La Princesa derriba banderas – Capítulo 104: La inspección del Segundo Príncipe (4)

Traducido por Ichigo

Editado por Sakuya


—Bueno, entonces, por favor, cuídate.

—Gracias. Es una verdadera lástima que tu padre no pudiera despedirnos él mismo, pero, por favor, dale mis saludos de todos modos.

El príncipe Licht subió al carruaje después de una breve despedida.

Al final, nunca llegamos a ver a Sir Heinz antes de que tuviéramos que irnos. Solicité una reunión en varias ocasiones, pero me la negaron todas las veces.

Probablemente no quiere que lo veas en un estado tan debilitado.

Fue lo que me dijeron. Tengo que reconocerlo, fue una tapadera bastante inteligente, pero eso no me hizo más feliz.

—Es cierto que echo de menos la capital, pero cuando por fin es hora de volver, ¿por qué siempre me siento tan frustrado?

El príncipe Licht se quejó mientras veía a Grenze desaparecer en la distancia.

Estaba a punto de subir a un caballo cuando Nacht lo agarró por el cuello y lo empujó dentro del carruaje. No es de los que escuchan a los demás, excepto cuando Nacht interviene, huh. Pero incluso entonces, la probabilidad de seguir las órdenes de su hermano pequeño no era tan alta.

—Vamos a pasar la noche en el próximo pueblo, ¿no? ¿Puedo pedir un pequeño viaje por la ciudad? Me gustaría tener más recuerdos, ya ves.

—Me temo que no. Después de desayunar, nos vamos a primera hora de la mañana.

—¿Por qué?

—Porque quiero que mi hermano atraiga la atención de Philipp.

—¿La de Philipp…? Nacht, no estoy seguro de entenderlo.

Nacht le explicó el resto al confundido príncipe.

Dicho esto, no hay mucho que explicar. Sin embargo, mientras Nacht seguía divagando, se podía ver la confusión en el rostro del príncipe.

Existía la posibilidad de que la pandemia no hubiera estallado y que los infectados estuvieran aislados en otro lugar. Sospechaba que Philipp era el cerebro de todo esto. Además, era probable que todos estuviéramos siendo observados durante nuestra estancia en la mansión.

Cuando terminaron nuestras explicaciones, el príncipe Licht se quedó en silencio con una expresión difícil de descifrar.

Juntó sus cejas y cruzó sus brazos, algo que raramente hacía. Luego, abrió la boca después de un corto silencio.

—Entonces… ¿Nacht dice que Philipp está haciendo algo malo?

—Bueno, ignorando algunos detalles minuciosos, eso es lo esencial.

¡Él lo entendió! Nacht y yo dimos un suspiro de alivio. Aunque todo lo que podía decir era algo que diría un niño, no nos vamos a molestar por esos pequeños detalles por ahora. ¡Alegrémonos de que haya entendido todo!

—¿Nacht también investigará?

—Sí.

Después de que Nacht asintiera, el visible dolor de cabeza del Príncipe Licht empeoró. Sacudió bruscamente la cabeza con una seriedad nunca vista en su rostro.

—Eso no está sucediendo.

Mis ojos estaban bien abiertos mientras Nacht arrugaba la cara. Hasta cierto punto, esperábamos que mostrara cierta resistencia a nuestro plan, así que estábamos preparados para esto.

—¿Por qué harías eso cuando puedes preguntarle al mismo Philipp? Sólo di la hora y el lugar y será investigado. Tenemos autoridad sobre estas tierras, ¿no es así?

—Hermano, todo lo que tenemos hasta ahora, son meras suposiciones. ¿Qué pensaría la gente si exigimos con nuestra autoridad y cuestionamos la inocencia de otros por alguna especulación superficial? No nos servirá de nada si nos enfrentamos a la familia Geisster, que tiene gran influencia en todo el oeste, sin una razón válida. Sólo es aceptable usar nuestro poder si el pueblo lo permite. Si pisamos sin prestar atención a su opinión, lo único que nos espera es el peor de los casos.

—¿El peor de los casos…?

Nacht silenció al Príncipe Licht con un montón de palabras contundente y pesimistas.

¿Fue lo correcto decirle a alguien tan ingenuo? La idea de que Philipp escondiera a los enfermos para cubrir sus huellas debió ser algo impensable para él.

—De todas formas, deberíamos abstenernos de tomar acciones directas contra Philipp por el momento.

—¡Aun así! ¡No hay necesidad de que Nacht vaya también!

Licht tenía razón. En estas situaciones, no había necesidad de que un príncipe real se ensuciara las manos. Ese sería el trabajo de la orden de caballeros. Sin embargo, se nos estaba acabando el tiempo para idear un plan elaborado. Además, nuestros caballeros fueron puestos bajo fuertes restricciones propias. Había que hacer una excepción para responder rápidamente a la situación en cuestión.

—Digamos que enviamos a un pequeño grupo de caballeros para reunir pruebas. Si fueran capturados, sería la perdición para todos ellos. En el peor de los casos, serían silenciados. Por otro lado, hay menos posibilidades de repercusiones si yo fuera el que fuera capturado.

—Pero no puedes garantizar que no haya peligro, ¿verdad?

—Esa posibilidad no es ciertamente cero. No obstante, considerando mi estatus, mi tasa de supervivencia es mucho más alta que la de un caballero.

—¿Y si contraes la enfermedad?

—Buscaré una cura cuando eso ocurra. Originalmente, el plan era ayudar a esos enfermos en primer lugar.

—¡Nacht!

El príncipe Licht gritó frustrado porque no pudo convencer a Nacht de lo contrario. Trató desesperadamente de detenerlo, pero Nacht ya había tomado una decisión. Sus posiciones eran completamente opuestas, como siempre. No pude evitar quedarme aturdido al ver a estos dos hermanos.

No pensé que fuera un mal hombre, pero no esperaba que el príncipe Licht se preocupara tanto por Nacht.

—Entonces iré contigo.

—Eso es un obvio no. Eres el primero en la fila para el trono de este país.

Nacht rechazó las dolorosas demandas del príncipe Licht con una voz temblorosa.

Pero el príncipe Licht no se retiró.

—El Reino de Wind te necesita a ti, Nacht, no a mí.

—¿Qué intentas decir?

—Incluso padre desea que tomes el trono. Sueño con estar a tu lado cuando me convierta en el capitán de la orden de caballeros algún día. Pero, por desgracia, tú no querías nada de eso. Dijiste que no eras adecuado para el trono, que yo sería un mejor candidato, y me lo echaste todo encima.

¿Debería estar escuchando esto?

Mi rostro estaba sudando frío. Los observé cuidadosamente. El príncipe Licht estaba a punto de llorar, y Nacht tenía una expresión muy sombría.

—Es la verdad. El rey de un país se supone que es un símbolo para que todos los ciudadanos lo admiren y respeten. Eres más que adecuado para este papel, especialmente cuando lo comparas con alguien tan sombrío como yo.

—Se puede decir a simple vista que soy inútil en los asuntos políticos. El reino de Wind probablemente perecerá durante mi reinado.

Este príncipe podría no ser tan estúpido como yo lo quise ver al principio. Después de todo, él sabía objetivamente sus propias habilidades y limitaciones.

Esta vez, si tuviera que elegir, diría que Nacht es el ilógico. No necesitas una personalidad alegre o brillante para convertirte en rey. En realidad, se podría decir que Nacht tenía las cualidades necesarias para gobernar como rey. En mi opinión, Nacht no quería hacerlo. Odiaba ser el centro de atención, y por lo tanto le imponía todas las responsabilidades a su hermano.

Yo había sido comprensivo con Nacht todo este tiempo por las acciones imprudentes de su hermano, pero quizás era hora de cambiar un poco mi punto de vista.

El egoísmo de Nacht me dejó un mal sabor en la boca.

Juntos, el Príncipe Licht y yo lo miramos con un ligero desprecio.

—¿Qué pasa con esos ojos?

—Nada. No sabía que ustedes dos tenían tanta historia. Ahora siento lástima por el Príncipe Licht.

—¡N-No se puede evitar! ¡Hay un primer príncipe parado aquí mismo! Si de repente me favorece a mí, el segundo príncipe, sólo provocará una conmoción. ¡Todo se dividirá en dos facciones, y el país entero se desmoronará por dentro!

—Estás siendo una molestia en este momento.

Después de mis palabras, Nacht detuvo inmediatamente su discurso. Estaba claro que había causado mucho daño mental con ese golpe.

—Nacht…

El Príncipe Licht bajó sus cejas mientras lo miraba. Y él, que en ese momento estaba reducido a un cachorro abandonado, tenía lágrimas de culpabilidad brotando de sus ojos.

Dejó escapar un largo suspiro, agarró suavemente la mano de su hermano y la sostuvo ligeramente.

—Definitivamente volveré con vida. Lo prometo.

El Príncipe Licht asintió con la cabeza después de una larga pausa mientras la firme mirada del segundo príncipe se encontraba con la suya.

En el pueblo donde nos quedamos, nos sustituimos por sirvientes más jóvenes. El Príncipe Licht, que estaba como una hoja marchita, no quiso soltar a Nacht durante nuestra partida, pero la Princesa Julia lo había guiado rápidamente al carruaje.

Una vez que el carruaje real estuvo fuera de la vista, Nacht y yo nos enfrentamos.

—Bien, ¿qué sigue?

—La comida y los caballos ya están preparados para nosotros… Lo que queda son los escoltas, creo.

Caminamos por las calles mientras tirábamos de las riendas de los caballos.

Antes de salir de Grenze, tuve la suerte de poder preparar algunos bienes y caballos, pero no tuve tiempo de organizar ninguna escolta. Si hubiera dejado un solo caballero aquí despertaría sospechas no deseadas. Pero, por otro lado, era probablemente lo mejor porque no sabía cuánto podía confiar en los locales.

—Definitivamente quiero que alguien me proteja. Soy demasiado débil para estar solo y probablemente estaría acabado si un golpe me alcanzara… ¿Pero es un guardaespaldas algo tan fácil de encontrar?

—Si revisamos alrededor de los barrotes, seguro que hay uno o dos mercenarios acechando…

Dejé de hablar mientras miraba el cartel oxidado de arriba.

—Sin embargo, encontrar a alguien que cumpla con los criterios es otra cosa totalmente distinta.

Debe ser capaz de mantener sus labios sellados y llevar secretos. Definitivamente no es alguien asociado con la familia Geisster; tiene que ser un extraño.

Alguien que no se haya enterado de nuestra situación y que solo haga lo que se le diga.

Alguien que no se preocupe por la epidemia y que estuviera dispuesto a echarnos una mano.

¿Podríamos encontrar a alguien así de la noche a la mañana?

—Algo tan conveniente, es imposible después de todo, eh…

—Es raro verte tan indefenso.

Me distancié reflexivamente del hombre que me susurró al oído, causando que apretujara las riendas.

Era alto… Y tenía una voz que pertenecía a un joven. No se le veía la cara por la capa que llevaba puesta. Acaricié mi caballo asustado a lo largo de su vientre para calmarlo.

Al principio, pensé que era uno de los hombres de Philipp, aunque eso no tendría mucho sentido.

Pero si me reconocía como Johan von Wervand y no habían iniciado una conversación, eso significaba que nos habían seguido todo este tiempo.

¿Qué es lo que buscan?

Mientras estaba confundido, el hombre agarró suavemente el manto que cubría su cara y lo levantó. Una parte de su rostro se desveló.

Mi sospecha se despejó en un instante.

Reconocí al instante quién era el hombre que estaba delante de mí, y mis ojos se abrieron de par en par, sorprendidos.

| Índice |

One thought on “La Princesa derriba banderas – Capítulo 104: La inspección del Segundo Príncipe (4)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *