Princesa Consorte Chu – Capítulo 56: La sobrina y la tía se dan la mano para recuperar la dote (1)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


—¿Qué están haciendo todos ustedes? ¿Están todos muertos? ¡¿Todavía no han ido rápidamente a sujetar a la segunda señorita?!

Yun Xuan Zhi entró y miró alrededor. Wang mama sujetaba la cintura de Yun Ruo Xue. Ella se empeñó en chocar contra el pilar de madera, haciendo que Yun Xuan Zhi rugiera de rabia.

Al escuchar a Yuan Xuan Zi decir esas palabras, las sirvientas que originalmente no se atrevían a entrar en la cámara, se precipitaron al interior rápidamente. Sujetaron a Yun Ruo Xue, pero no se atrevieron a hacerle daño. Una docena de personas se esforzaron por tirar de Yun Ruo Xue.

Su Qing no se molestó en seguir mirando. Fue a sentarse en el sofá, miró con resentimiento a Yun Xuan Zhi, a quien no había visto en mucho tiempo.

—Qing’er, ¿qué es lo que pasa? Siempre has sido de confianza. ¿Por qué no impediste que Xue’er hiciera estas cosas tan vergonzosas? Eres su madre biológica. ¡¿Realmente tienes el corazón para ver a tu propia hija suicidarse?! ¡¿De qué está hecho tu corazón?! ¡¿Por qué eres tan despiadada?! ¡Te juzgué mal!

Yun Xuan Zhi vio que Su Qing sólo se preocupaba de sentarse en el sofá y descansar. Ni siquiera lo saludó. La ira en su corazón aumentó. Delante de todos, mientras señalaba a Su Qing, la regañó.

Cuando Su Qing escuchó las acusaciones de Yuan Xuan Zhi, las lágrimas de sus ojos se deslizaron lentamente. Su cara no mostraba dolor ni tristeza. Finalmente, levantó la cabeza y se rió en voz alta…

Después de que pasó media varita de incienso, se levantó. Caminó hacia Yun Xuan Zhi con lágrimas en los ojos y una pequeña sonrisa en la boca. Claramente y sin rodeos, dijo: —¡El Primer Ministro realmente juzgó mal a esta concubina! ¡Y fue realmente un error darte mi verdadero corazón! Al principio, pensé que su corazón todavía me tenía, pero ahora está yatou entiende que cualquiera puede reemplazarme. ¡Además, es capaz de olvidarme con cualquiera! El primer ministro no ha venido a ver a esta madre y su hijo durante tanto tiempo. ¡Nos reunimos esta vez, pero el primer ministro está siendo tan brusco como si esta yatou hiciera cosas que hubieran ofendido al cielo y la tierra! Dígame, ¿le hice un daño tan profundo o son sólo las faltas de esta concubina?

Yun Xuan Zhi se quedó sin palabras al ser cuestionado de esta manera por Su Qing. Recordando los días anteriores, mientras ella está embarazada, no puso un pie en el patio Feng He debido a que consiguió varias concubinas jóvenes y hermosas.

Y, recordando de nuevo la cara llena de alegría después de escuchar que la concubina Hua estaba embarazada y deseando poder trasladar todo el almacén del primer ministro al patio Fu Liu, pero hacia Su Qing que también está embarazada, ¡ni siquiera le preguntó cómo se sentía!

Al pensar en las penurias que Su Qing sufrió mientras administraba el cargo de primer ministro y que lo siguió sin preocuparse por un título, Yuan Xuan Zhi sintió una vergüenza sin límites. Los ojos que miraban a Su Qing estaban llenos de angustia. Susurró —Qing’er… —pero no supo qué decir.

Wang mama que estaba de pie a un lado, después de ver que Su Qing había atrapado el corazón de Yun Xuan Zhi de nuevo, no pudo evitar aplaudir su estrategia. Condujo en silencio a las criadas. Ella apartó personalmente a Yun Ruo Xue que todavía quería crear problemas y dejó la cámara para el espectáculo de Su Qing.

En ese momento, Su Qing parecía extremadamente tranquila. Señaló a Yun Xuan Zhi y dijo: —Esta concubina sólo quiere darle al primer ministro un niño. No estoy de humor y no tengo ninguna intención para los que luchan por el favor y el poder. El primer ministro no necesita sentirse culpable. Sería mejor para usted ir a Fu Liu Yuan para acompañar a la concubina Hua. Después de todo, es la primera vez que está embarazada. Debe sentirse algo inquieta.

Mientras hablaba, Su Qing se dio la vuelta y no volvió a mirar a Yun Xuan Zhi. Pero sus hombros temblaban un poco, haciendo que el corazón de Yun Xuan Zhi doliera. Dio un gran paso hacia adelante y abrazó con fuerza a Su Qing.

Con la cabeza sobre su hombro, le susurró al oído: —¡Qing er, no te enfades! Por mucho favor que gane, no alcanzará el lugar que tú tienes en mi corazón. A mis ojos, tus hijos son los mejores. No puedes ponerte celosa por este tipo de cosas. Me equivoqué hace un momento. No debería haberte regañado sin preguntar el motivo. No puedes enfadarte y herir accidentalmente al niño.

Después de su comentario, la mano de Yun Xuan Zhi cubrió suavemente el vientre de Su Qing. Con todo su corazón, quería sentir la pequeña vida de su interior.

Una lágrima caliente que podía entrar en el corazón de la gente cayó en su mano. Entonces, llegó el sonido del llanto de Su Qing. Yun Xuan Zhi no pudo soportarlo más. Ambas manos sujetaron los hombros de Su Qing, la giraron y la abrazaron fuertemente…

Su Qing, que enterró su cara en el pecho de Yun Xuan Zhi, finalmente no pudo controlar más sus emociones. Una mano golpeó fuertemente la espalda de Yun Xuan Zhi. Mientras otra mano sujetó fuertemente su cintura. En sus brazos, ella lloró fuertemente.

Yun Xuan Zhi se sintió culpable, así que no le impidió que se desahogara. La abrazó tranquilamente y la dejó llorar.

Después de media varita de incienso, Su Qing ocultó las lágrimas de sus ojos. Pero cuando vio la túnica azul pálido de Yun Xuan Zhi mojada por sus propias lágrimas, se sonrojó tímidamente.

Yun Xuan Zhi vio su expresión tímida pero encantadora y su corazón dio un vuelco. La levantó y se dirigió a la cama grande. Las dos personas se mostraron íntimos durante un buen rato.

Wang mama que estaba vigilando en el exterior, vio que la señora ganó totalmente, y se sintió feliz por Su Qing. Especialmente cuando los oídos escucharon el sonido de alegría de un hombre y una mujer dentro de la cámara, la sonrisa de Wang mama fue como la de las flores. Pero ella solo se preocupó del movimiento interior de la habitación y se olvidó completamente de Yun Ruo Xue que estaba a su lado.

Yun Ruo Xue, una chica soltera al escuchar estos sonidos; enrojeció. En su corazón, odiaba más a Su Qing. La odiaba por no considerar la hora y que su cabeza sólo estuviera llena de este tipo de cosas. El par de manos que descansaban sobre sus rodillas se cerraron en puños. Sólo pensaba en cómo quejarse después con Yun Xuan Zhi.

Después de un largo rato, el sonido de la habitación se calmó. Pasó otra media hora antes de que Yun Xuan Zhi saliera de la cámara de Su Qing.

Yun Ruo Xue vio que se acercaba su oportunidad, y se levantó inmediatamente del banco. Rápidamente, corrió hacia Yun Xuan Zhi, pero se asustó por la mirada feroz de Su Qing…

—Ah, se me olvidaba, ¿por qué Xue’er quería suicidarse hace un momento? ¿No sabes que tu madre está embarazada y necesita cuidar bien su cuerpo? La próxima vez, si vuelves a ser tan imprudente, ¡verás cómo te castigo!

Yun Xuan Zhi vio la expresión de Yun Ruo Xue que aún no conocía la gravedad de la situación e inmediatamente le dio una enseñanza verbal.

Yun Ruo Xue vio que después de tener algunos momentos felices, su objetivo se convirtió en ella misma. En un parpadeo, su corazón se llenó de quejas. Con los ojos rojos, rugió: —Ahora el corazón y los ojos de todos no me tienen. ¡Más vale morir! Sólo quiero participar en el cumpleaños de Lao Tai Jun. ¿Por qué están todos ustedes…?

Yun Ruo Xue no había terminado de hablar cuando Su Qing le tapó la boca.

Incidentalmente la tiró hacia atrás. Le explicó a Yun Xuan Zhi: —¡No es para tanto! Es sólo que esta niña no compró ninguna joya nueva para participar en el cumpleaños, por lo que se enojó. Después de persuadirla un poco, estará bien. Será mejor que vayas a ver a la concubina Hua. Aquí estoy yo.

Yun Xuan Zhi miró una vez a Yun Ruo Xue y luego asintió con afecto a Su Qing. Dijo suavemente: —Vendré a verte de nuevo por la noche.

Después de hablar, salió de Feng He Yuan.

Yun Ruo Xue vio que su única oportunidad había sido cortada por su madre biológica. Ese par de ojos estaban llenos de odio. Pero Su Qing sólo le sonrió levemente y pronunció unas palabras que Yun Ruo Xue no podía creer: —Ya que quieres participar en el cumpleaños, tu madre cumplirá contigo.

Yun Ruo Xue no podía creer lo que había escuchado. Estaba sorprendida y sus ojos miraban con desconfianza a Su Qing. Su madre levantó una mano y le agarró la barbilla. Con un rastro de dolor, Yun Ruo Xue finalmente creyó que todo esto era cierto. De repente, una enorme alegría entró en su corazón. Yun Ruo Xue abrazó a Su Qing con una gran sonrisa. Preguntó: —Madre, ¿es cierto? ¿Realmente estás de acuerdo?

Su Qing, al verla así de feliz, también se rió. Una mano acarició la gasa blanca de la cabeza de su hija. Ella le dijo: —Niña tonta, por supuesto que es verdad. ¿Te mentiría mamá? Más tarde, enviaré gente para invitar a Yun Qian Meng y a la señora mayor para que vengan por la noche. Delante de tu padre y de la anciana, ¡le devolveré las cosas de su madre!

Al escuchar eso, Yun Ruo Xue asintió. El aspecto feroz de hace un momento cambió por completo. Con cuidado, llevó a la cansada Su Qing de vuelta a la cámara para que descansara.

♦ ♦ ♦

En el patio Qi Luo Yuan, después de escuchar esta noticia, Mi mama sintió que debía haber algunas cosas que no conocían. Si no, con el carácter anterior de Su Qing, ¿cómo iba a devolver fácilmente la dote de la señora a la señorita?

Yun Qian Meng sólo miraba con interés el paisaje fuera de la ventana. En su boca se mostraba una leve sonrisa despreocupada, por lo que Mi mama y Mu Chun no podían adivinar lo que la señorita estaba pensando en ese momento. O tal vez Su Qing la haya confundido.

—Señorita, que la concubina Su le permita ir al patio Feng He Yuan esta noche debe ser una trampa. Será mejor que no vayas.

Al final, Mu Chun era joven y no estaba tan despreocupada como Mi mama. Pensó que Yun Qian Meng sonreía porque estaba enfadada y dijo esas palabras con preocupación.

Después de escuchar a Mu Chun, Yun Qian Meng sonrió de forma brillante y deslumbrante. Los ojos que estaban medio cerrados mostraban un poco de frialdad, como la escarcha, haciendo que la gente tuviera miedo. Sin embargo, todo su cuerpo desprendía una atmósfera apacible, creando una ilusión.

—¿Por qué no debo ir? —Preguntó suavemente Yun Qian Meng.

Incluso Mu Chun y Mi mama sabían que Su Qing no tenía ninguna buena intención; naturalmente Yun Qian Meng conocía su propósito.

Mu Chun y Mi mama se quedaron atónitas por un momento. No entendían cómo su señorita podía reírse tan alegremente y hacerles una pregunta retórica. Obviamente, ella quería ir a la cita. Pero a Su Qing nunca le gustó ver a su señorita. Especialmente, ahora que tiene el favor del primer ministro y de la señora mayor. Su Qing sólo podía intentar cualquier medio para dañarla, así que realmente no invitaría a la señorita.

Al ver que Yun Qian Meng tenía una expresión despreocupada, Mi mama también se puso ansiosa. Se adelantó, agachó la cabeza y susurró al oído de Yun Qian Meng: —Señorita, esta tarde el primer ministro acaba de llegar del patio Feng He Yuan. El eunuco del primer ministro dijo que el primer ministro se quedó en Feng He Yuan durante casi dos horas. Entró muy enfadado, pero cuando salió, su cara estaba radiante. Señorita, esto explica el problema.

»Presumiblemente la concubina Su se ganó su favor de nuevo. ¡¿No significa esto que ella quiere darle un fuerte golpe con el favor del primer ministro?! ¡Antes fuimos demasiado blandas y no nos deshicimos rápidamente de ella!

Hablando hasta este momento, los ojos de Mi mama estaban llenos de arrepentimiento. Al estar en esta gran residencia durante tanto tiempo, se ha acostumbrado a ver el fenómeno de perder el favor y luego ganarlo de nuevo. Pero reaccionó demasiado tarde. Antes, no esperaba que no hubiera una oportunidad para suprimir a Su Qing hasta el límite de que no pudiera levantarse de nuevo. El resultado de reaccionar demasiado tarde ahora, fue que le causó problemas a la señorita y puede dañar su cuerpo nuevamente.

Yun Qian Meng vio que Mi mama estaba muy molesta, sus ojos fríos brillaron con un rastro de calidez. Le dijo cariñosamente: —Mama, si realmente pudiéramos deshacernos tan fácilmente de Su Qing, entonces con el poder de Fu Guo Gong Fu, seguramente habrían investigado la muerte de madre ese año. Ya que ella puede engañar al cielo y a la tierra, entonces, naturalmente, tendrá sus medios y esquemas. No debemos despreciarla sólo porque su estatus es el de una concubina.

Ese año, Su Qing mató a su hermano pequeño, pero si la dejó viva no fue porque fuera compasiva o indulgente. Este asunto le demostró que Su Qing era alguien con inteligencia.

Al matar al hijo de Yun Xuan Zhi, se deshizo del enemigo más importante. De lo contrario, si este niño creciera, seguramente sospecharía de la muerte de su madre biológica. Para entonces, entre una concubina y el heredero, Yun Xuan Zhi seguramente elegiría a su sucesor. Entonces, este niño ciertamente se vengará de su madre. Su Qing naturalmente no habría tenido un buen final.

Por lo tanto, sobornó a una partera y se deshizo de ese niño sin que nadie lo descubriera. Ese era el primer paso de Su Qing en su plan y dejarla con vida era sólo para bloquear a Fu Guo Gong Fu. Después de todo, si Qu Ruo Li moría tras dejar una hija, mientras la comadrona anunciara que Qu Ruo Li había muerto al dar a luz, incluso Fu Guo Gong Fu no podría hacer nada. Y, después de todo, era sólo una niña. En el futuro, tendrá que casarse; no podían ensuciar su reputación. La amenaza para Su Qing no era tan grande como la de un hijo. Así que, dejarla vivir, era el segundo paso en su plan. Además, esta niña ya había sufrido en el vientre. Naturalmente, sería difícil mantenerla con vida. En el futuro, si ella muriera accidentalmente, sólo se culparía a la niña de ser desafortunada. Que se reencarnó en una familia rica pero no tuvo la vida para sobrevivir.

Entonces, la culpa sólo recaería sobre ella misma. Por lo tanto, Su Qing era considerada en la superficie, pero en secreto deseaba la muerte de la anterior Yun Qian Meng. Tuvo que admitir que ni siquiera el agua podría filtrarse a través de este plan de paso a paso de Su Qing. Sin embargo, todo fue en vano. Olvidó que Yun Qian Meng tenía una tía que es la emperatriz viuda. Afortunadamente, su protección le permitiría a Yun Qian Meng convertirse en una adulta en esta difícil residencia del primer ministro. Aunque no quería admitirlo y sin importar el propósito por el que la emperatriz viuda puso a Shui’er y Bing’er a su lado, que Yun Qian Meng pudo seguir viva hasta este día fue realmente debido a la protección de la emperatriz viuda.

Si no se equivocaba, al tiempo que Su Qing enviaba gente para invitarla, al mismo tiempo invitó a la señora mayor. Era de suponer que esta vez Su Qing se puso drástica e hizo una apuesta audaz. Su Qing quería devolverle la dote de Qu Ruo Li delante de Yun Xuan Zhi y su suegra.

Al mismo tiempo, Su Qing quería declarar que sólo estaba custodiando la dote. Si aceptaba la amabilidad de Su Qing, enterraría la sospecha que Yun Xian Zhi y la anciana señora le tienen y al mismo tiempo le crearía hostilidad.

Si ella se negaba, entonces, presumiblemente, esta dote se convertiría, para siempre, en la riqueza privada de Su Qing. Tuvo que admitir que era realmente muy inteligente. Pero, no era tan inteligente como ella, no es como si no pudiera usar ninguna estrategia en su contra.

Su boca se curvó ligeramente hacia arriba, mostrando una sonrisa más fría que el hielo. Yun Qian Meng miró por la ventana la puesta de sol que caía gradualmente. En realidad, estaba deseando que llegara la noche en que se pusiera el sol.

♦ ♦ ♦

Pronto oscureció. La noche oscura estaba salpicada de innumerables estrellas. Tan deslumbrante y a la vez tan fría.

Después de que Mi mama y Mu Chu sirvieran y esperaran a que Yun Qian Meng terminara de cenar, la ayudaron a ponerse la falda exterior. Temiendo el viento nocturno y la escarcha, le pusieron especialmente una capa. Luego, salieron de Qi Luo Yuan hacia Feng He Yuan.

En ese momento, en Feng He Yuan, Su Qing acompañaba amablemente a Yun Xuan Zhi a terminar el postre. Luego, las dos personas volvieron a la cámara interior y hablaron entre sí sobre lo ocurrido en estos últimos días. Yun Ruo Xue ya estaba esperando. Sus ojos miraban frecuentemente por la ventana, deseando que Yun Qian Meng llegara más rápido.

Cuando Yun Qian Meng y su gente llegaron al patio, inesperadamente, se encontraron con la anciana señora y su séquito. Inmediatamente se acercaron y presentaron sus respetos. Pero en ese momento, la expresión de la señora mayor no era muy buena. Sólo cuando vio a Yun Qian Meng esbozó una pequeña sonrisa. Sin embargo, no era de extrañar. El asunto de la estancia de Yun Xuan Zhi por la tarde en Feng He Yuan debió haberse extendido a todos los rincones de la residencia del primer ministro. La anciana señora, naturalmente, también se enteró de este asunto. Sin mencionar que después de que Yun Xuan Zhi se fuera, Su Qing le envió un mensaje a la anciana señora para que fuera a su patio después de la cena. ¿Dónde debería poner la cara la anciana? Una pequeña concubina, apenas favorecida, olvidó quién era y estaba empezando a mandar a la abuela de esta casa. Sería realmente extraño que la señora mayor no se enfadara.

Yun Qian Meng observó todo esto con sus ojos, pero no lo mencionó. Es más, no dijo nada malo sobre Su Qing delante de la señora mayor, sino que le cogió la mano preocupada y le preguntó qué platos había consumido la anciana señora en la cena. Si los platos no eran de su gusto, debía decírselo a la cocina.

La anciana señora vio que frente a esta nieta, ella todavía tenía cara. El aura de frialdad en su rostro se redujo un poco más. Su mano acarició ligeramente la mano de Yun Qian Meng y dijo sonriendo: —Niña, no te preocupes. Todo está bien con la abuela. La concubina Liu también es una persona muy cariñosa. Ella piensa en todas las necesidades de la vida incluso más que la gente que me rodea. Junto con la preocupación de la nieta por la abuela, ya estoy muy satisfecha.

El significado de las palabras era realmente evidente. Dentro del patio de Bai Shun Tang se sentía muy cómoda, pero fuera del patio no era del gusto de la anciana. Yun Qian Meng sonrió, pero no dijo nada. Fingió no escuchar el significado de esas palabras. Se limitó a acompañar a su abuela hasta Feng He Yuan.

Selena
Su Qing intentando tomar el poder nuevamente… ¿Qué creen que ocurrirá? ¿Podrá quedarse definitivamente con la dote o Yun Qian Meng ganará? Esperemos a ver qué contramedida tiene nuestra prota…

| Índice |

2 thoughts on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 56: La sobrina y la tía se dan la mano para recuperar la dote (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *