La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 71: No vengas aquí

Traducido por Shroedinger

Editado por Sakuya


Desafortunadamente, hoy era el día en que cenaría con Sovieshu. Como acababa de regresar de mi viaje, podía posponerlo con la excusa de que estaba cansada. Sin embargo, en lugar de hacerlo, me lavé rápidamente, me cambié y luego fui al palacio oriental tan pronto como llegó el momento.

—¿Cómo estuvo Wirwol, Emperatriz?

Sovieshu me sonrió, como si no hubieran registrado mi habitación mientras no estaba.

¿No dio la orden Sovieshu?

No podía bajar la guardia. Le había confiado a Rashta cómo se divorciaría de mí, y luego me trató con calma al día siguiente. No era el único que sabía cómo controlar sus expresiones faciales.

—Me reuní con el decano y con Evely en la academia. —Me senté a la mesa ya preparada.

—¿Ella está bien?

—Está luchando con la pérdida de sus poderes.

—Ah… ¿Todavía no los ha recuperado?

—Cuando llegué, se habían ido por completo.

Sovieshu parpadeó sorprendido.

—Oh. —Sacudió la cabeza con tristeza—. Debe estar muy molesta.

—Ella dijo que se sentía inútil.

—No puede ser. —Sovieshu parecía realmente preocupado—. Si su mana se ha ido, entonces no puede asistir a la academia mágica… ¿Qué tal si la trasladamos a una academia regular y le brindamos algo de apoyo?

A diferencia de la academia mágica, donde la matrícula y el alojamiento son completamente gratuitos, las academias regulares eran caras. Como resultado, había dos tipos de plebeyos que asistían a estas academias, los que no eran nobles pero eran demasiado ricos para ignorarlos y, los que eran lo suficientemente inteligentes como para recibir becas.

Los nobles, por otro lado, podían ingresar a cualquier escuela siempre que pasaran la prueba de ingreso. Como resultado, había una gran tensión entre los nobles y la gente común.

¿Por qué empujar a Evely ahí? ¿La niña que casi se convierte en mago?

—Lo haré si es lo que Evely quiere, pero recomiendo encarecidamente que no lo haga.

—Pero no será fácil enviar a una niña, que fue a la academia mágica, de regreso a la sociedad.

—Le pedí al decano que revisara el horario de Evely. La mayoría de sus clases de magia ahora se basan en la teoría. Los eruditos investigarán juntos sobre cómo restaurar su mana.

—¿Investigación? ¿Convertir a la niña en un sujeto de pruebas?

—Evely estuvo de acuerdo.

Sovieshu me miró con incredulidad y pasó a criticarme.

—Ella está en una posición difícil. Es solo una niña. ¿No deberías tú, la Emperatriz, evitar que tome esa decisión?

—Fue lo mejor para el bienestar mental de esa niña.

—Si esto no pareciera ser el camino correcto, debes saber cómo hacer que se rinda.

—Es Evely quien decide si sigue por ese camino o no. No usted, Su Majestad.

Los ojos de Sovieshu temblaron. Sostuvo su copa con fuerza y ​​me miró fijamente, hasta que finalmente se dio la vuelta. Sintiendo su repentina debilidad, solté la pregunta que había querido hacerle todo este tiempo.

—¿Registraste mi habitación?

Él se estremeció levemente. En lugar de responder, cortó con cuidado su langosta a la parrilla y formuló una pregunta propia.

—¿Me estás ocultando algo?

—No.

La debilidad que había visto en él desapareció de repente. Él resopló y se puso de pie, luego se fue a alguna parte. Seguí comiendo y regresó con una pequeña caja. No tenía tapa, volcó la caja, derramando el contenido de dentro. Inmediatamente me di cuenta de que eran mis cartas con Heinley. Sovieshu realmente había rebuscado en mi habitación y robado mis cartas.

—¿No escondes nada, dices? —Sovieshu habló con voz fría y se sentó casualmente en su silla.

—Así es. —Lo miré con calma—. No era necesario decírtelo.

—¿No es necesario?

—Tienes terribles modales en la mesa.

—Intercambiaste cartas privadas con el rey mujeriego. ¿No pensaste en contárselo a tu marido?

—Cuando la señorita Rashta toma lecciones de etiqueta, pueden sentarse uno al lado del otro.

Sovieshu, enojado, se bebió un trago de agua. Mientras tanto, escogí cada trozo de papel manchado con comida y salsa. En realidad, no habíamos intercambiado muchas cartas.

Cuando cogí la cuarta carta, Sovieshu golpeó su vaso y me arrebató la carta de la mano. Rápidamente tomó las otras cartas, colocó un candelabro a su lado y luego acercó el extremo de una letra a la llama. Le lancé una mirada furiosa.

Sakuya
Quien lo quiere golpear conmigo :3

—¿Qué estás haciendo ahora?

—Las estoy quemando.

Cuando terminó con una, tiró el trozo a un lado y luego acercó una segunda carta a una vela.

—La amiga de cartas que el príncipe Heinley había estado buscando antes. ¿Eras tú?

—¿Por qué hacer una pregunta cuya respuesta sabe?

—¿Te divertiste?

Lo vi sin comprender.

—¿Fue divertido confabular con el príncipe Heinley y hacer que Rashta pareciera una mentirosa?

Sovieshu quemó cada una de las cartas, se sacudió las cenizas de las manos y me miró con expresión sombría. Fingí reír.

—¿No sabías ya que la señorita Rashta mintió sobre eso?

—El comportamiento de Rashta es un asunto aparte. La Emperatriz no debería reírse de Rashta.

—Creo que ella dijo con certeza que no era amiga del príncipe Heinley.

—Lo dijiste burlonamente delante de los demás.

Realmente me preguntaba qué estaba pasando por la cabeza de Sovieshu. Rashta había actuado de manera engañosa con el príncipe Heinley, pero él insistió en que ella era la que estaba siendo tratada injustamente.

—Si realmente te importara, habrías venido a mí y me habrías revelado la verdad en silencio. O le habrías dicho a Rashta que no se presentara porque ya sabías que era otra persona.

Era inútil intentar razonar con él. Sólo estaba tratando de sacarme del camino para convertir a Rashta en la Emperatriz. No importa lo que dijera, yo era la villana aquí.

—Mi comida es un desastre. Ya no puedo comerla.

En lugar de seguir luchando por el pasado, me levanté de mi silla con tanta gracia como pude.

—No he terminado aún.

—Consideraré tus palabras. Después de todo, vas a decir que todo es culpa mía, ¿verdad?

Sovieshu se levantó de su silla y se paró frente a mí. Me miró a los ojos y habló con fuerza.

—Probablemente usaste pájaros mensajeros para las cartas. No más. Ordenaré a los caballeros que disparen a todos los pájaros que intenten entrar a tu habitación.

—No veo por qué, con quien intercambio cartas tiene algo que ver contigo.

—Soy tu esposo.

—Pero tú no eres mi amante, ¿verdad?

—¿Qué?

Me volví a un lado y salí de la habitación sin responder. ¿De qué me sirvió darme cuenta de que realmente me gustaba? Sovieshu se convertía en una persona completamente diferente cuando se trataba de Rashta.

Mis ojos se llenaron de lágrimas calientes y caminé lo más rápido que pude. Afortunadamente, cuando logré salir y tomar un respiro, mis lágrimas disminuyeron. Tal vez me había acostumbrado a esto, o tal vez estaba preparada.

Sin embargo, sentí curiosidad por una cosa. Pensé que Sovieshu buscó en mi habitación una razón para divorciarse de mí. ¿Por qué iba a quemar la evidencia con sus propias manos?

Bueno, hubo una o dos cosas que no entendía sobre él. Aclaré mi mente y me apresuré a regresar al palacio occidental. Cuando llegué a mi dormitorio, le pedí a la condesa Eliza que me trajera un paño azul.

—¿Te refieres a un paño azul, no a un vestido azul?

—Sí.

El azul era el color que simbolizaba el peligro. Sovieshu había amenazado con disparar a todos los pájaros que llegaran a mi habitación, así que quise colgar un paño azul antes de tiempo. Ya no podía ponerme en contacto con Heinley por medio de aves mensajeras…

Aunque me sentía triste, mi primera tarea era asegurarme de que ningún pájaro muriera.

—Consíguelo lo antes posible.

—Sí, su Majestad.

Cuando vi el final del vestido de la condesa Eliza mientras entraba en el salón, me di cuenta de que había cometido un error.

—Sólo un momento.

—Sí, su Majestad.

—Consígueme un paño rojo, no azul.

El símbolo de peligro en el Reino Occidental era el color rojo. Queen era inteligente, pero seguía siendo un pájaro. Si fue entrenado como un pájaro del oeste, sabría que una bandera roja significa no acercarse.

♦ ♦ ♦

—¿Quieres decir que la Emperatriz Navier será la reina del Reino Occidental?

—Sí.

—Su Majestad… ¿La chantajeó?

Heinley no respondió.

—Pido disculpas. No quise sugerir que fueras una mala persona. Si no sólo, ¿por qué la Emperatriz se convertiría en Reina?

—Parecía haber una razón, pero no pudo decir más porque nos habíamos separado rápidamente. —Heinley cayó momentáneamente en un pensamiento silencioso—. Quizás el emperador Sovieshu esté a punto de divorciarse de ella.

—Oh. Oh Dios mío.

Los ojos de McKenna se agrandaron cuando absorbió por completo el hecho de que Navier y Heinley estarían casados.

—Sorprendentemente, ella puede estar bien adaptada.

—¿Sorprendentemente?

—La Emperatriz Navier, por lo general, sigue las reglas a la perfección.

Cualesquiera que fueran las circunstancias, no existen precedentes de que una emperatriz de un país propusiera matrimonio al rey de otro. McKenna no sabía si podría describirlo como una propuesta, pero…

—¿Fue hecho con sinceridad?

—No bromees sobre eso, McKenna.

—¿Qué pasa contigo? ¿Aceptaste de todo corazón?

—Por supuesto.

Heinley miró a McKenna como diciendo: “No hagas una pregunta tan obvia.”

—Bueno, íbamos a iniciar una guerra, usar a la señorita Rashta como escudo y tomar a la Emperatriz como rehén… pero esto es ciertamente mejor que el plan original. Pero no será fácil, Su Majestad.

—Lo sé. Hay mucho que preparar. —Una sonrisa despreocupada cruzó por el rostro de Heinley—. Pero no puedo convertir a una Emperatriz en Reina.

Era una broma, pero no se entendía fácilmente. McKenna parpadeó confundido, antes de que sus ojos se abrieran al darse cuenta y se pusiera de pie de un salto. Heinley no se refería a un reino occidental, sino a un imperio occidental.

—¡Su Majestad, quiere decir…!

—Hay mucho trabajo duro por delante, McKenna.

Normalmente, McKenna se habría quejado de frustración, pero miraba a Heinley con profunda felicidad y admiración.

La gente del Reino Occidental tenía un ligero sentido de inferioridad con respecto al Imperio Oriental. Aunque la fuerza y ​​la capacidad de cada país eran aproximadamente iguales, Occidente fue tratado como un país de segundo nivel después de que sus fuerzas fueron derrotadas por el ejército de magos. Los países extranjeros siguieron el ejemplo del Imperio del Este, y aunque el Reino Occidental no era en ninguna parte un país débil, fue tratado como tal. El descontento estaba destinado a crecer.

Heinley le sonrió a McKenna y le dio una palmada jovial en la espalda.

—Vamos, lo iba a hacer de todos modos. ¿No recuerdas nuestra promesa?

—Lo hago… yo… todavía estoy feliz.

Heinley bromeó con McKenna un poco más y luego sacó una carta.

—Entrégale esto a la Emperatriz Navier.

McKenna soltó un gruñido.

—Ahora que ha quedado así, se intercambiarán más cartas. Mis pobres alas sufridas. —Sin embargo, McKenna todavía tenía una sonrisa en su rostro.

—Lo siento. Pero de ahora en adelante, debemos tener cuidado, ya que el contenido de las cartas son cosas que no deben intercambiarse en un asunto normal.

—Hablas como si ya no lo fuera.

En un instante, McKenna se transformó. Cuando su ropa cayó al suelo, un hermoso pájaro de plumas azules voló hacia arriba. Heinley ató la carta al tobillo del pájaro, le acarició la cabeza y abrió la ventana.

Una esquina del pecho de Heinley se hinchó de orgullo. El sentimiento había permanecido en él desde que se reunió con Navier en Wirwol. Si bien estaba entristecido porque la Emperatriz no lo amaba, estaba lo suficientemente feliz como para cubrirlo todo. Mientras tanto, McKenna, un acérrimo oponente del amor de Heinley por Navier, inesperadamente dijo que ella era adecuada para él. Puede que haya habido una leve sensación de sarcasmo, pero Heinley no pudo evitar sonreír.

Llamaron a la puerta y una secretaria que estaba afuera pidió permiso para entrar. Heinley tocó el timbre de la pared como señal y la secretaria entró.

—Su Majestad. Hay noticias del espía en el Imperio de Oriente.

—¿Qué es?

—El sucesor de la familia Troby trató de dañar al bebé del Emperador y posteriormente fue desterrado.

Heinley arqueó las cejas con sorpresa. La emperatriz Navier provenía de la familia Troby.

—¿El hermano de la Emperatriz fue desterrado?

—Sí. El emperador Sovieshu envió caballeros para confirmar la partida.

Heinley se puso de pie de un salto.

—¿Dónde está ahora?

—Parece que ya no tiene relación alguna con el emperador Sovieshu y el espía no decidió seguirlo.

Por supuesto, el espía no conocía el amor no correspondido de Heinley por la Emperatriz Navier, por lo que no tenía buenas razones para rastrear a Koshar.

—Encuentra al hermano de la Emperatriz y tráemelo.

—Sí, Su Majestad.

Después de que la secretaria se fue, Heinley se sentó en una silla y cruzó las piernas. Como dijo McKenna, la Emperatriz Navier era una gran seguidora de las reglas y las convenciones, por lo que algo grave debe haber sucedido si ella hubiera venido hacia Heinley.

—¿Tiene algo que ver el destierro del hermano de Reina con  todo esto?

♦ ♦ ♦

Tan pronto como McKenna recibió la orden de entregar la carta de Heinley, voló al Imperio del Este sin un día de descanso. Había ido y venido varias veces y estaba familiarizado con la ruta hacia el dormitorio de la emperatriz.

Cuando McKenna se acercó a la ventana, vio una tela roja que colgaba de ella. McKenna tuvo un momento de presentimiento, pero luego sonrió al recordar que el rojo era un símbolo de buena fortuna en el Imperio de Oriente.

Pensé que tenía frío. ¡Inesperadamente, tiene un lado encantador!

Debe haber colgado la tela que simboliza su matrimonio con Heinley.

Quizá la emperatriz Navier también tenga sentimientos cuando se trata del Rey Heinley.

McKenna se abalanzó hacia la ventana, pero luego un dolor punzante en el costado le hizo jadear.

Él cayó, cayó y cayó.

| Índice |

One thought on “La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 71: No vengas aquí

  1. Isaku says:

    *RESPIRA, RESPIRA, RESPIRA, RESPIRA, RESPIRA* ¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH!! ¡¡¡SOVIESHUU CULER0000¡¡ ¡¡HIJOO DE LA GUAYABAA!!

    Perdón, ya me calmo >:’c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *