Harem Imperial – Capítulo 66: La celebración (2)

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


—¡¿Qué?!

¡¿Dará a luz ahora?!

Qing Feng estaba tan atónita, que gritó accidentalmente, y algunas personas la vieron con sorpresa. Controló su mente rápidamente y jaló de Fu Ling a un costado más solitario.

—Rápido, llama a la matrona para que la ayude —le susurró ansiosa.

—Sí —respondió Fu Ling con una expresión estresada. Estaba a punto de retirarse, pero sintió un dolor repentino desde su muñeca, así que se giró.

—Ten cuidado.

Su tono forzado y el dolor en su mano indicaban que Qing Feng estaba entrando en pánico, por lo que Fu Ling asintió con fuerza.

—No se preocupe, señora.

Hoy era la celebración tan esperada, por lo que varios embajadores tenían audiencias con el emperador y habían doblado el número de guardias. Incluso alrededor del Palacio Frío, que normalmente era inaccesible, habrían guardias patrullando. Qing Feng maldijo por dentro.

Chen Zhen, ¿por qué no diste a luz más temprano o más tarde? ¡Pareciera que elegiste este momento a propósito!

—¿Sucede algo? —preguntó una voz suave a sus espaldas. Qing Feng se sorprendió y giró. Su hermana mayor la estaba mirando con preocupación.

—No es nada —respondió rápidamente. Pero aunque dijo eso, su expresión seguía sorprendida. Zhuo Qing suspiró.

—Si sucedió algo, no lo guardes en tu corazón. Dilo para afuera y haremos nuestro mejor esfuerzo para ayudarte.

Después de todo, Qing Feng era joven y tenía una personalidad terca de alguien que no pensaba en las consecuencias detrás de sus acciones. Viendo las cicatrices en su rostro que eran más profundas que las de Gu Yun y las suyas, se sintió alarmada. Recordaba que la última vez había ayudado a robar el sello de la emperatriz viuda, y que estaba en una posición peligrosa. Desde que había poseído el cuerpo de su hermana mayor y disfrutaba de los sentimientos que Qing Feng tenía por Qing Ling, Zhuo Qing había decidido tomarla como su propia hermana y cuidar de ella.

Su voz tranquila no era gentil, pero era mucho más confiada y segura que en el pasado. Su hermana mayor en verdad había cambiado. Sintiendo su corazón calentarse, el pánico bajó y asintió.

—Lo sé. En verdad no es nada.

Era evidente que no estaba dispuesta a decirlo, y si pensaba en lo que sucedía en el Palacio Interno, parecía que no podría ser de mucha ayuda. Zhuo Qing no presionó, y las dos conversaron un rato más. La mente de Qing Feng no estaba concentrada, por lo que Zhuo Qing dejó de hablar.

Después del mediodía, un oficial del Ministerio de Ritos caminó hacia los escalones de piedra y se puso de pie sin decir nada. El lugar bullicioso rápidamente quedó en silencio. Como la persona a su lado seguía sumida en sus pensamientos, Zhuo Qing chocó su hombro ligeramente.

—Parece ser que la celebración está comenzando. Deberías ir allí.

—¿Eh?

La mente de Qing Feng se recuperó y levantó la mirada. Vio una fila de cientos de personas alineada dentro del Salón Qing Yang. Observando la procesión, se dio cuenta que el recién llegado debía ser Yan Hong Tian. Le lanzó una mirada de disculpas a Zhuo Qing. Era difícil para ella acercarse a su hermana mayor, pero ella era…

Su rostro estaba lleno de tristeza, y Zhuo Qing le dio una sonrisa tranquila. Aunque no quería separarse, Qing Feng caminó hacia el Salón Qian Yang, hacia el asiento al fondo de jade blanco que era su posición.

—¡El emperador ha llegado!

Qing Feng se levantó cuando escuchó la voz profunda diferente de la de siempre anunciarlo. A excepción de los guardias imperiales que estaban de pie mostrando su poder, el resto se arrodilló con sus cinturas dobladas.

Como estaba embarazada, no podía hacer tal posición, así que sólo pudo inclinarse por la mitad. En el momento en que Yan Hong Tian apareció, sólo pudo mirarlo de reojo.

Hoy el emperador estaba usando una túnica oficial de negro con hilo dorado en las mangas que creaban la imagen de dos dragones volando. También tenía un cinturón de jade rojo en la cintura, y su corona de oro púrpura que brillaba con el Sol. Su mirada fría usual era más profunda de lo normal, y tenía una sonrisa ligera en sus labios que no le hacía lucir amigable.

Xin Yue Ning y Lou Su Xun, que hace tiempo que no aparecía, caminaron a la derecha e izquierda del monarca. Ambos estaban adornados con túnicas hermosas que excedían en lujos. La vestimenta de rojo profundo de ella se extendía por el suelo, y tenía un fénix bordado, haciendo juego con los dragones dorados de Yan Hong Tian.

—Larga vida al emperador Wu.

—Larga vida al emperador supremo de Qiong.

En ese momento, Yan Hong Tian caminó hacia los escalones de jade, y cientos de personas le saludaron al unísono. Sus voces resonaron hasta los cielos, y las orejas de Qing Feng temblaron junto a su corazón. Levantó la mirada y lo vio en la cima del Salón Qian Yang, de pie con su mirada tranquila mientras observaba a su gente.

En este momento, Qing Feng sintió que solo estaba viendo al monarca de seis naciones con la dignidad de la realeza suprema. Yan Hong Tian permaneció en silencio, como si fuera el único en todo el mundo que estuviera de pie y recibiendo su adoración.

—Levántense —dijo una vez que se sentó. Luego de escuchar su voz profunda, Qing Feng pareció recuperar la audición, y junto con todos los presentes, respiró profundo.

—Le agradecemos al emperador.

—Le agradecemos al emperador supremo de Qiong.

Yan Hong Tian levantó un poco su mano, y un largo cuerno en las puertas del palacio sonó. El ruido resonante levantó los espíritus de aquellos que lo escucharon, y pronto, un grupo de hombres fuertes en grupos de tres llevando un tambor grande corrieron hacia el medio del Salón Qian Yang. Fue en este momento que todos notaron el escenario de diez pies construido en el lugar.

Los hombres comenzaron a golpear el tambor, y en ese momento, una mujer vestida de rojo caminó desde las puertas. Estaba llevando un qin verde jade, y caminaba con lentitud con todas las miradas sobre ella. Su figura delgada avanzó hasta que llegó junto a los hombres, los fuertes contrastando con el débil, revelando un tipo de belleza inusual. La mujer caminó hasta el frente del escenario, colocó el qin en su regazo, y con gestos que mostraban independencia, comenzó a tocar.

Una mano vacía se levantó, y los tambores se detuvieron. Notas ligeras resonaron, y la tonada melodiosa se formó. Como la mujer en el escenario, tenía un poco de libertad en sus movimientos gentiles. El sonido del qin era suave, y cuando los tambores sonaban, interrumpían su música.

Escuchando la pieza, que era diferente de la anterior presentación, se podía entender la armonía entre los instrumentos. El qin tenía una posición central que reflejaba la atmósfera de la celebración y mostraba la fuerza de la nación Qiong Yue. La pieza de Yu Han Dan sería comentada por los próximos tres años.

Era una presentación maravillosa, pero desafortunadamente, el corazón de Qing Feng estaba con la Concubina Imperial Hui y su niño, y no estaba de humor para apreciarla.

El espectáculo de años anteriores fueron determinadas por la emperatriz viuda y el Ministro de Ritos, y no fueron especiales. Este año, sin embargo, parecía interesar al emperador. Los ojos de Yan Hong Tian raramente eran como los demás, fijos en la mujer de rojo, porque al escuchar esta pieza, por alguna razón pensaba en la pintura de la cacería que Qing Feng dibujó. La música y la pintura se complementaban, pero tenían algunas diferencias. La tonada tenía una atmósfera vigorosa, como un equipo de cazadores que perseguían a una presa que ya estaba en sus manos, mientras que la pintura de Qing Feng era mucho más interesante porque reflejaba la batalla entre los cazadores valientes y fieros, y la presa salvaje e inteligente.

Sus labios se torcieron en una sonrisa, y Yan Hong Tian miró a Qing Feng, que estaba en los escalones bajos, pero en su lugar ella estaba observando el té en sus manos, pensando en algo desconocido.

—Señora…

Qing Feng había estado esperando por más de una hora cuando Fu Ling por fin regresó. Sin atreverse a moverse demasiado, permaneció sentada con rigidez, pero sus manos sosteniendo la taza se apretaron.

—¿Cómo está la situación?

El sonido de campanas y tambores eran muy fuertes, por lo que las personas no se escucharían si hablaran con normalidad. Aun así, Fu Ling bajó la voz con cautela y habló muy cerca de su oído.

—La matrona está ayudando, pero el bebé todavía no ha llegado. Temo que puede ser un nacimiento difícil…

Su corazón comenzó a desesperarse, y la taza en las manos de Qing Feng se cayó en la mesa, derramando el té.

El sonido no fue fuerte, pero atrajo la atención de muchas miradas, entre ellas, la del hombre sentado en la cima. Qing Feng no se atrevió a mirarlo. Pensando en una idea, sostuvo su estómago y puso una expresión dolorida.

—¿Señora? —dijo Fu Ling sorprendida. ¿La sorpresa fue tan grande que molestó al feto?

Cuando estaba por tomar su pulso, ansiosa, Qing Feng agarró su mano y la apretó con fuerza. Todavía tenía una expresión complicada, pero su voz era tranquila al responder.

—Estoy bien.

Yan Hong Tian había regresado su visión al espectáculo, pero ya no lo disfrutaba como antes.

—Gao Jing —llamó con suavidad.

—Sí. —Sin necesitar más palabras, él caminó rápidamente hacia Qing Feng y le preguntó—: Concubina Imperial Qing, ¿qué sucedió?

La mano de Qing Feng sostenía su estómago, y su ceño estaba levemente fruncido.

—No es nada. Solo… Mi estómago comenzó a doler.

—Alguien venga y convoque al Médico Imperial Wang.

Qing Feng no estaba esperando que fuera a hacer eso, por lo que habló con urgencia.

—¡No!

Además de Huang Jiao, el Médico Imperial Wang era leal a Yan Hong Tian, por lo que sus habilidades curativas no estaban en duda. Pero si fuera a venir, ¿no revelaría su circunstancias?

Sintiendo su tono ansioso, Hao Jing comenzó a sospechar, pero Qing Feng presionó su cintura y le explicó con una sonrisa.

—No es importante. Estaré bien si convocas al Médico Imperial Lin. Estos días él fue quien me diagnosticó y trató, por lo que comprende mejor mi salud.

Gao Jing la observó por unos momentos antes de hablar con el eunuco.

—Convoca al Médico Imperial Lin para que trate a la señora.

—Sí. —El eunuco se apresuró a alejarse, pero Gao Jing no regresó al lado de Yan Hong Tian, y permaneció a diez pies de Qing Feng. Parecía que no se retiraría hasta no escuchar la explicación del médico.

Confirmando que podía escucharla, Qing Feng le susurró a Fu Ling.

—¿Cómo se encuentra ahora?

—No muy bien —respondió Fu Ling, fingiendo palmear su espalda para ayudarla a respirar—. No hay agua caliente en el Palacio Frío, y aunque Wu llevó algo anoche, ya no está caliente. Estamos a finales de otoño, pero sólo tienen mantas delgadas y su dieta no es regular. La Concubina Imperial Hui estuvo enferma por medio mes, y la matrona dijo que no tiene la fuerza suficiente para dar a luz. Encima la posición del feto es mala, lo que complica aun más las cosas. Antes de que viniera aquí, la Concubina Imperial… seguía perdiendo sangre. Si esto continúa, el niño no podrá salvarse, e incluso ella morirá.

Los tambores pesados resanaron con el qin, pero Qing Feng sentía que cada nota tocaba su corazón. Si no hacía algo al respecto, terminaría quedando un cadáver con dos vidas. Pero, ¿cómo se las arreglaría para involucrarse?

¿Y si le dijera al emperador que Chen Zhen estaba pasando por un nacimiento complicado con su hijo?

No era necesario decir que la emperatriz intervendría. Además, la Concubina en el Palacio Frío estaba dando a luz durante la celebración más esperada sin que nadie más en la capital lo supiera. ¿En qué posición dejaría eso a Yan Hong Tian? ¿Dónde quedaría Qiong Yue?

No podía decirlo, mucho menos ahora. Sus manos comenzaron a acariciar su abdomen mientras su mirada se desvió hasta el hombre en la cima. Mientras más lo pensaba, más se mezclaban sus pensamientos. Era probable que no diera a luz a un niño, pero era peligroso y extraño que Yan Hong Tian sólo tuviera uno en los últimos diez años. ¡El bebé de Chen Zhen debía nacer a toca costa!

Había innumerables nudos en su corazón, y Qing Feng habló después de pensar por un largo tiempo.

—Entonces… ¡vamos a tomar un riesgo!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.