Prometida peligrosa – Capítulo 45

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Sorprendida, volvió a abrazar su cuello. Eckart la llevó a la mesa y la dejó a salvo sobre una alfombra plana. Ella rápidamente soltó sus brazos envueltos alrededor de él como grilletes.

Finalmente se ajustó el vestido enredado y dijo:

—Lo siento.

No sabía cómo afrontar la situación. Finalmente se disculpó y presionó su cabello despeinado con la mano. Parecía que apenas podía recortar su cabello enredado correctamente cuando Poibe lo picoteó todo.

—Tonta.

Poibe, que estaba sentada en la ventana, volvió a gorjear como para molestarla.

Marianne miró a Poibe con expresión molesta. El “tonta” de Poibe llegó justo en ese momento, lo que la hizo pensar que su dueño anterior podría ser el emperador.

—¿No te gusta?

—Bueno, odio la forma en que actúa Phebe.

—Ya que Phebe te ofendió, ¿la matas y te traigo otro pájaro?

Marianne saltó ante su sugerencia.

—¡No hagas eso!

—¿Por qué? Según mi observación, parece que la vas a matar de hambre incluso si la mantengo viva aquí.

—¿Perdón? ¡De ninguna manera! Voy a alimentarla bien incluso si la odio.

—Espero que sí. De hecho, encontrar y criar un pájaro tan inteligente no es tan fácil.

—¡No la voy a matar!

Marianne refunfuñó ante su sugerencia. Eckart caminó hacia la ventana.

Empujó la puerta con una ventana grande. El sol brillaba como una ola, con el olor de las flores entrelazado con la brisa. El salón estaba en el primer piso, por lo que el balcón estaba conectado directamente con el jardín.

—Entonces déjame traer un maestro que pueda enseñarte cómo entrenarla.

Chasqueó los dedos dos veces hacia el jardín donde no había nadie.

Un sonido juguetón de sus dedos rompiendo el silencio.

Al mismo tiempo, apareció de repente un hombre.

Marianne estaba tan sorprendida que cerró la boca con ambas manos. Vio una escena increíble que se desarrollaba ante sus ojos esmeralda.

Este hombre, que literalmente cayó del cielo, levantó su cuerpo y aterrizó en el suelo agachado. Su cabello negro ondeaba al viento.

Llevaba el uniforme oficial de los Caballeros de Eluang, pero no se veía limpio porque soltó los botones de bloqueo en el cuello y la parte superior del pecho. Colgó un par de diluyentes de doble espada que eran diferentes a la espada de caballero habitual en ambos lados de su cinturón.

Sorprendentemente, Poibe voló suavemente y se sentó en su hombro. Incluso le pasó la pluma amarilla por las mejillas.

—Phebe, realmente eres…

Marianne pensó que Phebe estaba discriminando a las personas.

Ella bajó las manos cubriéndose la boca. No hace falta ver que ese hombre era el antiguo dueño de Phebe.

Phoebe le dio un beso en las manos, el pelo, el vestido y se despeinó, mientras era tan amable con él.

—Curtis.

Eckart llamó al hombre. Curtis escuchó su llamada y se arrodilló sobre la alfombra. Con la mano derecha en el pecho izquierdo, sacudió levemente la cabeza y saludó a Marianne.

—Este es el Caballero Curtis, la Espada Brillante de Eluang, el Lobo Negro de Astolf, la sombra y espía de Su Majestad en el Norte. Me siento honrado de verte.

Marianne finalmente reconoció su identidad.

Este era el dueño del pájaro mensajero, de quien el emperador le avisó la última vez. Era el espía del emperador escondido en el grupo Astolf.

—Soy Marianne, la hija de Kling y Lennox. Por favor, levántese.

Cuando ella se acercó amablemente, Curtis se puso de pie después de colocar su frente y labios en el dorso de su mano.

Esa era una forma extraña de saludarla. Aunque sus acciones fueron educadas, uno desató su uniforme formal de caballero mientras que el otro le despeinó el pelo.

Eckart los miró con un suspiro.

—Muchas gracias por haber acompañado a mi padre a la capital de manera segura. Tenía muchas ganas de agradecerte si te conocía.

—Simplemente seguí la orden del emperador.

—Pero fue Sir Curtis quien llevó a cabo su orden directamente.

Como si su respuesta fuera un poco inesperada, Curtis entrecerró las cejas y agradeció su cumplido inclinándose levemente.

Marianne le sonrió a Curtis inclinándose ante ella.

En cierto sentido, Curtis traicionó a su padre, pero en algunos aspectos, salvó a su padre y protegió a Milán. Como tenía unas capacidades tan grandes como un topo, seguramente sería de gran ayuda para ella.

—Espero estar en buenas manos.

Su solicitud tenía muchas implicaciones. Ella escrutó al hombre que se inclinaba ante ella.

Su cabello y ojos negros combinados con su rostro inexpresivo sonaban lúgubres. Su constitución era esbelta y fuerte. Parecía un hombre apuesto y con un corazón frío como Eckart, ella sentía que él era diferente.

Si Eckart era como una espada que cortaba con fuerza un glaciar azul milenario, Curtis era como una sombra que crecía sin exponerse al sol. Cuando el propio emperador presentó a Curtis, la palabra, la “sombra” del emperador, pareció describir su identidad perfectamente.

—Una o dos veces por semana, tómate un tiempo para aprender a lidiar con el pájaro de Curtis.

—Sí lo hará.

—Curtis, dice que no tiene experiencia en la cría de pájaros, así que trata de enseñarle como si estuvieras enseñando a un niño de cinco años. Cometerá muchos errores, así que ten cuidado de no ser grosero con ella mostrando tu mal genio.

—Sí, excelencia.

—Espere un minuto. ¿De qué estás hablando? No soy una niña de cinco años. Aunque soy un principiante, no me gusta ese tipo de descripción.

Marianne miró a Eckart con expresión molesta.

—¿En qué nivel crees que estás ahora?

—¡Bueno, al menos soy un niño de diez años!

—Oh, sí. Eso es genial. No cinco, sino diez.

Con voz estéril, Eckart se barrió el flequillo con manos cansadas. Su cabello dorado brillando bajo el sol de la tarde brillaba vívidamente.

—Afuera hace sol, así que puedes empezar de inmediato. Las aves se sienten más cómodas en el jardín que en el interior. Sal y aprende durante un par de horas.

—¿Qué hay de usted?

—¿Tengo que quedarme contigo mientras aprendes?

—No necesito ese tipo de sobreprotección. Te lo pregunté por cortesía.

Marianne replicó, guiñando el otro ojo.

Eckart volvió al sofá y se sentó con la espalda apoyada en él.

—Tengo algunas otras cosas que hacer. No te preocupes por mí y céntrate en Curtis y en el entrenamiento.

—Bueno, eso es lo que iba a hacer de todos modos.

Ella se volvió, frunciendo el ceño, como un perro privado de bocadillos.

—Sir Curtis, salgamos. Su majestad dice que está muy ocupado.

Cuando salió al balcón, golpeando el suelo con los tacones, oyó que alguien golpeaba la puerta de la sala.

—Su Majestad, este es Einz.

—Adelante.

La puerta se abrió cuando Eckart la aprobó. Fueron Cordelli y Einz quienes salieron a traer té recién hecho. Einz, que entró primero con el té en una bandeja, le hizo una reverencia. Cordelli saludó, pero gritó tan pronto como levantó la cabeza.

—¡Oh Dios mío! ¡Señorita! ¡Se ve tan terrible!

Olvidando que estaba ante el emperador, Cordelli corrió hacia ella con un gran alboroto.

—¿Qué le pasó a su pelo? ¡Estaba bastante trenzado hasta que saliste! Oh, ¿qué pasa con el dorso de tus manos? Tiene heridas ahí. ¿Alguien la acosó? ¿Alguien le tiró del pelo? ¿Quién es?

—Oh, no. Solo…

Marianne luchó por calmar a Cordelli, quien estaba sorprendida por su desastre.

Como si se pusiera rígido ante su apariencia desordenada, Einz estaba de pie mientras sostenía una bandeja.

Curtis le hizo cosquillas en el pico a Poibe con una mirada misteriosa.

—Mmmmmm… Nadie está de mi lado aquí. —Eckart suspiró mientras apretaba su sien partida.

No tenía ganas de oponerse a su rudeza.

Si quería reprenderla, debería haberlo hecho desde el principio.

Había un estándar para todo. Aparte del hecho de que tenía el poder de sacarla y castigarla, significaría cambiar el estándar si pedía un trato más amable. Y la mayoría de la gente no veía bien el cambio de estándar.

Marianne era como una pieza de ajedrez que era más importante que nadie.

En una situación en la que llevó a su padre, el duque Kling, al escenario político central, no pudo deshacer todo el trato solo porque no le gustaba su temperamento.

Si la controlaba demasiado, no sabía qué problemas podría traer esta mujer inocente y frágil.

En ese momento, recordó lo que Jed le había dicho antes:

—Si vas a usarla, no la hagas sentir hostil hacia ti, incluso si no puedes hacer que le gustes.

Recordando su consejo, Eckart cerró los ojos y se presionó la frente.

Rompió el silencio, hablando con Einz con voz resignada, “Einz, tráeme un poco de alcohol en lugar de té.

♦ ♦ ♦

La habitación con cortinas dobles de raso estaba oscura. Había una cama con la estatua de Brenda tallada en cada esquina en oro y un dosel tejido con hilo de oro. Encima de un cajón de madera de enebro, había un candelabro de oro con dos velas en la parte superior. La pintura al óleo del techo era la diosa Anthea.

Una mujer con una larga rubia estaba sentada en la cama. Sus ojos azul oscuro como Lake Lonen miraban al aire sin comprender. Sus hombros huesudos temblaban cada vez que inhalaba y exhalaba. Su rostro demacrado no tenía vitalidad, pero era tan hermoso. Eckart, que tenía quince años en ese entonces, miró su extraña y terrible apariencia.

—¡Madre!

| Índice |

2 thoughts on “Prometida peligrosa – Capítulo 45

  1. Lu says:

    Me gusta de esta historia que el romance es pausado y no tan repentino como la mayoría. Me gusta mucho el tinte político!! .. Muchas graciias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *