La Tierra está en línea – Capítulo 44: Su comprensión tácita con esa persona parece ser demasiado alta

Traducido por Shisai

Editado por Shiro


En el mundo blanco, la torre negra dio sus indicaciones. Zhao Wenbin y el anciano clavaron sus miradas en Pinocho sin entender lo que había sucedido. La divertida y encantadora cara de la marioneta todavía reflejaba su sorpresa, pero Tang Mo y Fu Wenduo no le dieron tiempo para responder.

En el momento en que la torre negra habló, se movieron como un rayo hacia él.

Tang Mo abrió la pequeña sombrilla y la agitó, pero no atacó. En cambio, la puso detrás del títere, bloqueando su camino. Al mismo tiempo, Fu Wenduo formó un puño con su mano derecha, el dedo medio se levantó ligeramente mientras usaba un movimiento de boxeo para golpear a Pinocho en la cara. La repentina erupción de poder hizo que, de manera inconsciente, la marioneta intentara escapar. Sin embargo, su acto fue truncado por la pequeña sombrilla, por lo que solo pudo volverse y recibir el puñetazo.

Pinocho movió las manos con enojo y desapareció frente a los ojos de Tang Mo. Al momento siguiente, apareció detrás de él, agitando su brazo de madera y golpeándolo desde atrás.

Su brazo parecía pequeño y delgado, pero la fuerza era suficiente para romper el viento. Sin atreverse a ser descuidado, Tang Mo usó la pequeña sombrilla para bloquear el ataque, retrocediendo en el proceso. Por otro lado, se escuchó el sonido de metal chocando.

El joven estabilizó su postura y miró con asombro.

En el lugar donde había estado, ahora había un arma de metal oscuro, bloqueando el brazo del títere, el cual había intentado golpearlo de nuevo. Los dos chocaron, provocando chispas de metal. Pinocho dio medio paso atrás mientras Fu Wenduo permaneció quieto.

Su ataque fue bloqueado y la expresión de la marioneta cambió. Acto seguido, dio una palmada y su cuerpo desapareció en el mundo blanco. En un abrir y cerrar de ojos, apareció en el lado izquierdo de Fu Wenduo. Este recibió el ataque directamente con su mano izquierda y se volvió para atacar.

Tang Mo reaccionó deprisa. Agitó su pequeña sombrilla y volvió a unirse a la pelea.

Pinocho se movía constantemente, atacando a Tang Mo y Fu Wenduo desde todos los ángulos, pero la condición física de ambos era excelente. El exbibliotecario continuó usando la pequeña sombrilla para bloquear los ataques del títere mientras el polizón atacaba.

Los tres eran muy rápidos. Parecían sombras en este mundo blanco, sus cuerpos nunca a la vista, solo el sonido de las colisiones delatando su presencia.

Zhao Wenbin y el anciano huyeron horrorizados, temiendo que la batalla se extendiera hacia ellos. No obstante, el área donde podían moverse estaba limitada a cuatro cuadrículas. Irse a una esquina era lo único que podían hacer.

—¡Se ha vuelto más lento! —gritó Tang Mo mientras empujaba su paraguas hacia adelante, la punta perforando el sombrero de Pinocho.

Fu Wenduo apareció junto a Pinocho.

—¡Juntos!

—Bien.

Tang Mo abrió la pequeña sombrilla y miró a la marioneta. Fu Wenduo apuntó otro golpe a la izquierda de Pinocho y este desapareció de inmediato para evitar el ataque. Los ojos del exbibliotecario se agrandaron y contuvo la respiración mientras miraba cuidadosamente el lugar donde desapareció. Sus pupilas ampliándose al extremo cuando una sombra vaga apareció en sus retinas.

Como si alguien presionara el botón de pausa, el ataque de Fu Wenduo destelló frente a los ojos de Tang Mo, cuadro por cuadro. La sombra era muy rápida. Cuando el arma negra estaba a punto de perforar la cabeza de Pinocho, este dio un paso atrás, se dio la vuelta y corrió detrás de él para revertir el ataque.

—Ahora te veo. —Tang Mo balanceó su sombrilla, la cual se detuvo de repente frente a él. Pinocho de inmediato cambió de dirección y corrió hacia él.

Tang Mo no era tan veloz con la pequeña sombrilla como Pinocho, no podía retractarla a tiempo para protegerse. Entonces, justo cuando estaba a punto de recibir un golpe en la cara, un arma negra se interpuso entre ambos. Además, de repente apareció un fósforo enorme apuntando directamente a la cara del títere.

La marioneta gritó cuando fue golpeada por el fósforo y aterrizó en el suelo. Acto seguido, se preparó para moverse de nuevo, pero Tang Mo y Fu Wenduo lo tomaron cada uno de un brazo, atrapándolo.

Pinocho fue empujado al suelo por los dos jugadores, incapaz de moverse.

—¿Qué quieren hacer? ¿Quieren violar las reglas del juego? Soy una persona importante en el Reino Subterráneo. ¡Esta vez no saldrán del juego! —gritó furioso.

La fuerza de Pinocho era alta y podía teletransportarse, pero después de que la torre negra anunció que fue «privado de su ciudadanía en el Reino Subterráneo», su velocidad de teletransporte se redujo hasta que resultó visible a simple vista. Este cambio no fue obvio a los ojos de Zhao Wenbin y el anciano, quienes seguían sin poder ver su sombra, pero Tang Mo y Fu Wenduo fueron capaces de atraparlo debido a esto precisamente.

Además, la fuerza de Pinocho había disminuido. Con el paso del tiempo, se volvió más lento y más débil. Por lo que, al final, pudieron capturarlo.

Fu Wenduo agitó la mano y el arma negra en forma de cono triangular desapareció, volviendo a convertirse en su mano original.

—Es mi habilidad —dijo Fu Wendou cuando percibió a Tang Mo mirándole la mano.

Fue una explicación activa.

Tang Mo devolvió el fósforo al tatuaje y respondió:

—Esta también es mi habilidad.

Ambos expusieron sus habilidades. Era un empate. El tatuaje del fósforo era en realidad solo una habilidad que Tang Mo recogió y no era su habilidad real. Sin embargo, tampoco estaba seguro de cuál era la habilidad de Fu Wenduo. Resultaba obvio que la habilidad del polizón no era solo la de convertir su mano en un arma. Las dos personas no revelaron sus habilidades en su totalidad y quedaron en un empate.

Pinocho seguía rugiendo, pero cada vez se debilitaba más.

—¿Quieren ir contra el Reino Subterráneo y la torre negra? ¡Están locos!

—Señor Pinocho, debo recordarle que le han privado de su ciudadanía. Al mismo tiempo, ya no jugamos al juego honesto de cartas de Pinocho, sino al juego honesto de cartas de Santa. Este juego no tiene nada que ver con usted. Si lo encarcelamos… ¿afectará el juego? —dijo Tang Mo a la ligera.

Pinocho no tenía nada que decir ante sus palabras, solo podía maldecir.

—¡Ustedes son los perros más sucios del Reino Subterráneo! Incluso si les cortan las piernas y los convierten en gnomos de circo, el público los despreciará…

Hicieron oídos sordos al abuso de Pinocho. Fu Wenduo sacó una fina cuerda plateada, que parecía más un largo alambre, y ató a la marioneta. Lo extraño, sin embargo, fue que no pudo deshacerse de esta cuerda, la cual más se apretaba cada vez que luchaba.

Es un artefacto, pensó Tang Mo.

Después de manejarlo, ambos se quedaron en el área en blanco, mirándose el uno al otro.

En ese momento, una luz blanca se conectó a sus frentes. Esta era la señal que les decía a los jugadores que debían batirse en duelo.

Justo ahora, Tang Mo representaba a la carta del esclavo. Después de que las dos tarjetas ingresaron al área en blanco, la tarjeta de Fu Wenduo se rompió.

Fu Wenduo representaba a la tarjeta del rey.

Las dos cartas eran diferentes y la carta del rey desapareció, lo que activó el efecto de duelo. Los jugadores representantes de las cartas debían ahora luchar.

Pinocho había sido sometido y el juego cambió al juego honesto de cartas de Santa. No obstante, la luz conectada a sus frentes no desapareció. Tang Mo frunció el ceño ligeramente y pensó un momento antes de meter la mano en el bolsillo y tocar el huevo de pavo blanco.

Estaba a punto de sacar el huevo de pavo cuando escuchó un chasquido.

Acto seguido, la luz blanca que conectaba a las dos personas se desvaneció de pronto y se escuchó una voz fuerte y alegre desde un lugar distante.

—¡Jo, jo, jo! ¡Feliz navidad!

El reno avanzó, haciendo sonar las campanas del trineo. Entonces, todos se volvieron para mirar al lugar de donde provenía el sonido y vieron a Santa Claus con su traje rojo, riendo mientras se acercaba. El suelo temblaba con el movimiento de las pezuñas sobre este.

Santa Claus, quien parecía traer su propia música de fondo, rio y tiró de las riendas, haciendo que el trineo de renos se detuviera frente a los cuatro jugadores y Pinocho, llenando todo el lugar con la música de «Feliz Navidad». Su enorme cuerpo era como una montaña, arrojando una sombra abrumadora que los arropaba a todos. Santa podía estar riendo, pero la presión aterradora hizo que Tang Mo se pusiera tenso.

Este era un jefe con un nivel más alto que Pinocho.

Shiro
En este caso, se refiere al jefe de los videojuegos.

Tang Mo agarró la pequeña sombrilla mientras miraba a Santa Claus con cautela.

La mirada aguda de Santa recorrió a los cuatro jugadores presentes y, al final, cayó sobre Pinocho. El pobre títere estaba atado en el suelo y, una vez que vio a Santa Claus, se asustó tanto que su cuerpo comenzó a temblar. A pesar de estar atado, se retorció e intentó escapar.

—¡Siniestro Pinocho! —Santa Claus le rugió a la marioneta. Se sentó en el trineo y dijo—: Te atreves a robar mi estrella dorada y abrir una instancia solo. Mis pobres niños son niños buenos y honestos, pero fueron engañados por ti. Supongamos que alguien realmente ganase. Una vez que el juego terminase, ¡te los habrías comido!

Zhao Wenbin palideció ante sus palabras.

Tang Mo tampoco había considerado este final. Pensó que Pinocho solo se comería a los polizones después del juego. No esperaba que se fuera a comer a todos los jugadores.

Santa abrió su gran bolsa llena de regalos y la apuntó hacia Pinocho, el cual gritó mientras era succionado al interior, y luego la ató con una cuerda.

Palmeó la bolsa abultada y se volvió para mirar a los cuatro jugadores. Entonces, sonrió, revelando una expresión amable.

—Déjenme ver. Niños, son afortunados. Llegué a tiempo y podemos terminar pacíficamente con este juego honesto de cartas. La Navidad está aquí y este es el regalo de Navidad que preparé para ustedes. Afortunadamente, puedo dárselos.

Tang Mo miró al personaje sonriente y pensó por un momento antes de hablar:

—Santa, ¿puedo preguntarte si hiciste una apuesta con Pinocho?

Una vez que escuchó estas palabras, la ira apareció en el rostro de Santa.

—Este maldito Pinocho, es el peor villano. En Nochebuena, me invitó a tomar una copa. Escuchó que iba a dar regalos a los buenos niños en Nochebuena y mintió e hizo una apuesta conmigo. Mientras bebía, me robó mi preciosa estrella de oro.

—Cuando Pinocho miente, su nariz se alarga —dijo Fu Wenduo.

Santa Claus asintió.

—Sí, su nariz se hace más larga, pero cuando hice la apuesta con él, su nariz no creció. Él estaba diciendo la verdad. Hay demasiados niños a quienes darles regalos. Realmente necesitaba que Pinocho me ayudara a jugar con los niños. No pensé que durante un juego de cartas pacífico y honesto, haría que los niños fueran deshonestos y jugaran con él. ¡Nunca pensé que realmente robaría la estrella dorada y la usaría como un regalo para quienes ganaran el juego!

Tang Mo lo entendió de inmediato.

—¿La estrella de oro no es una recompensa para el equipo que gane el juego?

—Por supuesto que no. Solo tengo diez de estas estrellas doradas. ¿Cómo puedo dárselas a los niños buenos de todo el mundo? —Santa agitó su mano derecha. La estrella dorada suspendida en el aire voló hacia él y desapareció en su manga—. Mientras todos los niños participen en el juego, les daré una rama de árbol de Navidad. Verás, esta es la rama. Este es mi regalo de Navidad para todos los niños.

Tang Mo miró la rama en la mano de Santa y sacó su propia rama de su bolso. Al igual que él, todos sacaron la rama de árbol que obtuvieron al ingresar a la instancia.

Se sintió un poco impotente y divertido mientras miraba esta simple rama.

Obtuvieron la verdadera recompensa desde el principio.

Santa Claus rio.

—Ja, ja. No se preocupen por este abominable Pinocho, ya no es ciudadano del Reino Subterráneo. Lo he desterrado al Mundo de los Monstruos. Creo que los monstruos lo amarán. Vamos, sigamos con el juego. Una vez que finalice el juego, podrán recibir un regalo de Santa Claus.

¡Ding, dong! La instancia sorpresa de Nochebuena «El juego honesto de cartas de Santa» ha comenzado oficialmente. Las reglas del juego…

Primero, cada equipo tiene cuatro cartas…

……

Quinto, una vez que se juega la carta, se muestra al jugador detrás de la carta, pero los jugadores de la otra parte no pueden ver el contenido de la carta.

……

Sexto, se considera que el equipo ha perdido cuando se queda sin tarjetas.

Santa Claus siempre es muy tacaño con sus regalos. Solo ha dado una rama de árbol, pero no te desanimes, esta podría ser una rama extraordinaria. Después de todo, se llama Rama de Santa Claus.

El juego honesto de cartas de Santa era diferente del de Pinocho. Solo había seis reglas. Se eliminó la regla de las cartas diferentes que activaban el campo de duelo, así como la regla sobre Pinocho y su conocimiento del contenido de las cartas y la del privilegio de la carta de reina. Sin un duelo, no había necesidad de preocuparse de que una de las partes fuera superior a la otra y no se necesitaba el privilegio de la carta de reina.

Este era un juego simbólico en el que los jugadores podían recibir un regalo después del juego.

Santa Claus se sentó en el trineo y sonrió.

—Vamos, mis niños. Jueguen a este cálido y honesto juego de cartas con Santa Claus y pasemos una hermosa Navidad juntos. ¡Feliz Navidad!

El juego comenzó de nuevo. Tang Mo regresó a la cuadrícula y la pared blanca comenzó a caer. No obstante, antes de que la pared bloqueara el campo de visión frente a cada equipo, miró al hombre de negro que estaba frente a él, el cual sonrió levemente e hizo que sus labios también se curvaran.

La pared cayó por completo y Tang Mo se relajó.

No pudo conseguir la moneda de oro del rey, pero este final podría ser el mejor.

Cuando escuchó las reglas del juego anunciadas por la torre negra la primera vez, notó que Pinocho estaba escrito en las reglas. De todos los juegos que había jugado, esta era la primera vez que el jefe de la instancia se incluía en las reglas del juego.

Desde el primer juego de Quién robó mi libro hasta el juego honesto de cartas de hoy, Tang Mo había participado en ocho juegos. Hasta ahora, ninguna de las reglas había involucrado al jefe de la instancia, solo Pinocho caía en esa categoría.

Debido a esto, no albergaba dudas acerca de Pinocho.

De hecho, tuvo la idea de «eliminar a Pinocho primero» antes de la segunda ronda. En el primer juego, la carta del ministro de Tang Mo fue aplastada por la carta del rey de Fu Wenduo. Por esta razón, antes de que cayera la pared blanca, trató de obtener la mayor ventaja posible en la siguiente ronda diciéndole al otro que jugaría la carta de la reina. Cuando llegó el momento de jugar las cartas, Pinocho preguntó con curiosidad si realmente había escogido la reina, pero, una vez que Tang Mo planeó decírselo, Pinocho se volvió reticente, como si tuviera miedo de algo.

La marioneta temía que le dijera que jugó la carta de la reina y que la torre negra determinara que conocía el contenido de la carta. Pinocho no lo admitió, pero temía que la torre negra estableciera que violó las reglas.

Por lo tanto, después de ver esta escena, tuvo una idea audaz.

Dado que Pinocho formaba parte de las reglas de la torre negra, si este las violase… ¿qué haría la torre negra?

Había cuatro tipos de resultados finales en este juego. Ambos equipos ganaban, de este modo, las dos partes terminarían el juego pacíficamente o Pinocho se comería a los jugadores después de que terminase el juego.

Tang Mo y Fu Wenduo no habían tenido mucho contacto, pero él sabía que este hombre era considerado. Mientras que no podía evitar reflexionar acerca de las palabras de Pinocho: «¿Cómo puede el juego de Navidad matar a la gente?». Esto podría significar que mientras el juego terminara, la marioneta podría matar. El polizón también pensaría en esto.

El exbibliotecario era un jugador oficial y los monstruos en las instancias del juego, en su mayoría, no estaban interesados ​​en él. Pero Fu Wenduo era diferente. Él era un polizón.

Se había demostrado ya que Pinocho codiciaba a los polizones. Si Fu Wenduo realmente ganase este juego… ¿la marioneta mantendría la promesa y lo dejaría ir? ¿O le daría un mordisco antes de soltarlo?

Nadie sabía.

La Moneda de Oro del Rey era una gran tentación, y Fu Wenduo no iba a rendirse fácilmente. Tang Mo usó por primera vez el privilegio de la carta de la reina para determinar la actitud del otro. Allí determinó que Fu Wenduo no estaba comprometido en conseguir la Moneda de Oro del Rey. Después de eso, usó la apuesta para comenzar una sociedad para eliminar a Pinocho.

—Hacerle creerlo fue realmente difícil… —Tang Mo mencionó lo que sentía.

Zhao Wenbin se dio cuenta de muchas cosas después de que apareció Santa. Aparentemente, este joven le salvó la vida. En ese momento, escuchó las palabras de Tang Mo y pensó por un momento antes de decir:

—Siendo honesto contigo, estaba muerto de miedo cuando te apresuraste a luchar contra Pinocho. De ser posible… Somos compañeros de equipo, ¿no puedes contarme tus planes con anticipación?

—Pinocho puede escuchar cada una de nuestras palabras y frases —respondió Tang Mo.

Zhao Wenbin cayó en cuenta.

—Ah, sí. Pinocho estaba tendido en la pared escuchándonos —pensó de nuevo—. Pero este juego parece haber terminado y ya no seremos compañeros de equipo…

Tang Mo no le respondió.

En esta cooperación, lo más difícil fue hacer que Pinocho relajara su vigilancia e hiciera algo que violara las reglas. Con este fin, Tang Mo y Fu Wenduo participaron en una obra de teatro, llevando al títere paso a paso a una trampa aparentemente simple pero efectiva.

El inicio de la cooperación fue la apuesta. En ese momento, Tang Mo seguía recordándole a Fu Wenduo: «Pinocho no puede conocer el contenido de la tarjeta». Repitió este recordatorio una y otra vez y el polizón no lo decepcionó. Fu Wenduo se percató de lo que le quería decir y aceptó la apuesta. De hecho, no estuvo de acuerdo con la apuesta sino con la cooperación.

Tang Mo estaba preocupado de que Pinocho encontrara algo extraño, por lo que no se atrevió a comunicarse con Fu Wenduo de ninguna manera para determinar en qué cuadrícula deberían estar los dos. Esta apuesta fue el trampolín para la siguiente serie de actuaciones. Tuvo que ganar esta apuesta para cooperar y estafar a Pinocho.

En ese momento, de inmediato pensó en usar el huevo de pavo para hablar con Fu Wenduo.

Había dos formas de utilizarlo. Primero, estaba la llamada normal, donde el jugador podía contactar a la otra persona golpeando tres veces el huevo de pavo. Sin embargo, su voz sería escuchada por todos los que los rodeaban. Segundo, tenían la posibilidad de abrir el archivador. Una vez que se encendía esta modalidad, sus voces se escucharían en la mente de la otra persona.

Una vez que Tang Mo y Fu Wenduo aceptaron la apuesta, la marioneta estaba de pie junto a ellos y los miraba con demasiada intensidad. Tang Mo no tuvo oportunidad de abrir el archivo. Entonces, después que la pared bajó, dibujó una «S» en el huevo de pavo cuando Pinocho no estaba mirando. Desafortunadamente, no pudo escuchar nada.

Al principio, pensó que el huevo de pavo no se podía usar, pero pronto este comenzó a brillar con intensidad.

Fu Wenduo también había abierto el archivador.

Sin embargo, seguía sin poder escuchar la voz de Fu Wenduo a pesar de que el archivador estaba en marcha.

La probabilidad de que Tang Mo y Fu Wenduo estuvieran en la misma cuadrícula era solo de una cuarta parte. Reflexionó por un momento y luego se paró en medio de dos cuadrados. Creía que el otro lado podría adivinar sus pensamientos y elegir el método más probable para ganar.

Efectivamente, la pared blanca se elevó y ambos estaban de pie en la línea divisoria.

Una vez que la pared blanca se levantó, Tang Mo pudo escuchar la voz de Fu Wenduo. No podía escuchar ningún sonido cuando la pared estaba abajo, pero pude comunicarse con libertad una vez que esta se levantó. Presumiblemente, las reglas del juego bloqueaban cualquier comunicación entre ambos lados. Mientras la pared estuviera abajo, era imposible comunicarse incluso a través del huevo de pavo.

Poder comunicarse con Fu Wenduo bajo los ojos de Pinocho hizo que el juego fuera aún más fácil. Pero incluso sin la comunicación privada, su comprensión tácita con esa persona parecía ser demasiado alta. A veces, solo necesitaba mirar a los ojos del otro para comprender lo que estaba pensando.

¿Es porque soy demasiado inteligente?

Tang Mo solo podía evitar pensar en esta razón narcisista, ya que ninguna otra parecía ser válida.

¡Ding, dong! Después de tres minutos, se pide a todos los jugadores que se coloquen en la cuadrícula de una tarjeta. La carta de la cuadrícula será la carta que se muestre en el próximo juego.

La indicación del juego se escuchó y las manos de Tang Mo permanecían en su bolsillo. Tocó el huevo de pavo que tenía en el bolsillo y se acercó a la carta de la reina.

Esta vez, no usó ninguna supresión, y Zhao Wenbin lo acompañó en la misma cuadrícula.

—Todas las recompensas son iguales. Por supuesto, sería bueno que fuera un empate. Elegimos la carta reina, ellos eligen la carta del esclavo y nuestra carta de la reina será derrotada. La próxima vez, jugaremos juntos la carta del esclavo para que el juego pueda terminar pacíficamente.

La voz de Zhao Wenbin era muy ligera. No se había atrevido a hablar con Tang Mo porque había pensado que era un polizón.

La pared blanca se levantó lentamente. Las cartas del esclavo y reina se deslizaron hacia el área en blanco y la carta de la reina se rompió. Esta vez el efecto de duelo no se disparó. Solo Santa Claus rio y envió una bendición.

—Ja, ja, ja. Eso es todo. ¡Los niños están bien! —Después de reír, Santa de repente sacó un reloj de bolsillo—. Oh, niños, tengo que correr a la siguiente instancia. Escuché que el odioso pintor me engañó y en realidad quería dañar a mis adorables niños. Démonos prisa con la ronda final y terminemos con este honesto juego de cartas.

La pared blanca cayó y Zhao Wenbin se paró en la última carta, la del esclavo.

Cinco minutos después, las dos cartas del esclavo se iluminaron y desaparecieron. Los dos equipos perdieron sus últimas cartas al mismo tiempo y el juego terminó oficialmente. Santa rio mientras tiraba de las riendas y volaba alrededor del mundo blanco.

—¡Jo, jo, jo! ¡Feliz Navidad! Ja, ja, ja…

El Santa rojo que conducía el trineo de renos desapareció rápidamente del mundo blanco. En ese momento, Tang Mo finalmente pudo salir del área de la cuadrícula.

El anciano parecía tener miedo de Fu Wenduo y no se atrevió a acercarse. Zhao Wenbin también se quedó inmóvil, esperando a que terminara la instancia.

Una vez que Santa Claus se fue, Tang Mo soltó su sombrilla y, una vez que la guardó en su bolso y miró hacia arriba, se encontró con que Fu Wenduo estaba de pie en su lado sonriéndole.

El pie de Tang Mo se levantó un poco, pero solo dio un paso antes de detenerse.

No siguió avanzando, y las dos personas se miraron desde la distancia.

Después de mucho tiempo, Tang Mo dijo:

—Sr. Fu, feliz cooperación.

—Feliz cooperación.

—Rara vez he celebrado la Navidad. —Acomodó su bolso y habló con calma—. Pero creo que esta es la peor celebración navideña por la que he pasado.

—Para mí, fue una Navidad muy interesante —respondió Fu Wenduo con voz profunda.

Tang Mo escuchó las palabras y clavó en él su mirada.

Por un momento, los dos rieron juntos.

—Estoy en Pudong —dijo.

Fu Wenduo enarcó una ceja y dijo rápidamente:

—Bien. Estamos destinados a volver a vernos.

La deslumbrante luz blanca brilló en el centro del mundo blanco, haciendo que gradualmente perdiera la visibilidad. No pudo ver la expresión de Fu Wenduo, solo una figura de negro. Fue como cuando vio por primera vez a este hombre.

Sin importar qué, ese hombre siempre se mantendrá erguido, como una montaña fuerte. Sin vacilar jamás.

—La postura cuando está de pie es de un entrenamiento especial… —En la luz blanca, Tang Mo cerró los ojos y se susurró a sí mismo—. ¿Qué tipo de persona es él?

La luz blanca engulló a las cuatro personas. Al momento siguiente, abrió los ojos y notó que estaba de regreso en la Tierra.

Era Nochebuena y el cielo estaba oscuro. Abandonó la instancia y de inmediato corrió a una fábrica para esconderse. Sacó el huevo de pavo de su bolsillo. En la cáscara del huevo de pavo, el carácter «S» todavía brillaba. Tang Mo cubrió el huevo de pavo con ambas manos y la luz blanca desapareció gradualmente. El archivador se cerró.

—No obtuve ninguna recompensa, pero desperdicié una oportunidad de archivo —sonrió con ironía.

Usar el archivador en el juego era un último recurso, pero debía hacerse. Tang Mo y Fu Wenduo tomaron la decisión de hacer que Pinocho violara las reglas del juego, pero nadie sabía qué pasaría si lo eliminaban, por lo que era imposible no usar el archivador. Suponiendo que la marioneta no relajara su vigilancia y la torre negra no lo juzgara en violación de las reglas, leerían el archivo y volverían al principio. Esta era una ruta de escape.

—Cuando estoy en la misma instancia que él, si uno de nosotros usa el archivador, juzgará que ambos lo estamos usando y los archivos se sincronizarán. En otras palabras, si me llegase a oponer a él en el futuro, incluso si llegase a aceptar usar el archivador, también tendrá a su disposición cargar el archivo guardado —murmuró.

Los dedos de Tang Mo tocaron el huevo de pavo. Cada vez que lo tocaba dos veces, se detenía antes de llegar al tercero, interrumpiendo los tres toques consecutivos e imposibilitando que se conectara con la otra parte.

Después de pensar durante mucho tiempo, dejó de tocar el huevo de pavo y concluyó.

—No volver a entrar en una instancia juntos. Al menos, no debería tener una relación hostil con él. Por un lado, el uso del huevo de pavo es demasiado restrictivo. Por otro lado, no quiero estar en contra de Fu Wenduo. Si jugamos de nuevo en bandos opuestos, no sé quién ganará…

Esta vez, vio la habilidad de Fu Wenduo mientras que él solo vio parcialmente la de Tang Mo. Sin embargo, el otro descubrió que él tenía en su posesión una Moneda de Oro del Rey.

El rostro de Tang Mo se mantuvo inexpresivo cuando llegó a una conclusión:

—Perdí.

¡Una pérdida!

Después de recordar todo lo sucedido durante el juego, Tang Mo se acostó en una cama en la oficina de la fábrica y sacó la rama del árbol de Navidad.

La fría luz de la luna brillaba a través de la ventana y en su rostro mientras observaba con atención la rama.

Era estrecha y no tenía hojas. Parecía una rama ordinaria. Por el bien de ella, los ocho jugadores participaron en el Juego honesto de cartas de Pinocho. Un jugador murió y tres personas ingresaron al juego de ataque a la torre, donde se desconocía la vida o la muerte de los mismos.

Además, hubo muchas personas en otras instancias pasando por una variedad de juegos para obtener esta rama.

Miró la rama durante mucho tiempo antes de volver a guardarla en su mochila. Con su estado físico actual, se sentía lleno de energía aunque solo dormía una vez a la semana. Así, cerró los ojos y pensó en otras cosas. Pasó el tiempo. Tang Mo pensó en la frase «Estoy en Pudong» que soltó en la instancia y abrió sin prisa los ojos.

—Iré a Ataque mañana y veré qué le pasó a Chen Shanshan.

No volvería a Suzhou por el momento.

China estaba en silencio. Muchos jugadores que abandonaron la instancia navideña sostenían sus ramas de árbol y buscaban un lugar para esconderse.

Exactamente a la medianoche, una luz deslumbrante salió disparada de la mochila de Tang Mo.

De inmediato, abrió los ojos y miró su bolso. Allí, vio algo largo brillando. La luz atravesó la bolsa de lona e iluminó toda la habitación. El corazón de Tang Mo palpitó. Entonces, abrió con cuidado la mochila, listo para responder.

La brillante rama del árbol de Navidad salió volando. Tang Mo reaccionó muy rápido. Extendió la mano y agarró la rama, pero solo agarró aire. La rama se había convertido por completo en luz, volando por la ventana y hacia el aire.

Caminó hacia la ventana y miró al cielo.

En el oscuro cielo nocturno, decenas de miles de luces blancas volaron, juntas en el alto cielo, desde todos los rincones de China. Las ramas conectadas entre sí en el cielo, formaron un árbol de Navidad.

El enorme árbol de Navidad hecho de luz ocupaba una vasta área que abarcaba la mayor parte de China. Brillaba intensamente, convirtiendo la noche en día. En el momento en que la luz alcanzó su máximo esplendor, haciendo que no pudieran continuar mirándola de manera directa, se escuchó una fuerte risa.

—¡Jo, jo, jo! ¡Mis adorables niños, Feliz Navidad!

La canción de Feliz Navidad resonó en la ciudad cuando un Santa Claus gigante apareció. Los cuatro renos avanzaron corriendo y se estrellaron contra el árbol de Navidad.

Entonces, el árbol de Navidad se convirtió en miles de puntos de luz que cayeron al suelo. Uno de los puntos en forma de estrella voló directamente a Tang Mo, quien extendió una mano y la pequeña luz quedó allí suspendida.

En su palma, esta pequeña luz brilló con intensidad. Acto seguido, cerró los ojos cuando la luz blanca envolvió su cuerpo. Cinco minutos después, abrió los ojos y vio que en su palma ya no había nada.

Santa Claus rio audaz mientras tiraba del trineo de renos y volaba por el cielo distante.

Tang Mo formó un puño y movió sus muñecas. Sintió que su cuerpo se había vuelto más ligero y sus músculos estaban llenos de fuerza. Este pequeño punto de luz mejoró su condición física, la cual, de por sí, ya era mejor que la de otros jugadores. Estaba a la cabeza entre los jugadores oficiales y polizones. Por lo tanto, la mejora de esta luz no fue demasiado obvia para él, pero esta mejora daría mucho miedo a otros jugadores.

La víspera de Navidad había terminado.

Resultó que este era el verdadero regalo de Navidad.

Tang Mo sonrió impotente, y se alejó de la ventana con la intención de volver a descansar.

En el cielo, las muchas luces habían encontrado su propio destino, llevando el regalo de Navidad a todos los jugadores que sobrevivieron al juego.

Pero en el momento en que se dio la vuelta, por encima de la alegre música de fondo de la canción de Feliz Navidad, se escuchó una clara voz infantil.

¡Ding, dong! Notificación de actualización de versión. El 1 de enero de 2018, la versión 2.0 de la torre negra estará en línea. Familiarícense con las reglas de la nueva versión lo antes posible. Las reglas del juego de la nueva versión… 

Tang Mo volvió la cabeza y sus ojos se agrandaron. Contempló la gigantesca torre negra suspendida en el centro de Shanghái.

La torre oscura brilló con una luz colorida, igual que el día en que anunció que la Tierra estaba en línea. La canción de Feliz Navidad seguía sonando, pero la voz no se detuvo mientras continuaba hablando acerca de la nueva versión de las reglas del juego.

♦ ♦ ♦

La autora tiene algo que decir:

Torre Negra: ¡Sorpresa! ¿No es una sorpresa? ¿No es emocionante? Me mantengo al día, ¡una actualización en tiempo real~!

Tang Tang y Viejo Fu: … ¿Quién se unirá a mí para matarla? ¡Les daré cien dólares!


Shisai
¡La actualización! Se acercan nuevos personajes

| Índice |

One thought on “La Tierra está en línea – Capítulo 44: Su comprensión tácita con esa persona parece ser demasiado alta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.