Joven esposa del Capitán de 62 años – Capítulo 60: Una solución

Traducido por Hime

Editado por Sharon


—Siempre he pensado…

—¿Sí?

—¿La Casa Ducal de Ambrose está maldita o algo así?

—¿A qué te refieres?

Mi trabajo temporal como maestra en la orden tiene como días de descanso los fines de semana. Son los mismos que en la Academia, así que me reuní con Lilia.

Como sea, ya que le hablé sobre el incidente, Lilia me habló con sus usuales vejaciones mientras sus ojos observaban a la temblorosa Mary a mi lado.

—Comprendo que el idiota de Su Alteza no entienda esto ni aquello, actuara violentamente a sus anchas, y luego fuera arrestado. Cuando repentinamente dejó de asistir a la Academia, dijeron que él se tomaría un pequeño descanso.

—¿Eso es un descanso?

—Al decir eso, ¿él no está confinado en casa? Al final, su derecho al trono fue revocado. Bueno, podría decirse que sólo sufrió las consecuencias de sus actos.

Estoy completamente de acuerdo.

Por cierto, el segundo en la línea al trono era el príncipe Raul, el hermano menor de Su Majestad; y el tercero su hijo. Nunca lo conocí, pero ya que se decía que él era una persona sabia, el futuro del reino era seguro.

Aun así, la expresión de Lilia se hizo hosca y sus mirada se volvió fulminante.

No hacia mí, sino hacia Mary.

—La forma en la que trataron a Su Alteza fue la correcta. Quiero decir… Bueno, él es mucho más estúpido de lo que yo pensaba.

—Qué mordaz.

—El problema viene después. ¿Por qué convertiste a Mary en tu sirvienta?

—Um…

Ante el reproche de Lilia, escuché a Mary gimotear levemente.

Bueno, supongo que ella no puede evitar estar incómoda cuando hablamos sobre como era ella antes.

—Quería tener una sirvienta personal.

—Entonces debiste contratar una mujer adecuada. No necesariamente a Mary. Para empezar, es gracias a esta mujer que tuviste que dejar la escuela. No entiendo por qué eres tan amable con esta persona.

—Creo que tengo mis razones.

—Y tengo una idea aproximada: “Ya que ella asistió a la Academia, al menos sabe leer y escribir. También adquirió una cantidad considerable de conocimientos. Y también, creo que será útil a la hora de hora de hacer documentos”. ¿Eso es lo que ibas a decir?

¿Qué hago? Es exactamente eso.

Todo lo que necesitaba era a alguien que me ayudara a hacer documentos, y ella más o menos había pasado esos requerimientos. No era usual que las mujeres comunes y corrientes supieran leer o escribir. Incluso a Natalia le costaba entender palabras complejas.

Por otro lado, era costoso contratar a una mujer noble. Mary estaba necesitada en ese sentido, y ella se ofreció con gusto cuando a la casa del Barón Hopkins se le explicó esta situación.

Como sea, Lilia exhaló un enorme suspiro ante aquel acercamiento de mi parte.

—Escucha, Carol… ¿En serio crees que Mary trabajará seriamente?

—N-no, yo… s-soy muy seria.

—No te pregunté a ti. Quédate en silencio.

Lilia inmovilizó a Mary con una mirada furiosa.

Como siempre, la mirada de Lilia era aterradora. No importa si ella no logra hacer amigos, no se lo diré.

—Ahora, ahora…. incluso si sale corriendo, Mary no tiene ningún lugar al que ir.

—Esa manera de pensar es realmente ingenua. De estar en la posición de Mary, yo usaría cada uno de los medios a mi disposición. Para empezar, estuvo el tiempo en que ella engañó a Su Alteza, el príncipe de la corona, para cancelar su compromiso, aún cuando era posible que fuera acusada de subversión. Y ya que no pudo escapar de sus crímenes con la muerte, puede morir en el momento en que Carol cambie de opinión. ¿Crees que alguien así te obedecerá por siempre?

—Eso es…

No había pensado tan a futuro.

Con un gran suspiro, Lilia sorbió su té. Por cierto, fue Natalia quien lo preparó.

Mary aún no estaba lo suficientemente familiarizada con este trabajo como para envenenar mi comida o bebidas. Y he de añadir que tampoco confiaría en ella fácilmente.

—Estoy muy consciente sobre la idiotez de Su Alteza, ¿pero puedes decir que a tu hermano mayor no le ocurrirá lo mismo? ¿Puedes decir que es completamente imposible que Mary seduzca a tu hermano y se convierta en la duquesa?

—Creo que eso sería imposible si hablamos de mi hermano mayor….

—Las posibilidades no son cero. Si existe incluso la mínima oportunidad, podría traer problemas a la mansión, así que no deberías tener una sirvienta como ella. Cuando dijiste que quería una sirvienta, la señora debió haberte detenido. Aun así, no entiendo por qué ella aceptaría con tanta naturalidad que tomes como sirvienta a una mujer como Mary. Es por eso que pregunto, ¿tiene la Casa Ducal de Ambrose una maldición que los obliga a ser indulgentes con otras personas?

En realidad, no creo que deba preocuparme por mi hermano porque él está enamorado de Chris, y su cabeza es un lío. Hace algún tiempo, creí haberlo oído decir algo sobre ser un poco más amable con ella en el futuro.

—¿Entonces qué crees que debería hacerse?

—Poner a Mary en una celda en el calabozo, confinada de por vida. Luego contratar a una nueva sirvienta.

—¡P-Por favor! ¡Ruego me perdonen!

Ante las duras palabras de Lilia, Mary cayó a sus pies.

Los ojos de mi amiga se clavaron en Mary y la perforaron perdiendo todo el calor. Era tan fría.

—¿Oh, es así? ¿Qué harás, Carol?

—Bueno, me gustaría dejar las cosas como están. Además, ya tuvo el entrenamiento para ser una sirvienta.

—Eso ha dicho. ¿No es grandioso, Mary?

Vi como ponía las manos en sus mejillas y suspiraba con alivio. Sin embargo, no era propio de Lilia acabar así con los asuntos.

—Carol.

—Sí.

—Sabía que eras suave. Bueno, me gustas precisamente porque sé como eres. Pero ten en cuenta que habrá quienes intenten aprovecharse de tí por eso.

—Sí. Cuento contigo, Lilia.

—Bueno… Es porque sé como eres que no puedo dejarte sola.

Lilia rio, y reímos juntas. Siendo ella, seguramente ya ha tomado medidas. Además, no me preocupa.

Desde el inicio, después de decirme todo aquello, el objetivo de Lilia era atemorizar a Mary.

De otra manera, habría abordado el tema sin la persona involucrada presente.

Lilia sacó varias hojas de documentos.

—Me aferraré a esto por ahora… pero si la situación llega a ameritarlo, no dudaré en usarlo.

—Sí, no me importa.

—Mary, Lo entiendes, ¿verdad?

—¿Eh…?

Ante la incitación de Lilia, Mary ladeó su cabeza con perplejidad.

En realidad no entendía qué tipo de documentos eran. Como sea… Esos documentos podrían afectar su futuro.

—Una serie de relatos sobre ti engatusando a Su Alteza, y el nombre del que será el testigo. Lo demás son apuntes sobre tus mentiras. Tengo un especialista que investigó el vestido que acusaste a Carol de rasgar, y tengo pruebas de que lo hiciste tú misma. Por lo demás, todas las demás evidencias están en mi casa, bien aseguradas.

May emitió un grito ahogado.

—En realidad has hecho muchas cosas malas, ¿no es así? Si llevara a cabo los trámites legales correspondientes con estas evidencias, creo que tendrías cerca de treinta años de cárcel. La casa del barón Hopkins podría ser despojada de su título y propiedades.

Los labios de Lilia se estiraron en una sonrisa malvada.

Y Mary palideció.

—Pero quédate tranquila, Mary. Tu señora, Carol, es magnánima. Mientras trabajes honestamente, seguirás teniendo empleo en esta casa.

—U-Uh… Sí…

—Suelo visitarla para tomar té. No sucederá nada extraño. Pero a la menor sospecha de traición, recibirás el castigo apropiado.

—¡T-Trabajaré seriamente! ¡Así que, por favor! ¡Le suplico, tenga piedad!

Ante las palabras de Lilia, Mary encorvó la cabeza tanto como pudo.

Lilia era realmente confiable. Después de que dejé la Academia, ella se dedicó a investigar toda la evidencia.

Además, consideró mis sentimientos y tomó una postura malvada contra Mary.

Con esto, mi nueva sirvienta no será capaz de intentar algo en mi contra porque su vida acabaría en el momento en el que Lilia llegue a sospechar que hace algo extraño.

Y Mary no sería capaz de tocar a Lilia, de la familia del duque.

En otras palabras, no tiene otra opción más que trabajar seriamente.

—Fu, fu, fu.

Aun así.

Ver a Lilia reír de esa manera, mirando hacia a Mary, quien estaba completamente sometida, es una escena que espero ver más de una vez.

Hice una gran amiga, ¿no?

| Índice |

2 thoughts on “Joven esposa del Capitán de 62 años – Capítulo 60: Una solución

  1. Ges-Sui says:

    Jajajajaja Lila es usted diabólica pero me agrada.
    Completamente atrapo a Mary.
    Y Carol tan dulce y tierna como esa, también se divierte con Lila amenazando a Mary a mi no me engaña. Jajaja.
    Muy buen capitulo muchas gracias. UvU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *