La Princesa derriba banderas – Capítulo 123: La lucha del segundo príncipe (1)

Traducido por Ichigo

Editado por Sakuya


Una vez que vimos a Nacht y a los otros irse, metimos a Marx dentro.

Dos caballeros lo apoyaron a ambos lados mientras yo lo seguía con el equipaje que me había confiado Nacht.

Una estructura construida de madera y paja, apareció una vez que cruzamos la puerta de piedra del pueblo.

Los caballeros llevaron a Marx a la casa principal que estaba en el centro.

Tan pronto como entramos, un olor horrible hizo que mis cejas se arrugaran. Me sorprendió lo que saltó a mi vista en el mismo momento en que entré. Los hombres se encontraban en lo que parecían ser trapos mal colocados en el suelo.

Sus uniformes me decían que eran todos caballeros del reino, y sus caras estaban rojas por la fiebre. Supe a primera vista que era la enfermedad.

—Esto es horrible…

No sólo este lugar es estrecho, sino que también hay un problema con la higiene general. El simple hecho de oler el olor de la mezcla de sudor y polvo en el aire, hizo que mi cabeza diera vueltas.

Entré rápidamente y abrí una ventana. El viento refrescante entró y barrió el aire estancado de la habitación. Sentí que finalmente podía respirar de nuevo.

—Ya sean suministros o un par de manos, no hay suficiente para todos. —Uno de los caballeros se lamentaba mientras dejaba a Marx en la cama.

Como sospechaba, no se enviaron más suministros.

—Deseo sacar un poco de agua. ¿Puedo saber dónde está el pozo?

—Te ayudaré.

Acompañado por un caballero, me dirigí al pozo del pueblo.

Todo el lugar estaba misteriosamente tranquilo. Rara vez nos encontramos con la población, y la gente que vimos a menudo parecía exhausta y sin vida.

Los raros gemidos, que se podían oír, bajaron la temperatura un poco más.

Cuando llegamos al pozo, el caballero tiró un cubo con una cuerda. Una extraña mujer se acercó a nosotros mientras yo sacaba el cubo.

—¡Eh, tú! Nunca te había visto antes. ¿Eres de fuera?

El caballero la interceptó rápidamente y empujó a la mujer lejos de mí. Pero la mujer no se detuvo y trató de alcanzarme con sus manos.

—¿Medicina? ¿Trajiste alguna medicina contigo? Mi pequeño está sufriendo. ¡Por favor, por favor, ayúdame!

—Lo entiendo… Ahora mismo voy.

Le entregué la soga al caballero y volví a buscar mi equipaje. Agarré la bolsa de medicinas y me dirigí rápidamente a la casa de la mujer.

Un niño de unos cinco o seis años estaba descansando en una simple cama. Tenía la cara roja como la remolacha y su cuerpo blando yacía en la cama con sus delgadas extremidades lanzadas como una muñeca de trapo. Parecía que cualquiera de sus pequeños respiros podía ser el último.

La aparición de un niño moribundo pesaba más en mi conciencia de lo que nunca había imaginado. Me regañé a mí mismo por estar asustado en ese momento, antes de arrodillarme al lado de la cama del niño. Empecé a limpiar el sudor de su frente con un paño.

Hacía un calor abrasador. Sumergí el paño en agua fría antes de escurrirlo y lo volví a colocar en su frente para refrescarlo.

—¡Hijo! ¡Hijo mío…!

Por otro lado, su madre le llamó, haciendo que le temblaran las pestañas. Sus párpados se abrieron lentamente, mostrando unas pupilas marrones claras que no podían enfocar nada.

—¿Puedes beber agua?

Cuando sus ojos captaron mi figura, parpadearon en confusión. Le pregunté con una sonrisa y él asintió ligeramente.

Le apoyé la espalda mientras bebía. Quería que al menos tomara algo, pero como era un niño, temía que todo lo que entrara saliera directamente.

Al entregar la medicina, cambié los papeles con la madre.

—Déjale beber mucha agua para que no se deshidrate. El agua tibia es imprescindible, y un poco de sal es aún mejor. Si vomita, haz que se tumbe de lado, y frótale la espalda para que no se le atore en la garganta.

—¡Muchas gracias!

Fue un momento agridulce.

Estos métodos simplemente alivian los síntomas y de ninguna manera eran una cura. Pero ahora mismo, no diré nada, porque sus ganas de vivir se extinguirán si aplastara su brizna de esperanza.

Cuando abrí las puertas para volver a donde estaban los caballeros, mucha gente ya estaba esperando fuera.

—¡Um! ¡He oído que hay medicinas aquí!

—Dame un poco a mí también, ¿quieres?

—¿No hay comida en ningún sitio?

Empujé mi camino hacia adelante y levanté mi mano.

Los ojos de todos estaban inyectados en sangre. Estaban desesperados, por ellos mismos y por sus seres queridos, por vivir.

—¡Por favor, calma! ¡Un niño está durmiendo!

El ruido disminuyó un poco cuando lo anuncié. Parecía que el instinto de proteger a los niños aún permanecía. Me las arreglé para calmarlos y les dije que volvieran a la casa donde todos los caballeros se reunieron más tarde.

Con la ayuda de los caballeros, distribuimos medicinas y comida a los aldeanos. Cuando todo terminó, ya era la mitad de la noche.

Saqué mi cuerpo cansado y me apoyé en la pared de la entrada.

Mientras mi boca dejaba salir un suspiro, una copa se clavó en mi visión. Me volví para mirar y encontré que era un caballero que se había ofrecido. Creo que su nombre era Herman.

—Gracias por su duro trabajo.

—Gracias.

Al recibir la copa soplé suavemente sobre ella. El vapor se agitó y la fragancia se desvió.

Tomé un sorbo y sentí que el líquido caliente pasaba a través de mi esófago antes de caer más abajo en el estómago. Mis hombros se relajaron, seguido de otro profundo suspiro.

—Todos recuperamos un poco de nuestro espíritu gracias a ti. Gracias, Maestro Johan.

De hecho, la mirada en sus rostros, cuando sus manos estaban llenas de comida y medicinas, era un poco más satisfactoria.

Pero esto era sólo temporal. Los suministros que he traído hoy aquí, sólo durarán un tiempo.

—Me temo que mis esfuerzos aquí no servirán de mucho… No es de ninguna manera una solución duradera. —Murmuré amargamente mientras tomaba un sorbo del té.

Todo está bien hoy, pero ¿qué pasará mañana? ¿Y las próximas semanas?

Tampoco podemos esperar ningún alivio de Grenze. Todas las provisiones que poseemos han sido reunidas en esta misma sala. Tengo que aguantar de alguna manera hasta que Nacht regrese, pero no tengo un plan seguro para lograrlo.

—Hablando de eso, ¿sabe Sir Heinz sobre esto?

Mi pregunta se enfrentó a la respuesta silenciosa de Herman y a una cabeza colgando.

La respuesta vino, sin embargo, de una dirección diferente.

—Sir Heinz probablemente no sabe nada de esto.

Marx, quien yo creía que había estado descansando hasta ahora, respondió.

—¡Comandante, está despierto! ¿Quiere un poco de agua?

—Gracias.

Marx se sentó y tragó el agua que Herman le dio. Después de saciarse, suspiró aliviado y expresó su gratitud.

—¿Qué quiere decir con que Sir Heinz no sabe nada?

—Sir Heinz sufrió un ataque al corazón hace un año, que le llevó a estar postrado en una cama. Desde entonces, su hijo, Philipp, ha tomado las riendas.

Así que la enfermedad de Sir Heinz no era un mero rumor después de todo.

Pero todavía hay una parte de la que no estoy convencido. Si de hecho sigue vivo, no hay manera de que perdone la cuarentena de los enfermos.

—El señorito Philipp estaba desesperado por ocupar el lugar de Sir Heinz. Estaba muy dedicado a hacer que Grenze volviera a estar en el mapa. Todos tratamos de apoyarlo, pero al final, todos fuimos expulsados. Quizás siempre había tenido sus reservas con nosotros en secreto, incluso cuando todos servíamos al lado de Sir Heinz.

La relación y la confianza compartida entre Sir Heinz y sus hombres no puede tomarse a la ligera. Es el tipo de vínculo que no puede ser superado ni siquiera por los parientes de sangre.

Qué cruel y humillante debe ser para Philipp, su propio hijo.

—Incluso sin nosotros, el señorito Philipp declaró que haría prosperar a Grenze con sus propias manos. De hecho, Grenze empezaba a brillar como piedra angular del mercado comercial. Pero cuando la ciudad empezó a crecer, apareció la enfermedad.

—Así que por eso estaba tratando frenéticamente de encubrirla.

Marx mostró una sonrisa irónica ante mi tono frío.

El silencio cayó sobre nosotros. Solo se escuchaba el sonido ardiente de la vieja lámpara encendida.

—No era así al principio. Pensábamos que solo era una fiebre alta normal y administramos medicinas, a costa de llamar la atención de los habitantes. Pero en lugar de disminuir, la enfermedad se extendió aún más.

Si rumores como estos comienzan a circular en otros países, nadie estaría dispuesto a visitar Grenze.

Philipp, presintiendo una crisis sin precedentes, eligió aislar a los enfermos.

En la ciudad comenzaron a circular nuevos rumores de que un pueblo escondido en lo profundo de las montañas era el origen de la horrible enfermedad. Después de que los enfermos fueran trasladados al bosque, decidió aislarlos y nombró a Marx y a los demás como guardianes.

Intentaba deshacerse de la gente que se interponía en su camino de un solo golpe.

—Ya veo…

Bebí el contenido restante de la copa y me volví hacia el techo.

Mi cabeza se encontró con la pared de atrás, pero no fue la pared la que me causó el dolor de cabeza.

—Ahora entiendo que la situación es peor de lo que había imaginado.

No importa esperar por ayuda. Estábamos siendo desechados intencionalmente.

—En el peor de los casos, de hecho.

Me quejé conmigo mismo.

Más o menos al mismo tiempo, alguien llamó a la puerta. Pronto, los golpes se convirtieron en violentos portazos. Miré a todos antes de poner mi mano en el pomo de la puerta.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *