¡¿La Bruja devoradora de desgracia en realidad es un vampiro?! – Interludio 3: El vínculo entre hermano y hermana

Traducido por Den

Editado por Yusuke


Cuatro días después de que Ernest la ayudara a elegir un regalo para Simon, Yuuri visitó la sede principal de la Compañía Watoh. Estaba allí para entregar su mezcla de té de hierbas y ver a Simon.

Simon era un hombre amable y gentil que se preocupaba mucho por su hermana menor. Tenía algunas peculiaridades, pero eran las únicas que ayudaban a definir quién era. Yuuri lo entendía, pero aun así evitaba pasar tiempo a solas con él.

Sin embargo, gracias a los ánimos de Ernest, había llegado con la esperanza de reparar su relación rota.

—¡Yuuri!

Simon entró repentinamente mientras Yuuri hablaba con uno de los empleados. Llevaba su hakama como de costumbre, pero esta vez, parecía  estar hecha de cáñamo [1]. Estaba extremadamente feliz porque por fin Yuuri le había pedido que se encontraran.

—Hola, Simon —dijo Yuuri, esquivando su abrazo.

—He hecho reservas para nosotros. Planeas quedarte a almorzar, ¿verdad? —sugirió Simon tan pronto como el empleado se marchó.

—Sí.

La última vez que había venido, había rechazado de inmediato su invitación a cenar.  Hoy tenía la intención de hacerlo bien.

—Vamos al restaurante xingkaes. Es uno que frecuento, así que puedo asegurarte que la comida es deliciosa.

Como Hylant era un codiciado socio comercial de muchos países, había muchos restaurantes que manejaban gente de Xingka y algunos países del sur. Y varios incluso habían aparecido alrededor de la sede principal de la Compañía Watoh. Yuuri sospechaba que su hermano había elegido un restaurante xingkaes por respeto a ella, así que no tendría que preocuparse por sobresalir.

—Oye, Simon, esto es para ti. Para agradecerte.

Yuuri decidió darle el regalo a su hermano. Todavía era un poco temprano para almorzar y la caja del sombrero era demasiado pesada para llevarla.

—¿Para mí?

—Es para agradecerte por los accesorios para el cabello que me diste.

Simon la miró y, al darse cuenta que tenía el cabello recogido con los mismos accesorios que le había comprado, extendió ambos brazos y se precipitó hacia ella.

—¡Yuuri!

No queriendo sentirse culpable por volver a evitarlo, Yuuri aceptó su muestra de afecto pública. No pensaba que fuera apropiado para dos hermanos adultos, pero parecía necesario si iban a reparar todos los años de discordia entre ellos.

—¡No puedo respirar! —gritó Yuuri, temiendo que si no decía nada, nunca la soltaría. Estimulada por una mezcla de vergüenza y dolor, lo apartó.

—Oh, lo siento mucho.

—Adelante, abre mi regalo —dijo, entregándole la caja.

Simon desató el lazo con delicadeza y abrió la caja, sacando el objeto que estaba dentro.

—¡Oh, un sombrero…!

La gorra de caza que ella y Ernest habían escogido el otro día tenía un patrón de cuadros diminutos, uno que parecía que le quedaría perfecto a Simon. Aunque la gorra de punto cálida estaba fuera de lugar con la chaqueta ligera y blanca y el hakama color índigo [2] que usaba en este momento.

—Se supone que es un sombrero de otoño, así que supongo que está un poco fuera de temporada —señaló Yuuri, pero Simon se dejó la gorra puesta.

—¡No, esto es genial! ¿Lo escogiste por mí, Yuuri?

—Uh, bueno… Sí, lo elegí —respondió Yuuri, eligiendo sus palabras con mucho cuidado. Ernest había sido quien sugirió un sombrero como regalo, pero de hecho, fue Yuuri quien eligió el tipo y el diseño.

Quería comprarlo para él como una forma de decir gracias. Y, sin embargo, su rostro estaba lleno de culpabilidad.

—¿O fue el conde quien lo eligió? —preguntó Simon, su expresión previamente alegre de repente se nubló.

—Er… Quiero decir, el conde me dio su opinión, pero ¡yo escogí el diseño!

—Oh, uh, lo siento, no te estoy culpando. Sé que no debería meterme en tus relaciones.

—De ningún modo. Sé que simplemente estás preocupado por mí.

Yuuri no le había contado a su padre ni a su hermano sobre el verdadero alcance de su relación con Ernest, es decir, el hecho de que había bebido su sangre. Sin embargo, Simon había descubierto que Ernest era un visitante frecuente, por lo que era muy probable que tuviera una corazonada de por qué.

Era una cuestión de vida o muerte, así que Yuuri sabía que al final debería mencionarlo.

Pero estaba tan distanciada de su padre y su hermano que ni siquiera estaba segura de cómo abordar el tema.

El impulso de beber la sangre de alguien no desapareció de inmediato cuando se hizo adulta. Pero una vez lo hizo, se dio cuenta de que realmente era un ser completamente diferente de su padre y Simon. No era exactamente algo de lo que quisiera hablar con cualquiera.

—¿Nos vamos? —Los ojos de Simon reflejaron una amabilidad incondicional. Pero ver esos ojos reavivó una mirada más fría en el fondo de la mente de Yuuri, por lo que desvió la mirada.

Aun así, creía que podía cambiar, poco a poco, con la ayuda de Simon. Tomó su mano, y se marcharon los hermanos.


[1] El cáñamo es una fibra textil que se obtiene de esta planta, con la que se hacen tejidos.

[2] Añil o índigo es la denominación tradicional de las variedades oscuras y profundas del color azul.

| Índice |

Un comentario en “¡¿La Bruja devoradora de desgracia en realidad es un vampiro?! – Interludio 3: El vínculo entre hermano y hermana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.