Katarina – Volumen 9 – Capítulo 2: Una reunión en el callejón (3)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


A diferencia del día anterior, logré despertarme sin ningún problema antes de que fuera demasiado tarde… Con la ayuda de María, claro.

Hoy, también, Sora estaba trabajando en los muelles mientras María parecía ocupada preparando los postres para servir a la hora del almuerzo.

Ayer no hice mucho, pero hoy decidí que quería ayudar, así que le pregunté a Regina qué ingredientes necesitábamos y fui a comprarlos. Me estaba acostumbrando a la ciudad y podía ir sola a la tienda más cercana.

Regina me ordenó que llamara a un guardia de inmediato si pasaba algo, pero era apenas un viaje de diez minutos, y ni siquiera me perdí en el camino. También me encontré con algunos de los clientes del restaurante que vinieron ayer, quienes me reconocieron y me preguntaron si estaba comprando para el restaurante. Eso me hizo sentir aún más segura.

Compré las cosas que Regina me dijo y estaba lista para regresar cuando escuché que alguien me llamaba.

—Oh, eres la nueva camarera del restaurante del puerto, ¿no es así?

Miré hacia arriba y vi a un hombre frente a la tienda al otro lado de la calle sonriéndome.

—¡Gracias por ese postre de ayer! —dijo, y recordé quién era.

Era el cliente que había venido al restaurante con su hija y quería probar nuestro postre. Terminamos haciendo uno solo para ella para que pudieran comérselo después de que se fueran.

—¡Para nada! ¿Le gustó a su hija? —pregunté.

—¡Seguro que lo hizo! Ella tragó todo mientras hablaba de lo bien que sabía. Oh, cierto, toma esto. Como agradecimiento por lo de ayer —dijo, arrojándome una de las manzanas en exhibición en la tienda.

—¡Gracias! ¡Ven a visitarnos de nuevo en algún momento! —dije antes de irme.

La manzana que me había dado era brillante y olía bien. Me di cuenta de lo deliciosa que iba a ser con solo mirarla.

Voy a compartir esto con María más tarde. Si tenemos crema batida, irá muy bien con esto. Me pregunto si también tenemos miel. La miel sería genial.

Estaba tan ocupada pensando en cómo comerme la manzana que me distraje y tropecé con una piedra.

¡Wah!

Hice lo mejor que pude para no caerme y proteger los ingredientes que había comprado al mismo tiempo… pero desafortunadamente, la manzana se cayó. Era tan suave y redonda que rodó hasta un callejón.

¡Mi manzana!, pensé, corriendo tras ella. Después de caminar un poco por el callejón oscuro, finalmente encontré la manzana junto a un objeto pequeño que no pude distinguir.

El objeto saltó, y cuando pude ver mejor, me di cuenta de que era un gatito sucio y con poco peso. No tenía collar alrededor del cuello, por lo que probablemente era un callejero. Empezó a silbar, mientras vigilaba la manzana. Realmente parecía desnutrido. Cogí la manzana y, agachándome, intenté imitar el ronroneo de un gato. El gatito, sin embargo, empezó a silbar más fuerte y retrocedió lentamente.

Sabía que los perros me odian, pero pensé que los gatos me toleraban… Tal vez los callejeros se asustan fácilmente.

Miré la manzana y noté que no tenía marcas de mordeduras. ¿Los gatos incluso comen manzanas? No es así, ¿verdad? Traté de pensar en algo con lo que pudiera alimentar al gatito y recordé que el dueño de la tienda, antes, me había dado algunas salchichas adicionales sin cargo. ¿Quizás le guste la carne?

Saqué la salchicha de la bolsa, la arranqué un poco y la tiré en dirección al gatito. El gatito pareció sorprendido al principio, pero luego lentamente comenzó a moverse hacia él. Cuando llegó a la salchicha, empezó a mordisquear. El pobre debe haber tenido mucha hambre. Tiré otro trozo de salchicha, luego otro, y luego otro, hasta que escuché una voz detrás de mí.

—¿Pequeño? ¿Dónde estás?

Vi a un joven entrar al callejón con una loncha de jamón en las manos.

—Oh, ahí estás. Espera, ¿quién eres tú? —preguntó el hombre, quien probablemente tenía mi edad.

Shisai
¡Es un hombre! Al fin sabemos el género del narrador misterioso

Tenía el pelo y los ojos de un castaño oscuro y la piel bronceada. No parecía alguien de esta ciudad. Su rostro se iluminó cuando vio al gatito, pero luego se oscureció cuando me vio agachada junto a él.

—Encontré a este gatito y solo le estaba dando un poco de salchicha. ¿Es tuyo? —le pregunté. Pensé que era un gato callejero, pero este joven parecía ser su dueño.

—No, es solo un callejero —respondió, apartando la mirada —. Lo acabo de encontrar aquí, así que vengo a darle algo de comer cuando tengo tiempo libre.

Eso explicaba el jamón que tenía en la mano, y también significaba que, como pensé al principio, el gatito no tenía dueño.

—Ya veo. Pero parece tan pequeño. Me pregunto dónde estarán sus padres —El gatito era tan pequeño que podría caber en mis manos y parecía demasiado joven para vivir sin padres.

—Ya estaba solo la primera vez que lo vi. Sus padres están muertos o lo abandonaron —escupió fríamente el joven.

—¿Pero podrá sobrevivir por su cuenta? —me pregunté. Se veía tan delgado que se le veían los huesos. No podía venir a darle de comer todos los días y, al parecer, el joven solo venía aquí esporádicamente.

Definitivamente era demasiado pequeño para cazar lo suficiente como para sobrevivir… Me estoy preocupando por este gatito.

—Si no puede, morirá. Tan simple como eso —respondió el hombre, distante.

Su respuesta sonó tan cruel que me sentí irritada y me volví hacia él, lista para reprenderlo por ser despiadado. Pero cuando lo miré a la cara, descubrí que parecía realmente preocupado por el gatito. Mi rabia disminuyó y pensé que tal vez este hombre tenía las mismas tendencias tsundere que Alan.

—Disculpe… ¿no podría llevarlo a casa? —le pregunté.

—No soy de aquí, así que no puedo. ¿Tú qué tal? —contraatacó. Como sospechaba, no era de esta ciudad.

—Yo también me estoy quedando aquí temporalmente, así que no puedo… —respondí.

Por supuesto, si pudiera traerlo de regreso a la mansión Claes, probablemente podría quedarse en nuestro jardín, pero… Es más fácil decirlo que hacerlo. Estaba aquí en una misión y ni siquiera sabía cuándo regresaríamos a casa.

—Oh… —dijo, visiblemente decepcionado.

Ha estado alimentando a este gato desde antes que yo, así que debe haberse encariñado mucho… ¡Espera, tengo una idea!

—¡Ahora mismo trabajo en un restaurante, así que podría preguntarles a los clientes si alguno de ellos quiere llevárselo a casa!

—Seguro. De todos modos, no es mi problema. —Fue una respuesta estereotipada de un tsundere, pero por su expresión me di cuenta de que estaba feliz con mi idea.

—Sin embargo, no puedo traerlo de vuelta conmigo en este momento. ¿Crees que estará bien?

—Sí, él siempre está en este callejón. Debería estar bien incluso si vienes más tarde.

—Estoy tan feliz. Buscaré un dueño y, cuando encuentre uno, volveré a recogerlo.

—Como sea… vendré a ver cómo está también —dijo el joven, murmurando la última parte en voz baja. Empecé a entender cómo se sentía por el gatito.

—Oh, yo trabajo en el restaurante del puerto por esta calle, así que ven si tienes la oportunidad. ¡Nos vemos, jovencito!

—¿Jovencito…? Solo llámame Arneau —dijo, antes de comenzar a alejarse.

—Está bien, Arneau. ¡Soy Katarina, por cierto!

Vi a Arneau dejar el jamón para el gatito cuando se fue. Parecía distante, pero probablemente era amable en el fondo.

—Te buscaré un buen dueño, así que espera un poco más, ¿de acuerdo? —le dije al gato.

Arneau ya no estaba allí, y volví al restaurante, esta vez de verdad.

Inmediatamente le pregunté a Regina si podía buscar un propietario entre los clientes.

—Sí. No puedo quedarme con el gato, pero siéntete libre de preguntar.

Decidí hacerlo tan pronto como abrimos. Imaginé que, al igual que el día anterior, vendrían muchas chicas jóvenes a comer dulces. ¡También tenía que asegurarme de contarles sobre los nuevos postres de María!

Poco después de que abrimos, como había predicho, el restaurante se llenó de chicas. Casi no nos quedaban asientos vacíos. Esperando un almuerzo ajetreado, Regina había llamado a sus otros dos empleados, que ahora casi lloraban de alegría al ver lo popular que se había vuelto el restaurante.

—Voy a obtener ganancias… —exclamó Regina, sonriendo.

—¡Esto es tan bueno! ¡Está tan lleno de frutas! —dijo un cliente efusivamente mientras procedía a terminar rápidamente su postre. Ella era la hija del hombre que me había dado la manzana antes. Después de llegar demasiado tarde para la hora del almuerzo ayer, probó los dulces de María en casa y le gustaron tanto que volvió.

—Me gustaría poder probarlos todos —dijo la chica amante del azúcar mientras miraba el menú—, pero me estoy quedando sin dinero…

Después de una larga y cuidadosa consideración, había pedido tres postres que ahora estaba devorando felizmente. La forma en que estaba atacando esos platos me hizo pensar que seríamos buenas amigas.

—Ughh… comí demasiado… ¡guardaré mi mesada y volveré! —anunció, mirando con envidia a las otras chicas que aún estaban comiendo.

—Estos son los postres pequeños que hicimos para regalar como muestras, pero… aquí. Toma esto —le dije, envolviendo algunos dulces y dándoselos sin que nadie se diera cuenta.

—¡M-Muchas gracias! —dijo con una gran sonrisa—. ¡Les contaré a todos mis amigos sobre este restaurante! —añadió, asintiendo vigorosamente.

—Oh, por cierto, ¿conoces a alguien a quien le gustaría tener un gato? Todavía es pequeño, pero vive sin sus padres. Estoy tratando de encontrarle un dueño —dije.

Ya le había preguntado a algunos clientes, pero la mayoría de las personas de aquí tenían negocios y no podían tener mascotas. El padre de esta niña me dio una manzana antes, por lo que su familia probablemente tenía una frutería. Pensé que, incluso si ella no podía quedarse con el gatito ella misma, tal vez conocía a alguien que pudiera.

—Hm… No puedo estar seguro, pero conozco a alguien que podría. Intentaré preguntar.

—¡¿En serio?!

Esta fue la primera respuesta positiva que recibí ese día.

—¡Volveré para contarte sus respuestas una vez les pregunte! —prometió con una sonrisa en su rostro que se parecía a la de su padre.

—Gracias —me incliné cuando ella se fue.

Espero que podamos encontrarle un hogar a este gatito…

| Índice |

3 thoughts on “Katarina – Volumen 9 – Capítulo 2: Una reunión en el callejón (3)

  1. Liz says:

    Otro interés amoroso para Katarina 🙂 bueno eso pienso. Espero que el próximo capítulo podamos saber un poco más sobre el chico. Gracias por el capítulo <3

  2. Start says:

    Muchísimas gracias por traduccir este cap, me encantó sobretodo saber quién es el narrador misterioso quisiera ver más así que solo queda esperar o((*^▽^*))o jujujj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *