Harem Imperial – Capítulo 53: Soportar la humillación por una misión

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


¿Quién estaba allí?

El corazón de Qing Feng latió con fuerza, y sus ojos permanecieron fijos en el pasto que temblaba. Se cruzó de brazos para calmar los temblores que recorrían su cuerpo. Originalmente era un Palacio desolado, y hacía bastante frío. No creía en fantasmas, pero estaba en el Palacio. Sería una mentira decir que no tenía miedo.

Tomó una respiración profunda para calmarse. Sostuvo su aliento, y caminó con cuidado hasta las hojas para ver qué hacía ese ruido.

—No… No así… ¿Qué pasará si alguien lo ve…? —sonó una vaga voz femenina desde los arbustos. Qing Feng pensó que había escuchado mal, e intentó acercarse cuando sonó una voz masculina con impaciencia.

—No hay nadie más en este lugar.

Se sorprendió y se detuvo de inmediato. Pronto, el sonido de los dos resonó con fuerza. Entendiendo por fin qué estaban haciendo, su rostro se sonrojó. Intentó retirarse de inmediato, pero debido a la oscuridad, pisó una rama seca, la cual se rompió.

—¡¿Quién está ahí?! —La persona del otro lado debía de ser muy alerta si sólo ese sonido fue notado. Qing Feng se quedó rígida y no se atrevió a moverse innecesariamente. La persona también estaba escuchando con atención, pero sólo oyó el sonido del viento pasando por los árboles.

El hombre aparentemente sabía de artes marciales. Si estuvieran rodeados… Qing Feng se mantuvo tranquila, y gritó con fuerza:

—Quien esté allí será mejor que salga y aparezca frente a mí.

Su voz fría fue capaz de cortar a través de la silenciosa noche, y las personas del otro lado se aterraron. Los arbustos y vegetación comenzaron a moverse más que antes. Uno podía escuchar a la mujer vestirse con una voz llorosa.

—¿Podría ser que buscan que vaya a sacarlos antes de que lo hagan por voluntad propia? —Las personas que escuchaban entraron en pánico, y Qing Feng aprovechó eso para engañarlos—. ¡Alguien, venga!

Cuando sus palabras salieron, una figura salió de los árboles. Era un hombre vestido de rojo oscuro, el uniforme de los Guardias Imperiales, con su sombrero bajo para que nadie pudiera ver su rostro. Sus habilidades eran buenas, ya que después de un corto tiempo, ya estaba a tres metros. Con la noche como cobertura, desapareció rápidamente de su vista, y no se giró ni una vez.

¿Simplemente corrió de esa forma? El corazón de Qing Feng odio al hombre que huyó a la vista de los problemas, pero al mismo tiempo sus preocupaciones se calmaron.

—¿Todavía no saldrás? —dijo, mirando los arbustos una vez más—. Él pudo huir, pero ¿piensas que podrás escaparte?

Después de un tiempo, el árbol se sacudió y una sirvienta apareció. Sus ropas estaban limpias, pero su cabello estaba suelto y colgaba por su espalda. Después de dar dos pasos, cayó a sus rodillas repentinamente y se arrastró hacia Qing Feng.

—¡Que la Señora tenga misericordia! —rogó sin levantarse y golpeando su cabeza contra el suelo con fuerza—. ¡Esta sirvienta no se atreverá a repetirlo en el futuro!

—Levanta tu cabeza. —La mujer obedeció lentamente. Parecía tener veinte años, y un rostro lindo y delicado. Qing Feng estaba de pie con la luna a sus espaldas, por lo que no pudo ver su expresión, pero vio las cicatrices en su rostro.

La pálida mujer perdió aun más color, y sus ojos mostraban miedo, como si hubiera visto a un fantasma al ver que se trataba de la Concubina Imperial Qing.

Qing Feng levantó la ceja ligeramente. ¿Qué clase de expresión era esa, por qué estaba tan aterrada? No pudo contenerse y tocó la cicatriz en su rostro. Su corazón se sintió incómodo.

—¿Cuál es tu nombre y a qué Palacio perteneces? —La mujer tembló con fuerza. Qing Feng frunció el ceño—. Ya que no quieres decirlo, entonces no lo hagas. Te entregaré a la Casa Imperial, no estoy de humor para encargarme de algo tan asqueroso.

—¡No! —Viendo que Qing Feng estaba por irse, la mujer se arrojó a sus pies y agarró su vestido con fuerza—. Esta sirvienta… se llama Yao Chan, del Palacio Xi Xia. En dos años podré alcanzar la edad suficiente para dejar el Palacio. Aquí, él fue el único que cuidó de mí, y accedimos a casarnos cuando nos fuéramos, por eso… Por eso no pudimos controlar nuestras emociones… ¡Busco perdón de la Señora!

¡Si ella la entregaba a la Casa Imperial, moriría!

Así que era alguien del Palacio de la emperatriz viuda del oeste. No es extraño que se pusiera así al verla.

—Ya que te quedan dos años antes de que se te permita salir, entonces deberías mantener las reglas. El crimen que cometiste hoy es suficiente para sacarles la cabeza a ambos.

—Esta sirvienta conoce su error y no se atreverá a hacerlo de nuevo. ¡Busco el perdón de la Señora! —Su voz temblando se escuchaba entre los golpes de su cabeza contra el suelo, y Qing Feng se sintió irritada.

—¿Quién es ese hombre? —preguntó al recordar la figura que no se giró ni una vez.

—Él… —Luego de gritar por tanto tiempo, la sirvienta se mordió los labios resecos y volvió a reverenciar—. Toda la culpa es de esta sirvienta. ¡Si la Señora quiere castigar, que sea a esta sirvienta!

El suelo estaba lleno de gravilla, si seguía golpeándose así, aunque no levante la cabeza, Qing Feng podría reconocerla por la herida. Ese hombre la arrojó a un lado para escapar sin pensarlo dos veces, y ella seguía defendiéndolo tontamente. Sentía lástima aunque no valía la pena mantenerlo.

—Respecto a los eventos de hoy, déjalo y retírate —replicó suavemente después de un largo tiempo. Yao Chan no se atrevió a confiar en sus oídos.

¿La Señora realmente… no la castigaría? Mareada, levantó la cabeza para mirar a Qing Feng, pero no pudo descifrar su expresión por la oscuridad.

—¡Le agradezco! ¡Le agradezco! —Temiendo que se arrepintiera, Yao Chan se levantó rápidamente cuando recuperó sus sentidos, y corrió en un estado lamentable.

Viendo la figura huyendo, Qing Feng sonrió levemente.

Palacio Xi Xin, Yao Chan… Lo recordaré.

—¿Señora? ¡Señora! —Escuchó la voz ansiosa de Fu Ling desde el sendero.

—Estoy aquí.

—¿Por qué está en los arbustos? —Viendo la figura difusa casi oculta por los árboles, Fu Ling rápidamente dio un paso adelante para ayudarla—. Hay muchos insectos allí. Salga rápido.

Las dos volvieron al sendero con dificultad, y Fu Ling se agachó para limpiar su vestido de restos de pasto. Qing Feng tomó sus manos para detenerla.

—¿Cómo se encuentra Chen Zhen?

Qing Feng sintió que Fu Ling se congeló por unos momentos, pero era incapaz de ver su expresión por la falta de luz.

—¿No está bien?

Era lo más probable. Antes tenía una posición muy distinguida, pero ahora fue reducida a una mujer descartada al Palacio Frío. No había muchas personas que pudieran manejarlo. Una vida tranquila y sufrida no era aterradora, sino la brecha en el corazón de uno que se abría ante la desesperación interminable.

Después de un largo tiempo, Qing Feng comenzó a sentir hambre y pretendió regresar, pero Fu Ling miró los alrededores rápidamente y se acercó para susurrarle algo al oído.

—¡¿Qué?! —Qing Feng la observó asombrada, y después de un largo tiempo, bajó la voz para preguntar—: ¿Estás hablando la verdad?

—Esta sirvienta acaba de presenciarlo.

¿Cómo era posible? No podía creerlo.

—Quiero verlo.

♦ ♦ ♦

El famoso Palacio Frío estaba ubicado en lo profundo del Palacio Interno. Era un lugar que nadie buscaba y que no tenía dignidad ni esperanza. El exterior no estaba tan destrozado como uno esperaría. Por lo menos sus puertas rojas eran sólidas.

No había placa a un lado, y la luz de la vela resaltaba la quietud.

—Señora, vaya lento y tenga cuidado con el calor.

Las manos ya delicadas de Chen Zhen estaban delgadas, su rostro hundido y unos aros púrpura rodeaban sus ojos, haciéndola lucir muy demacrada. Los ojos de Wu no pudieron evitar humedecerse.

—Chica tonta, ¿por qué lloras? —Con sus manos sosteniendo el tazón de sopa, Chen Zhen sonrió y habló con gentileza—. En realidad, estoy bien ahora. Antes, aunque vivía con lujos, necesitaba monitorear qué pensaba esa persona o qué hacía todo el tiempo, preocupándome por los celos y conspiraciones. Ahora es mejor. Después de terminar esos pensamientos, no necesito vivir con miedo, y estoy feliz con la tranquilidad.

—En efecto es tranquilo —dijo una voz fría desde las puertas que fueron abiertas a la fuerza.

Después de ver quien era, las dos personas dentro se aterraron al punto en que palidecieron, especialmente Chen Zhen que ahora temblaba como una hoja en el viento de otoño. Sus manos se sacudieron tanto que el tazón de sopa cayó.

La mirada fría de Qing Feng se fijó en la mujer que una vez era noble y elegante. Nunca había visto tal miedo en su rostro, incluso cuando todos la estaban acusando y culpándola hasta ser desterrada, nunca había mostrado tal terror como ahora. Cuando su vista llegó a su abdomen, Qing Feng levantó la ceja ligeramente. Sin una manta grande para cubrirla, parecía estar de seis o siete meses.

Sintiendo en dónde aterrizó su mirada airada, Chen Zhen dio un respingo repentino y, sintiéndose incómoda, apretó su abdomen y se encogió.

—¿Qué…? ¿Qué está haciendo aquí? Mi Señora ya ha caído a tal estado, ¿qué más quieres? —Wu bloqueó el camino hacia Chen Zhen y la trató con sospecha. Desafortunadamente, su voz que se suponía debía ser firme estaba temblando tanto como sus manos.

—¿Por qué? —La mirada entrecerrada de Qing Feng observaba con cuidado a Chen Zhen, que se ocultaba detrás de su sirvienta. En verdad no lo entendía.

Viendo que Chen Zhen estaba así, el niño debía de tener entre seis o siete meses. Eso quería decir que, cuando fue desterrada, ya estaba embarazada. ¿Por qué no habló al respecto? ¿Por qué estaba dispuesta a ser echada al Palacio Frío en lugar de decirlo?

Su corazón suspiró. No importa cuánto se intente ocultar uno, lo que debe suceder, sucederá. Después de superar el pánico que la golpeó al verla, el corazón de Chen Zhen comenzó a calmarse. Aunque seguía asustada de Qing Feng, su rostro logró demostrar la calma que tenía en el pasado.

Golpeó ligeramente la mano de Wu y la empujó detrás suyo. Luego miró a Qing Feng directamente, pero no pudo encontrar alegría o furia en su mirada.

—Porque quiero que mi hijo viva.

—Quieres que el tuyo viva, ¿entonces quieres que otro muera? —dijo Qing Feng con un destello de frialdad en la mirada al pensar en la bolsita de esencia en su almohada. Chen Zhen se quedó estupefacta por unos momentos.

—No sé de qué estás hablando.

¿No lo sabía? Viendo la mirada aturdida de Chen Zhen, no parecía que lo estuviera fingiendo. Pero Fu Ling vio con claridad a Xia Yin entrando al Palacio Ling Yun en el medio de la noche, ¿cómo explicaba eso? Necesitaba aclarar eso de inmediato.

—¿Todavía finges inocencia? Le ordenaste a Xin Yin a medicarme para que no me embarace. Una mujer tan viciosa como tú no merece ningún niño.

Chen Zhen frunció el ceño. Parecía que alguien estaba volviendo a culparla. Si hubiera sido antes no se habría molestado en explicarse, pero hoy no podía no defenderse.

—No arreglé que Xia Yin fuera al Salón Qing Feng. Tampoco instruiría nunca a nadie que te medicara para dañarte a ti o a tu hijo.

Sabía que después de embarazarse, estaba preocupada por lo que haría la emperatriz. Por eso quiso provocarla a ella y a Qing Feng. Si ambas estaban peleando, no le prestarían atención. Pero no pensó que Qing Feng estuviera tras ella. La emperatriz era en efecto muy viciosa, queriendo matar dos pájaros de un tiro.

Viendo que Qing Feng no le creía, Chen Zhen se rió con amargura.

—Ya estoy así, ¿qué más tengo que cause que pelee o mienta?

—Muy bien —respondió Qing Feng con franqueza. Su mirada se desvió a su estómago al continuar—. ¿Te atreves a jurarlo por el niño en tu vientre?

—¡Señora, no debe! —Wu tomó las mangas de Chen Zhen y lloró—. ¡No lo hiciste, ¿por qué deberías jurar por el pequeño maestro?!

Este niño era la única esperanza de su maestra, si hubiera algún problema, la Señora no soportaría vivir.

Con la mirada aguda en su abdomen, Chen Zhen tembló. Si no lo juraba, Qing Feng pensaría que estaba planeando herirla. Pensando en su actual situación, si Qing Feng la quisiera muerta, entonces no podría seguir viviendo. Tomando el borde de la mesa, Chen Zhen se puso de pie y levantó lentamente la mano derecha para observar el cielo nocturno.

—Por los Cielos arriba, si Chen Zhen está mintiendo, que mi niño… no venga a este mundo.

Una sola lágrima cayó de su ojo y aterrizó en su estómago.

Qing Feng no dejó de mirarla ni mostró ninguna emoción. Sentía algo de tristeza, frustración y culpa, pero no tenía miedo ni sentía pánico.

En verdad no fue ella…

Escogió creerle, pero si era verdad, entonces no lo entendía.

—¿Por qué estás protegiendo a ese niño si no esperas que te saque de esta situación? —preguntó. Había hecho un gran escándalo para hacerle saber a todos que estaba embarazada para que su hijo se volviera su talismán de seguridad. Chen Zhen estaba en la misma situación, ¿pero por qué no dijo nada en esa ocasión? Si alguien quisiera matarla ahora, podrían hacerlo fácilmente.

—Quería… darle un niño. No por algún plan o poder, sino darle un niño que compartiera nuestra sangre y carne. —Al terminar, Chen Zhen sonrió con calidez, dejando que Qing Feng se sintiera incómoda.

—La ofensa de realizar brujería siempre fue una tontería, pero ni siquiera investigó antes de desterrarte al Palacio Frío, e incluso se comportó con indiferencia hacia ti. ¿Es ese el tipo de hombre digno de llevar tu hijo? —dijo con desdén al pensar en sus palabras. Sólo sintió una gran decepción ese día en el Salón.

Comparada con sus frías palabras afiladas, la sonrisa de Chen Zhen era muy plana.

—Qing Feng, no comprendes el Palacio Interno. No lo comprendes y no entiendes el amor.

En realidad, también lo odiaba a él, y la culpaba a ella, pero en todo este tiempo en el Palacio Frío, estuvo pensando un montón y de alguna forma lo había entendido.

¿A qué se refiere con eso?

Qing Feng no lo entendía. De repente, la persona frente a ella se arrodilló.

—Qing Feng, sin importar lo que suceda hoy, por favor no le digas a nadie al respecto. ¡Te lo ruego!

Qing Feng estaba tan sorprendida que dio un paso atrás. ¿Esa orgullosa mujer en verdad se arrodilló para rogarle?

—¡Señora! —Wu no dejó de llorar en silencio por el dolor, penas y resignaciones que su Señora realizó, pero era incapaz de hacer algo al respecto.

Observando en silencio a la mujer humilde pero noble en el suelo, Qing Feng levantó su mano y acarició su abdomen. Al final, no dijo nada para concordar o discrepar, pero se giró y dejó el Palacio Frío.

Estuvo en silencio todo el camino de regreso. La luna estaba cubierta por nubes, y el camino ya poco iluminado estaba completamente oscuro ahora. Fu Ling la ayudó con cuidado, sin atreverse a hacer un solo sonido mientras pensaba en lo que había sucedido esa noche. Ella, que había pasado diez años en el Palacio, estaba sorprendida. Su Señora, que sólo había entrado hace un poco más de medio año, no podría recuperarse rápidamente.

—Fu Ling —sonó una voz pesada. Ella replicó brevemente, pero luego de un tiempo no hubo movimiento. Estaba demasiado oscuro para ver algo a sus alrededores, así que no podía saber cuál era la expresión que Qing Feng estaba haciendo.

—Alguien ha estado jugando con nosotras todo el tiempo.

El tono bajo que salió no tenía nada de fuerza, y el corazón de Fu Ling se hundió. Eso era porque el brazo que sostenía en apoyo la estaba agarrando con fuerza, y sólo pudo mantenerse en silencio, sin saber qué responder.

¡Xin Yue Ning! Ya eres la madre de la nación y tu hijo es el príncipe heredero, ¿qué más quieres? ¿Tanto te gusta pelear?

Qing Feng apretó los dientes. Definitivamente protegería al hijo de Chen Zhen, a pesar de que no podría ganarle a Xin Yue Ning al final, se convertiría en un gran problema para ella.

Sabía en lo profundo de su corazón que el camino ante ella era como este sendero oscuro y sin iluminar. Insegura sobre cómo sería más adelante, y sin saber qué le esperaba, pero como Chen Zhen, no tenía más opción que seguir avanzando.


Sharon
Lo que la emperatriz viuda no entiende, es que una cosa es acabar a los enemigos. Otra cosa es provocarlos una y otra vez y luego dejarlos ir. Es obvio que Qing Feng no va a seguir soportándolo en silencio, así que es hora de que esa vieja bruja de Xin Yue Ning reciba lo que se merece

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *