La Princesa derriba banderas – Capítulo 127: La enfermería de la princesa reencarnada

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Después de que los sollozos disminuyeron, siguieron los ronquidos suaves.

Levanté suavemente mi mano de sus ojos dormidos. Estaban rojos e hinchados con marcas de lágrimas, pero su rostro en reposo permanecía siempre tranquilo.

Acaricié suavemente las gotas que quedaban de las pestañas de Johan con las yemas de los dedos, antes de dejar salir un suspiro de alivio.

—Descansa un poco por ahora… —murmuré, mientras mi mano acariciaba su cabello.

Su cabello dorado había perdido su antiguo brillo y se había vuelto rígido debido al barro y al sudor. Los rasgos ordenados a lo largo de su cara no habían cambiado, pero sí noté ojeras oscuras alrededor de sus ojos. Su piel también estaba quemada por el sol y llena de pequeños arañazos. Para colmo, se le puso una venda blanca alrededor de la cabeza. Estaba tan destrozada como mi hermano.

Pero a mí me pareció bastante genial.

—Hace tiempo que no te veo y mira lo guapo que te has vuelto.

Rastreé sus mejillas con mis dedos.

Su nariz delgada, sus labios finos y su mandíbula afilada diferían de los que yo conocía. Sus manos musculosas, su cuello y la nuez de Adán que sobresalía en su garganta también eran una visión desconocida.

Me sorprendió lo baja que era su voz.

Pero su apariencia no fue lo único que me tomó por sorpresa.

Tanto los aldeanos como los caballeros del Reino de Wind aclamaron a Johan como si fuera su héroe. Sin embargo, no puedo imaginarme eso cuando está durmiendo como un polluelo recién nacido delante de mí. Pero si se mira de cerca el estado de deterioro en que se encuentra, era difícil de creer que su reacción era una mentira.

Sí, lo has hecho lo mejor que has podido, ¿no? A medida que me di cuenta, como si fuera agua que se filtra, mi amor y mi orgullo por él también se intensificaron.

Mi hermano llorón ya no estaba.

El hermano que sólo dependía de mí no se encontraba en ninguna parte.

Me hace sentir… un poco solitaria. Pero aún más, soy feliz.

¿No es mi hermano increíble? ¿No es genial? 

Estaba tan orgullosa de él que podría reventar.

—Ahora es mi turno de hacer lo mejor…

Quiero permanecer a tu lado, pero aún quedan muchas cosas por hacer.

Incluso ahora, los Kua estaban corriendo por ahí dando tratamiento. El príncipe Nacht había vuelto a la capital a recoger más suministros con Leonhard como su escolta. Cuando todo el mundo trabajaba tan duro, no había forma de que pudiera permitirme quedarme quieta y no hacer nada.

Le acaricié el cabello una última vez antes de levantarme con cuidado.

Cuando abrí suavemente la puerta, encontré un niño parado afuera.

Por alguna razón, la gente se estaba reuniendo alrededor de la casa. Mientras me miraba y estaba a punto de decir algo, lo silencié con el dedo como si dijera: “Johan se despertará”. 

No sabía si recibieron mi mensaje, pero la gente comenzó a cubrirse la boca después de eso. La vista del chico cubriéndose la boca con ambas manos me hizo sonreír.

Cerré suavemente la puerta, antes de sentarme e hice un gesto al niño para que volviera a hablar.

El niño quitó sus manos y miró hacia otro lado. Su rostro estaba abajo y sus manos formaban puños apretados a sus lados.

Luego, levantó la cara con una luz decidida en los ojos.

Onee-chan… eres la hermana mayor del hermano mayor Johan, ¿verdad?

—Sí, lo soy. El bello durmiente de allí es mi hermano pequeño.

Cuando confirmé mi identidad, la cara del niño se arrugó y empezó a llorar.

Bajó la cabeza de nuevo, y tuve que arrodillarme para recibir su mirada.

—¡Lo siento!

—¿Eh?

—¡Es… es todo culpa mía! Es porque le pedí ayuda… se lastimó.

El niño, entre lágrimas, exprimió sus palabras desesperadamente.

—¡No, la culpa es mía! ¡Yo fui el que estuvo involucrado con el padre del niño!

—¡Tonterías! ¡Fui yo! ¡Yo tiré la piedra!

—¡No, fui yo!

“Yo”, “No, soy yo” y “No, yo tengo la culpa”. 

La gente a mi alrededor se peleaba por confesar. Mis ojos se movieron nerviosamente, mientras intentaba limpiar los ojos llorosos del niño.

Era la primera vez que veía a alguien pelear por algo así.

Un pueblo devastado, donde la comida y las provisiones se estaban acabando, no se les podría culpar si dijeran que no se podía evitar. Pero a pesar de eso, todos aquí reconocieron sus propios errores.

Si esto fue lo que Johan trató de proteger, entonces, lo que hizo es algo increíble. No sólo había protegido sus cuerpos, sino también sus mentes.

Estaba tan feliz que mi cabeza podría dar vueltas. Mi corazón se agitó con alegría.

Quería presumir de que Johan era mi hermano. Si dijera “Eso se espera de mi hermano” ¿sería demasiado descarado?, me pregunto.

No te preocupes, tu hermana no es tan descarada como para tomar los méritos de su hermano como propios. 

—¡Lo siento, hermana mayor! Siento haber herido a tu herm— ¡¿Mmph?! 

Puse mi dedo en sus labios una vez más. El niño al que se le silenció la boca por segunda vez se sorprendió sin duda. Cuando sonreí, sus ojos llorosos se abrieron aún más.

—Mi hermano tropezó con la raíz de un árbol y se cayó. Esa lesión no es culpa de nadie.

La gente a mi alrededor jadeaba ante mis palabras. Creí que entendían perfectamente lo que intentaba decir esta vez.

Tengo que poner el asunto a descansar. Lo que le haya pasado a Johan tendría que terminar aquí antes de que explotara, especialmente considerando que era el príncipe del cercano Reino de Nebel.

De lo contrario, no habría razón para decir que se tropezó con la raíz de un árbol en primer lugar.

Pero no podría hacer lo mismo con los niños. Son de naturaleza sencilla, y esta cualidad de ellos debe ser apreciada porque es algo muy valioso.

—Pero ya sabes… Si se hizo esas heridas porque estaba tratando de proteger a alguien…

Recogí las manos del chico con las mías.

—No digas que lo sientes. ¿No es mejor dar las gracias en su lugar?

Sus ojos parpadearon un par de veces.

—Creo que será más feliz si lo haces, ¿no lo crees?

El niño asintió con vehemencia y soltó su primera sonrisa.

Después de despeinarle el cabello, me levanté.

—Gracias a todos por preocuparse por mi hermano al reunirse aquí. Estará bien si descansa un poco, así que, por favor, vuelvan con sus familias.

Miré alrededor después de decírselo a la gente, sólo para encontrarme con las caras aturdidas. Después de unos segundos, me miraron con expresiones extrañas. Era como si no tuvieran ni idea de lo que era la criatura que tenían delante.

—¿Su Alteza…?

—¿Sí?

—¿Es usted realmente una princesa…? No, no importa.

El joven comenzó a hablar, pero inmediatamente retiró sus palabras. Sacudió la cabeza y se rió.

Antes de que pudiera preguntarle qué quería decir con eso, me llamaron desde lejos. Cuando volví a mirar por encima del hombro, Lily estaba saludando vigorosamente desde lejos.

—Señorita Marie, ¿puede ayudarme con esto, por favor?

—¡Claro!

Hice una ligera reverencia a la multitud antes de salir corriendo y unirme a ella.

| Índice |

2 thoughts on “La Princesa derriba banderas – Capítulo 127: La enfermería de la princesa reencarnada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.