Hogar Zerg – Capítulo 18: Diferente Pensar

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


—¿Cómo te va últimamente?

—Nada demasiado serio.

—Ten cuidado. No seas como yo. —Xi Ran dijo esto en un tono de burla.

—Hiciste todo lo que tenías que hacer, solo fue mala suerte. —consoló Lan Ji—. Es bueno estar en el campo de entrenamiento, ya que es mucho más cómodo que pelear en la primera línea. Quiero dejarlo si tengo la oportunidad.

—Sigues siendo joven.

—No eres mucho mayor que yo… —Lan Ji estaba un poco enojado, pero contuvo sus palabras. Sabía que Xi Ran quería pelear de nuevo. Los plebeyos como ellos que no tenían antecedentes, una vez que no tenían una tarea, realmente no quedaba nada.

Había visto el ascenso de Xi Ran paso a paso, pero debido a su estado, se vio obstaculizado por todo tipo de obstáculos. También fue porque vio cuán desesperadamente había trabajado Xi Ran en su último matrimonio y cuán impotente era este Zerg ahora, después de divorciarse.

Así que se sorprendió un poco al escuchar que Xi Ran se volvió a casar después de regresar de la línea del frente. Aunque dijo que su compañero era un excelente Zerg masculino, sintió que no era una buena pareja en absoluto. Después de verlo hoy, Lan Ji se sintió un poco aliviado.

Dando tiempo suficiente a los cuatro para tener su conversación, Huan Xiu esperó hasta que la cena estuvo lista antes de bajar. Quizás porque han estado hablando por un tiempo, pero el ambiente no era tan lúgubre como al principio. Huan Xiu le preguntó casualmente a Lan Ji sobre Xi Ran cuando se unió al ejército por primera vez. Como parecía realmente curioso e interesado en los asuntos de Xi Ran, Lan Ji bajó la guardia y suavizó su actitud. No era tan reticente como al principio.

—Solía ​​ser muy normal, nada digno de mención. —Después de escuchar los elogios de Lan Ji frente a su Maestro, Xi Ran se sintió un poco avergonzado. No creía que fuera tan bueno.

—Incluso si eres normal, debes haber sido muy bueno. —Respondió Huan Xiu.

Lu Yien también habló sobre Xi Ran con Lan Ji. A sus ojos, nunca había conocido a un oficial mejor que Xi Ran.

Al mirar a Lu Yien, Huan Xiu pensó que sus amorosos padres lo cuidaban y lo criaban. La combinación de estas condiciones le hizo pensar que tal vez Xiao Ye se sentiría así cuando creciera.

El despertar y el desarrollo de los Zerg era realmente poco científico, especialmente el salto de la niñez a la edad adulta era demasiado drástico. Huan Xiu pensó que era demasiado difícil imaginar que, en un futuro cercano, Xiao Ye cambiaría de un cachorro que solo llegaba a su muslo, a un “adolescente” alto de la noche a la mañana.

Huan Ye se preguntó por qué su padre lo miraba con emoción durante la comida.

Después de la cena, Lu Yien insistió en darle cosas a Xi Ran, que parecían ser productos de cuidado costosos. Xi Ran había recibido muchos de ellos durante su hospitalización. Sin embargo, Lu Yien estaba demasiado entusiasmado y no fue fácil para él negarse. Tuvo que aceptarlo, diciendo que esta era la última vez y le pidió a Lu Yien que no gastara más dinero.

—Escuché que eras responsable de la rápida transferencia. Gracias. —Huan Xiu también dijo cortésmente. Lu Yien agitó repetidamente las manos y dijo que esto era lo que debía hacer. Además, no fue difícil.

Lan Ji y Xi Ran no eran personas conversadoras. Lan Ji simplemente se despidió y luego se fue. Dado que su superior se iba, sería demasiado embarazoso para él como junior quedarse, por lo que Lu Yien agitó la mano y se retiró rápidamente. Invitó calurosamente a Xi Ran y Huan Xiu a visitar su casa.

Huan Xiu regresó de la puerta, recogió los platos y fue a la cocina.

—Tu subordinado es tan animado. Es raro ver a una Zerg tan femenina.

Xi Ran miró la expresión de Huan Xiu.

—Mn, su familia lo mima, lo cual es bastante inusual. Pero es realmente excelente. Es famoso por saltar varios grados en la academia militar.

Cuando Huan Xiu dejó los platos y los palillos en el fregadero y quiso volver a buscar más, Xi Ran lo detuvo y dijo: —Yo lo haré.

—Me sentiré culpable si no hago nada. —Huan Xiu todavía no estaba acostumbrado a la maravillosa vida de sentarse y esperar las comidas todos los días, y luego darse por vencido para no hacer nada después de comer.

—El Maestro ya ha hecho mucho.

¿Mucho? Huan Xiu comenzó a pensar en lo que había hecho.

—Entonces los pondré en el armario. —Hu Xu recogió los regalos que Lu Yien había puesto en el suelo antes, abrió las bolsas y las clasificó con cuidado.

Xi Ran lo miró varias veces mientras hacía eso, lo que hizo que Huan Xiu se preguntara qué había hecho mal con las bolsas.

—¿Qué pasa? —Huan Xiu se dio la vuelta.

Xi Ran parecía vacilante, pero no pudo evitar decir: —El Maestro… ¿Está interesado en Lu Yien?

—¿Hm? Es porque no había visto antes a una mujer Zerg tan animada. —Dijo Huan Xiu, pensando que algo andaba mal.

—Es cierto. —Xi Ran sonrió a regañadientes—. Y además es joven…

—Espera, detente, creo que me estás malentendiendo. —Huan Xiu lo interrumpió rápidamente.

Xi Ran no dijo nada. Miró a Huan Xiu.

—No estoy interesado en él de esa manera, ¿de acuerdo?

Xi Ran asintió.

—¿Por qué tengo la sensación de que no lo entiendes? —Huan Xiu se acercó. Xiao Ye ya había vuelto arriba, no quería hablar demasiado alto y ser escuchado por el niño—. Pero te preocupas y estoy feliz por eso.

Huan Xiu recordó que Xi Ran dijo que “intentaría permanecer a su lado”. Era cierto que la otra parte había hecho esfuerzos, pero en realidad se trataba simplemente de “quedarse”, no de “tratar de monopolizar”.

—¿Te molesta?

Huan Xiu negó con la cabeza.

—¿Cómo es eso posible? Solo espero que puedas decirme lo que sea que estés pensando honestamente.

Xi Ran vaciló por un momento, luciendo un poco enredado.

—Monarca…

—¿Mnn? ¿Qué?

Xi Ran suspiró.

—El maestro se casará con un monarca tarde o temprano.

—¿Por qué? —Huan Xiu estaba confundido.

Xi Ran también estaba confundido.

—¿Acaso el Maestro no se casará en el futuro?

Huan Xiu nunca pensó seriamente en la diferencia entre una monarca y una concubina. Era difícil para una persona (zerg) normal no imaginarse la vida con tres esposas y cuatro concubinas bajo este trasfondo social. Sin embargo, Huan Xiu pensó que era imposible mantener múltiples relaciones y dividir los sentimientos en varias partes al mismo tiempo. Y una vez se iniciara el caos en las relaciones, traería innumerables problemas y disputas. Ahora que estaba viviendo su segunda vida, solo quería tener una vida cómoda con un amor.

—No. —Huan Xiu negó con la cabeza—. ¿Quieres que lo haga? Hm… ¿no trato este asunto con suficiente importancia? De hecho, no entiendo la diferencia entre un monarca y tú. Eres el único de mi familia. Así que tienes mi todo.

Xi Ran estaba estupefacto, porque el tono de Huan Xiu era como si estuviera preguntando qué iban a desayunar mañana. Por un momento pensó que estaba bromeando.

—Maestro, quiere decir… ¿Qué quieres que sea tu monarca?

Al ver la expresión de sorpresa en el rostro de Xi Ran, Huan Xiu sintió que su comunicación aún tenía un largo camino por recorrer.

—No te quedes en la cocina. Volvamos adentro y hablemos despacio.

Después de diez minutos de conversación, regresaron a su habitación.

—¿Eh? ¿Por qué crees que prefiero una figura más delgada? ¿Solo porque solía gustarme una mujer inferior?

Xi Ran asintió con la cabeza.

—Lo siento, no quise entrometerme. Es solo que me enteré por casualidad la última vez que estaba junto a la fuente en la universidad. Pero tampoco tengo la posibilidad de preguntarle sobre esas cosas…

—Informal.

—Preguntarte…

Incluso en esta situación, Huan Xiu insistió en ayudar a Xi Ran a corregir el problema del nombre.

—Escuché que lo amabas tanto que… dijiste que solo te casarías con él. ¿Es ese…  el caso? —Xi Ran parecía confundido. Instintivamente buscaba pruebas, pero no sabía qué podía hacer con los resultados.

—Este asunto es un poco complicado… —Huan Xiu también estaba en una posición difícil. Este cuerpo amaba tanto a Ai Le que se suicidó por su culpa. No quería confundir las cosas con “antes me gustaba, pero ahora ya no me gusta en absoluto”. Después de todo, a él realmente no le gustaba esa mujer inferior, pero explicarlo claramente implicaría su origen humano.

—El maestro no tiene que responder. —Sin embargo, Xi Ran no lo persiguió, sino que retrocedió tan rápido que el propio Huan Xiu se retiró antes de que pudiera decir algo.

—Todo lo que puedo decir es que no me agrada. Incluso si vuelve a mí, incluso si algunos Zerg como él… me muestran amor, no sentiré nada. —agregó Huan Xiu—. Sé que suena irrazonable, cómo alguien puede olvidarse de un viejo amor tan rápido, ¿cierto? Pero es verdad. Solo quiero tenerte. Si tan solo pudieras creerlo.

—Yo lo creo. —Sin embargo, Xi Ran se apresuró a asentir. Miró directamente a los ojos de Huan Xiu, sin rodeos.

—¿Tan rápido en responder?

—No hay necesidad de que el Maestro me mienta de esa manera. Incluso si no será en el futuro, al menos eso crees ahora. Estoy feliz. —Xi Ran rápidamente curvó sus labios en una pequeña sonrisa, pero Huan Xiu podía ver sus emociones en sus ojos.

Huan Xiu realmente no sabía qué decir.

—Realmente no sé qué decirte, ¿debería decirte que eres estúpido o directo…? ¡Mn…!

Huan Xiu se detuvo a mitad de la oración.

Xi Ran, sorprendentemente, ¿se acercó a besarlo por su propia voluntad?

Esta vez fue el turno de Huan Xiu de poner cara de sorpresa.

Vio fugazmente la mano de Xi Ran apretada con tanta fuerza que se puso blanca y temblorosa. Probablemente estaba muy nervioso. Xi Ran también obedeció la instrucción de Huan Xiu de “cerrar los ojos al besar”, y levantó los labios con cautela con los ojos cerrados, deteniéndose en silencio durante unos segundos sin ninguna fuerza. Pronto, el toque suave se fue de nuevo.

Xi Ran extendió la mano y presionó su mano contra su pecho, abrió los ojos y susurró: —Mi pecho está congestionado y dolorido. ¿Es porque me gustó?

—Realmente no tienes ni idea de este tipo de cosas.

—¿Entonces el Maestro estaría dispuesto a enseñarme? —Xi Ran miró directamente a Huan Xiu.

Huan Xiu se quedó sin palabras ante la sincera solicitud de Xi Ran y no pudo dejar de reír durante mucho tiempo.

—Creo que definitivamente aprenderás bien.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.