La Princesa derriba banderas – Capítulo 107: La gira de la princesa reencarnada (3)

Traducido por Ichigo

Editado por Sakuya


La posibilidad nunca desapareció, no importa cuántas veces lo pensé.

Finalmente tuve mi tan esperado curry, pero estaba tan distraída que ni siquiera podía recordar el sabor después. Al principio, Rolf se quejaba de que “¿esto es comida siquiera?” pero al final terminó su plato por completo.

Ese pensamiento me preocupó toda la noche.

Por supuesto, el día siguiente no fue diferente, excepto por el hecho de que perdí el sueño. Después de tomarse cinco minutos para regar las plantas medicinales, Lily se despidió y salió.

Me sentía un poco culpable cuando todos los demás sudaban mientras yo me relajaba en la sombra. No quería quedarme quieta, pero cada vez que intentaba levantarme, Lily enviaba una mirada hacia mí. Siento ser tan inútil. 

Unas ocho personas cuidaban las plantas, excepto Lily. La mayoría de ellos me echaban una mirada de vez en cuando. No había ninguna intención maliciosa en su mirada, solo ansiedad. Cuando nuestros ojos se encontraban, sin embargo, arrugaban sus cejas y rompían el contacto. ¿Son todos tsunderes? ¿Ser tsun-tsun está en sus genes o algo así?

Así que todavía se molestaron en preocuparse por mí, este clan Kua.

Todavía había muchos que se negaban rotundamente a hablar con un extraño, pero nunca he sido maltratada desde que puse un pie dentro de la aldea. Eran gente realmente amable.

A pesar de haber sido atacados por ladrones innumerables veces, su amabilidad nunca desapareció.

Un viento refrescante acarició suavemente mis mejillas.

Mientras mis ojos caían en serenidad, miré a los que estaban cuidando las hierbas.

Si me saco la lotería con la hipótesis de ayer, me pregunto qué podría hacer por ellos.

¿Pido ayuda desde el exterior? ¿O lo intento yo misma?

De cualquier manera, es imposible.

Si no deciden esto por sí mismo, entonces no tiene sentido. Mis palabras se convertirían en malicia en lugar de buena voluntad.

Además, ni siquiera las palabras de Wolf tuvieron efecto en ellos, y él era el futuro jefe. ¿Sería yo capaz de convencerlos de lo contrario? Aunque no quería admitirlo, persuadirlos sería imposible.

Mis pensamientos daban vueltas y vueltas en círculos. No se ha hecho ningún progreso desde anoche.

No, al contrario, he estado retrocediendo desde que llegué a Flamme. Sabía que estaba indecisa, y estaba nerviosa por ese hecho.

Tan patética…

Mientras me apoyaba en el grueso tronco del árbol y miraba al cielo, los radiantes rayos de sol brillaban con fuerza y me golpeaban los ojos.

—Ahora que lo pienso…

Ahora que lo pienso, todavía no he encontrado ninguna pista sobre la medicina de la corteza que vine a buscar.

Observé el árbol en el que me apoyaba. El tronco era demasiado grueso, y tenía hojas diferentes a las de la foto para poder descartar este. ¿Tal vez había más árboles en la parte de atrás del pueblo?

Quiero ir a ver. Pero aunque lo encontrara, me convertiría en una ladrona por robar sus cosas.

Además, los ingredientes de la medicina no eran sólo la corteza.

Y por encima de todo, no quería ir antes del desayuno del Clan primero.

—¡Ay!

Algo cayó en mi frente y rompió mi tren de pensamiento.

La fuente de mi dolor cayó en mi regazo: una pequeña nuez de árbol. ¿Eh? Esto es raro. ¿Alguna vez este árbol tuvo algo como esto?

Mirando hacia arriba, un pequeño pájaro negro me miraba con la cabeza ligeramente inclinada. A pesar de que el pájaro actuaba de forma inocente, me recordaba la cara de cierta horrible persona.

—Si quieres huir con la cola entre las patas, llámame cuando quieras. 

El recuerdo de la carta en mi primer día en este pueblo apareció en mi mente.

¿Por qué se burla tanto de mí? Surgieron más recuerdos de los días que tuve que aguantarlo, pero sacudí la cabeza, alejando esos pensamientos. ¡Es tan irritante!

Respiré hondo y me calmé.

Luego, finalmente, miré fijamente al pájaro.

Bueno, ¿qué quieres de mí? ¿Cómo podría leer una carta en medio de toda esta gente sin ser vista?

El pájaro probablemente bajaría a mí si levanto la mano, pero no había duda de que llamaría la atención. Rechazado. ¿Y si me escondo detrás de la parte trasera del árbol…? También rechazado. Lily me gritaría en el momento en que me mueva de mi sitio.

Mientras me quedaba sin opciones, el pájaro bajó suavemente de la rama del árbol y aterrizó tranquilamente a mi lado.

¡Qué chico tan inteligente!

Alcancé ciegamente la carta, cambié la posición de mis piernas para crear una cubierta, y de alguna manera le quité la carta al pájaro.

Empujando la carta a un hueco en mis zapatos, rápidamente miré hacia donde Lily estaba trabajando. Bien, parecía que no se había dado cuenta.

Un suspiro de alivio se me escapó.

Me senté así durante el resto de su turno de trabajo, pero no podía dejar de pensar en la carta. Normalmente las recibo por la noche, así que, si la carta había llegado a plena luz del día, debía ser importante.

Tan pronto como dejaron de prestarme atención, saqué la carta y la abrí.

El contenido era muy conciso. Pero porque iba tan directo al grano, me hizo despertar de la calma de este pueblo, y devolvió mi mente a la realidad.

Esa noche, como si respondiera a mis deseos, la puerta de mi habitación crujió ligeramente.

—¿Quién…? ¿Eh?

La persona que estaba ahí era bastante inesperada.

Mirando lo sorprendida que estaba, el hombre se rió mientras levantaba ligeramente las manos.

—Ha pasado un tiempo. ¿Te ha ido bien?

—¡Wolf!

“¿Te ha ido bien?” ¡Eso es lo que debería preguntarte!

Pero me contuve en mi réplica. Estaba siendo encarcelado por su gente en su propio lugar de nacimiento. Por supuesto, no había forma de que estuviera bien.

Sin embargo, a pesar de mi cara de póquer, el hecho de que estaba preocupada por él se había manifestado. Cambió su elegante sonrisa por una irónica y me dio un ligero golpe en la frente.

—No vayas a pensar en algo extraño ahora.

—Está bien…

Sostuve el lugar donde golpeó y asentí en silencio. Wolf entonces respondió con un “bien” y abrió la puerta de par en par.

—Alguien preguntó por ti. ¿Te importaría caminar conmigo un rato?

—Lo comprendo.

Esta vez asentí rápidamente.

No mencionó quién era ese “alguien”, pero lo esperaba con ansias.

Al salir de la habitación, me di cuenta de que ya no había guardias sentados junto a la puerta. Tal vez haya llegado mi momento. Con ese pensamiento, me resolví.

—El jefe me está llamando, ¿verdad?

En lugar de dar una respuesta, Wolf entrecerró los ojos de forma encantadora.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.