La Tierra está en línea – Capítulo 43: Hagamos una apuesta

Traducido por Shisai

Editado por Shiro


En casi un instante, Tang Mo supo cómo descubrió que tenía una Moneda de Oro del Rey.

Después de ingresar al juego, había estado actuando con mucho cuidado para no poner en evidencia su poder. Nadie sabía qué tipo de compañeros o enemigos aparecerían en la misma instancia. Por esta razón, la precaución era lo más importante. También fue por esto que se mostró igualmente sorprendido y alegre cuando Pinocho dijo que la Moneda de Oro del Rey les permitiría abstenerse de un juego de la torre negra.

Debió ser en ese momento cuando el Sr. Fu descubrió que algo andaba mal. Aunque era solo una suposición. Nadie sabía si Tang Mo realmente poseía una Moneda de Oro del Rey.

—No sé a qué se refiere —comentó con ligereza.

Fu Wenduo sonrió.

—¿Cuándo se dio cuenta de que era yo?

—Antes de que comenzara la primera ronda —respondió el hombre de negro.

Tang Mo se sorprendió.

¿Tan temprano?

—Me han entrenado especialmente para ser muy sensible a las voces, el tono del habla y los hábitos de las personas al hablar. —Fu Wenduo tomó la iniciativa de explicar y luego preguntó—: ¿Cuándo lo descubriste?

—Después de que terminó la primera ronda.

Al final de la primera ronda, pensó en su identidad mientras se preguntaba por qué la otra parte podía elegir la carta del rey de manera unánime. Entonces llegó a la conclusión de que debía tratarse de un polizón, uno muy poderoso. Tanto, que la torre negra tuvo que hacer algunos cambios en las reglas del juego y dar al equipo de la reina una ventaja injusta.

Solo el equipo de la reina tenía el poder de hacer una pregunta. Esto hacía que el juego fuera injusto.

¿Por qué la reina tenía derecho a hacer una pregunta y el rey debía responder honestamente o de lo contrario fracasaría? ¿Qué factores determinaron la posición de la carta de reina? Tang Mo pensó en dos posibilidades: buena suerte o el otro equipo, por alguna razón, no podía recibir la carta de reina.

Se volvió para mirar a Pinocho.

—Cuando la gente clandestina juega el juego honesto de cartas ¿tiene el privilegio de la carta de la reina?

Pinocho sonrió ante la pregunta.

—¡Por supuesto que no! Nosotros, la gente clandestina, somos buenos ciudadanos que admiran la equidad del juego. ¿Cómo podemos poner una regla que lo haga tan injusto? El privilegio de la reina solo aparece cuando hay un jugador al que es casi imposible eliminar —gritó Pinocho y luego fingió sorprenderse—. Caray, ¿acaso olvidé decírtelo? Mi memoria empeora a medida que envejezco. No debes olvidar esta regla.

Tang Mo no reaccionó mucho a la sátira intencional de Pinocho. Zhao Wenbin, por otro lado, aunque se tomó un tiempo para reflexionar al respecto, finalmente entendió y miró con enojo al títere.

Pinocho era tan desvergonzado que, cuando vio la expresión de enojo de Zhao Wenbin, se mostró más orgulloso.

—¿Lo último que te llevó a adivinar mi identidad fue el privilegio de la tarjeta de reina? —preguntó Fu Wenduo.

Tang Mo lo miró.

—Sí. Su voz es un poco diferente y no sabía cómo lucía. Pero este privilegio es demasiado ridículo y extraño. La ventaja se le da al equipo de la reina. Por lo tanto, solo hay una posibilidad. Hay una presencia en el equipo contrario que destruye el equilibrio del juego.

¿Qué tipo de existencia podría destruir el equilibrio del juego?

El juego honesto de cartas de Pinocho se dividía en dos partes: la victoria en cada ronda y la victoria al final. Para asegurarse de que el equipo no perdiera y obtener la recompensa de la Moneda de Oro del Rey, necesitaban vencer a sus oponentes. Sin embargo, tener diferentes cartas en ambos lados activaría el campo de duelo.

Este duelo era la encarnación de la parte más injusta del juego.

Incluso si la carta ganaba contra el oponente, la persona involucrada en el duelo sería eliminada si no podía ganar. El resultado más injusto sería que el lado de Tang Mo siempre venciera a su oponente, pero, en lo que respectaba al duelo, se enfrentaban al enemigo más terrible, el cual eliminaba de manera continua a otros jugadores. De seguir esto, una vez que se ganara la cuarta ronda, incluso si el oponente fuera eliminado, solo quedaría una persona en el equipo de Tang Mo.

No era justo.

Tang Mo supuso que en el otro equipo había un «oponente que no podía ser derrotado por nadie», y con eso pudo descifrar la identidad de Fu Wenduo.

La torre negra determinó que ni siquiera él podía amenazar al poderoso oponente del lado opuesto, y como se percató de su existencia, lo obligó a participar en el juego de compleción.

Tang Mo no sabía cuántos jugadores en China habían completado el primer piso. Aunque la organización Ataque estaba bien informada de Shanghái, Luo Fengcheng no conocía a todos los jugadores que completaron el primer piso de la torre negra —no sabía de Tang Mo—. Tomando a Shanghái como ejemplo, el número de jugadores que pasaron por el primer piso de la torre negra en China era muy reducido. Y esta persona era más fuerte que él.

—Un polizón tan poderoso, solo podía ser usted…

Fu Wenduo sonrió.

—No esperaba encontrarme contigo en esta situación.

—Tampoco tenía idea de que este sería el escenario —dijo Tang Mo en tono relajado—. Sr. Fu, hagamos una apuesta.

Los ojos de la persona de negro brillaron.

—¿En qué consistiría?

Una vez que Pinocho escuchó esto, se llenó de interés y se acercó a ellos con curiosidad.

Tang Mo lo miró.

—¿No temes que lo que digamos a continuación esté relacionado con el contenido de la tarjeta?

La marioneta puso sus manos en sus caderas y lo miró como si fuera un tonto.

—Las cartas que se juegan solo muestran el dorso. Nadie conoce el contenido excepto ustedes. ¿De qué cartas estás hablando? ¡No les creo! No puedo saber si están mintiendo sobre el contenido de la tarjeta o no. Incluso si les creyera el 90%, mientras no lo admita, ¿quién se atreve a decir que sé de cuál carta se trata?

—Ya veo.

Pinocho agitó la mano con impaciencia.

—Bueno, ¿qué van a apostar? Esta es la primera vez que veo a alguien hacer una apuesta en el juego honesto de cartas.

Tang Mo dejó de preocuparse por el títere y volvió a mirar a Fu Wenduo.

—Esta apuesta no tiene nada que ver con el contenido de la tarjeta. No importa si Pinocho escucha. Sr. Fu, hasta ahora hemos jugado un total de dos cartas. Sin embargo, sin importar qué carta elijamos, y sin importar el resultado, algo ha sucedido dos veces… Siempre estamos en la cuadrícula opuesta.

—¿Y? —preguntó el otro.

—Hay muchas coincidencias en el mundo. Puede que tenga la ventaja, pero, de hecho, la situación aún no está decidida. Al final, solo tiene un poco más de probabilidades que yo de ganar. Este juego no se basa completamente en la fuerza. La suerte y un momento de elección también son claves en este juego. El porcentaje de victorias de nuestros dos equipos no es realmente 50-50. En lo que respecta a la situación actual, es difícil determinar quién ganará o perderá.

Fu Wenduo seguía impasible.

—Tienes razón, pero la suerte también es un tipo de fuerza.

—No quiero apostar a esta suerte. Una situación en la que todos ganen sería la mejor opción, en comparación a un resultado donde un grupo se vea eliminado —dijo con calma el exbibliotecario.

El polizón guardó silencio.

Pinocho fue el primero en hablar.

—¿Ganar-ganar? Ja, ja, ja. No está mal, realmente son buenos amigos. Los buenos amigos quieren tomarse de la mano y jugar juntos al juego honesto de cartas. Nadie puede mentir.

Tang Mo siguió mirando a Fu Wenduo.

—Quiero hacer una apuesta con usted. Esta apuesta no tiene nada que ver con el contenido de la tarjeta. No importa si Pinocho lo oye. —Después de una pausa, continuó—: Ambos estuvimos en cuadrículas opuestas. La probabilidad de esto es solo de un cuarto. Entonces… apuesto a que en la tercera ronda, estaremos en la misma cuadrícula.

—Oye, ¿qué clase de apuesta extraña es esta? —preguntó Pinocho.

—No tiene nada que ver con las cartas. —Fu Wenduo rio—. Si gano, tienes que prometer que el final de este juego no afectará la relación entre Momo y nosotros. ¿Qué pasa si ganas la apuesta?

—Si gano la apuesta, el Sr. Fu terminará este juego pacíficamente y nadie estará en peligro —respondió.

La marioneta se tocó la nariz, sus ojos se movían de un lado a otro, entre ambos. Fu Wenduo miró a Tang Mo como si no estuviera seguro de la apuesta.

El exbibliotecario de repente volvió la cabeza y miró al títere.

—Soy un humano honesto, Pinocho. Esta vez, el contenido de la apuesta es irrelevante para las cartas.

A Pinocho no le importaba.

—Incluso si está relacionado con el contenido de la tarjeta, no puedo estar seguro de si estás mintiendo o no. Por lo tanto, no importa si lo escucho.

—Está bien, estoy de acuerdo con esta apuesta —dijo Fu Wenduo de repente.

Pinocho sonrió y aplaudió.

—Los dos buenos amigos han hecho una apuesta. Este es realmente el juego honesto de cartas más interesante que jamás he visto. He visto más de cien juegos honestos de cartas en el Reino Subterráneo y nunca he visto un final pacífico.

—Quizás lo veas hoy —afirmó Tang Mo. Luego se dio la vuelta y regresó a su propio equipo.

El de negro hizo lo mismo.

A continuación, la marioneta abrió la boca, revelando una sonrisa siniestra.

—Estoy deseando que llegue —comentó, pero las expectativas y el regocijo en sus ojos revelaban una historia diferente.

La pared blanca comenzó a caer para bloquear a ambos equipos, mientras que los dos que habían hecho una apuesta se miraron en silencio hasta que se les obstruyó la vista.

Tang Mo fue a una cuadrilla y se quedó quieto.

Mientras ellos hablaban, Zhao Wenbin no tuvo oportunidad de decir nada en absoluto. Los vio hacer una apuesta y luego observó a su compañero pararse egoístamente en una cuadrícula, sin permitirle intervenir en nada.

Estaba tan ansioso que su rostro estaba rojo, y durante mucho tiempo vaciló antes de decir:

—Has decidido pararte en esa casilla. Puedes… ¿Puedes realmente ganar?

Tang Mo lo miró.

—Te pararás en la cuadrícula del caballero.

Zhao Wenbin lo entendió de repente.

—¿Les darás deliberadamente la tarjeta de caballero para mostrar nuestra sinceridad? No, ¿y si perdemos la carta de caballero? Si rompen su promesa y se niegan a terminar el juego pacíficamente, ¿qué podremos hacer? Incluso si el hombre de negro no rompe su palabra, ¿cómo estás seguro de ganar la apuesta?

La probabilidad de que Tang Mo y Fu Wenduo estuvieran en la misma cuadrícula era de un cuarto.

No tenía prisa por convertirse en eunuco, pero estaba ansioso porque el otro eligió una cuadrícula desde el principio y no se movió.

Cuando se jugaron las dos rondas anteriores, Pinocho estaba tirado en la pared, tarareando. Sin embargo, esta vez, con la apuesta, miró con entusiasmo el lado de Tang Mo antes de volverse hacia el de Fu Wenduo.

Los dos no podían verse ni escucharse, pero la marioneta lo sabía todo.

Pinocho vio al exbibliotecario mirarlo y levantó la barbilla, las plumas rojas de su sombrerito balanceándose.

—No me mires. El honesto de Pinocho nunca traiciona a sus amigos.

Luego de decirlo, su nariz se alargó.

—Está bien, el deshonesto de Pinocho nunca te dirá dónde está parado ese hombre. Pero… puedes adivinar. —La risa aguda del títere se escuchó, tras lo que lo observó sin buenas intenciones y se tocó la nariz—. La nariz de Pinocho crecerá más si miento. Tal vez puedas hacerme algunas preguntas, como: ¿Dónde está parado ese hombre?

Tang Mo lo ignoró. Mientras tanto, Zhao Wenbin reflexionó un rato antes de preguntar:

—Pinocho, ¿ese hombre ha elegido una cuadrícula?

—Sí. —La nariz de Pinocho no se alargó.

—¿Crees que esta apuesta es ridícula? —preguntó.

—Por supuesto… —La voz del títere se arrastró, y Zhao Wenbin esperó con entusiasmo sus palabras. Lo miró fingiendo estar tranquilo y de repente se rio—. ¿Por qué debería decírtelo? Estúpido humano. Ja, ja, ja. Eres como el estúpido insecto de la Taberna Banana, ¡qué lindo!

La nariz no creció más cuando dijo esto. Zhao Wenbin se quedó atónito antes de reaccionar.

—¡Tú… me engañaste!

Pinocho se sentó en la pared y aplaudió feliz.

—¡Insecto, insecto!

—¡Tú…!

Tang Mo los observó antes de apartar la mirada.

Zhao Wenbin era un poco inteligente. Determinó que Pinocho ya había visto las posiciones de los dos y le preguntó si la apuesta era ridícula. Si lo afirmaba, significaba que no estaban parados en la misma cuadrícula.

Pero solo dijo que su nariz se alargaría si mentía, no que respondería a sus preguntas. Que un títere lo engañara lo dejó enojado y ansioso.

Cinco minutos después, la torre negra incitó a los jugadores a seleccionar las cartas. Zhao Wenbin estaba tan enojado que su rostro se enrojeció. Se sentía ansioso tanto por Tang Mo como por sí mismo. Una vez que se acabó el tiempo, el exbibliotecario sostuvo su pequeña sombrilla y miró al frente. La punta de plástico apuntaba directamente al cuello de su compañero.

—Ve y párate en la cuadrícula del caballero.

El chico dejó de respirar. Quería regañar a este polizón de sangre fría. Obviamente, estaba tratando de encontrar una manera de que Tang Mo ganara la apuesta, pero este no lo apreció y hasta permitió que Pinocho jugara con él.

La sombrilla rosa se acercó aún más, presionando contra su cuello.

—Quédate ahí —declaró Tang Mo.

Zhao Wenbin apretó los dientes y entró en la cuadrícula del caballero.

Pinocho sonrió.

—¿Realmente no quieres volver a pensar y cambiar de posición? —Cerró el puño con la mano derecha, tocando deliberadamente su cabeza—. Oh, lo olvidé. Tienes que pararte en la cuadrícula del caballero o de lo contrario no podrás jugar la carta.

Tang Mo fijó su vista hacía el frente, sin mirar a la marioneta.

A Pinocho no le pareció divertido y dejó de hablar con él. Saltó de la pared y aplaudió.

De un golpe, la pared blanca comenzó a levantarse.

Zhao Wenbin contuvo la respiración y miró atento. Incluso se agachó para ver las posiciones del lado opuesto. Entonces, en cuanto vio la cuadrícula en la que Fu Wendou estaba parado, se puso rígido, y comenzó a consolarse permaneciendo de pie.

—No importa. Todavía hay una posibilidad. Mientras no hayamos elegido la tarjeta incorrecta, no importa…

La pared blanca se había levantado por completo. Tang Mo estaba de pie en la cuadrícula más a la derecha, mientras que Fu Wenduo estaba de pie en la cuadrícula más a la izquierda. Las dos personas estaban completamente en diagonal entre sí. No había forma de que alguien pudiera decir que estaban parados en la misma cuadrícula.

Pinocho se puso las manos en las caderas y se rio. Corrió al lado de Tang Mo y miró la expresión de su rostro.

—Perdiste.

Esperó mucho tiempo y no vio desesperación alguna en la expresión del joven, quien permaneció tranquilo mirando a la marioneta.

Pinocho frunció el ceño con insatisfacción.

—¡Dije que has perdido! ¡Perdiste, perdiste!

—Ganó. —Se escuchó una voz baja a lo lejos.

El títere se volvió para mirar a Fu Wenduo.

—¿Qué estás diciendo? Obviamente perdió. Ustedes dos no están parados en la misma cuadrícula.

—Pero tampoco estamos parados en ninguna cuadrícula —comentó el exbibliotecario.

El cuerpo de Pinocho quedó petrificado. Todos los presentes, excepto Tang Mo y Fu Wenduo, miraron con sorpresa la posición de los pies del hombre de negro, incluídos sus tres compañeros de equipo.

En el mundo blanco, estaba de pie en la línea divisoria entre dos cuadrículas. Tang Mo se encontraba de pie sobre una línea también.

No fueron Zhao Wenbin y Tang Mo quienes eligieron la carta de caballero. De principio a fin, Tang Mo no eligió ninguna carta. Solo Zhao Wenbin eligió la carta de caballero. La torre negra interpretó que pisar la línea era abstenerse de seleccionar una carta, y como alguien escogió la carta del caballero, esa contó como la elección de su grupo, el exbibliotecario no afectó el resultado final.

Las dos personas que apostaron optaron por no pararse en ninguna cuadrícula.

La expresión en el rostro de Pinocho de repente se volvió muy agitada. Nadie esperaba que un títere pudiera hacer expresiones tan complejas y abundantes. Sus cejas comenzaron a levantarse al azar. Luego, sus fosas nasales comenzaron a moverse.

—¡No es nada divertido! —Finalmente, gritó enojado.

Quería ver algo interesante, pero al final quedó insatisfecho. Había querido ver a este grupo de humanos matarse entre sí. Se volvió para mirar a Fu Wenduo.

—¿Mantendrás la promesa? ¡Es la Moneda de Oro del Rey, la Moneda de Oro del Rey! Todavía tienes una ventaja y es probable que ganes.

—Cumpliré mi promesa —dijo Fu Wenduo.

La marioneta se quedó callada por un momento antes de explotar.

—¡Maldita sea, realmente odio más a los humanos honestos!

Con las violentas palabras de Pinocho como telón de fondo, las cartas seleccionadas por los dos equipos se trasladaron al centro del área en blanco. Hubo un sonido fuerte y la tarjeta plateada del lado de Tang Mo se rompió. Una luz plateada salió disparada de la tarjeta rota hacia las cejas de Tang Mo. Al mismo tiempo, del lado de Fu Wenduo, la luz plateada se conectó a las cejas de la joven y el anciano canoso.

—Por lo que es así.

El corazón de Tang Mo latió con fuerza.

Después de que la torre negra barajó las cartas, había dos personas y tres cartas en el lado de Tang Mo. Por lo tanto, tanto la carta de caballero como la de esclavo estaban conectadas a Tang Mo, mientras que la carta de la reina estaba conectada a Zhao Wenbin. No sabía qué algoritmo usaría la torre negra para elegir qué jugador tendría varias cartas. Tal vez era aleatorio o tal vez otros criterios intervenían. Sin embargo, el equipo contrario tenía tres cartas y cuatro personas. Una tarjeta estaba conectada a dos personas.

La luz conectada a la joven y al anciano parpadeó varias veces. Ambos esperaban nerviosos la elección final. Después de un minuto, la luz alrededor del anciano se desvaneció y solo quedó conectada la mujer.

Esta apretó los dientes y volvió a entrar en el campo de duelo. Ya había expuesto su habilidad. Por lo que no le dio tiempo a su oponente para reaccionar y disparó apenas ingresó. Tang Mo se movió de lado para evitar la bala. Cuando la evitó, la mujer levantó su mano izquierda y la sostuvo frente a su rostro, dejando a la vista solo su ojo derecho.

—¡Jaque mate!

Una segunda bala salió disparada hacia la frente del otro. Tang Mo recitó rápidamente un hechizo y abrió su pequeña sombrilla, la bala rebotó. No obstante, fue solo por un momento, luego esta giró en el aire y voló hacia las cejas del exbibliotecario.

La joven volvió a levantar el arma y disparó una tercera bala.

—¡Jaque mate!

Cuatro balas volaron como insectos voladores, su trayectoria iba en contra de las leyes de la física mientras se desplazaban sin cesar hacia Tang Mo. Él movió la pequeña sombrilla extremadamente rápido, bloqueando cada una. Las balas impactaron en la superficie, provocando un sonido como si se tratase de una fuerte colisión metálica.

Todos los presentes quedaron atónitos. Solo Fu Wenduo entrecerró los ojos mientras observaba al exbibliotecario usar repetidamente su fuerte capacidad física y reacciones para evitar los ataques de las cuatro balas.

Con el paso del tiempo, la velocidad de ataque se hizo más lenta. La joven estaba pálida cuando disparó la cuarta bala, y lucía unos años mayor que antes. Ahora tenía un mechón blanco en la frente. Vio que Tang Mo estaba lidiando perfectamente con las cuatro balas y apretó los dientes, levantando su arma con manos temblorosas.

—¡Jaque mate!

La pistola disparó y la mitad del cabello de la mujer se volvió blanco de inmediato, pero en el momento en que terminó sus palabras, Tang Mo bloqueó las cuatro balas y se quedó mirando a la mujer que estaba a unos metros de distancia.

Ella pareció darse cuenta de algo y se volvió horrorizada, pero su capacidad física había disminuido y no pudo reaccionar a tiempo.

Las cuatro balas giraron y volaron hacía Tang Mo después de ser disparadas, mientras que la quinta bala voló directamente hacía él. Luego de que surgió la quinta, la velocidad de todas las balas disminuyó. El exbibliotecario se inclinó, su cuerpo era como una flecha mientras saltaba hacia adelante. Las cuatro balas continuaron persiguiéndolo por detrás.

Corrió hacia la joven. Detrás de él, las balas se acercaban cada vez más. Entonces, levantó la sombrilla y sus pupilas se ampliaron al extremo. Usando su aterradora visión dinámica y la reacción de su cuerpo, agitó la pequeña sombrilla y apuñaló hacia adelante.

Nadie prestó atención al pequeño sonido que se escuchó. Solo los ojos de Fu Wenduo se abrieron con sorpresa cuando vio al otro usando la punta del paraguas para dividir la quinta bala en dos.

La sombrilla apuntaba al cuello de la mujer, las cuatro balas y dos piezas de la quinta lo habían alcanzado, dirigiéndose a la parte posterior de su cabeza, pero la punta de su arma tocó primero el cuello de la mujer. Todas las balas se detuvieron y la joven lo miró con horror, parecía haberse olvidado de respirar, su rostro pálido.

Las balas hicieron un fuerte sonido al caer, pero el chico no quitó la sombrilla.

—Admite la derrota —dijo con frialdad.

El cabello de la mujer estaba casi todo blanco mientras temblaba.

—Yo-Yo… admito la derrota.

Un enorme agujero negro apareció bajo los pies de la mujer, la cual gritó mientras caía, desapareciendo del espacio en blanco. Tang Mo cerró la sombrilla y regresó a su posición.

Pinocho finalmente mostró algo de interés en su rostro al ver a alguien eliminado. Aplaudió y la pared blanca cayó lentamente del aire.

—En la próxima ronda, jugaré la carta del ministro —gritó Fu Wenduo.

Tang Mo se volvió para mirarlo, sus labios se curvaron lentamente.

—Bien.

Pinocho estaba enojado por el juego aburrido.

Cinco minutos después, sonó el mensaje de la torre.

¡Ding, dong! En la cuarta ronda, los jugadores han jugado sus cartas.

La tarjeta plateada frente a Fu Wenduo se rompió. De verdad jugó la carta del ministro. Tang Mo, quien representaba a la reina, dio un paso adelante mientras la mujer de mediana edad frente a él temblaba.

—¡Me rindo! Admito la derrota. ¡No me mates, no me mates! —gritó cuando vio al otro abrir la pequeña sombrilla, sorprendiendo a los demás.

Parece que soy considerado un polizón.

El agujero negro apareció a los pies de la mujer de mediana edad.

—Lo siento —dijo suavemente, y guardó su artículo.

Al final de la cuarta ronda, el equipo de Tang Mo todavía lo tenía a él y a Zhao Wenbin, mientras que en el lado opuesto estaban Fu Wenduo y el anciano. Quedaban dos cartas a cada lado. La carta del rey, su equivalente, la reina, y la carta del esclavo.

La pared blanca cayó lentamente mientras Tang Mo y Fu Wenduo se miraban el uno al otro.

—El próximo será de acuerdo con las reglas del Reino Subterráneo —dijo el exbibliotecario.

—Sí —respondió el de negro.

Pinocho estaba lo suficientemente aburrido como para recoger los pedazos de la radio rota y volver a unirlos. Después de escuchar las palabras de ambos, suspiró y dijo:

—Sabía que no debí haber hecho esta cosa aburrida. —Inclinó la cabeza y siguió jugando con la radio rota.

Una vez que cayó la pared blanca, Zhao Wenbin se sintió aliviado y creyó que, por primera vez, podría apenas escapar. Aunque había sido oprimido, al menos podía abandonar la instancia con seguridad. No se atrevía a pedirle la Moneda de Oro del Rey. Una buena recompensa no servía de nada si no tenía su vida.

Una vez que los dos equipos jugaran las cartas del «esclavo», solo quedarían el rey y la reina. Ellos se tomarían de la mano y acabarían con este absurdo y cruel juego.

Zhao Wenbin se acercó a Tang Mo.

—Gracias…

Pensó que si Tang Mo no estuviera aquí, habría muerto a manos del hombre de negro. Podría ser un polizón duro, pero el juego casi había terminado. Estaba dispuesto a agradecerle.

Tang Mo miraba el suelo como si estuviera pensando en algo.

Zhao Wenbin no obtuvo respuesta y preguntó con curiosidad luego de unos momentos:

—¿Qué estás pensando? El juego va a terminar. ¿Hay algún problema?

—Estaba pensando en… cómo se convirtió en polizón.

Sabía que estaba hablando de Fu Wenduo. Siempre creyó que ambos eran polizones.

—Mató a una persona y se convirtió en polizón. El hombre de negro mató a alguien durante los tres días antes de que la Tierra se conectara, convirtiéndose en un polizón.

Tang Mo no respondió.

Esta no era la respuesta que quería.

En la segunda ronda, pensó que Fu Wenduo eligió la carta del caballero y no la del ministro porque, cuando ambas opciones estaban disponibles, si el equipo de Tang Mo jugaba la carta del caballero, él elegiría la misma. Las dos se anularían entre sí y el campo de duelo no se activaría. En cambio, si usaba la del ministro para suprimir a la otra y activaba el campo de duelo, uno de los dos equipos tendría una persona menos.

En la segunda ronda, Tang Mo no tuvo otra opción. Si jugaba la carta del caballero, las esperanzas de terminar el juego pacíficamente eran escasas, incluso si hacía la apuesta, pero Fu Wenduo pudo optar por utilizar la tarjeta de ministro.

En su lugar, eligió jugar la carta del caballero. Esto significaba que, a menos que fuera un último recurso, Fu Wenduo no vería morir a otros ni los obligaría a participar en el peligroso juego de ataque a la torre.

Y…

—En la primera ronda, en realidad, nos dio una oportunidad.

—¿Qué? —preguntó Zhao Wenbin.

Tang Mo negó con la cabeza.

—Nada.

En la primera ronda, ganó y obtuvo la ventaja, pero si el equipo de Tang Mo hubiese decidido seguir las reglas y hubiese jugado la carta del esclavo para terminar pacíficamente el juego, Fu Wenduo habría perdido. Parecía una gran apuesta y, al final, la ganó, pero también le dio una oportunidad al equipo contrario.

Analizando la primera ronda de manera aislada, no podía entender sus intenciones. Pero, al combinarla con la segunda, Tang Mo no podía evitar pensar que el otro de verdad tenía la intención de darle una oportunidad a sus oponentes.

¿Por qué una persona como él se convirtió en polizón?

—Una vez que termine el juego, quizás lo sepa —se susurró a sí mismo.

Pinocho no tenía ningún interés en continuar el juego. Se sentó en la pared y se entretuvo con su radio, dejando que la torre negra incitara a los jugadores a realizar su elección. La pared blanca se fue levantando gradualmente y las cartas de los dos equipos quedaron al descubierto. Tang Mo y Zhao Wenbin estaban parados en la cuadrícula de la tarjeta del esclavo, mientras que Fu Wenduo y el anciano estaban parados enfrente.

Los dos lados se miraron.

El anciano estaba temblando. No se atrevía a moverse con Fu Wenduo a su lado, pero su expresión era fea. Volvió la cabeza varias veces, como si quisiera hablar, pero una vez que vio la cara de su compañero, cerró la boca y no se atrevió a moverse.

Zhao Wenbin miró al anciano con extrañeza.

—Jueguen solos. Esto es realmente aburrido —dijo Pinocho.

Dos tarjetas plateadas se pegaron al suelo y se movieron al área en blanco. Acto seguido, surgió una luz blanca deslumbrante y Tang Mo cerró los ojos, esperando el final del juego.

El títere era el único que podía ver, pero no estaba interesado en mirar las cartas, concentrándose, en su lugar, en la radio antigua, hasta que hubo un sonido agudo. Uno solo en lugar de dos.

Pinocho levantó la cabeza horrorizado y miró la tarjeta rota.

Una luz blanca brilló desde el centro de la tarjeta rota y se conectó a las cejas de Fu Wenduo. Al otro lado, la luz blanca salió disparada, conectándose a las cejas de Tang Mo.

La marioneta miró la tarjeta rota.

—¿Estás loco? ¿Por qué jugaste la carta del rey? ¿Quieres perder el juego? No comprendes las reglas del juego. ¡Perderás! —dijo incrédulo mientras miraba a Fu Wenduo.

La luz blanca se disipó y, de manera simultánea, los dos abrieron los ojos y miraron a Pinocho.

En ese momento, una voz clara se escuchó en el mundo blanco:

¡Ding, dong! Pinocho conoce el contenido de la tarjeta y violó las reglas del juego. Se le ha privado del privilegio de ser ciudadano del Reino Subterráneo.

¡Ding, dong! La instancia número 419 del Distrito 2 de China ha cambiado a «El juego honesto de cartas de Santa».


Shisai
Y cuando creíste que esos dos iban a pelear ¡pum! giro de trama

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.