La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 72: Entre nosotros hay secretos

Traducido por Shroedinger

Editado por Sakuya


Mientras seguía mirando fijamente lo escrito en el informe, me empezaron a doler los ojos y regresé a mi habitación. Me había sentido mareada. En estos días, mis ojos palpitaban continuamente cuando observaba tan densas palabras.

—No he ordenado la habitación todavía, Su Majestad.

—Está bien.

Despedí a la criada y me acosté en mi cama. De todos modos, ya limpiaba la habitación tres veces al día, y la habitación siempre estaba limpia. Mientras me apoyaba en mi cama y presionaba mis ojos, vi plumas azules en el alféizar de la ventana.

¿Heinley envió una carta?

Me recordó al pájaro azul que era amigo de Queen. Me acerqué a la ventana de rodillas y la estudié. El único pájaro azul que entró en mi habitación fue el de Heinley, pero no vi al pájaro por ningún lado. En cambio, vi algo rojizo en la pared debajo de la ventana.

¿Sangre?

Mi propia sangre pareció helarse, y estiré mis dedos, vacilante. Toqué la mancha roja. Tan pronto como sentí el líquido en la punta de mis dedos, rápidamente retiré la mano y volví a mirar mis dedos.

Claramente era sangre. ¡Incluso todavía estaba húmedo!

¡No…!

¿Se lastimó el pájaro azul cuando llegó aquí? Hace varios días, Sovieshu había advertido que cualquier pájaro que se acercara a mi ventana sería disparado con flechas. Incliné la cabeza por la ventana y miré hacia abajo, pero no se vieron cuerpos. Sin embargo, eso no alivió mi ansiedad, así que salí y busqué en los jardines del palacio occidental.

No había ningún pájaro en el área debajo de mi ventana. ¿Fue una coincidencia? Regresé a mi habitación, dejé la ventana abierta por si acaso y le pedí a Laura que vigilara si había pájaros.

En el trabajo, sin embargo, todavía no podía concentrarme.

—Parece cansada, Su Majestad.

Incluso mi ayudante me aconsejó que entrara y descansara. Tomé su consejo y me apresuré a regresar a mi habitación después de terminar todo mi trabajo esencial como emperatriz.

—Señorita Laura. ¿Hay pájaros que hayan volado aquí?

Laura negó con la cabeza.

—No. Me senté junto a la ventana todo este tiempo, pero no vino ni uno.

¿Estaba exagerando? Laura se levantó y se fue, y yo tomé su lugar en la silla y miré por la ventana del dormitorio. No vi a ningún arquero afuera, pero eso no significaba nada. Estaba seguro de que los hombres de Sovieshu se ocultaban cuando vigilaban la zona.

Mientras mi mirada estaba fija en el cielo vacío, de repente escuché un ruido en la sala de estar. Cerré la ventana y salí, solo para encontrar a uno de los sirvientes de Sovieshu de pie en el salón con un carrito de comida. Sobre el había un gran plato redondo con tapa plateada. La condesa Eliza y Laura estaban a su lado.

—¿Qué está pasando?

Me volví hacia la condesa Eliza, pero la criada respondió rápidamente en su lugar.

—Su Majestad el Emperador ordenó que le fuera entregado esto.

—¿Comida?

¿Por qué esto tan de repente? El sirviente sonrió y destapó el plato.

—Esto…

Colocado en el plato había un pájaro asado. El aroma de las especias flotó en el aire tan pronto como se quitó la tapa.

—¡Guau! ¡Se ve delicioso!

Escuché a Laura aplaudir de alegría. Pero mi mente estaba en blanco. Mis ojos solo podían ver las plumas azules que adornaban el asado.

—¿Su Majestad?

Plumas azules… pájaro asado…

La vista del aceite dorado oscuro y las frutas rojas y verdes nunca fue tan repugnante. Miré las piernas regordetas y el cuerpo del pájaro y, la bilis subió a mi boca.

—¡Uf!

—¡Su Majestad!

Me tapé la boca con la mano mientras las damas de compañía corrían hacia mí. Mi visión pareció volverse blanca y la vista de la carne asada pareció arremolinarse frente a mis ojos.

Plumas azules, plumas azules… sangre roja debajo de la ventana y plumas azules…

—No… ¡ah, no!

—¡Su Majestad!

—¡Doctor! ¡Consiga un doctor! ¡Prisa!

El sonido de una campana, alguien corriendo pero con pasos lejanos, el portazo de una puerta que se abre y se cierra, todo como un baile de fiesta vertiginoso.

Alguien me abrazó y me golpeó en la espalda, pero mis sentidos seguían cayendo como si mi alma ya estuviera a medio camino fuera de mi cuerpo.

♦ ♦ ♦

¿Pájaro?

Rashta se dirigía al palacio sur cuando vio una pequeña criatura que había caído en el césped. El cuerpo del pájaro fue atravesado por una gran flecha.

¿Alguien está cazando aquí?

Ella frunció. Su maestra de etiqueta le había dicho que la caza en el palacio estaba prohibida y que la regla se aplicaba a todos: esclavos, plebeyos y nobles. Se acercó al pájaro, maravillada.

—Pobrecito.

Rashta no estaba muy interesada en las aves, pero era la primera vez que veía una con plumas tan azules.

—Rashta parecería un noble por criar un pájaro así en una jaula de oro.

Como el Duque Elgy… 

¿Qué?

¿Por qué pensó que criar a este pájaro la haría parecer una noble? Se dio cuenta de que no era la primera vez que veía un pájaro azul. Había uno con el Duque Elgy antes.

Luce como el pájaro de ese entonces.

Rashta miró a su alrededor, dio un paso más cerca del pájaro, luego se sorprendió cuando el pájaro abrió los ojos y soltó un triste grito. El pájaro estaba vivo. No solo eso, había una pequeña nota atada a su pierna.

—¿Ese es el pájaro que usa el Duque Elgy como mensajero?

Ella vaciló, extendió la mano y sacó la carta. Si esto era para el Duque Elgy, tendría que entregarlo. Lo abrió y lo leyó mientras caminaba hacia la habitación del Duque.

[Si hay algún asunto difícil por el que estés pasando, pensar en ello me rompe el corazón.]

[Si compartes tu sufrimiento conmigo, Mckenna exprimirá su sabiduría para ti.]

No parecía que se tratara de nada importante… pero parecía ser una carta de amor.

—¿Esto lo envió la novia del Duque Elgy?

Rashta inclinó la cabeza y, cuando llegó a su habitación, entregó la carta.

—¿Qué es?

—Rashta lo recogió en el camino de regreso.

—Guau. Eso es emocionante.

Pensó que ella estaba jugando con él, sonrió y abrió la carta. Después de un momento, frunció el ceño y la miró.

—¿Dónde encontraste esto?

—Estaba atado a un pájaro azul.

La expresión del Duque se ensombreció y Rashta se convenció de que el pájaro era de él.

—¿Un pájaro?

—Fue alcanzado por una flecha y estaba en el suelo…

El Duque Elgy se puso de pie de un salto antes de que ella pudiera terminar de hablar. Salió corriendo de la habitación, dejándola atrás, antes de finalmente regresar con el pájaro herido en sus brazos. Lo miró con recelo, segura de que el pájaro moriría pronto.

—¿Es el pájaro del Duque?

—Ah. Mi pájaro, sí. Gracias.

Dejó el pájaro en la cama, tomó una botella de licor del estante y la vertió sobre la herida del pájaro. El pájaro chilló y se retorció de dolor. Finalmente se detuvo, luego se volvió hacia Rashta en tono de disculpa.

—No puedo tratar al pájaro cuando estás aquí. ¿Puedes volver?

—¿No puede Rashta ayudar?

—Puedo ocuparme de eso. Oh. Y gracias por recuperar la carta, así como lo sucedido. —Hizo una pausa por un momento antes de continuar de nuevo—. ¿Leíste la carta?

—Oh… yo…

—Está bien. Si encuentra una carta caída, léala hasta el contenido de su corazón.

Rashta esbozó una linda sonrisa y el Duque Elgy se llevó un dedo a la boca con complicidad.

—Mantenga el contenido de la carta en secreto. No quiero que nadie sepa que tengo esta relación con el propietario.

¿Propietario? ¿Quién era…? Rashta sintió curiosidad, pero asintió y se fue. Cuando regresó a su habitación, llamó a la vizcondesa Verdi.

—Lady Verdi. ¿Sabes quién es McKenna?

—¿McKenna?

—Creo que es alguien relacionado con el Duque Elgy.

La vizcondesa Verdi respondió que no lo sabía, pero Arian, una doncella nueva, pero con experiencia, habló.

—El McKenna asociado con el Duquee Elgy es probablemente el asistente de Heinley I.

—¿Heinley I? ¿El Rey Heinley?

—Sí. Es un amigo cercano del Duque Elgy y el ayudante más cercano del Rey Heinley.

Rashta recordó haber conocido al príncipe Heinley cuando se quedó en el palacio. En ese entonces, también había otro hombre de cabello azul que se pegaba a Heinley como un imán. ¿Era él? Recordó las palabras que el Duque Elgy le dijo antes.

—Mantenga en secreto el contenido de la carta. No quiero que nadie sepa que tengo una relación con el propietario.

Las palabras resonaban constantemente en su mente. Una carta que parecía susurrar amor y no se podía compartir…

Rashta se tapó la boca avergonzada.

♦ ♦ ♦

Abrí los ojos para ver el techo encima de mí, y por un momento no pude entender por qué estaba acostada. Mi mirada permaneció fija hacia arriba y ningún otro pensamiento entró en mi cabeza.

Excepto que había algo muy terrible…

Cerré los ojos de nuevo. Estaba agotada, me punzaban mucho los ojos y la nuca me dolía. Alguien me agarró de la mano y volví la cabeza para ver quién era.

Era Sovieshu. Sus ojos se abrieron con preocupación, y cuando nuestras miradas se encontraron, apretó dolorosamente su agarre.

—¿Estás bien?

El sonido de su voz hizo que los eventos de antes volvieran a mi cabeza.

Un pájaro azul, el que sostenía Heinley, el que me entregaba las cartas, el que leía las cartas a mi lado, el que agachaba la cabeza para beber un cuenco de agua…

¡Y luego el cuerpo de un pájaro asado, piel dorada y crujiente que estaba sazonada y salteada, sangre roja debajo de la ventana!

Mi estómago se revolvió y quise vomitar de nuevo. Sovieshu rápidamente puso su mano sobre mi boca y gritó en voz alta.

—¡Llama al médico de palacio!

Aparté su mano y lo miré lo más fríamente posible.

—No necesito uno.

—De repente te desmayaste. ¡Estabas aturdida y colapsaste!

Después de escuchar a Sovieshu relatar los hechos, ahora comprendo por qué me duele la cabeza. Sentí una presión en mi frente, y levanté las yemas de mis dedos para encontrar un vendaje envuelto alrededor. Sovieshu intentó tocarme de nuevo, pero lo aparté.

—Emperatriz. Navier.

—Vete y no me llames por mi nombre.

—Emperatriz, yo…

—Sal.

Giré mi cabeza.

Me había advertido que mataría cualquier pájaro. ¿Pero que llegara a asarlo y enviármelo?

Se me puso la piel de gallina. No es que no comiera carne. Era diferente, de la misma manera que era diferente a cuando una persona que no conocía murió versus una persona que sí conocía.

Un pájaro era igual. No tenía palabras para el horrible destino de ese adorable pájaro que terminó asado.

—Lo siento. Estabas en tal estado de shock…

—¿No era ese tu propósito?

Sovieshu apretó los labios y finalmente confesó.

—Era un pájaro diferente. No fue el que voló a tu habitación.

—No mientas.

—¡Es la verdad!

¡Mentira! ¿Qué pasa con las plumas azules en el alféizar o la sangre debajo de la ventana?

—¿Qué pasa con las plumas alrededor del asado? ¿Son esas las plumas de otro pájaro?

Los pájaros azules eran conspicuos y un símbolo de peligro, por lo que no se criaron aquí en el Palacio Imperial. ¿Cómo podría ser otro pájaro?

—Era cierto que le dispararon a un pájaro azul. Sus plumas fueron recogidas y utilizadas. Pero la carne que te enviaron no era ese pájaro.

—Dime una mentira que tenga más sentido.

Le ordené que volviera a salir y Sovieshu se levantó. Sin embargo, no se fue y siguió mirándome. La mirada en sus ojos solo me enfureció aún más. El pájaro estaba muerto por una flecha, me derrumbé en estado de shock y Heinley había perdido un pájaro. Entonces, ¿por qué fue Sovieshu el que me miró como si tuviera dolor?

Sus disculpas y mentiras fueron un engaño. Si se arrepintiera en primer lugar, ¡no habría intentado aterrorizarme psicológicamente! No importa cuánto odiara que intercambiara cartas con Heinley, si una vez se hubiera preocupado por mí, no habría hecho tal cosa. ¡Se habría contentado con matar al pájaro como mínimo!

Apreté mi manta entre mis puños para evitar golpearlo con mi almohada.

—Sal.

Sovieshu finalmente se dio la vuelta y salió de la habitación. Me volví de lado y me tapé la cabeza con la manta. Lágrimas calientes llenaron mis ojos y lloré en las sábanas.

Después de varias horas así, decidí que necesitaba contarle a Heinley sobre esto. No podía decirle que Sovieshu había convertido el pájaro en asado, pero… pero tenía que hacerle saber que su pájaro estaba muerto.

—Pero sin el pájaro, no hay forma de contactar a Heinley.

Después de un momento de consideración, decidí ir a ver al Duque Elgy primero. Siempre tuvimos conversaciones inusuales, pero no era como si no nos miráramos. También era amigo de Heinley, así que sabría a punto de contactarlo. No sabía si podría contarle cada detalle, pero al menos tenía que informarle de las circunstancias.

Salí de la cama y entré en la sala de estar. Las damas de compañía reunidas ahí volvieron la cabeza hacia mi entrada.

—¡Su Majestad!

Laura comenzó a llorar de alivio y me sentí culpable por hacer que todos a mí alrededor se preocuparan.

—¿Se preocuparon todos?

—De repente se desmayó… Fue un gran susto…

—Lo siento. No llores señorita Laura.

Les aseguré a las damas de compañía que mi condición no era grave y que simplemente estaba cansada, y luego fui en busca de una capa. Las damas intentaron seguirme afuera, no querían dejarme desatendida, pero les dije que estaba bien y me llevé a Sir Artina.

—Estaba preocupado, Su Majestad.

—No me había mantenido de la mejor manera frente a todos.

—Espero que preste atención a su salud, Su Majestad. Ha estado pálida últimamente.

—No se preocupe. Me acababa de sentir… mal.

Sir Artina, por lo general tan silencioso, estaba preocupado por cómo me desmayé y me fastidió durante todo el viaje hasta el palacio del sur. Sonreí continuamente para apaciguarlo, y finalmente llegamos a la habitación del Duque Elgy.

—¿Puedes esperar aquí un momento?

—¿Se reunirá con el Duque Elgy a solas?

Sir Artina parecía bastante ansioso por ello, pero las palabras que tenía que decirle al Duque eran privadas. Repetí mi orden a Sir Artina y luego me acerqué a la puerta. Escuché un leve gemido mientras estaba de pie frente a la habitación.

¿Está herido el Duque?

Era una voz llena de dolor. Cuando estaba a punto de llamar a la puerta, vi una pluma azul en la hierba cercana. Lo miré por un momento, luego me alejé lentamente de la puerta hacia la ventana. La cortina estaba corrida, pero había un pequeño espacio para que pudiera ver el interior. Me incliné hacia delante y miré hacia dónde venía el sonido.

Para mi sorpresa, el asistente de Heinley, McKenna, yacía desnudo en la habitación.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *