La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 86: El shock de Sovieshu (II)

Traducido por Shroedinger

Editado por Sakuya


¿Cómo podríamos romper esto? ¿Cómo podríamos atravesar ese muro de caballeros?

Me quedé en el pasillo, ocasionalmente mirando por la ventana y mirando la barrera. Sin embargo, por mucho que pensara, no se me ocurrió un plan. Los caballeros inspeccionaron minuciosamente a cualquiera que entrara y saliera de los terrenos, por lo que cubrirme la cara estaba fuera de discusión. Si intentaba pasar el muro, solo me empujarían hacia atrás y el camino para los carruajes estaba bloqueado.

La esperanza de escapar parecía distante. Como dijo Heinley, nuestra única opción era esperar a que el Reino Occidental presentara una denuncia oficial.

¿Fui demasiado egoísta al casarme de nuevo? El nombre de Heinley se empañó por mi culpa y mi corazón se entristeció.

Justo cuando pasaba junto a una ventana, una extraña visión me llamó la atención. ¡Estaba entrando un gran carruaje negro!

¿Cómo?

Todos los carruajes se habían mantenido fuera en caso de cualquier intento de fuga. Bajé corriendo las escaleras hacia la puerta principal.

¿Es Sovieshu?

Los guardias no lo dejarían entrar si fuera alguien más. Sin embargo, la puerta del carruaje se abrió y la persona que salió no era quien esperaba.

Era el Duque Elgy. Amigo de Heinley y de Rashta.

—¿Heinley?

El Duque Elgy habló con un sirviente que ató el carruaje, luego, cuando me vio acercarme, sonrió. El criado pareció aliviado por mi presencia. Parecía confundido por el hecho de que un extraño visitaría repentinamente la mansión sin previo aviso. Le indiqué al criado que continuara con su trabajo y me acerqué al Duque Elgy.

El Duque se rascó la mejilla, avergonzado, pero me saludó.

—Saludos. ¿Cómo está?

—… Como se puede ver. —Le ofrecí una ligera sonrisa.

—No estoy seguro de si eso es positivo o negativo.

—Depende.

—No creo que lo estés haciendo bien.

—¿Estás aquí para ver a Heinley?

La boca del Duque Elgy se torció ligeramente.

—Sí. ¿Cómo está Heinley?

Llamó a Heinley por su nombre como lo hice yo, aunque ya había sido coronado rey. Por lo que yo sabía, el Duque Elgy ni siquiera fue a la coronación de Heinley. ¿Seguía teniendo el Duque una estrecha amistad con él?

Si le preguntaba esto al Duque Elgy, sabía que no respondería. De todos modos, su amistad era irrelevante en este momento.

Asentí y hablé de nuevo.

—¿Te dijo el Emperador que vinieras a ver a Heinley?

—Supuso tanto.

—Siempre tuve este indicio, pero tú tienes una aguda intuición.

Los guardias no habrían dejado entrar el carruaje si no hubiera sido por órdenes de Sovieshu. No había nada particularmente inteligente en la observación, pero no dije nada al respecto y en su lugar señalé hacia el jardín con mis ojos.

—Antes de que te reúnas con Heinley, quiero hablar contigo primero.

—Bueno, esa no es la orden del Emperador, pero… 

—Es una solicitud para ti.

El Duque Elgy miró hacia otro lado como si estuviera considerando la idea, luego sonrió e hizo una reverencia.

—Si me lo ordenas.

♦ ♦ ♦

Lo llevé a un jardín que no se usaba con frecuencia y miré a mi alrededor para confirmar que no había nadie más. El Duque Elgy se echó a reír, como si mi comportamiento le pareciera divertido.

—Entonces, ¿cuál es la historia secreta?

—Algo que la gente no sabe. Algo de lo que espero que mi familia no sepa más.

—Estoy deseando que llegue.

Tan pronto como terminó de hablar, se acercó a mí, y sus ojos brillaron mientras se apoyaba contra la pared de ladrillo rojo del jardín con una mano. Parecía una imagen de una socialité popular, sonriendo coquetamente como si todo el mundo se centrara en él.

De repente me pregunté si Heinley actuaba de la misma manera cuando se extendía por los círculos sociales de todo el mundo.

Debería preguntarle más tarde.

Shroedinger
Estos celos me hacen daño me enloquecen~

—No estás hablando, así que debe ser algo difícil de decir. ¿Cómo sabes que me gusta eso?

—Duque. ¿Es usted amigo de la señorita Rashta?

—… Ah. Esa no es la forma en que pensé que iría.

Duque Elgy era un personaje frívolo, pero no irreflexivo. Bajó su brazo y me miró con seriedad. Las comisuras de su boca todavía estaban juguetonas, aunque su estado de ánimo había cambiado. Miré a mi alrededor de nuevo y hablé.

—No importa si la señorita Rashta hace esto accidentalmente o no.

El parecía no comprender mis palabras, continué. 

—Pero si crees que dañará a la gente del Imperio de Oriente, dímelo lo antes posible.

El día de mi divorcio noté que Rashta usaba un vestido ostentoso que no se ajustaba al contexto de la situación. Además, su discurso juvenil se mantuvo sin cambios desde el día en que llegó por primera vez al palacio. Claramente, no había nadie cerca de ella que le diera un consejo real, incluso si estaba dispuesta a luchar. Sería un problema menor si Rashta siguiera siendo una concubina, pero Sovieshu tenía la intención de elevarla como Emperatriz.

Como le acabo de decir al Duque Elgy, no me importaba lo que hiciera Rashta sola. Casi nunca la veré ahora. Sin embargo, no quería que destruyera su posición ni a la gente del Imperio Oriental. Aunque ahora era la Reina de Occidente y ahora viviré para Occidente… 

El Imperio de Oriente seguía siendo mi patria, incluso si no me convertí en emperatriz en primer lugar.

El Duque Elgy, que generalmente tenía una respuesta para todo, solo suspiró ante mis palabras.

—Oh mi.

—¿Es demasiado difícil?

El Duque Elgy fue un amigo que ayudó a Rashta durante sus tiempos difíciles.

—¿Por qué quieres que esto sea un secreto?

No estaba pidiendo esto para beneficiar a Rashta, pero mis padres o Heinley estarían molestos si escucharan mi solicitud. Pensé que parecería demasiado suave si le decía eso al Duque Heinley, así que respondí con una mirada impasible.

—No creo que sea difícil.

El Duque Elgy me miró como si hubiera dicho algo mal, luego giró la conversación en otra dirección.

—Mientras estaba en el carruaje, estaba luchando con un dilema.

Ahora era yo la que no comprendía. 

—Apenas llegué a una conclusión.

¿Qué quiere decir?

—Es difícil para mí presentarme así. Es como si estuvieras cogiendo un cuchillo y apuñalando mi conciencia.

—¿Conciencia?

El Duque Elgy suspiró de nuevo y murmuró algo al respecto. Todavía no sé el significado de sus palabras. Lo miré con las cejas arqueadas, él agitó la mano y se rió entre dientes.

—Bueno, no me corresponde interferir entre la señorita Rashta y la ex emperatriz.

La incredulidad llenó mi rostro.

—Ve a tu habitación rápidamente, toma la menor cantidad de artículos que puedas y ve a la entrada trasera.

Ni siquiera pensé que el Duque Elgy supiera dónde estaba la entrada trasera. Su rostro se iluminó al recordar algo más.

—Ah, ¿dónde está Heinley?

—¿Por qué la entrada trasera?

—Debido a que eres la esposa de un amigo, esto debe hacerse en secreto.

En secreto… ¡Ah, entonces! 

—¿Estás tratando de sacarme de aquí?

Mis ojos se abrieron con sorpresa. Por supuesto, Heinley tenía amistad con el Duque Elgy.

—Tu reacción no es realmente divertida.

—Gracias por ayudarme a escapar. Puede que seas un poco turbio, pero tienes un lado bueno.

El shock se mostró en su cara. 

—¿Fue un elogio lo que escuché?

♦ ♦ ♦

Me preguntaba qué empacar, pero excluí todo lo que pudiera comprarse en el Reino Occidental. En cambio, elegí artículos que eran difíciles de comprar y tenían un valor sentimental. Había formas de trasladar mis otras pertenencias más tarde, así que empaqué solo un número mínimo de cosas.

Cuando terminé, pasé por mis padres para informarles sobre el Duque Elgy, luego fui a la entrada trasera. Miré a través del cristal de la ventana de la puerta.

¿Ha salido ya el Duque Elgy?

No era visible, pero su carruaje negro estaba ahí. Ya había un conductor sentado en el asiento delantero como si estuviera listo para partir. ¿Iba el Duque a sacarme de contrabando en ese carruaje?

Un momento después, aparecieron el Duque Elgy y Heinley. Heinley no llevaba mucho en sus manos.

—¡Reina!

Me había visto hace solo un par de horas, pero sonrió y corrió hacia mí como si estuviéramos separados durante años. El Duque Elgy sonrió con complicidad, pero a Heinley no pareció importarle. Mientras sonreía y lo miraba, Heinley miró a su alrededor y arqueó las cejas.

—¿Qué pasa con el suegro y la suegra?

Cuando estábamos a punto de irnos, pareció preguntarse por qué mis padres no estaban aquí.

—Quizás…

—Ya les hablé.

—Ah.

—La gente necesaria está aquí. Les dije a mis padres que salieran a caminar y se comportaran como de costumbre, por si acaso.

—Ya veo…

Heinley asintió con admiración, pero la expresión del Duque Elgy era extraña.

—Me preguntaba a quién te parecías y te pareces a tus padres.

—¿No es natural que la gente se parezca a sus padres?

—No lo sé. No me parezco en absoluto a mis padres.

Se encogió de hombros y luego abrió la puerta. Los guardias no miraron hacia el interior de la mansión, quizás como última cortesía para la ex emperatriz. Debido a eso, el carruaje pudo estacionarse en la entrada trasera sin levantar sospechas.

Subí al carruaje rápidamente por si acaso. El Duque Elgy entró a continuación, pero cerró la puerta antes de que Heinley subiera. Me pregunté por qué, y el Duque Elgy dijo—: Disculpa—, antes de llegar en diagonal hacia el techo del carruaje.

—¿?

—El Emperador sólo ordenó que liberara a Heinley.

Sus dedos presionaron algo, y hubo un clic en el banco del carruaje en el que estaba sentado. Sorprendida, me moví al otro lado, y el Duque Elgy sonrió y quitó el cojín. Agarró el borde del banco y lo levantó, revelando un gran espacio vacío en el interior. El banco estaba forrado con cuero grueso, por lo que era difícil saber que había un espacio vacío incluso si alguien lo golpeaba.

—Esto es…

Miré hacia abajo con asombro y el Duque Elgy señaló la caja secreta con la mano.

—Lo siento, pero tienes que entrar ahí.

♦ ♦ ♦

Los caballeros inspeccionaron el interior del carruaje del Duque Elgy antes de partir. Era amplio y no había mucho equipaje, por lo que había poco que registrar. El Duque Elgy tenía su bastón y el rey Heinley tenía una bolsa de cuero marrón, pero no era lo suficientemente grande para esconder a una persona. La única otra persona era el conductor del carruaje.

Cuando los caballeros del Emperador dieron un paso atrás y les indicaron que podían pasar, el Duque Elgy sonrió y asintió con la cabeza. Una vez que la puerta se cerró, su expresión se convirtió en un ceño fruncido.

Los caballeros no se dieron cuenta de que la ex emperatriz había escapado hasta dos días después.

Sovieshu tampoco se dio cuenta, y durante ese tiempo solo siguió presionando a sus secretarios para que encontraran una manera de cancelar su nuevo matrimonio. Examinaron todos los registros existentes de emperadores disponibles, revisaron casos de otros países y buscaron libros de derecho desde la primera página. Sin embargo, sólo el Sumo Sacerdote tenía autoridad sobre los matrimonios reales, y no importa cuánto material se registró, no se manifestaron otras alternativas.

—Tiene que haber un caso como este. ¡Entre las muchas emperatrices de la historia, tuvo que haber una que se volvió a casar! 

Solo necesitaba uno. Sovieshu siguió presionando a sus hombres para obtener respuestas, pero no importaba cuán competentes fueran, no podían recuperar el pasado. Incluso si intentaron manipular la historia, había cien historiadores más para corregirlos. Al final, sus secretarios tuvieron que confiar en interpretaciones más liberales.

—No hay forma de deshacerlo, Su Majestad.

—Incluso si el Sumo Sacerdote viene en persona, el nuevo matrimonio no puede cancelarse unilateralmente.

—Hubo un incidente hace veinte años. No fue un nuevo matrimonio, pero el rey del Reino del Sur llamó al Sumo Sacerdote para cancelar su matrimonio en tres días.

—¿Qué pasó?

—El Sumo Sacerdote se negó a cancelar el matrimonio.

La expresión de Sovieshu solo se ensombreció, y los secretarios se apresuraron a juntar sus cabezas para encontrar otra solución.

—Pero hay un precedente de cancelar un divorcio, Su Majestad.

—¿Cancelar un divorcio?

Sovieshu había visto a varios nobles solicitar la cancelación de su divorcio. A menudo, los nobles peleaban y se dividían por las concubinas o la política familiar, pero cuando volvían a reconciliarse, pedían que se cancelara su divorcio.

Los secretarios de Sovieshu continuaron explicando.

—Sí, no se usa mucho, pero seguramente debe haber un precedente de que un emperador cancele el divorcio.

—Cancelar un divorcio daría lugar a un matrimonio doble, y el segundo matrimonio naturalmente sería anulado, Su Majestad.

Los ojos de Sovieshu se agrandaron ante esta bendición inesperada.

—¿El divorcio… se cancela?

Dio unos golpecitos nerviosos con un dedo en el trono y los hombres asintieron.

—Sí, su Majestad. Por lo tanto, el nuevo matrimonio será cancelado.

Sovieshu soltó una carcajada. ¿Cancelaría un divorcio ahora?

—¿Hay alguna otra manera?

—No, Su Majestad.

Sovieshu cerró sus pesados párpados.

Cancelar el divorcio… cancelar el divorcio… 

Pero, ¿por qué se divorció en primer lugar? Fue porque la Emperatriz era infértil y necesitaba un sucesor. Si se cancelaba el divorcio y no tenía sucesor, el plan era inútil.

Lo pensó durante algún tiempo, luego decidió ir a la mansión Troby. Quería ver a Navier. Verla le ayudaría a tomar una decisión.

Sin embargo, para sorpresa de Sovieshu, ella no estaba ahí.

—¿Dónde está Navier?

Se volvió enojado con la Duquesa Troby, pero ella afirmó que no lo sabía. Apretó el puño y los dientes.

¡El Duque Elgy había robado a la emperatriz! Debe haber sido cuando lo envió a llevarse al Rey Heinley. Sovieshu salió furioso de la mansión y rugió sus órdenes.

—¡La Emperatriz ha escapado! ¡Encuéntrala! ¡Envía hombres a todas las puertas y captura a toda mujer que se parezca a la Emperatriz!


Sakuya
¿A la idiota de Rashta? Pero si ella está en tu castillo =P

| Índice |

Un comentario en “La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 86: El shock de Sovieshu (II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.