La Princesa derriba banderas – Capítulo 122: La decisión del segundo príncipe (2)

Traducido por Ichigo

Editado por Sakuya


—Lord Nacht…

—¿Eh? ¿Quieres decir que Su Alteza Real…?

El joven caballero hizo caso a la voz de su amigo y finalmente se dio cuenta de la identidad del chico que tenía delante, su mirada se interponía constantemente entre su amigo y Nacht.

Se volvió más pálido, a medida que la situación se tornaba más difícil.

—¿Por qué…?

—Creo que todos ustedes saben muy bien por qué. —Nacht dirigió una fría mirada hacia el joven caballero.

—Eso es…

—Bueno, lo que sea. Escucharé sus historias más tarde. Más importante aún, ¿puedes dejarme pasar?

Con un pequeño suspiro, Nacht dio un paso hacia el pueblo. Al ver eso, Marx levantó de repente la cara.

—¡No, no puedes…!

Gritó. Su estado empeoró una vez que levantó bruscamente la voz, y Marx terminó tosiendo con una mano sobre su boca.

—¿Tú también, vice-capitán? —dijo el joven caballero al ver a Leonhard frotando la espalda de Marx.

Marx, a su vez, sonrió irónicamente mientras respiraba pesadamente.

—Sí. Como puedes ver, este es el estado en el que estoy.

El joven caballero se dio la vuelta con una expresión amarga. Marx dirigió su mirada hacia Nacht.

—Lord Nacht. El pueblo está lleno de enfermos. Por favor, no entre y dese la vuelta enseguida.

—Deberían saber muy bien la razón por la que estoy aquí… ¿No? Y, aun así, ¿quieres que escape?

Nacht juntó sus cejas y respondió.

Marx probablemente se había dado cuenta de que como Nacht había venido hasta aquí, era inútil hacer que se detuviera ahora, y sacudió lentamente la cabeza.

—No voy a negar el hecho de que mantuvimos a los enfermos de la ciudad confinados en este pueblo. Aceptaré con gusto cualquier castigo.

—Marx.

—Si necesitas un testigo, entonces por favor llévate a Peter contigo. Es joven, fuerte y menos propenso a enfermarse que el resto de nosotros aquí.

—¡Marx!

Marx había estado hablando, negándose a escuchar las palabras de Nacht, que finalmente se había irritado.

—¡¿Vas a abandonar a los enfermos?!

—Si es necesario… No deberías estar en un lugar como este.

—Este es mi país natal. Ya sea en una ciudad, en el bosque o en el campo, si está dentro de las fronteras de nuestro reino, entonces no hay lugar que no sea mi hogar.

Nacht escupió esas palabras mientras continuaba marchando hacia el pueblo. Los caballeros trataron de detenerlo, pero fueron totalmente ignorados. Aprovechando esta oportunidad cuando los caballeros estaban inquietos, me escabullí y tomé la mano de Nacht.

Lo detuve. Nacht me miró con ojos que podían matar.

—Nacht.

—¿Vas a detenerme también?

—Por favor, cálmate y escúcheme.

—Yo…

Para evitar un arrebato emocional, Nacht se mordió los labios. Probablemente entendió que estaba descompuesto en este momento.

Con los ojos abatidos, finalmente exhaló un largo suspiro.

—¿Qué es…?

—Repasemos la situación. Si lo que dijo Marx es cierto, entonces habrá muchos enfermos que residan en el pueblo. Además, como Marx, la enfermedad infecta a los sanos y su número aumenta cada día.

Miré hacia Marx y él asintió para afirmar mis palabras.

—Es difícil decir si estarás o no a salvo aquí fuera, pero es seguro que será más peligroso si entras. Todos podríamos enfermarnos también.

—¿Y qué? Estaba preparado para hacer esto desde que nos adentramos en este bosque.

—El hecho de que los enfermos sigan aumentando significa que la medicina no está funcionando. Tal vez la nuestra no haga nada también.

En otras palabras, la situación es un punto muerto.

Cuando escuchó lo que tenía que decir, su rostro se puso triste.

Estaba seguro de que también lo notó, pero fui yo quien lo dijo en voz alta. Evitar el problema no mejoraría la situación.

—Nacht. No tienes ninguna habilidad médica o de enfermería, y si entras en el pueblo, lo único que harás es aumentar el número de pacientes y causar más problemas a todos.

—Directo al grano, ¿eh…?

—Es un hecho. Me temo que en este momento, no hay nada que podamos hacer.

Lo puse todo delante de Nacht mientras apretaba los puños.

—Entonces… ¡Entonces! ¡¿Qué debo hacer?! ¡¿Cómo puedo salvar a mi gente?!

—Nacht, por favor, regresa ahora. Aunque no puedas hacer nada aquí, es solo porque estás limitado como un niño. Sin embargo, como príncipe, seguramente puedes hacer más.

—¿Estás diciendo que miremos el panorama general? Para salvar a los muchos, ¿quieres que abandone a los pocos que tengo delante?

—Si no actúas, este pueblo será eventualmente desechado. Estoy seguro de que eres lo suficientemente sabio para saber qué hacer.

Nacht se mordió los labios. Sus hombros, mirando hacia abajo, temblaban.

—Por favor, regresa a la capital y reúne las mejores medicinas y farmacéuticos que puedas. Si eso no es suficiente, pidamos ayuda a Nebel también. De una forma u otra, seguro que encontraremos la manera de salvarlos a todos.

—¿Y cuántos crees que perecerán mientras tanto? ¡¿Cuántas vidas se me habrán escapado de las manos?!

—Yo asumiré esa responsabilidad.

—Qué…

Nacht abrió los ojos, como si estuvieran ahuecados, y me miró fijamente, aturdido.

—Afortunadamente, yo también tengo algunos conocimientos de medicina. He aprendido de muchos en mis viajes por el país, incluyendo primeros auxilios básicos. Me quedaré aquí y salvaré tantas vidas como pueda.

Nacht dejó de moverse durante unos segundos por sorpresa. Luego regresó en sí, inusualmente angustiado.

—¡No seas estúpido! ¡¿Has olvidado tu posición?! ¡Un príncipe de un país aliado contrayendo una enfermedad epidémica mientras estudia en el extranjero, no es ninguna broma!

—Incluso si este prodigioso hijo suyo muere de una enfermedad, dudo que a mi padre le importe en absoluto.

Mi padre probablemente no esperaba que yo hiciera eso en primer lugar. Gracias a mi excelente hermano que fue el primero en la línea de sucesión al trono, tengo espacio para hacer lo que quiera.

—Si me enfermo aquí, entonces es completamente mi culpa. Será el resultado de mis acciones tontas, y el Reino de Wind no será culpado.

—¡No! Si ese es el caso, entonces yo también…

—Nacht. ¿Realmente tienes la intención de seguirme?

Le pregunté seriamente. La cara de Nacht se arrugó. Era una expresión llena de ira y frustración, a punto de llorar. Era la primera vez que lo veía así, y me hacía sentir un poco incómodo por dentro.

Pero debo mantenerme firme.

—Me quedaré y tú volverás. Esto es lo mejor.

Nacht no pudo encontrar su voz.

—Podrías morir.

—Entonces, por favor, vuelve lo antes posible para asegurarte de que eso no suceda.

Me reí para aliviar la tensión, pero la expresión de Nacht estaba lejos de ser alegre.

—Eres un idiota… —La voz de Nacht temblaba mientras murmuraba.

Yo también lo creo. Estaba a punto de unirme.

¿Pero qué estoy diciendo? Ya debería saber que ser honesto en una situación como esta no me llevará a ninguna parte. No hay nada más importante que tu propia vida, así que si alguien en mi posición quisiera huir, no lo culparía. 

Pero cuando pensé en lo que mi hermana haría en esta situación, cualquier pensamiento de querer escapar simplemente se desvaneció.

Si se trata de mi hermana, ella nunca abandonaría a los enfermos. Especialmente si son los súbditos de su mejor amiga. 

No soy un santo, pero no deseo vivir de manera que mi hermana me desprecie.

—Leonhard.

—Sí.

—Por favor, acompañe a Nacht.

No fue una sorpresa ver que Leonhard ya se había anticipado a lo que iba a decir. Pero su expresión se oscureció completamente de todos modos.

—Quiero que protejas a mi amigo en lugar de a mí.

Leonhard no cedería si lo hubiera dicho de otra manera. Pensé en cómo elegir forzar su mano de esa manera… Supongo que no soy un santo, después de todo.

| Índice |

One thought on “La Princesa derriba banderas – Capítulo 122: La decisión del segundo príncipe (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *