La Princesa del Ataúd – Capítulo 3: Memorias olvidadas (4)

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


Con un largo suspiro, Toru continuó su historia.

—Vimos el ataque a los comerciantes que habían venido a nuestra aldea de la misma manera como si nos atacaran directamente. Aunque no habríamos llegado tan lejos como para llamarles familiares, eran personas con las que habíamos cooperado. Por lo tanto, para garantizar que nada como esto vuelva a suceder, decidimos que era necesario hacer un ‘ejemplo’ con los perpetradores.

Los saboteadores no estaban sujetos a las reglas de ningún país.

Ellos venderían su talento a cualquiera que lo desee.

Y entonces, no habría manera de que dejaran que alguien se salga con la matanza de uno de sus socios. Aplastarían sin piedad a los perpetradores con todo lo que tenían. Era por la seguridad de la aldea Acura, pero también era una buena manera para ellos el mostrar las habilidades que tenían para la venta.

—Todos juntos, encontramos a los bandidos o lo que fueran–que habían atacado al grupo de Jasmine–y los aniquilamos. Los matamos a todos y dejamos sus cuerpos en el camino para que todos lo vean.

— ¿Enemigo, destruido?

—Sí.

Toru asintió sombríamente con la cabeza.

Claro, habían destruido al enemigo. Aunque no pudieron decir cuál de ellos había matado personalmente a Jasmine y a su hijo, se aseguraron de que todos obtuvieran su recompensa. Toru, también, había participado en la aniquilación de los bandidos, aunque estaba limitado a solo estar de guardia.

—Pero eso no le devolvió la vida a Jasmine ni a su hijo. Ella había muerto inútilmente sin dejar nada atrás, y no había nada que pudiéramos hacer al respecto.

—…

Chaika solo parpadeó en aparente sorpresa.

Toru continuó, más bien se autocrítico.

—Y por eso… quería cambiar el mundo mismo.

—… ¿Mundo?

—Quería dejar una prueba de que había vivido. Usando toda mi fuerza, quería lograr algo que pudiera dejar para el futuro. Quería seguir adelante hasta que mi espíritu se haya extinguido.

Eso fue al menos mejor que desear paz y abandonar sus armas, sólo para desvanecerse inútilmente. En esos tiempos turbulentos, él prefería dejar una marca en el mundo antes de morir.

Eso era lo que él había pensado.

—Y es por eso que soy un saboteador. No sabía de ningún otro camino. Y por esa razón, entrené como si mi vida dependiera de ello. De verdad.

Literalmente, él se había entrenado al borde de la muerte. Como si hubiera estado obsesionado con eso—

—Esperaba mi primera batalla. Yo podía hacer cosas que un caballero o un soldado promedio no podían hacer. No quería honor ni elogios. Solo –quería sentir que había cambiado el mundo de alguna manera.

Por esa razón, él pensó, que había nacido en la aldea Acura. Repitiéndoselo a sí mismo una y otra vez, Toru continuó su riguroso entrenamiento.

Pero–

—Entonces, la guerra terminó.

—…

—Las batallas terminaron.

Las habilidades de saboteador que Toru había seguido puliendo–el único “medio para cambiar el mundo” que tenía a su disposición—de repente fueron prohibidas. Además de eso, los saboteadores ahora estaban huyendo de personas influyentes que los consideraban “terroristas que perturban la paz.”

Era cierto que los saboteadores estaban bien versados ​​en muchas cosas. Pero como era de esperar, su verdadera fuerza solo se podía sacar en el campo de batalla–sin eso no podía cambiar el mundo. Con sus habilidades podría hacer algo como rebanar papas y rábanos, pero para cocinar, un cuchillo de cocina era mucho más adecuado–como la forma en que no se podía usar una espada para su propósito en cualquier lugar, excepto en combate.

Una espada sin un campo de batalla era completamente inútil.

Y entonces, esa fue la historia. No vio ningún beneficio en cambiar de opinión después de todo este tiempo. A partir de ese momento no había participado en ningún entrenamiento más superficial.

—Yo–

—Toru. —Chaika lo llamó por su nombre como si acabara de darse cuenta de algo.

—… ¿Qué?

—…

Chaika extendió su mano y puso su palma sobre el hombro de Toru.

—Jasmine-san. Significado, existió.

—… ¿huh?

—Toru, recuerda. Ella, en la mente de Toru. Siempre.

—…

Eso es–

Jasmine también había dicho algo así.

—Todas las personas que conozco recordarán las cosas que hice.

Está bien. Él no podría olvidar eso.

Entonces, ella lo afirmó con más fuerza–

—Historia triste. Pero…

Chaika deslizó su mano fuera del hombro de Toru hacia su espalda. Luego, con los dos brazos, lo abrazó y se aferró a él.

—Espera… ¿¡qué estás…!?

—Seguramente, razón por la que Toru me salvó.

Como si su mano estuviera buscando algo, comenzó a acariciar la espalda de Toru.

A través de la herida que había recibido del unicornio, que aún no había sanado.

[Traducido por Reino de Kovel]

—… ¿huh?

Fue un desarrollo inesperado.

Pero–si lo pensaba más, esto era–

— ¿Yo…?

De vuelta en la montaña, cuando se conocieron por primera vez, Toru probablemente podría haber abandonado a Chaika y huir. Como mínimo, si no hubiera tratado de protegerla, probablemente no hubiese recibido esa herida. Realmente era una herida estrepitosa, pero ¿por qué exactamente actuó en tal capricho?

Los saboteadores valoraban la racionalidad tanto como evitar el honor y los elogios. Eso significaba que a veces se los despreciaba como personas despiadadas y crueles.

Si un saboteador llegara a exponerse al peligro para salvar a otra persona, sería mejor que existiera una buena razón para hacerlo.

Pero en ese momento, Toru había arriesgado su vida para proteger a una chica que acababa de conocer. ¿Qué razón tenía para hacer eso? Más bien, en esa situación, abandonar a la chica estúpida y escapar sería la opción más racional por lejos. Entonces, ¿por qué no había decidido hacer eso?

—Yo-

Chaika no podía ser más diferente de Jasmine.  

De hecho, uno se vería en apuros en encontrar alguna similitud entre las dos.

Pero… aún… así…

—A Jasmine-san. Estoy agradecida.

Dijo Chaika, todavía abrazando a Toru.

Con su mano derecha, acarició suavemente la herida en la espalda de Toru.

—…

Toru estaba perdido por aquellas palabras.

El razonamiento de Chaika era muy elevado, como si tratara de forzar una causa de afecto al inventar el acto. Incluso si el incidente de Jasmine nunca sucedió, Toru probablemente habría encontrado otra razón para proteger a Chaika. Sus valores no se basaban solo en el incidente de Jasmine.

Sin embargo, ese incidente había influido mucho en el carácter actual de Toru.

—Simplemente así, nuestras vidas están conectadas.

Dar vida a la vida.

Salvar una vida.

Si ambas cosas pudieran conectar vidas entre sí, tal vez–

—Incidentalmente. —una fría voz se escuchó. —Me encantaría saber cuáles son tus intenciones con tus actuales acciones.

—… !?

Toru empujó a Chaika en pánico.

Él simplemente le había estado siguiendo el estado de ánimo, pero para alguien que acababa de entrar en la habitación a sus espaldas, probablemente parecía que Toru y Chaika se habían estado abrazando.

—Espera, esto no es… esto es solo…

Presa del pánico, Toru se volvió hacia la voz.

Akari permaneció ahí, inexpresiva como siempre, pero–en su mano había una cuchara de madera.

Lo más probable es que lo había estado usando para descomponer y mezclar los ingredientes recién comprados–la punta estaba cubierta con un polvo fino de colores brillantes, probablemente veneno.

—Nii-sama.

Con un movimiento rápido y agudo, Akari apuntó con la mano hacia Toru.

—Si tienes alguna excusa, me gustaría escucharla.

—Ah–no. Es decir, estás equivocada. Esto es, Chaika ehmm, la herida en mi espalda, ella est–

¿Qué razón tenía para estar tan nervioso? Aunque él mismo no lo sabía, seguía diciendo excusas.

—Si ella simplemente estuviera examinando tu espalda, ¿no tendría más sentido que ella estuviera detrás?

— ¿N-no puedes dejar que termine de explicártelo solo esta vez? —gritó Toru.

Durante todo esto, Chaika estaba mirando perpleja a Toru y Akari, como si no tuviera idea de si había hecho algo malo o no. Para ella, realmente no había ninguna sensación más profunda detrás que solo tocar la herida de Toru.

—Dios mío, parece que Nii-sama no tiene esperanzas. Finalmente te interesa hacer algo de trabajo después de todo este tiempo, y luego vas y seduces a nuestro cliente.

Ella se encogió de hombros como si quisiera decir “un buen dolor.” Sin embargo, ella estaba como siempre casi inexpresiva, por lo que su gesto parecía terrorífico.

— ¿Estás diciendo que a menudo hago movimientos con personas? —Toru gruñó.

— ¿Quieres decir que no lo harías?

—No lo haría.

Toru fulminó con la mirada a Akari.

—Además, tampoco he hecho nada aquí. Chaika solo estaba–esto, mi espalda, ella simplemente estaba revisando la herida. No es algo de lo que me sienta culpable. Si hubieras mirado más de cerca, habrías entendido. —dijo Toru, señalando a Chaika.

Por supuesto, Chaika solo parpadeó e inclinó la cabeza con curiosidad, completamente inocente. En realidad, hablando de inocencia, Toru nunca le había preguntado su edad, pero ¿exactamente quién demonios era ella? Vagamente tenía la apariencia de estar en su adolescencia media, pero si ese fuera el caso, debería saber exactamente lo que implicaba implicarse con un miembro del sexo opuesto.

Por otro lado…

—Ya veo. Todo bien. Ese es mi Nii-sama. —Akari asintió con satisfacción. —Mi Nii-sama trata de proteger a las doncellas puras, y hasta tengo que admirar esa increíble virtud.

—Dudo que realmente creas eso.

—Y así, ‘Chaika Trabant’.

Una vez más señaló con la cuchara de madera, esta vez hacia Chaika.

— ¿Mui?

—Incluso si eres nuestro cliente, no hay forma de que pueda entregarte la virginidad de Nii-sama. Pero si estás decidida a tomarlo a cualquier precio, entonces juguemos piedra-papel-tijera.

—En serio, ¿piedra-papel-tijera? En realidad, ¡cállate! —gritó Toru, golpeando la pared.

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *