Hogar Zerg – Capítulo 19: La situación actual.

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Xi Ran no sabía por qué Huan Xiu tenía tanta confianza en él. Pensaba que era lento y estúpido en esta área, y había estado confundido desde que era un niño cuando todos los zerg a su alrededor hablaban de ello. Si se hubiera enamorado de un zerg, no habría seguido la corriente y aceptado el arreglo matrimonial de sus superiores. Aunque está un poco arrepentido de pensar en ello, sin esa experiencia, no habría conocido a Huan Xiu.

Después de mucho tiempo de lucha, Xi Ran todavía pensaba que la situación actual era probablemente la mejor.

Huan Xiu pasó la noche en sus brazos y su corazón se sintió mucho más ligero. Sintió que no había más barreras entre ellos ahora que estaban hablando. El ascenso de concubina a monarca no fue un problema, pero Huan Xiu se dio cuenta en retrospectiva de que en realidad se trataba de un “matrimonio”. Estuvo en trance por un tiempo, todavía estaba en el estado de “citas y convivencia”.

Aunque no era necesario en la sociedad Zerg, Huan Xiu todavía sentía que una boda y un anillo eran esenciales. Mientras investigaba, Huan Xiu se dio cuenta de que esto era un gran problema y debía planificarse con cuidado, por lo que aún no se lo había mencionado a Xi Ran. Al principio le preocupaba que Xi Ran estuviera ansioso por eso y no tuviera mucho tiempo para prepararse, pero no esperaba que Xi Ran estuviera tan feliz con su seguridad de que no tomaría la iniciativa de expresarlo o insinuarlo.

Es tan fácil de convencer… Huan Xiu estaba dividido entre preocuparse por Xi Ran y estar feliz de que su compañero confiara en él.

♦ ♦ ♦

Xi Ran había estado en el campo de entrenamiento durante más de una semana y, aunque no tuvo ninguna reacción en la superficie, internamente no estaba tranquilo en absoluto. Le preocupaba que su silencio y falta de comunicación no fueran apropiados para este puesto. Huan Xiu obviamente lo notó, ya que Xi Ran estaba tan agitado todas las noches que no podía sentarse ni pararse.

—¿Qué haces hablando con la pared? —Huan Xiu no pudo resistirse a interrumpir los giros y vueltas de Xi Ran.

—Estoy practicando mi tono de voz como instructor.

—No te preocupes, no se te permitirá entrenar a los recién llegados tan pronto. Solo observa con atención y aprende. —Huan Xiu se sentía divertido, Xi Ran siempre era tan terco y serio en todo.

—¿No es mejor practicar?

Huan Xiu lo pensó y sugirió—: Entonces puedes usarme como sujeto de prueba. Piensa en mí como uno de tus nuevos reclutas, es mejor que enfrentarse a una pared, ¿verdad?

—Eso no sirve. —se negó rotundamente Xi Ran—. Mi tono debe ser muy estricto con los soldados, especialmente con los nuevos reclutas.

—¿Mn, entonces?

—Yo… ¿Cómo puedo ser estricto contigo? —Xi Ran estaba avergonzado. Era muy reacio a mostrarle a Huan Xiu el lado duro y frío del ejército, una imagen que él mismo encontraba muy poco atractiva.

Huan Xiu tenía curiosidad, pero no presionó a Xi Ran, pensando en la próxima vez que tendría la oportunidad de ir al cuartel general militar para ver cómo funcionaba el otro.

—Entonces no te molestaré…

Tan pronto como Huan Xiu se puso de pie, Xi Ran se puso ansioso, pensando que su negativa había engañado a su Maestro haciéndole pensar que estaba molesto.

—No te preocupes, yo también tengo trabajo que hacer. Es mejor que practiques la instrucción por tu cuenta, yo también iré a trabajar. Dormiremos juntos cuando hayamos terminado. —Huan Xiu presionó a Xi Ran hacia abajo con una mano, que estaba a punto de levantarse. Obviamente, no podía sujetarlo con su fuerza, pero Xi Ran obedientemente se dejó “sujetar”.

Xi Ran miró hacia arriba.

—Está bien.

Huan Xiu no tenía mucho trabajo que hacer en medio de la noche, pero pensó que estar en su habitación podría molestar a Xi Ran. También recordó algo más.

Justo cuando Huan Ye salió a tomar un trago de agua, Huan Xiu saludó a Huan Ye cuando lo vio.

—¿Padre? —Huan Ye se apresuró a acercarse.

Huan Xiu lo hizo callar y le hizo un gesto para que bajara las escaleras y hablara con él.

Solo cuando bajó las escaleras, Huan Xiu se sintió aliviado de volver a hablar con Huan Ye sobre la llamada celebración. Xi Ran podría escucharlos en el segundo piso, pero entonces no sería una sorpresa.

Ya lo había discutido antes, esta vez solo necesitaban confirmar la hora. Por supuesto, Huan Ye estaba más que feliz de cooperar con Huan Xiu y dijo que le escribiría una tarjeta a su padre. No había estado en la escuela primaria por mucho tiempo, pero ya sabía escribir bastante. Así que acordó reunirse con Xiao Ye en la escuela primaria mañana por la noche después de que Huan Xiu saliera del trabajo, y lo dejaría en un restaurante reservado, luego Huan Xiu recogería a Xi Ran del departamento militar. Si se mantenía libre de tráfico, incluso podría comprar un ramo de flores y darle un beso… Después de todo, algunas cosas no siempre se podían hacer frente a Xiao Ye.

Fue solo una celebración, por eso Huan Xiu tuvo que encontrar esa razón. Ya no era joven, pero en realidad tenía un resorte en sus pasos.

Primero reservó una habitación privada en el estudio de la planta baja, luego revisó la ruta a la entrada del campo de entrenamiento militar antes de regresar lentamente a su habitación.

Cuando Xi Ran escuchó la puerta abrirse, se dio la vuelta rápidamente.

—¿Terminaste de practicar?

Xi Ran rápidamente negó con la cabeza.

—No más práctica. Descansemos juntos.

En realidad, todavía era demasiado temprano para dormir, pero a veces, cuando los dos se iban a la cama juntos, pasaban un rato tranquilo leyendo un libro mientras conversaban casualmente. A Huan Xiu le gustó, así que dijo: —A Xiao Ye le ha ido bien en la escuela estos dos últimos días. La última vez que conocí a su maestro en la puerta de la escuela, parecía ser muy positivo sobre él. —Huan Xiu descubrió que la mayoría de sus conversaciones comenzaron con Huan Ye, que era un hábito que habían desarrollado desde que se conocieron.

—Los profesores están especialmente entusiasmados porque el Maestro va a la puerta. —Xi Ran no se olvidó de darle crédito a Huan Xiu, pero también era cierto. Cuando recogía a Huan Ye en la puerta, el maestro solo asintió cortésmente con la cabeza y nunca se mostró entusiasmado.

—Es cierto que no hay muchos hombres zerg en el departamento de primaria… —Huan Xiu se acercó y preguntó medio en broma—: ¿Te sientes infeliz cuando vienen a hablar conmigo?

Xi Ran lo pensó y confesó con toda seriedad.

—Si platican demasiado, lo estaré.

—Eres bastante honesto. —Huan Xiu no pudo evitar reír—. ¿Y qué pasa si lo hago?

—Entonces… por favor, Maestro, no me lo diga. —Xi Ran bajó la cabeza ligeramente, su voz un poco hosca.

Huan Xiu no pudo evitar sujetarlo con fuerza contra él y frotar el cabello y las mejillas del otro, las líneas faciales de Xi Ran eran duras, pero el contraste era adorable bajo tal frotamiento.

—No te preocupes, no les hablaré demasiado.

Xi Ran no detuvo en absoluto el roce de Huan Xiu, sino que aprovechó la oportunidad para observar a su Maestro de cerca y en persona, mirándolo con tanta atención que estaba un poco fuera de sí.

—¿Aturdido? —Huan Xiu se dio cuenta después de un rato y le estrechó la mano—. ¿Me veo bien?

—Mnn. El maestro es guapo.

Huan Xiu no pudo evitarlo, no era tan guapo en el mundo original, y ahora solo era moderadamente guapo. A los ojos de la raza Zerg, lo que ellos llamaban “guapo” significaba “delicado”. A diferencia de las mujeres Zerg, que generalmente tenían un aspecto rudo, los hombres Zerg eran mucho más elegantes. Aunque eran elogiados por su “buena apariencia”, una gran parte de la razón de esto fue que eran raros, y Huan Xiu no estaba muy contento con esto…

La vida sexual de Huan Xiu había sido armoniosa desde que Xi Ran le preguntó a Huan Xiu si estaba aburrido de él. Esa noche, Huan Xiu rodó gradualmente con Xi Ran. Incluso tocar su cabello y mejilla también podría generar un fuerte deseo sexual. No pudo evitar sentir que su cuerpo era realmente joven.

Después de eso, en la cama, Huan Xiu vio a Xi Ran acostado boca arriba con la parte superior del cuerpo desnuda. Después de regresar al cuartel general militar y recuperar algo de entrenamiento físico necesario, la figura de Xi Ran fue mejorando cada vez más. Huan Xiu, en un capricho, extendió la mano y tocó sus músculos abdominales.

—Para decirte la verdad, tengo un poco de curiosidad. ¿Tus músculos todavía estarán ahí cuando estés embarazado?

—Sí. Se verá un poco rellenito, pero no hará una gran diferencia.

—Sí, un huevo no es tan grande. —Huan Xiu pensó en ello, los Zerg eran una especie que pone huevos. Los primeros meses de embarazo no eran muy notables, y en los últimos uno o dos meses, dependiendo de la situación, el tamaño del huevo crecería rápidamente, pero era del tamaño de la mano de un macho adulto, mucho más pequeño que un feto humano.

Después del nacimiento, los huevos zerg tardarían otro mes en eclosionar, aunque los cachorros ya podían oír y pensar, la raza Zerg tenía la tradición de dejar que los cachorros salieran del caparazón sin ayuda, que era la primera prueba para ellos.

Las preguntas de Huan Xiu sobre los huevos zerg no despertaron sospechas porque los hombres zerg no estaban demasiado preocupados por esto. Xi Ran pensó que Huan Xiu estaba haciendo estas preguntas por pura curiosidad.

Huan Xiu tocó dos veces más.

—Es realmente difícil imaginar cómo se ve eso… Dime, ¿crees que… podrías tener uno dentro ahora?

El rostro rara vez inexpresivo de Xi Ran se confundió por un momento.

—No… no debería ser tan fácil tener uno. La fertilidad zerg ya es baja…

Cuando Huan Xiu lo vio nerviosamente comenzar a hablar con él sobre la tasa de fertilidad Zerg, pensó que estaba bajo presión por sus palabras, e incluso le aconsejó: —Lo sé, lo sé. —dijo—. Lo acabo de decir de pasada. Si realmente estuvieras embarazado con tan pocas veces, debería ir a comprar un boleto de lotería.

Xi Ran de repente se calmó de nuevo y asintió con la cabeza después de un largo rato.

—Además, todavía somos muy jóvenes, ¿no es así? Incluso si no tenemos uno, no importa. —Huan Xiu sonrió.

—Mnn.

Huan Xiu no sabe si fue una ilusión, pero Xi Ran parecía un poco decaído.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *