte Xian y las nuevas concubinas se llenaron de celos y resentimiento.

—Yaciendo en la profunda de la noche, escucho

a los vientos soplando la lluvia,

y caballos cubiertos de hierro cruzando ríos congelados.

Como antes, invade mis sueños de nuevo…

Como antes, invade mis sueños de nuevo…

Como antes, invade mis sueños de nuevo…[2]

Ning Xi repitió la última línea tres veces: la primera sin notarlo, la segunda con pena, y la última llena de una fuerte resolución.

Una vez que terminó de hablar, se inclinó en los brazos del emperador de forma atractiva, engañando al gobernante del país, determinada a continuar su camino de venganza.

Cuando la escena terminó, el Director casi se olvidó de gritar “corte”.

—¡Corte! —¡Eso estuvo genial! —Guo Qisheng fue el primero en aplaudir—. Ning Xi, tu danza estuvo genial, muy profesional. La parte más difícil fue proyectar todo lo que les pedí, las expresiones de todos estuvieron bien también. Viejo Feng, no necesito mencionarte, pero la más extraña fue Qingqing. ¡Esa expresión fue extremadamente precisa!

La expresión de Jia Qingqing estaba tan oscura como el fondo de un pozo. ¿Cómo podría equivocarse, si los celos y el odio eran reales?

El actor que hacía del emperador, Feng Yibo, era alguien experimentado que se especializaba en ese papel. Había actuado junto con incontables bellezas, y en este momento, no pudo evitar sonreír.

—Director Guo, estaba realmente estupefacto, ¡no estaba actuando!

—¡Les dije antes que las habilidades de mi compañera no eran ordinarias! —Ning Xueluo, que estuvo observando desde un lado, dio sus elogios. Sin embargo, en realidad, estaba por triturar sus dientes hasta volverlos polvo.

Una vez que terminaron la filmación del día, Ning Xueluo tomó a su asistente para interrogarla.

—¿Qué está sucediendo? ¡Ha pasado toda la tarde y no mostró ninguna reacción!

La asistente la miró con pánico.

—Lo puse yo misma, incluso puse un poco en todo el maquillaje: sombra, delineador, rubor… ¿Quizás, es una reacción tardía?

—¡Eso es imposible, luego de tocar algo como eso, le toma media hora mostrar puntos rojos! —Ning Xueluo la miró mal. Ese es el truco que usó anteriormente para hacer que Ning Xi se viera mal en su fiesta de cumpleaños.

—Entonces, quizás, no usó esos productos… —dijo débilmente la asistente.

—¡Inútil! ¡¿Por qué no le hiciste algo a sus ropas, por si acaso?!

—No lo pensé entonces… Xueluo-jie, por favor, no se enoje. ¡No cometeré un error como ese la próxima vez!

Ning Xueluo suprimió su furia. Esta vez sólo fue un error inesperado, en el futuro tendrían muchas oportunidades. Quizás, ni siquiera tendría que hacer un movimiento ella misma, la mirada de Jia Qingqing estaba fija en Ning Xi y revelaba cuánto odio le tenía.

Heh, Ning XI, ¿pensaste que podrías descansar tranquila con ese papel? ¡Te empujaré hasta la cima para que tu caída sea más dolorosa!


[1] Poema escrito por Lu You, habla sobre la tormenta cayendo sobre la aldea. El narrador está cálido y cómodo en su casa, y no quiere dejarla.

[2] Poema escrito por Lu You. Habla sobre el patriotismo, por eso Meng Changge está muy emocional mientras lo lee. Su familia fue leal al país, y ella fue criada de esa manera, pero ahora está en el camino de la venganza contra esa misma nación que juró proteger.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *