La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 85: Sorprendida junto con Heinley

Traducido por Shroedinger

Editado por Sakuya


—Por favor, quédese aquí un momento.

El Marqués Farang salió hacia la puerta y habló con un guardia, pero el guardia no dio señales de que lo reconociera. El Marqués Farang luego trepó a una gran roca cerca de la pared y miró por encima de ella. Regresó adentro, chasqueando la lengua.

—Los caballeros no solo han rodeado la puerta principal, sino también toda la mansión.

No, no. Sovieshu, ¿estás intentando encerrarme? Corrí hacia la puerta principal. Cuando los caballeros me vieron, intercambiaron miradas avergonzadas entre ellos. Parecían compadecerse de mí, pero no se hicieron a un lado.

—¿Por qué están aquí?

—Lo siento, Su maje… Navier.

—¿Cuánto tiempo vas a estar parado ahí?

—Siempre y cuando Su Majestad lo ordene. —La voz del caballero era firme.

—Voy a ver a Su Majestad en persona. Apártese del camino.

Enfadada, traté de abrir la puerta, pero los caballeros me bloquearon el camino.

Los miré con asombro, pero mantuvieron sus posiciones mientras se negaban a mirarme a los ojos. Estaba a punto de volver adentro, cuando escuché la fría voz de Heinley acercarse.

—Mantener bajo custodia al Rey y la Reina del Reino Occidental. ¿No sabes que esto se convertirá en un incidente internacional?

Pensé que estaba hablando solo al principio, pero sonaba como si estuviera amenazando. Los caballeros presionaron sus labios, pero fue una persona diferente la que respondió.

—¿A quién le importan los asuntos internacionales cuando alguien toma la esposa de otra persona?

Sakuya
Ya no es tu esposa, deja de estar jod…. ¬_¬

Era Sovieshu. No lo vi llegar en su carruaje detrás de la línea de caballeros, pero pronto caminó hacia adelante y los caballeros se separaron para permitirle el acceso. Las barras blancas de la puerta de hierro sirvieron de barrera entre nosotros. Sovieshu nos miró a mí y a Heinley.

—Nunca he tomado “la esposa de otra persona”.

—Dios mío, Rey Heinley. No deberías haber causado tal alboroto ayer si fueras a mentir.

—No tienes nada que ver con Navier en el momento en que te divorciaste. Y ella no es “la esposa de otra persona”.

La mirada de Sovieshu se agudizó ante las palabras de Heinley.

¿Sovieshu no durmió lo suficiente? Noté bolsas oscuras debajo de sus ojos. Se mantuvo con dignidad como de costumbre, pero parecía cansado. Pensé que estaría celebrando con champán después del divorcio. ¿Quizás no quería hacer un brindis después de que me volviera a casar? Tenía ganas de regodearme, pero mantuve la cara tranquila para evitar prestar demasiada atención.

Sin embargo, cuando se trataba de Sovieshu, su control se resbaló cuando estaba fatigado. Agarró una barra de la puerta con brusquedad con una mano y la agitó amenazadoramente mientras se burlaba de Heinley.

—Rey Heinley, el Rey mujeriego. Sedujiste a la inocente Navier, ¿no?

Eso fue injusto para Heinley, ya que fui yo quien le propuso matrimonio. Probablemente por mi bien, no obstante, Heinley mantuvo la calma y no respondió. Finalmente di un paso al frente y dije—: Yo le propuse matrimonio.

 Sovieshu me miró como si le acabara de pegar.

—¿Quieres ponerte tanto de su lado?

A pesar de mi confesión de la verdad, todavía parecía creer que Heinley me tentó a su lado.

—Sí.

Hubo una pausa y luego Sovieshu soltó una risa delirante.

—¿Estás haciendo esto para vengarte de mí?

—¿Venganza?

—¿Lo elegiste para hacerme enojar?

—No.

—¿No sabes que es un mujeriego inmaduro? No tienes que arruinar tu vida para vengarte.

—No la estoy arruinando.

—Navier. Solo te está usando a ti.

—Nos estamos usando el uno al otro.

Sovieshu pareció sorprendido por mi respuesta. Lo extraño fue que Heinley, que había estado sonriendo a mi lado, había abierto los ojos en estado de shock al mismo tiempo.

Oh… ay.

En estas circunstancias, probablemente era mejor que no anunciara que nuestro matrimonio era por conveniencia política. Fue incómodo corregirlo aquí, así que decidí disculparme con Heinley más tarde y luego me volví hacia Sovieshu.

Sus ojos negros ardían de furia. La expresión de su rostro hizo que pareciera que le había quitado el trono.

—Por el camino por el que voy y con quién lo recorra, no debería sorprenderse, Su Majestad.

—¡Quiero estar contigo, Navier!

—Y, sin embargo, ayer anuló nuestra relación en el tribunal de divorcios.

—Eso fue…

Sovieshu abrió y cerró la boca un par de veces y luego volvió a lanzar una mirada furiosa a Heinley.

—No quise enviarte con este novato que no sabe nada de ti.

Heinley todavía parecía entumecido después de escuchar mi respuesta antes. No respondió de inmediato, a pesar de que Sovieshu le estaba disparando puntas de flecha.

¿Sigue en estado de shock?

Suavemente tiré del dobladillo de su manga y agité mi mano frente a él, él parpadeó para darse cuenta y sonrió.

—Pero ahora tengo mucho tiempo para aprender sobre Navier, Su Majestad.

—¡Rey Heinley…!

Sovieshu se lanzó hacia adelante y agarró los barrotes con ambas manos. Esta vez, sin embargo, no tuvo la oportunidad de hablar más.

—Su Majestad.

El Marqués Karl, que había estado junto a Sovieshu, se dirigió a él en voz baja.

—Hay demasiados ojos por aquí.

Sovieshu parpadeó y finalmente miró a su alrededor.

Esto…

De hecho, había muchos ojos. Mucha gente se había reunido para mirar, curiosa sobre los caballeros que rodeaban la mansión y la fuerte discusión que tenía lugar en la puerta principal.

Sovieshu apretó los dientes y nos lanzó una mirada furiosa a Heinley y a mí, pero rápidamente giró los talones y volvió a subir a su carruaje. Pronto desapareció. Los caballeros, sin embargo, se quedaron y no se movieron ni un centímetro.

Ya no había ninguna razón para quedarse aquí, así que Heinley y yo regresamos al interior de la mansión. Les expliqué la situación a mis padres y mi madre juró que el Emperador no podría contener a toda su familia. Me preguntó si me disfrazaría de doncella. Realmente estaría atrapada aquí si me quedara quince días.

Enviamos a una sirvienta como prueba y pronto descubrimos que ese plan sería completamente inútil. Aunque a las sirvientas se les permitió entrar y salir de los terrenos, fueron revisadas minuciosamente. Cuando un sirviente trepó por una pared, fue arrojado hacia atrás. Mi familia salió uno por uno para ver exactamente quién estaba confinado, y pronto quedó claro que los guardias solo tenían dos objetivos: Heinley y yo.

Al día siguiente, mis padres intentaron reunirse con Sovieshu para pedir mi liberación, pero él se negó a verlos. En este punto me puse nerviosa.

—Cuanto más tiempo esté aquí, peor será para Heinley…

Era un Rey solitario en una nación extranjera y se había vuelto a casar con la ex emperatriz. Me preocupaba que la reputación de Heinley se viera empañada, incluso en el Reino Occidental.

—Está bien.

¿Mis sentimientos estaban escritos en mi cara? Heinley se paró conmigo junto a la ventana y miró hacia la barrera de los caballeros. Tomó mi mano con cuidado.

—Es mejor irse en silencio y sin causar molestias. No obstante, me preparé para lo peor.

—¿Te refieres a Sir McKenna?

—Sí. En unos pocos días, el reino occidental irá a presentar una protesta formal.

La esquina de la boca de Heinley se inclinó hacia arriba.

—Su exmarido es un hombre cobarde, pero es un buen emperador. Se verá obligado a retirar sus guardias.

—Sí…

Me alegré de escuchar eso…

—Más bien, Reina. Me gustaría preguntarte algo.

—Cualquier cosa.

—Sobre… lo que dijiste ayer.

Dudé sobre qué se trataba.

—Yo…

Había tantas cosas que dije ayer y no sé de qué estaba hablando. Cuando lo miré, Heinley bajó la mirada y luego negó con la cabeza con una sonrisa.

—No importa.

¿Qué está pensando?

¡Ah! ¿Por casualidad?

—¿Se trata de lo que dije sobre un matrimonio político?

—¿Qué?

—Lo siento. Lo dije sin pensar.

Heinley me miró sin comprender, luego se rascó la mejilla y sonrió.

—Eso no…

¿No? Heinley suspiró. Agarró mi mano con fuerza y me habló en un tono suave.

—No solo pienso en ti como un socio político.

No comprendí sus palabras.

—Sólo quería decir eso.

♦ ♦ ♦

—Su Majestad. Incluso si confina a Navier, el Rey Heinley debe ser liberado pronto.

El Marqués Karl miró preocupado a Sovieshu mientras le ofrecía su mejor consejo. Ya habían pasado cuatro días desde que a la exemperatriz y al rey Heinley se les impidió salir de la mansión. Dado que la residencia era relativamente visible, la gente del Reino Occidental descubriría que su rey estaba atrapado en la capital del Imperio Oriental. Si esta situación de riesgo continuaba, sin duda se convertiría en un problema internacional.

—El poder del Reino Occidental no debe tomarse a la ligera, Su Majestad.

Sovieshu lo sabía. Había estado sufriendo un dolor de cabeza durante cuatro días completos a causa de ello. Cerró los ojos y presionó sus dedos contra su sien. Las quejas del Marqués Karl, que repetían todo lo que sabía, no hicieron más que aumentar su fatiga.

—No puedes dejar que la relación salga mal.

Sovieshu esperó a que continuaran las quejas del Marqués Karl, pero extrañamente terminó ahí. Esperaba al menos cinco párrafos más detallando sus errores.

Sovieshu entreabrió los ojos y miró a su secretario. El Marqués Karl lo miraba con expresión vacilante. Sovieshu suspiró.

—¿Qué es lo que quieres decir?

Con el permiso del Emperador, el Marqués Karl se incorporó y habló.

—Su Majestad. Debido a que este es un matrimonio entre dos países, ¿por qué no envía un regalo de felicitación para mostrar su generosidad?

—¿Regalo de felicitación?

—Sí, para el aniversario de bodas del rey Heinley y…

—¿Regalo?

Los ojos de Sovieshu se oscurecieron. Su rostro parecía decir, ¿Estás loco?

El Marqués Karl bajó la mirada como si las palabras que había dicho no fueran del todo correctas. En verdad, pensaba que la conciliación era lo mejor para el país. Sería mejor si Navier fuera tratada como, Estimada hija noble del Imperio de Oriente, en lugar de La emperatriz divorciada. La futura relación entre el Imperio de Oriente y el Reino de Occidente puede ser tensa, pero mantenerla era el mejor curso de acción.

Sin embargo…

El Marqués Karl juntó las manos con torpeza. El problema de la vergüenza entre los países era tremendo. Si Sovieshu le dio a su exesposa un regalo de felicitación, algunos pueden verlo como una persona generosa, pero otros pueden pensar que está loco.

Sovieshu pensó que la idea era ridícula, independientemente de sus sentimientos desagradables. No quería hablar con dureza a su secretario favorito, pero apretó los dientes.

—Entonces envía un regalo cuando su esposa se vuelve a casar con otro hombre. Como lo haría un hombre mejor.

Posteriormente, el Marqués Karl se fue. Sovieshu golpeó su escritorio con el puño. A pesar de su enfado, sabía que ya no podía retener al Rey Heinley ni a Navier, a quien el Sumo Sacerdote aprobó directamente para volver a casarse. Aunque no hubo boda, el Sumo Sacerdote ya salió de la capital, e instruiría que todos los documentos oficiales registraran a Heinley y Navier como pareja casada. Como tal, eso también convirtió a Navier en la reina del Reino Occidental.

Eso solo enfureció más a Sovieshu.

Navier se volvió a casar. Ella y Sovieshu habían estado juntos desde la infancia. Pensó que se separarían solo por un tiempo y luego se volverían a ver. Pero ese maldito Heinley…

—¡Mierda, Heinley, Heinley, Heinley!

Rugió y golpeó el escritorio con cada palabra. El pájaro azul en su oficina se despertó sorprendido y lo miró a través de la jaula. Debe estar pensando que estaba loco.

Sovieshu finalmente se llevó el brazo a la frente, respiró hondo y luego tocó el timbre del escritorio. Un criado entró en la habitación y Sovieshu le gritó una orden.

—¡Consígame al Duque Elgy!

Cuando finalmente llevaron al Duque Elgy a la habitación, Sovieshu inmediatamente fue directo al grano.

—Escuché que eres amigo del Rey Heinley, Duque.

—Sí, su Majestad. Nos conocemos desde que éramos niños.

—Has oído hablar de todo lo que pasó entre el Rey Heinley y yo.

—Bien…

El Duque Elgy sonrió vagamente, como si le avergonzara responder. Sovieshu lo miró con frialdad.

—No puedo retener al Rey Occidental por mucho tiempo, así que estoy considerando enviarlo de regreso.

—Gracias a Dios.

—¿Puedes llevarte al rey Heinley de la mansión Troby?

—¿Llevarlo…?

El Duque Elgy pensó que la elección de palabras era extraña. ¿Por qué no “traer”?

—¿Qué quieres decir?

—Quiero que vayas a la residencia Troby y te quedes solo con el Rey Heinley.

El Duque Elgy se dio cuenta de las intenciones de Sovieshu. Debido a que Heinley y Sovieshu estaban en una amarga disputa, parecería que Sovieshu se echaría atrás si liberaba a Heinley. Por otro lado, si el Duque Elgy, amigo del Rey Heinley, rescataba al rey, Sovieshu conservaría su orgullo. El Duque Elgy admiraba interiormente la inteligencia del Emperador.

—Muy bien. ¿Qué pasa con Navier?

—Es el Rey Heinley el que se necesita con urgencia en el Reino Occidental ahora, no Navier.

El Duque Elgy vaciló por un momento, pero luego sonrió e hizo un ruido de acuerdo. Se puso de pie y salió de la habitación.

Posteriormente, Sovieshu convocó a todos sus secretarios.

—Encuentren una ley que prohíba a una emperatriz volver a casarse. Ya sea historia, código, etiqueta, revise cada trozo de papel que pueda. Hazlo lo más pronto posible.

♦ ♦ ♦

Unas horas más tarde, después de que el Duque Elgy considerara que era tiempo suficiente para que la orden de Sovieshu fuera entregada a los guardias, se subió a un carruaje y viajó a su destino.

Sus pensamientos estaban turbados. Todavía no podía enfrentarse a Sovieshu de frente, pero esta era una oportunidad para ganar su favor. Si el Duque Elgy manejaba bien esta solicitud personal, podría ganarse la confianza del Emperador.

Sin embargo, había que considerar su amistad con Heinley. Heinley estaba profundamente enamorado de Navier. ¿No se sentiría frustrado por dejar atrás a Navier? Heinley y el Duque Elgy tenían metas similares a corto plazo, pero sus propósitos finales eran diferentes. Debido a esto, mantuvieron una relación de cooperación e intercambiaron poder e información según fuera necesario, y no interfirieron con los planes de los demás.

En este caso, no obstante, ganarse la confianza de Sovieshu significaría lastimar a Heinley. Es posible que Heinley se enoje con el Duque Elgy, pero su asociación no se romperá mientras compartan objetivos comunes.

Por otro lado, “rescatar” tanto a Heinley como a la exemperatriz haría que Sovieshu desconfiara de él. Sin duda, Heinley estaría agradecido con el Duque Elgy, pero no era un movimiento útil. Ya eran aliados.

—Hmmm. —El Duque Elgy tarareó y se tocó la mejilla—. Hay una respuesta. Me pregunto qué saldrá.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.