Harem Imperial – Capítulo 50: Desterrada al Palacio Frío (2)

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


—¿El oficial Xin se refiere a mí?

Xin Fu Cheng no se esperaba que ella se atreviera a entrar en el Palacio con tanta magnificencia, y quedó sorprendido. Qing Feng se paró a un lado de Chen Zhen e inclinó su cuerpo ligeramente en saludo.

—Qing Feng saluda al emperador y a ambas emperatrices viudas.

Yan Hong Tian estuvo en silencio por largo tiempo y sólo dijo una palabra:

—Levántate.

Qing Feng se paró lentamente y sus ojos se encontraron con la mirada fría de Yan Hong Tian. De ella podía ver su furia contenida, especialmente al verla tan enérgica. Qing Feng evitó su mirada. Era inútil que él la viese tanto, este asunto la concernía porque de hecho ella también era una víctima.

La insistencia de Lou Xi Yan al casarse con Qing Ling ya había enojado a Lou Su Xin, al punto que incluso ver a Qing Feng la hacía infeliz. Naturalmente, sus palabras fueron impacientes.

—Concubina Qing, ¿qué está haciendo aquí? ¿No piensas que ya hay suficiente caos por aquí?

—Escuché que el honorable cuerpo de la emperatriz fue atacado, así que vine a visitar…

Antes de que pudiera terminar, Xin Fu Cheng intervino.

—¿Así que la Concubina Qing está diciendo que no sabe nada sobre lo que la Concubina Imperial Hui hizo?

—Qing Feng no lo sabe —asintió ella, relajando su cuerpo.

—La Concubina Imperial Hui ha realizado hechicería para herir a la emperatriz, y todos en el palacio interno saben que la Concubina Qing y la Concubina Imperial Hui tienen una relación cercana. Aunque no supiera lo que está sucediendo, debería evitar sospechas.

Esperando ese razonamiento, Qing Feng sonrió y alisó su vestido.

—La noche anterior, no me sentía bien y estuve con el emperador todo el tiempo. Naturalmente, el emperador está bien ya sea que se haya realizado o no un hechizo para lastimar a la emperatriz. Además de no encontrarme con aquellos que no debería, Qing Feng no tiene nada que evitar.

¿Pensaba que por involucrar al emperador ella no resultaría lastimada? Xin Fu Cheng bufó.

—La noche anterior, cuando la emperatriz fue poseída, la Concubina Qing no se encontraba bien, coincidentemente. No debería ser probable que uno tomara la oportunidad para engañar al público para ayudar en las acciones de la Concubina Imperial Hui y absolverse a uno en el acto.

En serio la estaba molestando demasiado. Ella no era Chen Zhen y no creía que el silencio era la mejor medida. No quería preocuparse por las dos emperatrices viudas, ¿cómo podría estar asustada de un oficial hablando con elocuencia?

—Es comprensible que el oficial Xin sea así debido a la condición de la emperatriz, pero la salud de Qing Feng no es buena, puede llamar al médico imperial como prueba. ¿Dónde está la evidencia para que el oficial Xin hable sin pensar e intente culparme de herir a la emperatriz? El Salón Qing Feng fue investigado con cuidado y no se encontró nada —dijo Qing Feng eliminando su sonrisa al burlarse, presionando al punto de dejar a Xin Fu Cheng sin palabras.

¡Esta perra! Confiando en su embarazo para ser arrogante.

Xin Fu Chen sentía mucha ira en su corazón.

—Desde tiempos antiguos, el arte de la hechicería se tachó de maliciosa y malvada, y por lo tanto se prohibió en el palacio, y su uso se castiga. Sin mencionar que la Concubina Imperial Hui y su cómplice está intentando dañar a la madre de la nación. En cualquier caso, ¡esto no se dejará así! Este oficial le pide al emperador y a la emperatriz viuda que apoyen a la emperatriz —dijo con fuerza luego de aplaudir con sus manos.

Qing Feng lo encontró divertido. ¿La familia Xin no sabía cómo observar el ambiente de la situación? La emperatriz era así, pero parecía que sus hermanos también. ¿No veía el rostro de Yan Hong Tian volverse cada vez más frío y sombrío.

Las dos emperatrices viudas estaban conscientes de la furia de Yan Hong Tian, así que se miraron entre sí.

—Emperador, este asunto… Usted debería resolverlo —dijo ligeramente Yang Zhi Lan.

Todo el salón quedó en un aterrador silencio, mientras esperaban la respuesta de Yan Hong Tian. Qing Feng sintió su corazón en su garganta. La muñeca se encontró en el Palacio Ling Yun, y no importaba qué dijera ahora Chen Zhen resultaría inútil; lo más probable es que ella fuera a ser encerrada en la temible Prisión Imperial, esperando juicio. Qing Feng seguía pensando en ello cuando resonó la fría voz del emperador.

—Alguien venga. El título de Concubina Imperial Hui de Chen Zhen será revocado, y ella será desterrada al Palacio Frío.

¿Qué? ¿Desterrada?

Qing Feng estaba sorprendida. Podía sentir cómo la persona arrodillada a su lado casi colapsó a pesar de que puso una fachada indiferente.

Cuando Wu, que estaba de pie en una esquina, aterrada, escuchó las palabras de Yan Hong Tian, corrió rápidamente al lado de Chen Zhen.

—Emperador, no puede hacer eso, la Señora…

—¡Silencio! —Chen Zhen, que estaba de rodillas, le gritó de repente y la empujó lejos. Luego se puso de pie lentamente y miró al hombre sentado en lo más alto con un par de ojos llorosos. Con su voz temblando, dijo cada palabra con lentitud—. Ya que el emperador encuentra a Chen Zhen culpable, no tengo nada que decir.

Qing Feng no pudo soportar ver su rostro lleno de lágrimas. Quizás no hubiera odio, pero no pudo suprimir el dolor en su corazón. ¿Por qué Yan Hong Tian no realizó una investigación cuidadosa y desterró a la mujer que le acompañó por tantos años al Palacio Frío sólo por una muñeca extraña? ¿Cómo podía ser tan despiadado?

En efecto, era más frío de lo que había pensado. Incluso cuando Chen Zhen fue llevada por los guardias, no reveló ni un trazo de renuencia, ni siquiera decepción. Era como si la mujer arrastrada fuera no tuviera significado para él. ¿Este era el resultado después de ser favorecida por tres años?

En ese momento, Qing Feng sintió un frío recorrerla de pie a cabeza. Yan Hong Tian no tenía corazón.

Habiéndose desecho de Chen Zhen finalmente, Xin Fu Cheng se enorgulleció en silencio. Ahora el mayor obstáculo para la emperatriz era Qing Feng, y no quería rendirse, así que murmuró:

—Su Majestad, hay otra muñeca…

—Todo el Palacio Interno fue investigado, ¿y el noble oficial Xin sigue insatisfecho? —Ojos agudos se acercaban a él, y sin importar qué tan estúpido fuera Xin Fu Cheng, también pudo sentir la infelicidad de Yan Hong Tian.

—Este oficial no se atreve.

Yan Hong Tian estaba extremadamente furioso, y nadie en el gran palacio se atrevió a mencionarle la muñeca; sólo se pudo escuchar los cantos del monje resonar por el salón. De repente se puso de pie, y todos pensaron que iba a retirarse. ¿Quién pensaría que caminaría hacia Qing Feng y se detendría frente a ella?

—¿No te dijo el médico Imperial que descanses bien? —dijo despacio. A pesar de que él no la regañó, Qing Feng sintió una enorme presión, como si Yan Hong Tian estuviera apretando su cuello.

—Ya me encuentro mejor —respondió con suavidad. Repentinamente, sintió un dolor en su mano, y vio que Yan Hong Tian la había apretado.

—Te enviaré de regreso. —Los demás verían que él la estaba mimando en cada forma posible, pero sólo Qing Feng supo cuánta energía estaba usando en verdad.

—¡Emperador! —Viendo a Yan Hong Tian sosteniendo a Qing Feng y pretendiendo irse, Lou Su Xin no pudo evitar detenerlo—. La emperatriz está frágil y su energía vital es débil. El emperador tiene un cuerpo celestial, así que debería quedarse a acompañarla.

¿Qué estaba pensando? Debería haber un límite en cuánto podía favorecer a una concubina.

El viejo monje finalmente terminó de escribir el hechizo. Al escuchar las palabras de la emperatriz viuda, se puso de pie rápidamente.

—En efecto, el emperador tiene energía yang que traerá beneficios a las personas normales. Si el emperador la acompaña, la emperatriz se recuperará pronto.

—La emperatriz tiene la buena fortuna y seguridad de las emperatrices viudas, al maestro para eliminar los malos espíritus y varios Médicos Imperiales. ¿Todavía me necesitan? —dijo riéndose por lo bajo. Sosteniendo la cintura de Qing Feng con fuerza, continuó—: La querida Feng está embarazada, y estoy preparado para volverla la Concubina Imperial Qing. El Oficial de Ritos procesará el edicto hacia las emperatrices para que lo miren.

¿Volverme una Concubina Imperial? Qing Feng sintió su cuerpo volverse rígido, y las manos en su cintura aumentaron su fuerza, así que ella obedeció y permaneció en silencio.

—¿El emperador quiere conferirle el título de Concubina Imperial a Qing Feng? —preguntó Yan Zhi Lan con ansiedad, incapaz de permanecer en silencio.

—¡Imposible! —Por ellas, Lou Su Xin casi muere de furia. ¡¿Qué rayos sucedía con esos niños que estaban encantados con las hermanas Qing?!

—¿Por qué no? —preguntó fríamente Yan Hong Tian.

En verdad se atrevió a preguntar por qué… Lou Si Xin miró significativamente a Yan Hong Tian, pero no pudo decir nada por la ira.

Él no destruyó a Qing Feng, y en su lugar a ella le fue conferido el título de Concubina Imperial. Xin Fu Cheng estaba enojándose cada vez más, y pretendió objetar de inmediato, pero Shui Xin dio un paso adelante, actuando como si estuviera retirándose a la cámara interior para cuidar de la emperatriz cuando en realidad estaba deteniéndolo.

—No debe apresurarse a actuar —le dijo suavemente, sacudiendo su cabeza—. Vuelva e infórmele al Señor de la situación y deja que decida. Xin Fu Cheng lo pensó, y finalmente se retiró.

En ese momento, sin atender a la corte matutina y con el asunto de la emperatriz, el corazón del emperador ardía. Tener un conflicto con el gobernador, definitivamente lastimaría la relación entre madre e hijo. Xu Shu Ping tiró ligeramente las mangas de Lou Su Xin y sacudió su cabeza para intentar meditar.

—No hay nada malo si el emperador quiere designar a una concubina, pero no es un asunto pequeño cuando se trata de las Concubinas Imperiales, y no se debe actuar descuidadamente. Además, la celebración está por llegar, podemos discutir el asunto después de eso.

—Madre Xu, ¿cuánto tiempo estuviste en el palacio?

—Cuarenta años… —Encontrándose con los ojos entrecerrados de Yan Hong Tian, Xu Shu Ping comenzó a sudar frío. Ahora mismo intentó proteger a su Señora y olvidó su posición. En este tipo de ocasión, ella no tenía turno para hablar. Había observado al emperador crecer y conocía su personalidad, así que se arrojó al suelo en sus rodillas y comenzó a rogar—: ¡Esta sirvienta merece morir! ¡Que el emperador la perdone!

La anciana que la estuvo sirviendo por tantos años ahora estaba en una pobre condición frente a todos. Lou Su Xin comenzó a temblar de furia.

—¡¿El emperador también quiere deshacerse de mí?!

—La Madre Xu ha vivido en el palacio por mucho tiempo, debería dejar el Palacio para vivir en paz —replicó él con el ceño fruncido.

—¡I-Imposible! —La anciana la había acompañado en el Palacio y le había servido por cuarenta años. Prácticamente eran de la misma familia, si ahora fuera a dejar el Palacio, ¿cómo viviría en el futuro?

Xu Shu Ping era una vieja Madre en el Palacio y estaba bajo la protección de la emperatriz viuda, por lo que nadie se atrevía a ofenderla. A pesar de ser una sirvienta, disfrutaba de gran esplendor dentro y no quería irse.

—Que el emperador tenga misericordia —lloró mientras, en pánico, comenzó a golpear su frente contra el suelo. Yan Hong Tian no fue conmovido mientras dirigía a Qing Feng fuera del salón.

Ella todavía podía escuchar el ruido de su frente contra el suelo fuera del Palacio Yi Lan.

El sol de mediodía hizo que sus ojos se humedecieran por el brillo, pero la mente de Qing Feng estaba clara. Caminó con la cabeza gacha, dejando que Yan Hong Tian la llevara. Sus pasos no eran rápidos, pero cada uno era pesado. A pesar de que estaban de la mano, se sentía frío. Qing Feng sentía que su palma dolía, pero no tenía ninguna herida, además de sentir la fría furia de Yan Hong Tian.

Los dos caminaron de regreso al Salón Qing Feng en silencio. Al principio ella pensó que el emperador la interrogaría respecto a lo sucedido, y siguió pensando cómo se absolvería de la culpa, pero cuando llegaron a las puertas, Yan Hong Tian soltó su mano y se giró para irse sin decirle una palabra ni mirarla.

—Espera un minuto.

¿Por qué le llamó? ¿Para protestar contra la injusticia hecha contra Chen Zhen? No tenía poder para defenderse ni era alguien importante.

¿Para pedirle que no le confiriera el título de Concubina Imperial? ¿No quería pelear por su favor y poder para no ser molestada?

Se arrepintió de inmediato de llamarlo, pero era demasiado tarde ya que los ojos negros de Yan Hong Tian la observaban con frialdad, sin dejarla ir.

Qing Feng sintió un escalofrío en su espalda, y tomó una respiración profunda antes de continuar.

—Tengo algo que mostrarle al emperador.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *