Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 59: Tratar con la hija del barón

Traducido por Yonile

Editado por Sharon


—Ahora, entonces…

Mi madre se aclaró la garganta ante el señor Wilhelm y yo, que actué de forma incorrecta y lo abracé frente a mi madre.

Me avergoncé y me separé. Mi hermano mayor temblaba con la cara vuelta, pareciendo contener la risa.

¿Qué demonios le parece tan divertido?

—Ahora nos ocuparemos de usted, señorita Mary.

—¡Hiii!

Su Alteza Raimundo ya había sido llevado, y solo quedó la señorita Mary, de rostro pálido.

¿Qué haría ahora que había perdido el apoyo de la familia real? No creo que a ella le quede ningún futuro con Su Alteza, entonces, ¿tenía la intención de volver a ser la hija de un barón como antes?

Sin embargo, mi madre la miró fijamente.

—Hay varias cosas que me gustaría preguntarte.

—¿Q-Qué es… ?

—Estabas estudiando en la academia junto a Su Alteza y Carol, ¿verdad?

—S-Sí…

Estaba claro que la señorita Mary estaba asustada.

Era de esperarse. Estaba en la residencia del duque Ambrose. Ante sus ojos estaban mi madre, la duquesa, mi hermano mayor, el hijo del duque, el señor Wilhelm y yo.

Su Alteza, su único aliado, no estaba. No había nadie que la apoyara aquí.

—Entonces, ¿es cierto que mi hija te intimidó mientras estudiaban en la academia?

—Uu…

—Por favor, conteste.

Para mí, no había nada de verdad en ello.

No había conocido a la señorita Mary hasta la noche de la fiesta. Yo tampoco la había intimidado.

Para empezar, no tenía ninguna razón para intimidarla solo porque se acercó a Su Alteza, ya que la relación entre nosotros era casi horrible en ese momento.

—E-Eso es…

—Por favor, sea breve. Carol te intimidó. ¿Es verdad o no? Sea clara.

—¡Uuu…!

No puedes responder, ¿verdad?

Si dijera que no fue honesta aquí, la verdad de que engañó a Su Alteza saldría a la luz. En otras palabras, sería una difamación oficial en mi contra, y se probaría su fraude.

No tengo claro qué tipo de apoyo tenía la familia de la señorita Mary. pero entre la nobleza dentro del reino, ninguna casa podría oponerse a la Casa Ducal Ambrose. Y ella había mostrado una clara hostilidad hacia nosotros.

—¡A-Ah…!

—Por favor, conteste honestamente.

—E-Es cierto… —murmuró en voz trémula.

Era una voz que normalmente nadie escucharía. Sin embargo, mientras esperábamos su respuesta, la escuchamos claramente.

Y aparentemente, ella todavía quería mantener sus fechorías.

—Entonces explique claramente, ¿de qué manera lo hizo?

—N-No recuerdo mucho…

—Ya veo. El supuesto acoso de Carol, que te angustió tanto que corriste a Su Alteza en busca de ayuda, fue una especie de incidente que olvidas incluso cuando no ha pasado mucho tiempo

—Uuu…

—Te dije que respondieras honestamente, y lo hiciste ¿verdad?

La presión de mi madre no se detuvo.

Me conformé con simplemente mirar a la señorita Mary con una mirada fría.

Todo fue causado por ella.

¿Eh?

De repente, comencé a preguntarme.

No había nada de cierto en las afirmaciones de mi intimidación a la señorita Mary. Aun así, fabricó tal historia y apeló a Su Alteza, lo que llevó a la ruptura de nuestro compromiso.

Si no fuera por la señorita Mary, aún habría asistido a la academia y habría recibido el entrenamiento de reina en mis días de descanso. Y en el futuro, me habría convertido en la esposa de Su Alteza y la reina de este país. Seguramente, mientras era tan descuidado como siempre.

El príncipe nunca me había mostrado ninguna bondad. Seguramente, incluso si nos casáramos en el futuro, él habría seguido siendo el mismo.

No importa cómo lo mire, romper mi compromiso fue el camino correcto.

No podría haberle transmitido mis sentimientos al señor Wilhelm mientras estaba comprometida.

Como resultado, no perdí nada por las acciones de la señorita Mary.

Como mucho, tuve que dejar la escuela. Pero Lilia venía a visitarnos con regularidad, por lo que no fue una gran pérdida. De todos modos, solo tenía a Lilia como amiga.

¿Qué debería hacer? En lugar de presentar cargos, ¿no debería expresar mi gratitud?

—Si respondiera honestamente ahora, no se le acusará de perjurio. Juraré por el nombre de la Casa Ducal de Ambrose.

—E-Eso es…

—Pero si insistes en seguir haciendo declaraciones falsas…

—Madre, por favor, espera.

Intervine entre la señorita Mary, cuyo rostro se estaba poniendo cada vez más pálido, y mi madre, que seguía presionando para obtener respuestas.

Ante mis palabras, las cejas de mi madre se levantaron con sorpresa.

Parecía que nunca esperó que yo defendiera a esta joven.

—Carol, ¿qué pasa?

—Deseas mi felicidad, ¿verdad?

—Por supuesto, como tu madre deseo tu felicidad.

—Entonces, Madre. En una situación en la que la señorita Mary no se acercó a Su Alteza… En un futuro en el que me casé con el príncipe sin demora… ¿Crees que habría sido feliz?

Las cejas de mi madre se arrugaron.

No había amor entre Su Alteza y yo. En una situación así, incluso si pasáramos de comprometidos a casados, el futuro no cambiaría.

Más bien, después de casarnos, solo podía imaginarme que me colocarían en una habitación lateral y me dejarían sola.

—No lo creo.

—Sí, siento lo mismo.

—Aun así, el hecho es que la señorita Mary usó mentiras para calumniarte. Ella debería ser considerada responsable de ese delito.

—En ese caso madre, tengo una propuesta —le dije con una sonrisa. Luego, me volví hacia la señorita Mary, quien lanzó un chillido asustado.

Me pregunto cómo se verá mi sonrisa en este momento.

—Quisiera otra sirvienta.

—¿Estás segura de eso, Carol?

—Sí. Actualmente, tengo el honor de ser instructora temporal en la Orden. Estaba pensando que necesitaría otra ayudante para hacer los documentos, ya que dejarlo solo a Natalia sería difícil para ella.

Eso era cierto. De hecho, anoche hice que Natalia trabajara muy duro.

Copiar el mismo documento era todo lo que quedaba, y la señorita Mary podía hacerlo..

Mi madre suspiró profundamente y luego asintió.

—Hmm, está bien. Si lo deseas, la haré ser tu doncella. Notificaré a la Casa Baronial de Hopkins

—Muchas gracias, madre.

—Sin embargo, la casa Ducal no emitirá ningún pago. Solo garantizamos comida, ropa y refugio. No se le concederán días de descanso como a los demás sirvientes. Además, la escolta de Carol durante las horas que salgas seguirá siendo Natalia, la señorita Mary no dejará la mansión. ¿Asumo que es aceptable?

—Sí, estoy bien con eso.

—¡P-Pero eso es…!

—Vaya, señorita Mary, ¿se está negando?

Ella alzó la voz ante la discusión que avanzaba rápidamente, pero no me importaba si tenía alguna objeción.

Ahora debo parecer un demonio devorador de hombres para la señorita Mary.

—Está bien para mí si no está de acuerdo. Dejémoslo en manos de la corte entonces.

—¿Eh…?

—Fraude, calumnia, perjurio. Y si todavía insiste en esto, también podemos agregar la incitación a Su Alteza para intento de asesinato. ¿Serán veinte años de prisión, quizás? Por supuesto, dado que su hija hizo tales cosas, la revocación del título de la Casa Baronial también debería tomarse en consideración.

—¡Lo haré! ¡Por favor, permítame! ¡Le juraré lealtad a la casa Ducal!

—No~. Está bien si se opone. Ni siquiera puedo sentir tu disposición.

—¡Estoy dispuesta! ¡Por favor, déjame ser tu sirvienta! ¡Haré lo que sea! ¡Te lo ruego!

Mientras sonreía, miré a lady Mary, que suplicaba fervientemente, arrastrándose con las rodillas, las palmas y la frente en el suelo.

Y mientras se miraba en tal estado…

—Albert, las mujeres son aterradoras.

—Yo también lo creo.

El señor Wilhelm y mi hermano estuvieron de acuerdo.

| Índice |

3 thoughts on “Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 59: Tratar con la hija del barón

  1. Ges-Sui says:

    Y se hizo justicia.
    Jajajajajaja Señorita Carol usted es diabolica y su madre aun más, pero jajajaja fue perfecto.
    Un resultado perfecto.
    Me encanto.
    Ojala le saquen versión manga a esta novela UvU es muy buena.

  2. Tita says:

    Alberth, señor Wilhelm… éso es una madre defendiendo como leona a su hija… GRACIAS POR EL CAPÍTULO!!!! Ahora quisiera que como castigo al principete ése, limpie los baños del palacio real… Sigue siendo un principe despues de todo XD…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *