Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 5: Mis huellas (1)

Traducido por Tomoe

Editado por Sakuya


Nunca podré olvidar los eventos que sucedieron el día en que madre murió.

—Hermano mayor, ¿madre aún no ha regresado?

—Eso es todo lo que Melly ha preguntado hasta ahora. Es como te he dicho hasta el momento. Si ellos siguen el programa, entonces ella probablemente esté alrededor del territorio que es vecino nuestro. Vamos, espera silenciosamente.

Hermano mayor y yo estábamos ansiosamente esperando el retorno de madre al territorio desde la Capital.

Ese día era mi cumpleaños, y absolutamente quería que mis padres me felicitaran, así que, hice una pataleta… como resultado, para una ceremonia que ellos tenían que atender, padre se quedó detrás mientras madre regresaba sola.

—Ah, ¡estoy segura de que es madre…!

Escuchando alboroto, la mansión se volvió ruidosa y corrí hacia la entrada. Sin embargo, quien estaba ahí no era madre. En su lugar, era un hombre cubierto en sangre.

—Rápido… ¡Llamen a un doctor!

—¡Señora! ¡Señora!

Con fuertes pasos, los sirvientes se agitaron.

¿Solo qué en el mundo podría haber sucedido?

—¡¿Qué es lo que ha sucedido

—Fuimos atacados en la frontera entre los territorios… aparte de mí, el escuadrón de escolta fue completamente aniquilado. Meliruda-sama estaba sola… y…

En ese momento, el hombre colapsó.

—Un momento… ¡Usted también tiene terribles heridas! … ¡alguien! ¡De prisa y ayúdenlo! —La sirvienta junto al hombre gritó mientras limpiaba la sangre del hombre.

—Yo estoy… bien… Ya estoy bien. Más importante, Meliruda-sama está…

Mientras murmuraba eso, un líquido rojo se derramaba de su cuerpo, cayendo al suelo.

—Por favor, déjenos a la Señora a nosotros.

—Ya… veo… —Mientras el hombre dejaba salir un largo suspiro, la entrada de nuevo se volvía ruidosa.

—¡Los doctores han llegado!

—Entonces, ¡uno debe ir donde la Señora! El otro, ¡trate a este hombre…!

—…Eso no será necesario.

Quien interrumpió al mayordomo, las instrucciones de Dasmond, fue la sirvienta que estaba al lado del hombre colapsado.

—Él ya no está… Para no dejar que su muerte sea un desperdicio, ambos, apúrense y vayan con la Señora…

En su cara mientras hablaba fríamente, estaba el rastro de una solitaria lágrima.

En un instante, el ruidoso lugar se volvió silencioso. Sin embargo, pronto todos empezaron a ponerse en marcha.

Yo también repentinamente regresé a mis sentidos y me empecé a mover lentamente de nuevo.

¿Está madre bien…?

—Señora, ¡Señora! ¡Por favor tranquilícese!

Los sirvientes gritaron con seriedad. Entre ellos, estaban los doctores examinando a madre quien estaba en la cama.

—Desafortunadamente…

No obstante, los doctores dijeron con un rostro serio, esas insensibles palabras.

¡Paren…!

¡No lo digan así!

Rápido, ¡curen a madre…!

Mis gritos a lo que no le pude dar voz, infructuosamente hicieron eco en mi pecho.

Los doctores tomaron un paso, y luego otro, como si retrocedieran y se fueran.

—De ninguna manera… ¿¡La Señora!? ¡Señora…!

El mundo se congeló.

No lo pude comprender.

No… no era que no pudiera comprenderlo, pero no quería.

¿Madre ha muerto?

¡Mentira…! ¡Mentiras, mentiras! ¡mentiras…!

…Realmente no recuerdo qué sucedió después de eso.

Sin embargo, incluso ahora pienso.

¡Por qué madre tenía que morir…!

Habiendo nacido en una familia militar, había empezado a entender indirectamente la vida y la muerte a una temprana edad.

Aunque padre es fuerte, es solo un simple humano.

Cada vez que él iba a una misión, siempre nos decía que no sabía qué es lo que podría suceder, indirectamente nos transmitió ese pensamiento.

No obstante, él de ninguna manera estaba siendo pesimista. Incluso decía que estaba orgulloso de poner su vida en línea por el país.

En orden para proteger el país, y sus personas. Esa es la responsabilidad de un noble, y su deber, él nos decía.

Pero porque, ¿…Por qué madre tuvo que morir?

¿Ella tenía que morir?

Incluso aunque padre ha continuado cumpliendo su deber como noble, ¡Que las personas hayan robado la vida de madre…! No tiene nada que ver con, si son o no bandidos.

Porque ellos también son personas de este país.

Padre ha… para qué propósito ha estado protegiendo este país, ¿me pregunto?

¡Por que los nobles deben proteger a los ciudadanos!

Este mundo es irracional.

Eso, lo entendí.

No… fui obligada a entender.

Yo era un marimacho, y a través de la influencia de mi hermano, sin aprender las propias maneras de una niña noble, correría sucia alrededor de la gigantesca casa Anderson y, treparía árboles mientras llevo un vestido.

Sin embargo, mi madre quien recibía a padre con una sonrisa mientras regresaba a casa cubierto en sangre… pensaba que mis acciones eran preocupantes, ella siempre me llevaría al interior con una cálida sonrisa.

…Yo debí haber pasado más tiempo con madre.

Si hubiera hecho bordado, o cosas más de niñas, estoy segura de que ese sueño hubiera sido completado. Pero después de que madre murió, en vez de tratar de recordar a madre haciendo estas cosas, escogí el camino opuesto.

Llevándome a mi actual situación.

Después del funeral de madre, lloré hasta el punto en que mis lágrimas se secaron.

Lloré y lloré… con un asombrosamente vacío corazón, las emociones que habían estado dentro, brotaron una vez más durante la ceremonia.

En breve… furia y odio.

Deseo de tomar venganza, lamenté mi falta de poder.

Maldiciendo la irracionalidad de la realidad, me sentí avergonzada ante mi impotencia.

Esa es la razón por la que le rogué a padre, diciéndole que quería que me entrenara.

Padre no me preguntó por mis razones, en cambio, él simplemente dijo, “Sí eso es lo que quieres, lo haré de forma estricta.”

Y desde el siguiente día, me dirigí hacia el entrenamiento.

| Índice |

One thought on “Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 5: Mis huellas (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *