La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 103: Confirmación (1)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


¿Cómo podían los nobles contarles sus quejas? Eran grandes soldados enviados por el rey de Croa, y tenían que preservar su espíritu hasta el día de la batalla y hacer que la causa tuviera éxito. Entonces todos soportaron todo.

No, Aria esperaba que, si era posible, fueran muy molestos para los sirvientes de la mansión y que todo el resentimiento se dirigiera a Caín y Mielle. Por esa razón, Aria fue hacia a los soldados que habían estado en un estado de tranquilidad durante varios días.

—Todos lo estáis pasando mal.

—¿Señorita…? ¿Señorita Aria…?

Se sorprendieron porque apareció de repente en el jardín mientras descansaban, y se apresuraron a pararse en formación. Era sorprendente que una mujer noble les visitara, en especial Aria, la pareja del príncipe heredero y la inversora A de los rumores.

No se les había ordenado que no hicieran un alboroto en la mansión del conde Roscent, pero no se atreverían a actuar en una mansión donde estaba Aria, que tenía referencias tan brillantes.

Poniendo una mirada inocente, Aria notó que no había nadie alrededor antes de hablar.

—No me siento cómoda porque estáis incómodos.

Los rostros de los soldados estaban avergonzados por su sorprendente charla.

¿Por qué no lo entendéis todo de una vez?

—Espero que tengáis una estancia cómoda en la mansión. Todo estará a cargo de mi hermano, el conde en funciones. Es muy generoso —dijo Aria.

—Ah…

—Por supuesto, el dueño de esta mansión no somos mi madre y yo, así que no puedo asumir la responsabilidad. Dejaré esta casa cuando llegue a la edad adulta. Es Caín quien os llamó en primer lugar, así que no me hagáis caso.

Varias veces mencionó que Caín era responsable de lo que harían los soldados, y ellos abrieron los ojos como si entendieran lo que quería decir Aria.

—Escuché que los soldados que se quedan en diferentes mansiones disfrutan de un banquete todas las noches. ¿Qué pasa con vosotros? La mansión del conde Roscent está llena de alcohol y comida suficiente para celebrar un banquete de inmediato —comentó con una sonrisa suave.

La forma en que dijo eso también fue lánguida. Los soldados, brevemente encantados por su hermosa sonrisa, comenzaron a despertar y estallaron en las demandas que habían soportado.

¡Qué frustrante debe haber sido! Debían haber venido a jugar, comer y emborracharse. No había nada que los bloqueara cuando cayó el permiso de Aria. Comenzaron a hacer demandas más exigentes y molestas que los soldados en cualquier mansión.

—¡Consigue más comida! ¡Carne! ¡Trae carne!

—¿De dónde es esta bebida? ¡No sabe bien! ¡Tráenos el de mayor grado!

Dado que su objetivo era devastar la riqueza de la nobleza, los soldados exigieron la comida, la ropa y las mantas más caras, y como eran enviados por el rey de Croa, Caín sufrió sin decir que no le gustaba la situación.

Si el conde estuviera bien, él que podía hacer frente a cualquier cosa podría incluso dominar a los duros soldados. Como no hubo respuesta a sus demandas, los sirvientes comenzaron a lamentarse. Todos los días continuaba este triste círculo.

La causante de todo celebró una simple fiesta de té en el jardín para los sirvientes, donde todos comenzaron a confesar tal y como ella esperaba.

—Vaya, es tan difícil conseguir comida nueva cada vez. Comen mucho.

—Dijeron que eran conocidos de Caín, pero no estoy seguro. No parecen nobles. La forma en que hablan también es extraña. ¿Es una mezcla de dialectos?

—Correcto. Es un poco duro. Es extraño que tres o cuatro personas usen una habitación. ¡Algunos incluso duermen con una manta en el suelo!

—Además, nos exigen mantas limpias gruesas y suaves todo el tiempo, así que estoy lavando la ropa todos los días y perdí una pulgada de mi cintura.

—¡Tengo las manos hinchadas! Están heladas y no puedo apretar los puños…

Cuando el sirviente dijo que su mano estaba hinchada, Aria frunció el ceño. Parecía lavar la ropa desde el amanecer hasta el almuerzo a pesar de que se acercaba el invierno y los días eran fríos. Había mucha gente y era inevitable.

—Me siento muy apenada por ti. Te ves muy enfermo porque tienes las manos hinchadas.

Sus breves palabras honestas enrojecieron al sirviente. Aunque no era tanto consuelo, se sintieron reconfortados por la voz triste de Aria.

Además, era Caín quien les había traído dificultades, pero Aria los estaba consolando. Entonces, ¿cómo no quedar impresionados? Aria sugirió una solución para los sirvientes, que estaban a punto de llorar.

—No tienes que esforzarte demasiado para lavar la ropa. Compra una nueva cada vez que te pidan una manta.

—¿Si…? Le estoy agradecido, pero hay demasiados… No sé cuánto tiempo se quedarán en la mansión, pero definitivamente costará demasiado.

Corría el terrible rumor de que Caín no administraba adecuadamente el negocio del conde y que la familia estaba yéndose a la quiebra, por lo que necesitaban ahorrar tanto como fuera posible.

No, no era poco porque llegaba el invierno y el precio de la manta no era barato. Si fuera una colcha barata, estaría bien, pero tenían que comprar una de alta calidad y la cantidad de soldados era bastante grande. Estaba claro que se seguiría gastando mucho dinero. No solo el costo de la comida, sino también la ropa y el entretenimiento era un gran gasto, y la riqueza de la familia del conde resultó muy dañada.

Eso era exactamente lo que Asher quería y lo que Aria también esperaba, así que agarró suavemente las manos frías de un sirviente.

—¿Qué es más importante que tu cuerpo y tu mente? Y no te preocupes, ya que la familia del conde Roscent, que es la más rica del imperio, no se dejará vencer por unos centavos. Los rumores son solo eso.

—¡Oh, señorita…!

—¡Qué amable es!

—Puedes comprar mucha comida y conservarla. Es inevitable si se estropea y se debe tirar. Ordena mucho a la vez y pídeles que lo entreguen en la mansión, incluso si pagas más.

—Bueno, ¿realmente podemos hacer eso…?

—Por supuesto. Asumiré la responsabilidad si pasa algo.

Aria hizo una sonrisa gentil, y quedaron conmovidos. Era esa habilidad falsa la que ahuyentó a los verdaderos dueños de la mansión del conde Roscent y la hizo mantener el dominio de la mansión.

—Si te faltan cosas, ve a esta tienda. Siempre parece traer un montón de cosas nuevas. Si no, lo recibirán y lo entregarán en la mansión.

Aria pasó la dirección que había preparado de antemano a los sirvientes. Era uno de sus negocios. Como contaba con ingredientes de alta calidad, el precio también era caro.

Mientras compraban víveres con los fondos de la familia del conde, las ganancias obtenidas se distribuían y devolvían a Aria. Aquellos que no sabían esto quedaron profundamente impresionados por su gran consideración y le juraron lealtad de nuevo.

♦ ♦ ♦

Mientras tanto, después de llegar al imperio, el marqués de Piast ya había visitado varios burdeles para encontrar a la mujer que su hijo anhelaba. No fue fácil encontrar una persona con un nombre y apariencia aproximada que se suponía que era un alias. Si fuera una plebeya, sería fácil, pero como era una prostituta, no era fácil seguir sus huellas.

En el carro que salía del último burdel, el marqués de Piast recordó las inesperadas palabras que había escuchado de Vika cuando se dirigían al imperio.

—Su alteza quería conocer al marqués de Piast, pero eventualmente se encontrarán.

—¿Su alteza?

—El príncipe heredero. La última vez que visitó a Croa, preguntó varias veces si le gustaría visitar su mansión porque había algo que quería comprobar.

Eso le recordó a un hombre que había pedido tanto una visita que se cansó. Se había llamado a sí mismo el príncipe heredero del imperio, pero recordó que había salido en ese momento, y luego no volvió a visitar.

¡Pensar que en verdad era quien decía! Ahora que lo pensaba, hubo un momento en que el príncipe heredero había visitado a Croa con Aria Roscent, su pareja.

Sin embargo, había sido su error ya que había venido a reunirse sin concertar una cita. El marqués se había olvidado del asunto, pero pensándolo de nuevo, se dio cuenta que el príncipe del imperio no lo visitaría por un asunto simple, así que escuchó a Vika,

—Su alteza dijo que quería confirmar algo.

—¿El qué?

—Se trata de tu hijo.

—¿Mi hijo?

¿Se refiere a Chloe?

Incluso recientemente, Chloe había causado problemas y su esposa había estado enojada. Cuando lo recordó y frunció el ceño, Vika continuó hablando, aclarándose la garganta.

—Sí. Hay una dama en el imperio que se parece exactamente a tu hijo. No puedo garantizar que solo pueda confirmarlo con un retrato, pero de todos modos es muy similar al rostro pintado allí.

—¿Qué quiere decir?

—Deberías mirarle la cara una vez. Su alteza se preguntaba si su hijo tiene descendientes en el imperio.

Al escucharlo, el marqués de Piast frunció aún más el ceño.

¿Chloe? ¿Consiguió descendencia en el imperio? ¡Qué tontería más ridícula! ¿Por qué no puedo entregarle mi título?

Pensando de nuevo, aunque sabía que sonaba ridículo, no pudo evitar recordar el nombre que había mencionado Vika. Era porque no se podía hacer nada más por su hijo.

No dije que Chloe fuera mi hijo en primer lugar… ¿Qué sabe el príncipe heredero?

Se había sorprendido en un momento e intercambió algunas palabras, pero al final, había sonado ridículo y había terminado la conversación.

¿Cómo se enteró de Chloe y afirmó que tenía un hijo?

Seguía pensando en las palabras de Vika de que no había nada que perder si visitara. No sería desventajoso si confirmara sus palabras. No creía que fuera posible, pero si la dama era hija de Chloe, como había dicho Vika, la mujer que su hijo había extrañado tanto estaría allí. Y si fuera cierto, sería su nieta.

¿Será mejor dar la vuelta?

Mirando por la ventana, el carruaje ya se acercaba. Sintió que la velocidad disminuía. Por supuesto, todavía podía arrepentirse si se detenía, pero comenzó a sentirse impaciente.

¿El rey Lohan le contó todo al príncipe heredero?

Era posible. Podría haberle contado su asunto privado por conveniencia. Nada era tan insignificante como dudar de su señor, pero no era Lohan, sino el anterior rey de Croa quien había prometido guardar los secretos de Chloe y Violet. Por lo tanto, no estaba en condiciones de maldecirlo si dijo el secreto. Por supuesto, no era un asunto tan fácil de descubrir, pero también era una posibilidad.

—Estamos aquí.

Mientras tanto, preocupado por sus complejos sentimientos, el carruaje se detuvo y la voz del conductor se escuchó desde el exterior. El conductor había trabajado directamente en el imperio, pero ahora era una voz algo familiar.

Fue contratado por un corto período de tiempo sin revelar su identidad, pero el conductor era una persona competente que respondió íntimamente sin comprometer el estatus y fuerza en el marqués de Piast. Incluso sin su aviso, él pudo ver su destino por la ventana, pero no pudo bajar.

—Llegamos —volvió a anunciar al no escuchar respuesta. Después de debatir un poco más, decidió que sería una buena idea comprobarlo.

—Lo siento, pero hay un lugar al que ir.

—Sí. Por favor, hable.

Como el conductor respondió casualmente, el marqués de Piast vaciló un poco y luego le dijo el destino.

—Ve a la mansión del conde Layers —instruyó en un tono apretado, y el carruaje pronto partió al nuevo destino.

—Sí, señor.

♦ ♦ ♦

—Señor Vika. El señor Piast vino a verlo. ¿Qué tengo que hacer?

—¿Piast …?

¿El marqués?

Lo estaba esperando, por lo que Vika se alegró y ordenó a su sirviente que lo dejara entrar. Le había informado al príncipe heredero que el marqués estaba visitando el imperio en secreto, y que le había instado a confirmar la verdad. El príncipe heredero había puesto una expresión urgente cuando le pidió ayuda.

—Lo confirmé a través del retrato, pero quiero asegurarme a través de la sangre. Si resulta ser cierto, me pregunto cómo cambiarán los que la han ignorado.

Vika, quien recordó las palabras del príncipe heredero, también sintió curiosidad. A pesar de que tenía una gran habilidad, todavía la descuidaron cuando mencionaron su origen.

No era solo que le gustara Aria y quisiera que se arrepintieran y cambiaran de actitud. Simplemente quería consumir la actitud dual de la nobleza como entretenimiento cuando descubrieran que la hija de una vulgar prostituta tenía sangre de la familia marquesa.

¿Hay algo más interesante que esto?

Poco después, Vika saludó al marqués con una cara muy feliz mientras entraba a la mansión.

—No lo he visto en mucho tiempo, marqués Piast. ¿La encontraste? —lo saludó con malicia, sabiendo que si lo visitaba era porque no había podido hallarla. Parecía despreciarlo por no haberlo escuchado en serio al principio. El marqués se sintió un poco incómodo, pero respondió sin quejarse porque fue su culpa.

—No, desafortunadamente, no la encontré. Entonces vine a ti. ¿No fue muy interesante la conversación que tuvimos?

Incluso después de buscarla en la capital durante mucho tiempo, no pudo encontrar la sombra de la mujer que Chloe había estado buscando, y se apresuró a ir al grano. Vika también quería hacer un informe satisfactorio al príncipe heredero, por lo que ya no lo molestó y respondió de inmediato.

—¿Te gustaría ir a ver su cara?

—Si es posible, ahora mismo.

—Bueno, es fácil. Es cuestión de decir que vengo a ver al conde que está encamado.

Y mientras tanto, revisaría su rostro. Era la forma menos incómoda y fácil de comprobarla. No sabía si el marqués tenía una buena idea, pero su expresión se iluminó un poco.

—Será mejor que nos vayamos ahora mismo. Antes de que se ponga el sol.

—Vamos.

Tanto Vika como el marqués tenían prisa, así que no se demoraron y fueron directamente a la mansión del conde Roscent. No tenía sentido que fueran por separado, por lo que el marqués devolvió su carruaje al alojamiento y lo acompañó.

A pesar de no estar lejos, el trayecto se hizo eterno. Nervioso, el marqués mojó sus labios secos, y no hizo conversación. De esta manera, llegaron a la mansión del conde Roscent. Como estaba ocupado, Caín todavía no había regresado, pero la residencia era ruidosa por los soldados de Croa, y quien les dio la bienvenida fue la condesa.

—¿Qué les trae por aquí? —preguntó, elegante.

—Estaba ansioso por el conde. Lamento la hora tardía.

—No. Por cierto, ¿cuál es la identidad de su acompañante?

—Oh, él es mi conocido lejano. Visitamos juntos porque fue favorecido por el conde en el pasado.

—¿Oh, en serio? Mi esposo parece haber acumulado virtudes de muchas maneras. Encantada de conocerte —le saludó con una sonrisa brillante y cortés.

—Puede que no me recuerde porque fue muy amable por un momento, pero he estado preocupado, por eso mi visita. Perdone mi rudeza.

—No es de mala educación. No puede moverse libremente, por lo que solo espera a que alguien lo visite.

El marqués miró detalladamente el rostro de la condesa mientras respondía.

Cabello rubio, ojos verdes y una belleza. Era parecida a la apariencia que su hijo siempre describía. A Chloe le había resultado difícil identificarla con exactitud porque no tenía talento por la pintura, pero sabía por los rumores que solía ser una prostituta. Era muy posible que fuera la mujer que Chloe había estado buscando.

—Él está en el cuarto. Desafortunadamente, sus piernas no se mueven en absoluto, por lo que no puede salir. Qué pobre es.

Para explicar la lamentable condición de su marido, la condesa, que había expresado un sentimiento bastante inescrupuloso como si hablara del esposo de otra persona, llevó a Vika y al marqués a la habitación del conde. Allí, Vika y el marqués, que vieron el estado del hombre en la cama, tragaron un suspiro de sorpresa.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *