Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 3 – Capítulo 5

Traducido por Shiro

Editado por Meli


Esa noche, Zhou Yun Sheng regresó a su casa y le contó a su padre de sus payasadas estando ebrio y otros eventos.

—Nunca pensé que podrías llegar a interesarle a Su Alteza el príncipe heredero. Esto podría considerarse una excepción. En los últimos años, su temperamento de Su Alteza se ha vuelto violento, por lo que han habido pocos encuentros amistosos. —Shen Hui se acarició la barba y suspiró de preocupación.

El comportamiento del príncipe era audaz, con los años había perdido su corazón ingenuo y, recientemente, algunos consejeros de la corte habían presentado al emperador, en repetidas ocasiones, memoriales para solicitar un cambio de heredero. Sería un desastre que su hijo se acercara demasiado a él.

Nada afortunado, ¡ah!

Zhou Yun Shen imaginaba lo que su padre estaba pensando, por lo que continuó diciendo:

—Cuando tu hijo, lo hizo enfurecer por accidente, el séptimo príncipe permaneció en silencio en su asiento. Fue obvio que estaba complacido con los eventos; él no es nuestro aliado.

La mirada de Shen Hui se tornó sombría y, poco después, se retiró sin decir palabra.

Por su parte, Zhou Yun Sheng regresó a su habitación, despidió a su sirviente personal y se sentó a meditar frente a su lámpara. Incontables eran las veces que había reencarnado, y en una de ellas fue el fundador de una secta demoníaca; por lo que poseía un alto nivel en artes marciales y su conocimiento de venenos no tenía igual en el mundo. El olor a drogas en el cuerpo del príncipe heredero era denso. Resultaba obvio que las consumía por lo menos, una vez al día, pero era mortal.

Tomaba wushisan, o polvo de los cinco minerales que salvó la vida de las personas con fiebre tifoidea. Pero al ingerirlo, provocaba euforia y su abuso podía causar adicción, envenenando el cuerpo.

El wushisan podía llevar a que la persona padeciera fiebre alta, y si no se bajaba pronto, el paciente moriría. El método para controlarla consistía en comer alimentos fríos, vestir ropa fina, dormir en camas frías, tomar baños fríos, entre otros. El cuerpo no podía entrar en contacto con nada que pudiera elevar la temperatura, pero también debía beber mucho vino, el cual debía estar tibio y ser de buena calidad. La ebriedad jugaría el importante papel de distribuir la temperatura del cuerpo.

Sin embargo, luego de tomar este remedio por largos periodos de tiempo, aparecerían efectos secundarios. Un temperamento violento era solo el primero de ellos. La piel se tornaría sensible, lastimándose con facilidad; por lo que no podían usar ropa nueva, esta debía ser holgada, suave y estar gastada, aunque para un príncipe, no podía dejar de ser elegante. Y para reducir los moretones en los pies, tenían que renunciar a los zapatos cerrados y solo usar muji.

El punto crucial es que no fue que el príncipe de pronto se volvió arrogante y salvaje, sino que no tuvo elección en el asunto.

Pensando en esto, Zhou Yun Sheng consultó a 007, buscando información respecto al wushisan en la dinastía de DaZhou. Un momento después, dejó escapar un suspiro gutural. No existían registros en la dinastía de DaZhou; era obvio que ese remedio no había sido transmitido en secreto desde la antigüedad. Probablemente, el príncipe heredero era la única persona que estaba consumiendo esa droga.

Zhou Yun Sheng de inmediato infirió quién había le había ofrecido ese remedio al príncipe.

El príncipe heredero tenía veintisiete años, estaba en la flor de la vida; mientras que el emperador, aunque saludable, ya tenía más de cincuenta años. En los tiempos antiguos, se consideraba ya bastante longeva y, tarde o temprano, tendría que partir sobre una grulla hacia el paraíso occidental. El emperador siempre había adorado de manera extravagante al príncipe heredero, y este último, también había trabajado duro; en política, podría considerarse incluso omnipotente. Su talento como gobernante superaba el de su padre, y en sus primeros años, había recibido el apoyo de la mayoría de los consejeros de la corte y el pueblo.

Shiro
«Partir sobre una grulla hacia el paraíso occidental» es un eufemismo para la muerte.

Con un heredero como ese, ¿quién estaría insatisfecho? Mientras que el príncipe heredero se mantuviera estable, nadie podría superarlo. Entonces, como no podían sacudir su posición desde afuera, trataron de hacerlo desde adentro.

Tenía que admitir que el método era muy inteligente. Se desharían del oponente más poderoso sin arma ni soldado.

Por lo tanto, el wushisan llevaba en un noventa y nueve por ciento la firma del séptimo príncipe y de la heroína que tenía un espacio medicinal y un manantial. Pero si lo que querían era destruir al príncipe heredero, Zhou Yun Sheng, a la inversa, lo ayudaría a ascender al trono y destruiría sus planes.

Decidido, afirmó en su interior, apagó las velas y se acostó a descansar.

◆ ◆ ◆

El príncipe heredero sentía que el pequeño campeón era muy interesante; era hermoso y valiente. Y, como no exudaba una vitalidad floreciente todo el tiempo, se sentía cómodo cuando lo llamaba para verlo.

—Su Alteza, ¿tiene más preguntas? —preguntó Zhou Yun Sheng sosteniendo El libro de los cambios, e hizo una leve reverencia.

Shiro
El libro de los cambios, quizás mejor conocido com I Ching, Yijing o I King, es uno de los Cinco Clásicos confucianos.

Aunque parecía estar escuchando la lección, en realidad, el príncipe heredero había estado embelesado con sus gráciles labios, que se abrían y cerraban. Entonces, vio que esos ojos seductores se concentraban en él y, finalmente, despertó de su ensimismamiento.

—No, siéntate. Asísteme en mi práctica de caligrafía —respondió, agitando la mano.

Luego de interactuar por un mes, los dos se habían familiarizado al extremo. Zhou Yun Sheng se sentó y se puso a moler tinta para el príncipe heredero. Este solía escribir en semicursiva rápida y audaz, pero tres años atrás, de pronto cambió a cursiva, y era aún más difícil dominar la cursiva salvaje.

Tenía talento extraordinario, y entendía muchas cosas. Tan solo después de unos meses, ya había dominado la cursiva salvaje.

Zhou Yun Sheng bajó la mirada para verlo escribir con rapidez y poderío, palabras fluían como el agua sobre el papel:

¡Cuánto me he deteriorado!

Ay, toda mi vida he visto a amigos y compañeros desvanecerse,

y ahora, ¿cuántos de ellos quedan?

con canas de tres mil metros colgando en vano,

me río de todo lo mundano.

¿Queda algo, preguntas, que pueda animarme?

Veo en las verdes montañas un encanto tan seductor;

espero vean lo mismo en mí,

porque en el corazón y en la apariencia

somos algo parecidos.

Copa en mano, me rasco la cabeza junto a la ventana este,

supongo que Tao Yuanming, habiendo terminado su poema «Deteniendo nubes»,

estaba del mismo humor que yo ahora.

Aquellos en el lado sur del Yangtze, que se emborracharon solo para buscar fama,

¿cómo pudieron conocer la magia del vino turbio?

Mirando atrás, conjuro una ráfaga de viento y envío nubes.

No me arrepiento de no haber podido conocer a los antiguos,

sino que los antiguos no tuvieron oportunidad de ver mi desenfreno.

La cantidad de personas que me comprenden,

no son más de dos o tres.

Shiro
El poema se llama «Felicitando al novio» de Xin Qiji.

No me arrepiento de no haber podido conocer a los antiguos, sino que los antiguos no tuvieron oportunidad de ver mi desenfreno.

Zhou Yun Sheng caviló con calma esta oración y, entonces, vislumbró que el cabello, en las sienes del príncipe heredero mostraba un temprano indicio de gris. Una sensación de pérdida lo embargó.

Puede escribir un poema tan magnífico en caligrafía salvaje; el príncipe heredero no debería tener una apariencia tan decadente.

Al verlo bajar la brocha y agarrar su copa de vino, Zhou Yun Sheng no pudo contener más sus palabras:

—Su Alteza, no puede continuar así.

El príncipe heredero no se enfureció, dedicándole solo una leve sonrisa.

—Por favor, Su Alteza —continuó—, perdone a este funcionario insolente. Este funcionario quiere mirar la prescripción del remedio que Su Alteza está tomando.

—¿Por qué? ¿Quieres probarlo? —El príncipe heredero bajó la copa de vino y arqueó una delicada ceja.

Si alguien más codiciase su elixir, hace mucho lo habría convertido en salsa de carne, pero como era el pequeño campeón, no podía ni siquiera enfadarse.

—No, si este humilde funcionario quisiera probarla, habría preparado el remedio en lugar de esperar hasta ahora.

—¿Lo habrías preparado? ¿Cómo? En este mundo, solo yo conozco los ingredientes.

Fuese en apariencia o habilidad, el príncipe heredero estaba muy por encima de las personas comunes, sin embargo, tenía un cuerpo frágil. Ese era un defecto perenne, no podía tratarlo, y cada invierno sufría una tos insoportable. Pero los cielos lo bendijeron. Un día, mientras cazaba fuera del palacio, salvó a un sacerdote taoísta y, en agradecimiento, este le ofreció un remedio para fortalecer el cuerpo, diciéndole que después de cinco años, erradicaría todas las enfermedades y que le otorgaría longevidad.

A pesar de la extensa atención médica que el príncipe heredero le dedicó al sacerdote taoísta por varios meses, el hombre al final murió a causa de sus heridas. El príncipe heredero había estado poniendo a prueba los efectos del remedio durante todo ese tiempo para comprobar si era falsa, pero luego de que el sujeto de prueba tomó la droga, el efecto fue significativo.

El príncipe heredero era consciente de que, si llegase a sentarse el trono supremo con su débil cuerpo, siempre sufriría. Por esa razón, probó la droga en docenas de sujetos, y vio sus delgados cuerpos hacerse robustos con cada día que pasaba, ¿cómo podía no sentirse tentado? Ahora, llevaba tres años tomando el remedio, y desde hace mucho se encontraba a su merced, incapaz de deshacerse de él.

Aunque el wushisan era tóxico, de verdad podía considerarse una medicina salva vidas. Luego de consumirla, el feroz efecto medicinal activaba el síndrome de la piel escaldada, pero una vez atravesada con éxito esta etapa, la enfermedad acumulada en el cuero también quedaría eliminada, con lo que la persona recuperaría la salud con prontitud. Su eficacia medicinal no solo dependía de la comida, ropa, cama y baños fríos, una gran cantidad de ejercicio que templara el cuerpo también era necesario.

Tres años atrás, el príncipe heredero era muy delgado, pero, ahora, era musculoso, lo cual podía percibirse a través de sus solapas abiertas. Por esa razón, estaba convencido de la eficacia de la droga.

Zhou Yun Sheng organizó sus palabras a gran velocidad, juntando sus manos y haciendo una reverencia antes de decir:

—Reportando a Su Alteza, el sentido del olfato de este humilde oficial está por encima del de la gente ordinaria. Un olisqueo es todo lo que necesita para identificar todos los olores, además, también sé de medicina tradicional. Su Alteza toma este remedio todo el año, por lo que su cuerpo está impregnado del olor a hierbas medicinales. Este humilde oficial ya conoce los ingredientes necesarios y sus cantidades para este remedio.

Interesado, el príncipe heredero curvó sus labios en una sonrisa.

—Entonces, dime. Si hay un error, te castigaré. —Acarició el cuello esbelto del joven, sus movimientos peligrosos y ambiguos.

Zhou Yun Sheng asintió y comenzó a recitar los ingredientes uno a uno:

—Tres porciones de estalactitas, dos porciones de amatista, media porción de cuarzo lechoso, tres porciones de azufre, una de ocre…  —A medida que hablaba, la expresión del príncipe heredero se tornó caprichosa, pero Zhou Yun Sheng continuó, intrépido, y cuando terminó, añadió con firmeza—: Reportando a Su Alteza, este es un buen remedio, pero si se toma de manera prolongada, el resultado puede ser mortal. En los últimos años, Su Alteza se ha vuelto cada vez más temperamental, este remedio es el causante.

Con intención asesina desbordándose de sus destellantes ojos, el príncipe heredero colocó su mano derecha sobre su espada.

—Su Honorable Alteza —dijo Zhou Yun Sheng antes de que lo atacara—, seguramente habrá probado exhaustivamente el remedio antes de consumirlo, pero solo verificó los efectos a corto, no a largo plazo. Este humilde funcionario tiene un remedio mejor. Su Alteza, castigue mi insolencia luego de verificar este método. Este funcionario es consciente de que estas palabras no deben ser pronunciadas, pero no podía soportar ver a Su Alteza el príncipe heredero morir, a manos de un conspirador, por lo que arriesgó su vida para asesorar a la realeza. Por favor, Su Alteza, dele una oportunidad a este funcionario de demostrar su valía.

El príncipe heredero le pellizcó el mentón, su maliciosa mirada clavándose en él, pero, al ver el amor y la profunda preocupación en la mirada del otro, su corazón se estremeció.

—Está bien, te daré una oportunidad —dijo y, después de un largo tiempo, soltó al joven; sus labios curvándose en una fría sonrisa.

El mentón de Zhou Yun Sheng quedó marcado con algunos moretones púrpuras y, retrocediendo dos pasos, se frotó la zona adolorida con ojos llorosos.

Al ver su apariencia adorable y agraviada, la ira que se había acumulado en el príncipe heredero, se desvaneció sin dejar rastro.

◆ ◆ ◆

Al día siguiente, el pequeño campeón llevó al palacio dos ratones blancos y se los presentó a Su Alteza el príncipe heredero, quien quedó a cargo de su cuidado; parecía tenerles bastante cariño.

Entonces, luego de varios días, cuando regresó de la corte, un eunuco del palacio se le acercó rápido para decirle en pánico:

—Reportando a Su Alteza, los dos ratones blancos tuvieron un accidente.

El corazón del príncipe heredero se puso aprensivo, y entró a su habitación con prisa.

Allí encontró a dos ratones blancos enloquecidos, chillando y mordiendo la jaula dorada. Sus dos incisivos estaban rotos, pero esto no los hizo rendirse, en su lugar, usaron sus garras para pelear entre ellos. Un cuarto de hora después, dos charcos de sangre fue lo único que quedó.

Mirando la jaula dorada, la complexión del príncipe heredero pasó de blanca a verde, y de verde a púrpura; su ira alcanzó límites inimaginables.

¿Qué sacerdote taoísta? ¿Qué elixir? ¡¿Qué gratitud?! ¿Quién está detrás de esto? ¿El segundo príncipe? ¿El tercero? ¿El cuarto? ¿O se unieron todos para matarme?

El príncipe heredero caminó con parsimonia hasta la mesa, bebió de la jarra de vino caliente y, al final, no pudo reprimir una carcajada.

No importa quién, ¡prefiero matarlos a todos antes que dejar que uno se escape!

| Índice |

3 comentarios en “Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 3 – Capítulo 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.