Princesa Consorte Chu – Capítulo 62: Un banquete de cumpleaños atrajo el odio (1)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Cuando Qu Fei Qing vio a la gente que se acercaba a ellas, sus ojos no pudieron evitar un destello de disgusto. Sin embargo, debido a sus identidades, sólo pudo adelantarse con Yun Qian Meng para saludarles.

—Fei Qing saluda al tercer tío y a la tercera tía.

—Qian Meng saluda al tercer tío y a la tercera tía.

La primera que abrió la boca, fue una hermosa mujer de mediana edad, la esposa del tercer tío de Qu Fei Qing. Originalmente, era la doctora de la hija legítima del ministro de ingresos de la familia Tan. Luego se casó con el tercer maestro de Fu Guo Gong Fu, nacido de una concubina, como esposa oficial.

Ahora Qu Yan es el viceministro de Hacienda. Esta señorita de la familia Tan es también alguien que actúa de acuerdo a la situación. Convertirse en la esposa de un viceministro la hizo volverse un poco grosera mientras veía a la señorita mayor de Fu Guo Gong Fu. Ese par de ojos astutos revelaron un profundo desprecio.

—Jing Qing, ven a conocer a tu hermana mayor Fei Qing.

Su cuerpo se giró ligeramente y gritó hacia una chica con un vestido rosa detrás de ella. Esa voz sonaba arrogante, como si estuviera en su propia casa.

Cuando Yun Qian Meng escuchó el nombre de esa chica, frunció el ceño. De acuerdo con las reglas, un niño nacido de una línea concubina no puede tener la misma letra en su nombre que los niños nacidos de la línea legítima.

Pero este Qu Yan siempre ha sido ambicioso. Incluso al nombrar a su hija, utilizó la letra <Qing[1]> que suena igual que la letra <Qing[2]> en el nombre de la prima hermana. La gente que no está familiarizada con la familia Qu, seguramente, confundirá a Qu Jing Qing como una nieta legítima de la familia Qu. Pero esto también le permitió a Lao Tai Jun no encontrar ningún fallo en el nombre. Después de todo, las dos letras sólo suenan igual, pero son letras diferentes. Si dejan que Qu Jing Qing cambie su nombre, ese Qu Yan, seguramente, hará saber a todos en Jingdu que Lao Tai Jun, como madre legítima, no podía tolerar a los hijos ilegítimos. Por lo tanto, Lao Tai Jun y Qu Ling Ao sólo pueden cerrar los ojos y hacer como si no pasara nada.

Pensando en esto, Yun Qian Meng miró levantando ligeramente las cejas curvadas a Qu Fei Qing. Qu Fei Qing también la miró. En sus grandes ojos, cruzó un toque de frustración. Los labios, originalmente levantados, ahora también se apretaron.

—Jing Qing saluda a la hermana mayor Fei Qing, saluda a la hermana pequeña Qian Meng.

En ese momento, esa Qu Jing Qing ya estaba de pie frente a las dos. Se inclinó lentamente ante ellas, pero sus rodillas apenas se doblaron un poco hacia delante. No mostraba mucha reverencia. Era de suponer que, al dejar que esta señorita de la línea de concubinas se incline ante ellas, hacía a su corazón muy infeliz.

—Meng’er saluda a la hermana mayor Jing Qing.

Yun Qian Meng vio que Qu Fei Qing también parecía infeliz, sonrió ligeramente y devolvió el saludo. Luego se enderezó y miró a Qu Jing Qing.

Hoy, Qu Jing Qing llevaba un vestido rosa cubierto con una muselina de color violeta pálido. La falda y los puños estaban bordados con flores de melocotón de hilo de oro teñido. Tenía un aspecto realmente fascinante.

En los últimos meses, Yun Qian Meng se ha esforzado por aprender todo acerca de los tiempos antiguos. Si todavía tiene su habilidad para <observar y recordar>, estos hilos dorados utilizados en el vestido de Qu Jing Qing, es el hilo más fino que toda señorita desea. Del salario de Qu Yan, necesitará ahorrar durante todo un año antes de poder comprar un liang (unos 50 gramos) de estos hilos dorados. Pero por el bordado de la flor de melocotón en el cuerpo de Qu Jing Qing, debe haber gastado una gran cantidad de dinero. Ser ministro debe ser bueno, incluso la hija de un viceministro puede llevar algo más lujoso que la emperatriz. No sé qué tipo de efecto se producirá, si esto es visto por esas señoras y señoritas.

—El vestido de la hermana mayor Jing Qing es realmente más hermoso que las flores. Si te paras en el jardín, la gente realmente no podrá distinguir quién es una persona y quién es una flor.

Yun Qian Meng abrió la boca para halagar a Qu Jing Qing, haciendo que Qu Fei Qing la mirara desconcertada.

Tan shi escuchó a Yun Qian Meng ser tan sensata, sus labios pintados con colorete sonrieron. Sus ojos eran orgullosos. No pudo evitar mostrarlo: —Por supuesto, ¿no ves cuánto dinero se gasta en los hilos de oro de nuestra Jing Qing? Nos…

—¡Cállate!

En ese momento, Qu Yan gritó mientras fruncía el ceño. Esto asustó tanto a Tan shi que inmediatamente cerró la boca. Miró con cautela a Qu Yan y luego, obedientemente, se puso detrás de él. Qu Yan tiene el aura de un hombre inteligente de mediana edad. Comparado con la franqueza de Qu Ling Ao, sólo con una mirada sabrás que este Qu Yan es un hombre astuto. Y justo ahora, gritó oportunamente para detener a Tan shi. De esta manera, bloqueó la intención de Yun Qian Meng. Por lo tanto, esto hizo que Qu Yan la observara detenidamente. Con ojos tranquilos, y con un toque de frialdad, miró a la sonriente Yun Qian Meng. Descubrió que no podía ver ni la mitad de esa waishengnu a la que el exterior llamaba cobarde y tímida. Esto hizo que el corazón de Qu Yan se sintiera incómodo. Si los rumores eran falsos, entonces Fu Guo Gong Fu tenía un ayudante más. Para él esto no era algo bueno.

Yun Qian Meng deja generosamente que Qu Yan la mire lentamente. Esa sonrisa permaneció sin cambios en su rostro.

Ahora, Qu Fei Qing también sintió que la actitud de Qu Yan era extraña. Sus ojos miraron a Qu Jing Qing. En su boca se formó lentamente una ligera sonrisa.

—Oye, ¿no es esta Meng’er?

El que se acercó a ellos era el cuarto maestro de la línea concubina, Qu Fu. Era realmente igual a su nombre. Este cuarto maestro, todo el día, está tratando de hacer poemas. No se preocupa por los asuntos del estado. Él sólo se basó en la reputación de Fu Guo Gong Fu para obtener la posición de ser una persona ociosa en la capital. Él sólo se dedicó a divertirse todos los días. Esto también demostró que este cuarto maestro no busca progresar. Además, es de la línea de las concubinas, así que las señoras son reacias a casarse con él, por lo que, Fu Guo Gong Fu sólo puede seleccionar una hija legítima de un rico comerciante para que se case con él. Así que, en comparación con la arrogante Tan shi, esa cuarta tía era mucho más discreta. Como sus padres eran ricos, el vestido que llevaba no era menor que el de Tan shi. Bai shi era hija de una familia de comerciantes. Su cuerpo tenía, más o menos, el aura de una persona inteligente. Se podía comparar con la esposa del viceministro de ingresos, Tan shi. Uno podía imaginarse que cuando dos personas con igual habilidad se juntaban para conspirar, tendrían mucho que discutir.

—¡Sí! Meng’er saluda al cuarto tío y a la tía.

Yun Qian Meng vio que Qu Fu tiene un aura literaria. Es sólo que sus ojos estaban un poco rojos por haberse quedado despierto hasta tarde en la noche. Su piel era demasiado amarillenta como si estuviera enfermo. Y Bai shi, que estaba de pie al lado de su marido, no mostró ninguna atención. Era de suponer que este Qu Fu ha sido manchado por algunas malas prácticas de los eruditos. Tiene algo de talento literario, pero irá por ahí buscando su belleza. Parece que, comparado con el ambicioso Qu Yan, Qu Fu no necesita esforzarse demasiado. Después de todo, él es sólo un muro que no puede ayudar en esta lucha.

—Wen’er, ¿aún no vienes a saludar a tu hermana mayor y a tu prima hermana? Todo el día eres tan tímida, ¿cómo es que pareces la señorita de una casa noble?

—Aquella Bai Shi[3] gritó fríamente a una niña flaca detrás de ella. Su voz era fría y sin sentimientos. Con una mirada, se puede saber que no era su hija biológica.

Aquella niña al escuchar de repente su nombre, su cuerpo tembló. En su cara brillaba el miedo, pero no podía ir en contra de la esposa oficial de su casa. Sólo puede dar un paso adelante lentamente. Con la cabeza baja, saludó a Qu Fei Qing: —Saludos a la hermana mayor, saludos a la prima hermana mayor.

Su voz es tan baja como la de un mosquito. El cuerpo de la niña era delgado como el papel. Hizo que la siempre bondadosa Fei Qing sintiera pena por ella. Pero después de todo, esta es la madre de la familia del cuarto tío. Además, esta Qu Nian Wen también era de una línea concubina. Realmente no había necesidad de entrar en conflicto con el tercer y el cuarto tío por su culpa, para no dificultarle las cosas a Lao Tai Jun y a su padre.

Pero, aunque Qu Fei Qing recuerda eso en su corazón, sus ojos aún destellaban al no poder soportar ver a la joven así. Yun Qian Meng también sabe que su prima tiene un buen corazón, así que le dio una palmadita en su mano sin ser vista. Luego se inclinó ante las pocas personas que estaban frente a ella: —La prima hermana y yo todavía tenemos que ir a preparar el regalo de Lao Tai Jun. Discúlpennos por retirarnos primero.

Después de decir eso, Yun Qian Meng apartó a Qu Fei Qing, que aún se sentía mal.

¡Miren esa cara barata! ¿De verdad cree que es la señorita de la casa? ¿Qué importa que sea un tesoro? Su madre biológica ha muerto y ha sido rechazada por Chen Wang. ¡Su vida es miserable!

Las dos figuras no se habían ido muy lejos todavía, cuando esa Tan shi no pudo esperar a maldecir a la espalda de Yun Qian Meng. Con las manos en las caderas, mostró su estado de ánimo sin importarle el lugar en el que se encontraba. Dejó que Qu Jing Qing tirara de sus mangas un poco avergonzada.

Qu Yan no podía soportar esta apariencia de Tan shi que no se preocupaba por la situación. Obviamente, ella también era una señorita de buena familia, ¿por qué sus modales eran tan escandalosos? Ahora estaban en Fu Guo Gong Fu y hoy era el cumpleaños de Lao Tai Jun, y en el fu hay mucha gente. Si esto era visto por alguien con esquemas, el sombrero del viceministro de ingresos puede ser derribado. Pensando así, la expresión de Qu Yan se volvió seria. Le gritó a Tan Shi: —¡Cuidado con tus palabras y acciones! No te conviertas en una broma delante de todos.

Delante de su hermano menor, Qu Yan no quería sacar a relucir sus problemas familiares, así que sólo le recordó a Tan shi con unas pocas palabras.

Era evidente que Tan shi era alguien que intimidaba a los débiles, pero tenía miedo de los fuertes. Hace un momento estaba maldiciendo, pero ahora, al ser reprendida por su marido, se calmó inmediatamente. Pero sus ojos miraron ferozmente hacia la dirección en la que desapareció Yun Qian Meng. Desde un punto en el que Qu Yan no podía ver, maldijo silenciosamente en esa dirección. Entonces, se sintió cómoda para seguir a Qu Yan hasta el patio Rui Lin de Lao Tai Jun.


Selena
En este capítulo me enrede un poco con los nombres, todos son parecidos o yo estoy muy cansada para reconocerlos… Lo único que sé es que aparecieron más víboras… Veo un futuro con muchas intrigas...

[1] 曲景清: qū jǐngqīng: el qing aquí significa claro.

[2] 曲妃卿: qū fēi qīng: el qing aquí significa funcionario de alto rango o un término de cariño utilizado entre cónyuges.

[3] Shi: clan

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *