La Princesa del Ataúd – Volumen 2 -Capítulo 2: El Paladín retirado (3)

Traducido por Zico

Editado por Sakuya


Dominica Scoda.

Aparentemente ella era un caballero que había participado en la subyugación de la capital del Imperio, señalando el final de la guerra. Como compensación por esa batalla, había ganado el reconocimiento de los militares y el reino le había cedido varias parcelas de tierra, incluyendo Ratison.

Aunque su rango en la corte como caballero era uno de los más bajos, en términos de la extensión de tierra que poseía, estaba en contacto con barones y baronesas. Eso fue todo por los grandes elogios que recibió por esa batalla.

Sin embargo…

—Dominica Scoda —dijo Akari, —no sólo es un caballero. Ella es un caballero dragón. —Ahora estaban de vuelta en la carretera, dentro del Svetrana.

Tohru frunció el ceño profundamente. —Un caballero dragón, eh… eso sí que va a ser peligroso.

—En efecto. —Akari estuvo de acuerdo.

— ¿Peligroso…? —Chaika levantó la cabeza para mirar a Tohru desde el asiento del conductor. Parecía desconcertada.

—No hay otra palabra para ellos que no sea peligrosos. —Suspiró. Ese caballero de dos zapatos, Alberic Gillette, era ciertamente una amenaza, pero no era nada comparado con la amenaza que representaba un caballero dragón. No era exagerado decir que este era el peor resultado posible.

Chaika sólo parpadeó. No había ni un gramo de miedo o ansiedad en su cara. Casi como si…

—Espera un momento, no puedes decirme que… —Tohru la miró fijamente con los ojos semicerrados. —Todo el mundo sabe de los caballeros dragones.

Chaika parpadeó de nuevo, y luego… —Tehe… —Sacó la lengua y se rio como si tratara de pasarla por alto.

— ¡No me vengas con esa mierda del Tehe! —Gritó Tohru, medio asombrado y medio disgustado. —Para ser tan ignorante del mundo… ¿no se supone que eres un mago?

—Afirmativo.

—Al menos sabes lo de Feyra, ¿verdad? —preguntó Tohru.

—Sí. —asintió Chaika.

—Bueno, hay estas cosas parecidas a un dragón entre ellas… ¡oigan, mantengan sus ojos en el camino, maldición!

—Ah. —Con un serio asentimiento, Chaika volvió a prestar atención al camino.

Tohru suspiró y continuó, mirando fijamente su cabello plateado mientras hablaba.

—Hay estas cosas parecidas al dragón entre ellas llamadas Dragoons. Es un monstruo que, de lejos, supera a todos los demás.

Entre los monstruos conocidos como Feyra, había actualmente seis tipos confirmados.

Orthrus. Cockatrice. Unicornio. Grifón. Kraken.

Y… Dragón.

Cada uno podía usar la magia, pero el nivel de magia que poseían difería. La capacidad mágica de cada uno variaba según el tipo. En otras palabras, el hecho de que todos podían usar la magia era el único punto en común entre ellos. Tohru y Chaika vencieron a un unicornio, pero si se encontraban con un kraken o un dragón, el mismo resultado no estaba garantizado. De hecho, el dragón era probablemente el oponente más difícil en todo el continente de Verbist, hasta el punto que no estaría mal llamarlo casi invencible.

— ¿Dragón?

—Es sensible, su defensa es básicamente inexpugnable, y posee magia que le permite transformarse.

La magia de un dragón era capaz de alterar su propio cuerpo. La razón por la que se les llamó dragones en primer lugar fue debido a la armadura que cubría su cuerpo. [1] Su magia les permitía endurecer su piel hasta convertirla en algo parecido a una armadura.  Esa armadura tenía un nivel de durabilidad que otras criaturas no podían esperar igualar. Espadas, flechas y magia de bajo grado no podían ni siquiera hacer daño en ella. Y, además, si de alguna manera terminaban heridos, con su magia de transformación podían sellar las heridas o incluso curar los huesos rotos, haciendo como si la herida nunca hubiera existido.

No sólo eran casi imposibles de herir, sino que podían recuperarse de cualquier herida que recibieran. Ese era el terror del dragón.

Y eso no era todo…

—Los caballeros de dragón son aquellos que han hecho un pacto con un dragón.

— ¿Pacto? —Inclinando su cabeza con incertidumbre, se señaló a sí misma, y luego a Tohru.

—Te dije, mantén tus ojos en el camino. No, no es como lo que tenemos; lo nuestro es como una promesa. Algo así como una obligación.

—Promesa… —Chaika lo repitió como si fuera una nueva palabra que encontraba por primera vez.

—Los detalles se mantienen en secreto. Yo tampoco sé mucho al respecto.

—Tohru. Mundo, ignorante. —Ella le devolvió sus palabras anteriores.

— ¡Eres la última persona que debería decir eso! —Suspiró. —Bueno, de todos modos, nuestro oponente esta vez es un caballero dragón, eh…

Un caballero dragón con el pacto de un dragón se convirtió más o menos en uno con el dragón. En pocas palabras, la humanidad del caballero dragón se perdió, o al menos ya no se le podía reconocer como humano. Eran probablemente los seres más poderosos de Verbist; en términos de destreza en la batalla, los más fuertes que un simple caballero podía conseguir.

Sin embargo, casi como si a cambio de su fuerza, los caballeros dragones eran a menudo despreciados por los caballeros y soldados de pura raza, que los veían como herejes y monstruos.

—No hay manera de que podamos robarlo esta vez como en Del Solant.

— ¿Imposible?

—Más bien, realmente imposible. —Admitió Tohru.

A Tohru no le gustaba ver las batallas en términos de quién era inferior o superior. Teniendo en cuenta que la situación de una persona puede cambiar enormemente dependiendo de las circunstancias, un escenario en el que las condiciones fueran exactamente las mismas para ambos oponentes era imposible. Un oponente que gana un día no necesariamente ganará al día siguiente, y eso se aplicaba también al otro lado… poner etiquetas como inferior y superior era una acción increíblemente infantil para un saboteador como Tohru.

El orgullo del saboteador era algo que tenía que ganarse.

Pero no eran exigentes con sus métodos. Usaban cualquier cosa y todo. La batalla, también, era sólo un elemento de su caja de herramientas. Era esencial para un saboteador abstenerse de ver la batalla como una solución final: si había una forma más fácil, entonces era preferible evitarla por completo.

—Se me acaba de ocurrir, pero ¿sabes de alguna forma que podamos hacer que lo entregue sin confrontación?

Chaika se dio la vuelta, desconcertada.

— ¡Ojos en el camino!

—Lo tengo. —Una vez más se enfrentó a la carretera en pánico.

—Cómo por ejemplo, algo que podríamos hacer antes de recurrir a derrotarla y tomarla, o incluso simplemente robarla. Algo que podríamos intentar antes de hacer algo amenazador. Quieres esos restos, ¿verdad?

—Sí. —afirmó Chaika.

—Los saboteadores no somos particulares en cuanto a la forma de lograr nuestros objetivos. —Sonrió levemente. —Para un saboteador, el orgullo es trivial y desechable. Si se interpone en el camino de la misión, no lo necesitamos. Por eso, mucha gente nos mira con desprecio. Aunque creo que hablo en nombre de todos los saboteadores cuando digo que, los caballeros y soldados que parecen ver la guerra como el objetivo en sí mismo, son más incomprensibles. Si no peleas limpio, es una pérdida, aunque ganes.

Había caballeros que realmente creían eso. En otras palabras, sus prioridades fueron cambiadas. Estaban enfatizando los medios sobre la meta, cuando para los saboteadores era al revés.

—De todos modos, somos más flexibles que esos soldados y caballeros. —Por ejemplo… —Pensó en un ejemplo rápido para demostrar. —Veamos… vale, digamos que quieres obtener una enorme lámpara en el vestíbulo de la mansión de un señor.

—Bien. —El pelo plateado de Chaika se balanceaba, lo que para él significaba que ella asentía…

—Pero es tan grande que no puedes cargarlo. Se te notaría con seguridad, y no puedes cargarlo tú sola en primer lugar. A primera vista, parece una tarea imposible.

—Bien.

— ¿Y qué harías?

Chaika inclinó la cabeza. No podía ver su expresión desde atrás, pero sabía que tenía que ser de absoluto desconcierto.

— ¿Lámpara, explotar?

—No saltemos a los extremos todavía, ¿de acuerdo? Vamos.

—Hazte notar. Entonces, problema, ninguno.

—Ah, así que crea una distracción. Supongo que esa es una manera. —Tohru continuó sonriendo irónicamente. —Oh, en caso de que te lo preguntes, explotar la lámpara no lo va a cortar. No tendría sentido.

—Muu…

—En este caso, una cosa que podrías hacer es conseguir un montón de lámparas más pequeñas.

— ¿Mui…?

—Te dije que no miraras por aquí. —Alargó la mano, agarró su cabeza y la giró a la fuerza hacia el camino. —Quiero decir, podrías hacer algo de dinero robando algunas lámparas pequeñas y vendiéndolas, y luego usar ese dinero para comprar la que necesitas.

Chaika movió su cuerpo de izquierda a derecha. Con Tohru sosteniendo su cabeza no podía asentir, así que así es como aparentemente expresaba su afirmación.

—En otras palabras, cuando te limitas a pensar sólo en términos de robar, en realidad estás limitando tus opciones. Si tu objetivo final es obtener algo, necesitas explorar todas las alternativas.

Para algo frágil como una lámpara de araña, era una apuesta mucho más segura tratar de comprarla legítimamente en lugar de arriesgarse a robarla.

—Comprender. —Expresó Chaika.

—Bueno, de todos modos —soltó su agarre en la cabeza de Chaika y miró más allá de los árboles en el cielo nocturno que se extendía ante él. —Realmente dudo que decir por favor, funcione. —dijo con un bajo gemido.

El pueblo muy atrás de ellos, ya habían entrado en las profundidades del bosque donde se decía que vivía la condesa. El vehículo se sacudió violentamente; probablemente habían pasado por encima de una roca escondida en la maleza o incluso un grueso tronco de árbol.

Por supuesto, no había nadie más aquí. Ni siquiera había un camino.

Svetrana era un vehículo diseñado para uso militar, por lo que sería capaz de recorrer la distancia incluso en un bosque como éste, pero si tuvieran uno de los vehículos de última generación mucho mejores que utilizaban los nobles, no habría tanta turbulencia, adivinó Tohru. A este ritmo, podrían tener que dejar el Svetrana aquí y dirigirse ahí a pie…

Tan pronto como Tohru pensó eso, sucedió.

—Tohru…

—Te lo dije, ojos al frente… —Chaika se había vuelto a dar la vuelta para enfrentarlo, así que él comenzó a reprenderla de nuevo… pero justo entonces se dio cuenta. Sin embargo, no lo había visto como Chaika lo había visto desde el asiento del conductor. Había sentido una presencia.

—Querido hermano… —dijo Akari en un tono serio. Parecía que ella también se había dado cuenta.

—Ya lo sé. —Levantándose de la bodega de carga, se dirigió al asiento de Chaika y miró a través del parabrisas de cristal. Ahí, en el oscuro y lúgubre grupo de árboles, vio un montón de luces que se balanceaban de un lado a otro.

Ojos. Los ojos de una bestia. Y eso no era todo…

—Feyra. —dijo Tohru en voz baja.

Tampoco fue sólo uno o dos de ellos. Por lo que Tohru pudo ver, parecía que podían ser unos treinta.

— ¡Orthrus…!

Un rayo azul-blanco crepitaba en el aire, y podía verlos escondidos entre los árboles. Lo más probable es que fuera el Feyra liberando su magia debido a que estaba irritado… pero gracias a eso, pudo ver claramente a las criaturas a las que pertenecían esos ojos que salpicaban la oscuridad.

Orthrus. Era una criatura muy peculiar.

En términos de apariencia única, de los seis tipos estaba a la par con el kraken. La forma general de su cuerpo era casi exactamente como la de un lobo, y tal como su nombre lo indica, tenía dos cabezas. [2] Por cierto, una de las dos cabezas era el amo y la otra era el esclavo. En realidad, la cabeza de esclavo era sólo un conducto central para la magia, un sistema nervioso con el único propósito de enfocar el poder mágico. No tenía ojos, boca o nariz propios, pero en esa cabeza lisa y sin rasgos, se grabaron marcas blancas azules que se asemejaban a los rasgos faciales, casi como una máscara.

—Si fuera sólo uno a la vez, no habría motivo de preocupación… —murmuró Tohru, preparando las cuchillas en su cintura. De los seis tipos de Feyra, el Orthrus era el menos amenazador… sin embargo, eso sólo era cierto si te enfrentabas a uno solo de ellos. Si las cosas iban realmente mal, un grupo de Orthrus podía ser tan peligroso como un solo dragón.

Estas Feyra emitían rayos para atrapar a sus presas. Una vez en grupo, podían usar sus rayos para atrapar a sus presas como una red, cerrando cualquier medio de escape.

—Querido hermano, hay algo que se me olvidó mencionar —dijo Akari de manera significativa. —Ha habido muchas bajas en esta área, así que los lugareños tratan de no acercarse si pueden evitarlo.

— ¡Deberías haberlo mencionado antes! —gritó Tohru, pero en verdad, su objetivo residía en este bosque, así que incluso si lo hubiera sabido de antemano, no habría habido manera de evitarlo.

—Nadie mencionó nada sobre Feyra, sin embargo.

— ¿No significa eso que todos los testigos fueron asesinados?

La explicación lógica de que los locales no fueran conscientes de los peligros del bosque era que todos los que se encontraban con ellos nunca volvían. El único resultado notable sería el aumento del número de personas desaparecidas.

—Chaika, ¿crees que podemos atravesarlos? —susurró Tohru.

—Capaz. Pero…

—Sí, lo sé.

Un vehículo se diferenciaba de un carruaje de caballos en qué estaba hecho principalmente de acero. Y el acero resultaba ser un conductor de electricidad. Si recibían una ráfaga de rayos durante su intento de atravesar la multitud de Orthrus, se electrocutarían, aunque estuvieran dentro del vehículo. No, en realidad, el vehículo era también un dispositivo mágico, así que sería aún peor para Chaika, cuyo sistema nervioso estaba actualmente conectado a él.

—Contaré hasta cinco. Durante ese tiempo vas a acelerar tanto como puedas, luego te desconectarás del vehículo. ¿Entendido?

Un gran trozo de tela o cuero debería protegerlo de la electricidad. Además, el vehículo tenía suficiente masa para seguir rodando y continuar tomando distancia incluso después de que Chaika se desconectara.

— ¡Adelante!

— ¡S-sí! —Instantáneamente, el vehículo despegó. Al mismo tiempo, Tohru echó un vistazo a Akari. Akari asintió, se levantó de su asiento e indicó sus botas. Las suelas de las botas de Tohru y Akari estaban impregnadas de una resina suave que amortiguaba cualquier sonido que hicieran, y eran impermeables a la electricidad. Mientras tuvieran cuidado dónde ponen sus manos, probablemente estarían bien incluso si el vehículo fuera golpeado.

Ahora en el siguiente tema…

—Uno… dos… tres… cuatro… cinco… bien, Chaika, ¡desconectate!

— ¡Entendido! —Chaika apretó sus ojos. Tal vez estaba tratando de cerrar el flujo de la magia dentro de ella. Luego tiró del cable de conexión, desenchufándolo de su cuello.

— ¿Nya?

Chaika de repente soltó una especie de grito, porque Tohru la había agarrado por detrás y ahora la estaba abrazando. Pero eso no le hizo aflojar el agarre; sólo le susurró suavemente al oído.

—Agárrate fuerte.

—De acuerdo…

Inesperadamente, esto pareció calmarla inmediatamente. Chaika envió una brillante sonrisa hacia el desconcertado Tohru.

—Esta situación. Cuando nos conocimos, lo mismo.

—Ah.

De hecho, cuando se conocieron, Tohru la abrazó así.

—Confianza, fuertemente.

Fue un cumplido genuino. Cuando Chaika lo miró para encontrar su mirada y pronunció esa línea sin un rastro de sospecha o temor, Tohru sintió una extraña sensación en sus mejillas. Se dio cuenta de que habían empezado a arder involuntariamente.

Mientras Tohru continuaba pensando en lo honesto que era esto, continuó abrazando a Chaika en el vehículo. Y luego…

¡Zzt!

Vio destellos de rayos azules, iluminando el cielo tenuemente. Los Orthrus lanzaban rayos alrededor de la Svetrana para atraparla.  Los destellos de luz saltaban y las chispas salían de varias partes del vehículo, incluyendo el área alrededor del asiento del conductor.

— ¡Maldita sea!

Cubriendo su cabeza con ambos brazos, trató de averiguar cuándo sería un buen momento para desenvainar sus cuchillas de su cintura.

La magia no era adecuada para el combate cuerpo a cuerpo. Los humanos la usaban a través de Gundo, que a menudo era voluminoso, largo y requería cánticos para activarse, pero Feyra no usaba Gundo. No obstante, aún se les exigía que cantaran, lo que significaba que no podían atacar consecutivamente.

Lo que significaba que una vez que soltaran un ataque, habría un pequeño intervalo de tiempo antes de que pudieran soltar otro.

— ¡Akari, te encargo a Chaika! —Tohru gritó y saltó del vehículo. En lugar de tratar de absorber por la fuerza el impacto de su caída, golpeó el suelo rodando y desenvainó ambas hojas.

— ¡Hya! —Con un rápido respiro, arrojó la hoja en su mano derecha. Su puntería es verdadera, se alojó justo en la cabeza de un esclavo de un Orthrus cercano. El Orthrus comenzó a retorcerse de dolor, emitiendo un aullido no muy diferente al de un canino normal. La cabeza de esclavo era sólo el centro de control de su magia, por lo que un ataque así no lo mataría; sin embargo, su sistema nervioso estaba contenido en esa cabeza, por lo que tuvo que sufrir un fuerte dolor.

El Orthrus convulsionó como un pez fuera del agua. Tohru había apuntado deliberadamente a la cabeza del esclavo no por algún sentido de misericordia o buena voluntad, sino porque pensó que, si el Orthrus veía a uno de sus hermanos sufriendo, el resto podría retroceder un poco. Luchar contra ellos de uno en uno era mucho más fácil que enfrentarse a toda la manada. ¿A cuántos de ellos podía intimidar en los momentos antes de que lanzaran un ataque coordinado? Esa era la pregunta que determinaría su destino.

Preparó la hoja que le quedaba en una mano, y con la otra tiró de un hilo, cuyo extremo se había enrollado alrededor de la empuñadura de la hoja que había lanzado. La hoja estaba enterrada en la cabeza del Orthrus, pero aun así fue capaz de sacarla con éxito. La cuchilla saltó de nuevo a su mano, y él se puso en guardia.

— ¡Tohru!

Desde el centro del Svetrana, cuyo impulso restante había hecho que pasara Tohru, la cabeza de Chaika salió. Parecía que Akari la había envuelto en una capa de cuero. Estaba preparando su ataúd con movimientos rápidos y de pánico. ¿Seguro que no podía apuntar a proteger a Tohru con el Gundo dentro?

— ¡Sólo vete! ¡No te preocupes por mí! —gritó Tohru enfadado.

Sí, sólo tenía que preocuparse por él, confiaba en su agilidad para poder escapar. Además, si sacaba su Gundo ahora imprudentemente, actuaría como una especie de pararrayos. Los ataques del Orthrus se dirigieron hacia ella en su lugar. Entonces cualquier punto que hubiera para desconectarla del vehículo en primer lugar sería anulado.

— ¡No uses tu magia! ¡Sólo váyanse! Yo estaré…

Estaré bien, era lo que quería decir.

— ¡Herukerun… Unzerun… Korukerun… Piye… Sebue!

Tohru se puso tieso en el shock.

Un cántico mágico de Orthrus. Y lo peor de todo es que fue la última parte.

Fue demasiado rápido. Tohru calculó que le habría llevado al menos 10 segundos al Orthrus recuperar la compostura y completar otro canto, y aun así…

No. Mirando más de cerca, definitivamente había algunos Orthrus que todavía estaban sorprendidos con la guardia baja. Sin embargo… también vio algunos que no habían sido afectados, continuando sus cantos.

— ¡Uno terminó su cántico! —Tohru gritó con pánico.

La multitud de Orthrus ya había estado un paso adelante de Tohru. Se habían separado en dos grupos: uno atacó en el frente, mientras que el otro se quedó atrás y comenzó sus cánticos tan pronto como los ataques del primer grupo terminaron. Haciendo esto, fueron capaces de mantener un aluvión consecutivo de ofensas.

—Mierda…

Devolviendo las dos espadas a sus vainas, sujetó la parte delantera de su capa… y cubrió su cabeza con ambos brazos. No estaba seguro de cuánto bien haría, pero era mejor que no tener ningún tipo de aislamiento.

¡Zzt!

Escuchó el sonido, y antes de darse cuenta se vio envuelto en una red de rayos.

— ¿¡Gyaaahh!?

El rayo atravesó su cuerpo, Tohru soltó un grito. Se suponía que los saboteadores debían mantener la cabeza fría en todo momento, ya sea en medio de un asesinato o incluso enfrentando su propia muerte. Ese grito fue una muestra increíblemente vergonzosa; no obstante, el dolor fue tan abrumador que no pudo sonreír y soportarlo.

Cada músculo de su cuerpo en los espasmos, se derrumbó en el suelo, temblando. Ya no podía moverse. Intentó relajar su cuerpo convulsivo, pero su cerebro no procesaba las órdenes.

—Guh… uh… guh…

Las cosas han cambiado. Tohru yacía en el suelo temblando, como el Orthrus cuya cabeza había partido.

— ¡Tohru!

— ¡Hermano!

Tohru escuchó dos voces distintas, de pánico, de la Svetrana, que aún estaba en movimiento.

— ¡Sigan adelante… adelante…! —Tohru gritó con todo lo que tenía.

Porque en el fondo de su nebulosa y dolorosa conciencia, la posibilidad de victoria aún parpadeaba.

Los ataques de los Orthrus eran poderosos, seguro, pero no eran fatales. Eso se debía a que usaban su magia para cazar; en otras palabras, bastaba con que inmovilizaran a su presa. Después de todo, los Orthrus tenían tendencia a comerse a sus presas vivas, los humanos en particular. Lo que significaba…

Van a venir a acabar conmigo con sus colmillos…

Probablemente tuvo unos segundos entre entonces y ahora. Si pudiera soportar el dolor hasta entonces, en un combate cuerpo a cuerpo tendría una oportunidad de ganar. Quítenles el rayo, y el Orthrus no era muy diferente de un perro normal.

Dios… maldita sea… ¡cálmate!

Sin embargo, ni siquiera podía dar una orden a su cuerpo convulsivo correctamente. Tenía la intención de cantar las palabras clave para desatar su técnica de fortificación del cuerpo oculto, Transformación de Sangre de Hierro, pero su lengua y sus labios eran incapaces de formar las palabras. Sin mencionar que era imposible concentrarse. Su vida dependía literalmente de cuánto tiempo le tomaría a su cuerpo volver a la normalidad.

—Gu…gahhh…

Podía sentir el aliento caliente de las bestias acercándose a él.

Su visión se nubló de rojo por el dolor, vio a los Orthrus acercándose uno por uno, balanceándose…

Mierda. Me van a comer vivo.

Probablemente no existía una causa de muerte más aterradora. Los saboteadores no eran un grupo que se revolcaba pacíficamente, así que hace años Tohru ya había aceptado la posibilidad de dejar el mundo de una manera menos que desagradable… pero aun así, sólo imaginar a las bestias desgarrando sus entrañas le daba ganas de vomitar.

Los escalofríos subían por su columna vertebral. Sintió el rango, el aliento humeante le golpeó la cara.

Vio los colmillos saltando por su garganta…

—Váyanse, perritos.

Sin advertencia ni preámbulo, resonó por encima de Tohru y el Orthrus… una voz femenina tranquila y completamente fuera de lugar.

—Quédense, y haré que sus cadáveres permanezcan aquí.

Tohru trató de pensar en el dolor severo. ¿Quién en el mundo? Ciertamente no Akari o Chaika. Era uno completamente diferente…

De repente, una sombra se cernió sobre Tohru.

¿Un dragón…? Ese fue su primer pensamiento.

Ciertamente se parecía a un dragón que volaba por encima con sus alas extendidas. Pero aparentemente era sólo la sombra de un manto que revoloteaba.

El que había saltado en ayuda de Tohru, sorprendentemente sin levantar ningún rastro de humus y hojas caídas en el proceso, tenía la figura de una mujer. A juzgar por su reluciente armadura de plata y su larga espada, tenía que ser caballero, soldado o espadachín.

Sólo podía verla por detrás, así que no podía ver su cara. Pero…

Aun así, Tohru pensaba que era hermosa. Su figura desde atrás, así como su postura, transmitía una belleza que no era artificial, sino totalmente natural. Sin embargo, exudaba majestuosidad hasta el punto de que era casi embrujadora. Era una espalda que podía incitar el espíritu de lucha en sus seguidores en el frente, la clase de espalda en la que se podía confiar. Exactamente lo opuesto a un saboteador que se abrió camino a lo largo del campo de batalla envuelto en la oscuridad. Su largo y ondulado cabello de lino estaba adornado con pequeños adornos de plata.

— ¿Y bien? ¿Atacarán o se retirarán? —preguntó la mujer.

En respuesta, la Feyra…

No puede ser…

Sintió que la presencia de los Orthrus comenzaba a retroceder.

Esta mujer había conseguido que una manada de monstruos salvajes se dispersara con nada más que una simple amenaza. Ni siquiera tuvo que desenvainar su espada.

Ella es el monstruo.

En realidad, el aura de todo su ser le había comunicado claramente a Tohru que no era una chica común. Era tan abrumadora que, si ella consideraba a Tohru como un enemigo, la pregunta no sería si él podría vencerla, sino si sería capaz de escapar en una sola pieza.

Pero…

¿No es irónico que Tohru pensara en medio del dolor?

Las mujeres guerreras de este calibre, con presencias que rozan lo bestial, no eran exactamente una docena.

Lo que significaba…

— ¿Puedes pararte?

La mujer finalmente se dio vuelta para mirar a Tohru. Sus rasgos eran tenues a la luz de la luna, pero él pudo distinguirlos con dificultad. Ojos azules y estrechos, barbilla definida y labios finos y fruncidos. Su apariencia exterior transmitía madurez y sagacidad de la misma manera que la de Akari, pero esta mujer prácticamente encarnaba la imagen del encanto de una mujer adulta. Sus músculos, claramente definidos incluso bajo su armadura, y sus voluptuosos pechos y caderas, eran definitivamente los de una mujer que había florecido completamente.

— ¿No mencionaron los ciudadanos de Ratison que esta zona era peligrosa? —preguntó, aparentemente sorprendida. Un tono no comprometido, negando cualquier indicio de gratitud o presumiendo de su fuerza. Era como si viera venir al rescate del incapacitado Tohru al mismo nivel que extender una mano a un niño que había tropezado y caído al suelo. Para ella, perseguir una manada de Orthrus era tan simple como eso.

Había rescatado a Tohru del borde de la muerte. Por supuesto, él debería haber estado profundamente conmovido. Sin embargo…

¿Cómo diablos vamos a tomar los restos de alguien así?

Desanimado, Tohru miró fijamente su tenue mano extendida.

En la mano de la condesa de esta zona, caballero dragón, Dominica Scoda.

Ese fue su primer encuentro.


[1] En esta novela, Dragón usa los kanjis para blindado.

[2] En esta novela, “Orthrus” usa el kanji para doble y cabeza.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *