Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 2 – Capítulo 6

Traducido por Shiro

Editado por Meli


El sol de la mañana veraniega era muy brillante. Zho Yun Sheng, de pie frente a la ventana francesa, estiró su cuerpo, tras lo que se dedicó a lavarse la cara, cepillarse los dientes y ponerse un conjunto de ropa informal antes de bajar las escaleras.

—Buenos días, ¿dormiste bien anoche? —lo saludó Ning Si Nian como nunca antes lo había hecho. Ning Wang Shu, sentado a su lado, también lo miró con ojos brillantes.

Buenos días, ¿disfrutaste anoche de reprender a las personas correctas?, condenó Zhou Yun Sheng en su corazón, pero mostró una expresión de humildad y halago. Asintió con levedad y luego se ruborizó, sentándose en el asiento más lejano.

Ning Si Nian hoy no se apresuró a ir a trabajar, en su lugar, alimentó, paciente, a su hijo el congee, ocasionalmente veía al joven por el rabillo del ojo, cuya cabeza estaba gacha. La mirada que una vez tildó de culpable se convirtió en timidez, la tristeza pasó a ser una fragilidad melancólica y la apariencia femenina que en el pasado resintió ahora la consideraba exquisita. Inteligente, gentil y agradable, en resumen, ¿por qué hoy Wei Xi Yan le parecía «lindo» a Ning Si Nian?

Probablemente mis prejuicios no me permitieron ver con claridad, pensó avergonzado y sus orejas se enrojecieron un poco.

En ese momento, Zhao Xin Fang, bajó las escaleras con un vestido lila. Su rostro, inmaculado y sin rastros de maquillaje, lucía gentil e inocente.

—Xin Fang, anoche Wang Ma se levantó a beber agua y se cayó por las escaleras; se fracturó las piernas. ¿Puedes ir a visitarla al hospital en mi lugar? —informó Ning Si Nian con tono cálido luego de apartar la mirada del joven.

—¿Eh? ¿Se cayó y se fracturó las piernas? ¿Por qué no escuché nada? —preguntó sorprendida.

Zhou Yun Sheng, con habilidades de actuación equiparables a las de un actor ganador del Óscar, también lució dubitativo en el momento oportuno.

—Cuando se cayó, se golpeó la cabeza con el pasamanos y se desmayó. Esta mañana, Xiao Li la encontró cuando se levantó a preparar el desayuno. Los últimos meses han sido difíciles, debes ir a acompañarla a menudo en el hospital. Bien sabes que ella fue quien me crió; nunca la he visto como una simple niñera. —Ning Si Nian extendió la mano y llevó detrás de la oreja un cabello suelto que estaba por su mejilla, su actitud íntima y gentil, pero en sus oscuros ojos se ocultaba una tenue frialdad.

Él también era como un actor ganador del Óscar.

En principio, Zhao Xin Fang albergaba algunas dudas pero, después de escucharlo, de inmediato las hizo a un lado. Aunque le prometió dócilmente que lo haría, su corazón estaba lleno de ira.

Esa vieja perra nunca antes se había caído. ¿Por qué tuvo que hacerlo justo ahora?

¿Qué iba a pasar con su plan? ¿Quién lo ejecutaría? ¿No le quedaba alternativa salvo permitir que este chico permaneciera bajo sus narices unos meses más? Ella salía y entraba de la residencia Ning con frecuencia, no había manera de que pudiera garantizar que Wei Xi Yan no se topara de nuevo con Qin Yu y comenzara a sospechar.

Aunque su corazón se ahogaba en resentimiento, abrió la boca como si dudara:

—Si Nian, ¿qué hay del bebé? —Luego de preguntar, le dirigió una mirada significativa a Wei Xi Yan.

¿Es este un recordatorio para que lidie con él antes?, se burló Ning Si Nian en su interior, pero la miró con expresión impotente.

—Mis padres me llamaron ayer. Contrataron a un doctor para que me ayude a cuidar de los chicos. La doctora Qin Li es la directora del Centro de Salud Mental para Adolescentes y tiene mucha experiencia en esta rama. Ella cuidará de los chicos para que puedan mejorar con mayor rapidez.

¿Esto significa que no va a echar a Wei Xi Yan? ¿También piensa curar su sombra psicológica? ¡Maldición, la gente vieja es un estorbo!

Zhao Xin Fang se vio abrumada por los nervios, pero tuvo que fingir estar de acuerdo.

Después del desayuno, la doctora Qin llegó como convenido. Tenía casi sesenta años y su tono era gentil, ni rápido ni lento; escucharla transmitía tranquilidad, como una brisa primaveral, por lo que Ning Wang Shu no la rechazó.

Ning Si Nian habló cerca de una hora con Qin Li en el estudio, antes de irse a trabajar. Cuando Zhao Xin Fang vio a la doctora llevar a Ning Wang Shu al estudio de Wei Xi Yan para verlo pintar, pensó en detenerlos, pero temía que la mujer sospechara de ella, sin mencionar que lo que Ning Si Nian le dijo en privado la hacía sentir aprehensiva. Sin alternativas, recogió un paquete y fue al hospital a ver a Wang Ma.

Las dos piernas de Wang Ma quedaron destrozadas. Esto le hizo comprender cuán cruel podía llegar a ser Ning Si Nian y optó por guardar silencio.

—Xin Fang, como puedes ver, mi caída fue inoportuna. ¿Piensas encargarte tú misma de Wei Xi Yan y Ning Wang Shu? ¡Eso no funcionará! Si Nian me ve como a una madrina, por lo que jamás dudaría de mí. Pero tú eres diferente, eres una madrastra, si lo hicieras tú, Ning Wang Shu te pondría en evidencia porque no podría ocultar por completo el miedo hacia ti y, después de un tiempo, Si Nian terminará sospechando de ti. Así que, espera a que me den de alta, te ayudaré a hacerlo. El dinero…

Todo ese discurso, ¿fue solo por el dinero? Como dice el sabio dicho: ¡el dinero hace que el mundo gire!, se burló Zhao Xin Fang, pero admitió que tenía razón. Si ella maltratara a Ning Wang Shu, Ning Si Nian, sospecharía con el tiempo y aunque era el momento oportuno, no quería lidiar con Ning Wang Shu tan pronto.

Olvídalo. El pequeño bastardo puede esperar hasta que den de alta a Wang Ma. Primero tengo que encontrar una forma de deshacerme de Wei Xi Yan.

Zhao Xin Fang se devanó los sesos para idear un nuevo plan. Sin embargo,  la relación de Zhou Yun Sheng y Ning Wang Shu era cada vez más íntima. Qin Li, merecía ser llamada una experta en la salud mental de los adolescentes. No les dio una charla de corazón a corazón ni buscó acercarlos deliberadamente, en su lugar, los guió para que interactuaran más, dejándolos explorar las alegrías de la vida por sí mismos.

Mientras Ning Wang Shu revoloteaba alrededor de Zhou Yun Sheng, ella se sentó cerca de ellos en una silla de ratán bajo la sombra de un árbol en el jardín. Dedicándose a disfrutar de la vida, se mantuvo al margen sin inmiscuirse en exceso.

Esta niñera era mucho más tranquila que Wang Ma.

El Señor Dios había forzado a Zhou Yun Sheng a ser el villano, pero eso no significaba que fuera en realidad una mala persona. Por supuesto, después de experimentar tantas muertes trágicas en sus reencarnaciones, se había vuelto algo anormal, pero era muy difícil ser frío con los niños.

Cada vez que Nin Wang Shu se aferraba a su pierna y lo miraba con ojos grandes y acuosos, podía solo suspirar. Luego, con gran sufrimiento, le ayudó a montar una mesa de trabajo y, sosteniéndole la manita, le enseñó a dibujar líneas rectas y curvas, círculos, etc.

Estas cosas básicas podrían resultar aburridas para los adultos, pero Ning Wang Shu, al contrario, se encontraba atento, practicando una y otra vez buscando aprender a hacerlo bien. Con el tiempo, Zhou Yun Sheng, de manera inesperada, descubrió que era muy talentoso pintando, y le enseñó con mayor seriedad.

♦ ♦ ♦

Ning Si Nian desarrolló un hábito: a la hora del almuerzo, le gustaba mirar la computadora. Cuando la secretaria le llevó una taza de café a la oficina, lo vio con la mirada fija en la pantalla, como de costumbre, y salió en silencio.

Sin embargo, en ese momento, la pantalla de la computadora no mostraba las tendencias del mercado de la bolsa ni los precios de los contratos futuros u otra información comercial similar, sino dos figuras: una grande y otra pequeña.

El delgado adolescente rodeaba al niño en sus brazos, una mano grande sosteniendo una pequeña mientras pintaban sobre el lienzo. Frente a ellos había dos manzanas y un cambur, lo cual era el modelo de ese día.

Gradualmente, el joven soltó la mano del pequeñín, permitiéndole así expresar con libertad su creatividad, y retrocedió dos pasos para mirar con expresión gentil, aunque concentrada. Después de mucho tiempo, tomó su paleta y su pincel, pintando con rapidez sobre su propio lienzo en blanco, su mirada posándose sobre el niño cada tanto.

Como usaba la técnica de pintura más antigua, a excepción de unas pocas salpicaduras de color, no había manera de distinguir lo que pintaba, solo él sabía cuán increíble sería la obra una vez terminada. Poco a poco, había comenzado a sumergirse en el maravilloso mundo de su mente cuando, de pronto, el niño tiró de su ropa.

La mano con la que sostenía el pincel se tensó, tanto que resultó obvia a la vista, y la pincelada consiguiente fue más pesada. Pero no se enojó, solo se inclinó para apreciar los garabatos del niño. Tampoco dijo nada, sin embargo, le frotó la cabeza para mostrarle su aprobación. El pequeño frunció su diminuta boca, revelando una expresión llena de emoción.

Tal era el silencio, la calma, el sosiego y la felicidad que los envolvía, que la calidez que emitían era mayor que la del sol que se derramaba por todas partes fuera de la ventana. Ning Si Nian los había estado observando asombrado durante largo rato, sin percatarse de cuán gentil e indulgente era su expresión.

De pronto, el adolescente, como si hubiese notado algo extraño, miró directo a la cámara. El hombre en la silla de cuero se puso rígido de inmediato. No fue hasta que el joven apartó la mirada con indiferencia que notó que había contenido la respiración durante todo ese tiempo.

¿Se dio cuenta?, la incertidumbre lo invadió. Sabía que su hábito era algo anormal, pero no podía controlarlo. Justo ahora, se sorprendió al descubrir que el joven tenía un par de ojos extraordinariamente seductores. Aún con lo inexpresivo y poco elocuente que era, siempre que mirara sin prisa y pestañeara esos ojos, lo envolvería un brillo conmovedor.

El corazón de Ning Si Nian latía desbocado, encendió un cigarrillo y exhaló el humo hacia la pantalla. Después de un largo tiempo, su caótico estado de ánimo paulatinamente se calmó. En ese interín, tuvo la leve sensación de que alguna vez estuvo sentado en la misma posición, mirando en silencio al joven en la pantalla, y sintió como si todo fuese como debería ser.

♦ ♦ ♦

Zhou Yun Sheng sabía que Ning Si Nian seguía monitoreando, por lo que, de forma deliberada, miró hacia la cámara para darle un susto. Solo con imaginarse al hombre conteniendo el aliento y con expresión angustiada por temor a ser descubierto, lo puso de buen humor.

Con cuidado almacenó la primera obra maestra de Ning Wang Shu, tomó un lápiz y un cuaderno de bocetos y salió para dibujar la naturaleza.

El estudio quedó vacío por mucho tiempo. Ning Si Nian sintió como si su corazón también estuviese vacío. Sin perder tiempo, cambió a otras cámaras, pero no pudo encontrar a las dos personas. Ansioso, desechó el cigarrillo y llamó a Zhao Jun.

—Están dibujando junto al lago. Como es un cinturón verde [1], no instalé cámaras. Si quiere verlos, tendrá que monitorear el vecindario. Jefe, con todo respeto, siento que el estado mental del Sr. We es normal y que tiene muy buen carácter; no lastimará a Wang Shu. —Zhao Jun se encontraba de pie cerca de ambas personas, observando los alrededores mientras atendía la llamada.

—Instala cámaras en todos los lugares que Xi Yan frecuenta, quiero ver lo que hacen en todo lugar y todo momento —dijo con tono algo agitado, pausó por unos y segundos y añadió—: No sospecho de Xi Yan. Sé que es una muy buena persona.

Supervisándolo de manera encubierta a través de la pantalla, detallando cada movimiento, cada ceño fruncido, cada sonrisa… Ning Si Nian era consciente de lo anormal que era ese comportamiento, pero no podía parar; se sentía bastante impotente al respecto.

Zhan Jun guardó silencio por un momento antes de acceder, tras lo que colgó. Después del intervalo de un segundo, el móvil repicó de nuevo, el identificador de llamadas volvía a decir: «Jefe».

—Jefe, ¿necesita algo más?

—Acabo de recordar que en tu casa también hay un monitor conectado al circuito de las cámaras. ¿Puedes ver allí los movimientos de Xi Yan?

—Sí, ¿cuál es el problema? ¿Quiere que lo vigile?

—No, elimina del circuito las cámaras de Xi Yan de inmediato. No tienes permitido monitorearlo. —Después de una breve pausa, añadió con severidad—: Tampoco tienes permitido escucharlo.

—Sí, entiendo. —Colgó la llamada, lamentándose en su interior respecto a los pensamientos cada vez más indescifrables de su jefe.


[1] Un cinturón verde es un modelo de clasificación de suelos usado en la planificación urbana para conservar áreas de vegetación salvaje o terreno agrícola alrededor de los centros urbanos. Así se protege la biodiversidad y se promueve el crecimiento urbano ordenado. Para más info haz clic aquí.

| Índice |

Un comentario en “Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 2 – Capítulo 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.