Hermano de la Villana – Capítulo 36: Hermano mayor, visita la iglesia

Traducido por Dea

Editado por Sakuya


La iglesia estaba al lado de la calle principal. El edificio en sí tenía dos pisos de altura, pero el área del suelo era ligeramente más larga que la de una casa normal; aproximadamente la medida de dos hogares ordinarios conectados entre sí.

El lugar estaba rodeado de árboles y el sitio parecía ser razonable. Tenía la impresión de que estaba escondido en alguna parte.

Dado que la iglesia en los conocimientos de mi vida anterior era una imagen de la ciudad, pensé que sería más como un santuario.

Entré con el barón y el caballero de la guardia.

El sacerdote dentro no estaba afectado por la repentina visita del barón y del hijo del señor, y cuando se enteró que no habíamos almorzado aún, nos recomendó hacerlo.

Aceptaré porque es un buen momento.

Inesperadamente, me di cuenta que el barón tenía una expresión como si no supiera qué hacer.

Oh, debe estar preocupado por el hecho de que estaré almorzando aquí.

La iglesia es un lugar independiente en este reino. En cualquier pequeño pueblo que corresponda a su tamaño, el señor está obligado a tener un lugar de oración. El monto del fondo de gestión está determinado por el tamaño del lugar, y básicamente lo mantienen las donaciones de quienes lo visitaron el año anterior, aunque el déficit se puede facturar al señor.

Parecía fácil escuchar eso, pero lucía como que el sacerdote de la iglesia actual era bastante pobre.

Por ejemplo, una cantidad determinada de ropas son proveídas, las cuales son reparadas y usadas por un periodo fijo de tiempo.

En cuanto a la comida, podía deducir que el pan blanco solo se sirve una vez a la semana. El resto de los seis días son seguidos por gachas [1] de cebada, pan negro y ningún alimento estable en particular.

Era lo mismo para el sacerdote a cargo, el otro sirviente y los invitados; la comida servida permanecería sin cambios independientemente de si el hijo del señor y el barón eran quienes venían.

Por lo tanto, el barón no sabía si era correcto dejarme comer un almuerzo que, claramente, era bastante pobre.

A pesar de que la iglesia era un área de no agresión, por lo que era imposible que el barón se quejase, debió temer pasarlo por alto sin decir nada y que luego esto fuese sabido por padre.

… Ojalá el barón sepa pronto que no se lo diría a mi padre. Por el bien de ambos.

Mientras pensaba en eso, los platos fueron traídos.

Gachas de cebada y verduras.

Observé e imité el gesto de oración del sacerdote y de la gente de la iglesia, para después probar la papilla de cebada.

Sí, sabe fina y sencilla, pero no estaba mal. Además, es rica en vitaminas y muy nutritiva.

No estoy insatisfecho, pero estoy seguro de que debe ser inapropiado como plato para alimentar al hijo del señor.

—Bueno, usted quería preguntarme acerca de los huérfanos de esta ciudad. ¿Con qué deberíamos empezar?

El sacerdote me hablaba sin encogerse innecesariamente. Había una atmósfera de indiferencia.

—Sí, la primera pregunta es, ¿esta iglesia protege a los huérfanos?

—Hmm… No es que no lo hayamos hecho, ¿no es lo adecuado? 

El barón estaba nervioso.

Ciertamente, es una respuesta un tanto pomposa. Quiero que se calme porque no me resulta agradable. Bueno, cuando era un cerdo redondo, estoy seguro que hubiese dicho un comentario sin concesiones.

—¿Tú lo crees?

—Primero, nosotros protegemos a los niños. No significa que los aceptamos indefinidamente. En el caso de la muerte de un padre, contactamos a otros parientes para que los recojan lo antes posible. De todas maneras, si una persona no identificada muere y deja atrás a un niño, van a ser protegidos aquí, desde aquí trabajamos con cada iglesia y si hay una familia que desea adoptar, los dejamos.

Asentí. En este punto, creía que estaban bastante bien protegidos; el problema era…

—Sin embargo, los huérfanos y las familias que recurren a la adopción no siempre están balanceadas.

Eso era cierto.

—Hasta la primavera y aproximadamente a los seis años se mantendrán aquí y se les dará educación mientras buscan un lugar para ser acogidos y empleados o un orfanato en una gran ciudad. Si no lo encuentran, según su origen los sacamos.

Sacarlos… ¿Cuándo?

—Específicamente, declaramos que no seremos capaces de mantenerlos y que no los permitiremos en el edificio de la iglesia. A pesar de ello, en la primera semana solo les damos las comidas. A la semana siguiente dejamos de servir la cena. En la siguiente ya no les permitimos el acceso a los jardines de la iglesia y las comidas solo son servidas durante la mañana. Durante la última semana, solo damos el desayuno los tres primeros días y no hacemos nada después de eso. Esto debería dejar a la mayoría de ellos.

El sacerdote habló con claridad. Era como estar escuchando la explicación de cómo una máquina funciona.

—Ya veo, entiendo el significado de tus palabras. —Asentí lentamente.

—Hmm, no nos culpes. Aunque algunos huérfanos que han dejado esta iglesia pecan para vivir.

Él mostró lo que parecía ser una emoción por primera vez.

—¿Estás trabajando duro para hacer lo que puedas con la autoridad que se te ha dado? Por otro lado, no puedes ser culpado por no ser capaz de salvarlos a todos. En cuanto a los crímenes de los huérfanos, me duele el corazón cuando pienso en las víctimas. El castigo apropiado debe ser dado por la ley. Pero eso de dar prioridad a matarlos a todos porque existe la posibilidad de que se cometa un pecado, no puedo aceptarlo. Todavía no sé si eso es correcto, pero…

—… Sí, la empatía es lo más perdurable.

El cura sonrió amargamente. Esta persona instintivamente pensaba que no importaba quien lo perdonara, él mismo no lo haría.

—Como miembro de la familia del duque Alderton, tengo que hacer “La primera Limosna” en esta ciudad. Es muy presuntuoso salvar a los huérfanos, pero quiero hacer algo que sea mejor de lo que es ahora. Y que será bueno también para toda la ciudad. Por eso, me gustaría pedirle su cooperación.

—Si hay algo que pueda hacer en esta iglesia, por favor díganos. Hasta donde yo sé, los delitos cometidos por los huérfanos se limitan a robar comida. Quiero hacer algo antes de que se empiecen a acumular más.

Cuando hice una reverencia, el sacerdote también se inclinó ante mí por primera vez.

—Por cierto, ¿cuántos niños están siendo protegidos en esta iglesia actualmente?

—Ahora, hay dos bebés y tres niños de entre dos a cuatro años. Estaba planeando traer a una persona de un pueblo vecino la próxima semana..

—¿A cuánta gente puedes brindarle protección en esta iglesia?

—El límite sería diez personas. Sin embargo, los niños menores de seis años serán criados confiando en los creyentes de alguna forma. Por otro lado, si llegasen a crecer, se tendrían que ir incluso si hay una vacante.

El cura dijo que habían tres niños que se habían ido esta primavera, usando el proceso que describió anteriormente.

—Incluso si te lo puedes permitir… Ya veo, no quieres herir a ningún otro niño. —Cuando murmuré eso, él pareció sorprenderse.

—Perspicaz, muchas gracias. Es exactamente eso. Si nos lo podemos permitir, podemos protegerlos para siempre, lo que los obligaría a mudarse sería la llegada de un nuevo huérfano. Si eso sucede, el niño expulsado se resentirá con el nuevo, viéndolo como alguien que tomó su lugar.

Quizás de manera inconsciente, el sacerdote utilizó el término “niño a ser expulsado”.

—Si eso ocurre, ellos no se irán, en el peor de los casos, ocurrirán tragedias que podrían herir a los niños más pequeños. Para los huérfanos en la ciudad, los enemigos somos nosotros los adultos, la iglesia que los expulsó y el nuevo debe de ser el mismo compañero descartado.

Se atrevió a cubrirse en el barro.

—Obviamente, no hay ninguna dulce historia en la que todos los huérfanos se ayudan unos a los otros. Hay muchos que no pasan por la iglesia. También he escuchado que hay un conflicto entre diferentes grupos de ellos. Sin embargo, es política de nuestra iglesia evitar que los niños sigan guardando un persistente rencor contra los más pequeños.

El cura dijo con una emoción oculta.

—Entiendo la situación.

Revisé el número de huérfanos de los que la iglesia sabe, confirmando la cooperación involucrada en el cuidado de los niños. Consulté con el barón, quien estaba completamente fuera de la conversación, sobre los asuntos financieros

—Muy bien, en primer lugar, es el edificio.

El barón preguntó si eso era todo lo que necesitaba para el almuerzo, pero le respondí que no había ningún problema y lo envié al Gremio de Comerciantes.


[1] Las gachas son un plato sencillo que se elabora cociendo granos de avena u otros cereales o legumbres en agua, leche o una mezcla de ambas.

Dea
Este fue el último capítulo escrito por el autor, publicado en noviembre de 2015. La novela no ha sido actualizada desde entonces, por lo que podemos deducir que ha sido abandonada. Así que supongo que este es el final, espero que lo hayan disfrutado aunque no haya tenido un cierre. (╥﹏╥)

Sakuya
Yo sinceramente, me confundí un montón! Pasa de una pelea, a los recuerdos, de una chica, a ahora que está una ciudad en supervisión, es una mezcolanza de cosas... @[email protected]

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.