Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 88: Mi admisión en la Academia

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


Unos días después de mi fiesta del té, me dirijo en carruaje a la Academia.

Mientras se sacude el carruaje en el camino, recuerdo los días agitados que tuve desde mi debut hasta el día de hoy, y llego a la Academia en un abrir y cerrar de ojos.

Como se encuentra cerca de la capital real, es un lugar que reúne solo a los hijos de la nobleza.

Tiene como objetivo proporcionar un alojamiento para que se dediquen a sus estudios y fomentar las relaciones entre las casas nobles, así como también reforzar la unión entre ellas.

Cuando bajo del carruaje, dejo a Anna a cargo de mi equipaje y me dirijo al auditorio.

En el camino, diviso a Louis entre dos personas.

—¿Cómo le va, joven Louis?

Se encontraba hablando con unos nobles que parecían ser sus compañeros de clase, pero me pareció que no estaban discutiendo algo complicado; era como si estuvieran intercambiando comentarios casuales y por eso, pude acercarme como de costumbre.

—Bienvenida a la Academia. Parece que estuviste un poco ocupada estos últimos días, ¿te encuentras bien?

—Sí, estoy perfectamente bien. Después de todo, tengo confianza en mi condición física. De igual forma, gracias por tu preocupación…

Incluso después de haber aprobado con éxito el entrenamiento para damas nobles de la señora Aurelia, continué visitando la casa ducal Armelia aproximadamente una vez cada tres días.

Simplemente lo hice porque sentía que no había aprendido lo suficiente, y también disfrutaba mi tiempo con ella. Sin embargo…, como estuve ocupada respondiendo a las invitaciones, se me hizo imposible ir a la mansión Armelia después del baile.

Por eso le escribí una carta a su madre explicando la situación y ella me respondió diciendo que no necesitaba preocuparme y que agradecía mi carta porque en el ducado, en efecto, estaban un poco preocupados por mi ausencia.

—Ya veo. Creo que las cosas deberían calmarse con tu inscripción en la Academia, pero, aun así, recuerda cuidar de tu salud.

—Por supuesto, lo haré.

Era un poco frustrante hablar con Louis usando un lenguaje más educado de lo usual debido a que estábamos frente a otros nobles.

Si todas estas personas no hubieran estado en primer lugar, hubiera saltado de alegría ante nuestra reunión después de mucho tiempo.

—Ese uniforme te queda bien —me susurra Louis al oído cuando se acerca en silencio.

Después de escuchar sus palabras, siento que mis mejillas se calientan… Es probable que, en este momento, ya estén teñidas de bermellón.

—Gracias, Louis… Ese uniforme también te queda bien. Te ves muy galante y de ensueño —respondo también en un susurro, esperando que las otras personas no puedan oírme a esa distancia.

—Ah, gracias…

Mientras tenemos tal intercambio, los dos estudiantes, con los que él había estado hablando antes de venir a mi lado, se acercan.

—Louis, necesitamos empezar a prepararnos…

—Oh, vamos, Druna. Yo lo iba a decir primero.

Un joven de cabello rubio verdoso reprende al pelirrojo que llamó Druna.

Al oír su intercambio, Louis y yo no pudimos evitar reír.

—Permíteme presentarte. Este es Druna Katabelia y el de ahí es Philip Sagitalia. Son mis compañeros de clase. Ustedes dos, esta señorita de aquí es mi prometida, Mellice Reese Anderson.

—Es un placer conocerlos. Soy la prometida del joven Louis, Mellice Reese Anderson —saludo mientras bajo la cabeza.

En el momento en que la alzo, por alguna razón, los dos me miraban estupefactos.

¿Cuál parece ser el problema…? Inclino mi cabeza y silenciosamente intercambio miradas con Louis, en busca de su ayuda.

Él deja salir un suspiro de irritación y dice:

—Druna, Philip.

Solo dijo sus nombres, pero eso les permitió volver a sus sentidos mientras el movimiento también regresaba a sus cuerpos.

—Discúlpeme, señorita Mellice… su belleza es tan inmensa que simplemente me dejó sin palabras. Mi nombre es Philip Sagitalia. Me complace mucho conocerla.

Mientras dice eso, toma mi mano con una reverencia y besa su dorso.

Philip Sagitalia… Cuando busco en la lista de nobles en mi cabeza, recuerdo que es el hijo del conde Sagitalia, el Ministro de Finanzas.

—Me siento honrado de poder conocerla, señorita Mellice, hija del general Gazelle… Me llamo Druna Katabelia.

De igual manera, el otro joven también me da un ligero beso en el dorso de mi otra mano.

Es el hijo del conde Katabelia y, si no recuerdo mal, su padre debería ser el Ministro de Guerra.

—Gracias por sus amables saludos. Por favor, cuiden de mí en el futuro. —Después de que les devuelvo el saludo, no recibo nuevamente ninguna respuesta a cambio—. Por cierto, joven Louis… el joven Druna comentó que ya debería ser hora de prepararse…

—Ah, así es… Lo siento, pero tengo que hacer las comprobaciones finales para la ceremonia de entrada… Iré a verte de nuevo.

—Sí. Yo también iré a visitarte.

Louis arrastra a los dos que aún están tiesos como estatuas, y se apresura a entrar en el auditorio.

Habiendo quedado sola, me tomo mi tiempo para examinar el exterior del auditorio.

Esta academia tiene cinco edificios principales: centro de estudios, auditorio, comedor, biblioteca y dormitorios.

Si pasas directamente por la entrada de la planta baja del centro de estudios, entonces llegas a un claustro rectangular que parece conducir a todos los lugares de la Academia.

Varios pilares en forma de arco se alinean a lo largo del pasillo, creando una atmósfera solemne. El corredor conduce al auditorio, al comedor y a la biblioteca, donde se celebran todo tipo de eventos, como ceremonias de entrada, de graduación, e incluso, fiestas de salón.

Más allá del centro de estudios, se encuentra el dormitorio de damas en el lado oeste y el de los caballeros en el este, cada uno accesible a través de un largo pasillo que conecta también con este.

Después de retroceder un poco, miro fijamente el paisaje.

Ante mis ojos se encuentra el claustro que está justo en medio de todos los corredores: el jardín rectangular.

En contraste con el pasillo poco iluminado y de color blanco como base para su diseño, encuentro el césped desnudo, iluminado por la luz del sol, vívido a mis ojos.

Mientras contemplo distraídamente el jardín y los edificios entre los pilares, noto que los estudiantes han comenzado a reunirse en el auditorio, anunciándome que ha llegado la hora.

Me uno a la ola de gente y entro al auditorio.

El lugar es lo suficientemente amplio como para que, incluso con todo el alumnado, se pueda tener mucho espacio libre.

En la parte posterior se había construido una plataforma y, si seguías la mirada hacia el techo, se podía ver unas ventanas de vidrios de colores.

A los nuevos estudiantes se nos indicó que nos sentáramos en los asientos delanteros en orden de llegada.

—Bienvenidos, mis queridos estudiantes… Desde el fondo de mi corazón, los felicito a todos por su inscripción.

Tan pronto como comienza la ceremonia de entrada, el director de la Academia comienza su discurso.

En resumen, espera que, mientras trabajamos en profundizar nuestros conocimientos, crezcamos como personas y contribuyamos al país… Básicamente es eso.

Después de que termina su discurso, comienza la orientación. En ese momento, por alguna razón, Louis sube al escenario.

Cuando me pregunto por qué estaba ahí, el profesor a cargo de la orientación responde la pregunta que surge en mi mente.

La Academia tiene una organización conocida como el Consejo Estudiantil, que controla al alumnado y actúa como intermediario entre los estudiantes y los profesores. Además, parece que Louis es el presidente de esta organización.

Supuse que las palabras de Druna sobre que debían prepararse, se referían a esto.

Después de la ceremonia de entrada, Louis explica varios puntos importantes que debemos tener en cuenta para nuestra futura vida en la Academia.

Su majestuosa apariencia causa ovaciones de admiración y chillidos entre la sección de estudiantes.

Naturalmente, para no interrumpir su explicación, sus gritos mantienen un volumen bajo.

Notar su popularidad me hace sentir feliz y orgullosa… pero también un poco celosa.

Cuando termina la orientación, nos trasladamos al edificio donde están las aulas.

Los cursos de la Academia incluyen estudios: académicos, de caballeros, de teología y de damas.

El idioma nacional de Tasmeria, así como su historia, es una asignatura común en los cursos mixtos, mientras que las otras clases exclusivas se toman con sus respectivos departamentos.

También es posible tomar clases de otro departamento si se desea, pero… fundamentalmente hablando, las damas no pueden tomar los cursos de caballeros y viceversa.

No hay manera en que los caballeros tomen las lecciones para damas… En otras palabras, las únicas veces que hombres y mujeres pueden estar en la misma aula, es durante las lecciones mixtas.

Por cierto, me dijeron que el estatus y las calificaciones no se toman en consideración cuando se asigna a los estudiantes a sus clases mixtas… Me pregunto cuán cierto es eso.

Mientras reflexiono sobre eso, echo un vistazo a mi clase, que está en el folleto que me dieron cuando salí del auditorio, y me dirijo a mi aula.

Cuando llego, noto que ya se encuentran más de la mitad de los estudiantes, y algunos de ellos son mis conocidos.

Entre ellos, también está el príncipe Edgar…

A su lado se encuentran los hijos del conde Dilitri y el marqués Dungley, con los que también me he familiarizado. Como pensé, parece que se tuvo cierto grado de consideración al dividir a los estudiantes en clases mixtas…

Si ese es el caso, entonces la razón por la que estoy en esta clase es ciertamente… por el título de mi padre.

Cuando estoy examinando a los nobles presentes, mis ojos se encuentran con los del príncipe Edgar, así que camino rápidamente y me siento al azar en un asiento vacío.

No mucho después de eso, un hombre entra a la clase.

—Damas y caballeros, felicitaciones por su inscripción. Me llamo Eldoran y seré su tutor en esta clase. Es un placer conocerlos. Como todos estarán en la misma clase durante los próximos tres años, me gustaría que se turnaran para presentarse. Entonces, empecemos desde el frente del salón a la derecha.

Siguiendo sus instrucciones, todos comienzan a tomar turnos para presentarse con algo sencillo: nombre, casa a la que pertenecen y un par de palabras.

Sigo el ejemplo de todos y doy una presentación parecida.

Cuando todos terminan sus saludos, la puerta se abre y aparece alguien que parece un miembro del personal e intercambia un par de palabras con el señor Eldoran.

—Muchas gracias a todos… Los preparativos para la visita a la Academia han sido completados, así que ahora les daré un tour por el campus. Vamos a tener que caminar un poco, así que, por favor, sean comprensivos.

Siguiendo sus palabras, todos se levantan de su asiento y comienzan a seguir al profesor.

—Del primer al tercer piso están las aulas generales. Como explicó el joven Luis durante la orientación, las aulas utilizadas para cada curso son diferentes. Por favor, vayan al aula de su próxima clase durante los descansos. Si hay un cambio de salón o se cancela una clase, habrá un aviso en el tablón de anuncios.

La distribución y el mobiliario de cada aula, es exactamente la misma. Lo único que difiere son los caracteres alfanuméricos tallados en las placas que cuelgan sobre las puertas.

—El cuarto piso es donde están las aulas especiales, es decir, los laboratorios de física, ciencia y biología.

Como ejemplo, el señor Eldoran abre una de las puertas, y en el interior de la sala se encuentra una serie de equipos de aspecto espeluznante para los experimentos.

Biología, física y ciencia son clases optativas para el curso académico.

Me dijeron que no hay mucha gente que elija tomar esos cursos cada año. Sin embargo, para los hijos nobles que no tienen derechos de herencia, tales como los no primogénitos, el convertirse en un erudito en el futuro es una de sus opciones disponibles.

Como tal, aquellos que tienen tales intereses en la Academia pueden sumergirse completamente en sus estudios.

Aunque parece que solo hay uno o dos estudiantes que tienen ese tipo de entusiasmo por año…

Es una pena, porque las personas que son consideradas las más inteligentes del país, son los profesores.

Para aquellos estudiantes entusiastas, tener menos gente en las clases se consideraba una fortuna porque el profesor se concentraba más en ellos.

Incluso desde el punto de vista de los profesores, cuantos menos estudiantes estuvieran a su cargo, más tiempo podrían dedicar a su propia investigación.

Después de eso, volvimos de nuevo al primer piso y comenzamos a caminar ahora al otro lado del pasillo.

—Esta biblioteca contiene la mayor colección de libros del país. Hay algunas obras muy raras en su interior, así que la seguridad es bastante estricta. En primer lugar, el uso de armas en este edificio está completamente prohibido. También el sacar cualquier libro, con la excepción de aquellos que están en una estantería específica. Aunque… algunas de las obras raras están encadenadas, por lo que es imposible llevárselas.

Pasamos junto a la persona que está de guardia en la entrada y entramos en la biblioteca.

Dentro, las estanterías se elevan por encima de nosotros hasta el techo, guardando los libros sin un solo hueco entre ellos.

El peculiar olor de libros antiguos me hace cosquillas en la nariz.

En efecto, varias obras tienen cadenas, y todas están conectadas a los estantes.

Incluso aquellas que no están encadenadas puede ser difícil sacarlas de la biblioteca, ya que todos los que entran son inspeccionados si tienen un bolso o cualquier otro tipo de equipaje al salir.

Cuando terminamos de recorrer la biblioteca y salimos, una vez más continuamos hacia el lado izquierdo.

Ahí, visualizamos el auditorio en el que se celebró la ceremonia de entrada.

—Este es el auditorio donde se acaba de celebrar su ceremonia de entrada. El baile de fin de año también se celebra aquí.

El recorrido por el auditorio terminó con una simple explicación y regresamos al pasillo. Seguimos caminando por el lado izquierdo, y luego nos detenemos frente a la entrada del siguiente edificio que aparece ante nosotros.

—Este es el comedor. Los asientos están divididos por dormitorio a la derecha y a la izquierda. Si entran por la derecha, se encuentra el dormitorio de caballeros. De igual forma, del otro lado está el dormitorio de damas. No hay asientos individuales asignados, pero… generalmente hablando, los asientos en la parte posterior son donde se sientan los de tercer año, los del medio son para los de segundo año, y los de primer año están más cerca de la entrada.

Tal vez porque el comedor tiene un techo alto, el interior se siente muy espacioso.

En una posición muy por encima del nivel de los ojos, hay vidrieras insertadas a intervalos fijos, tiñendo la luz del sol con colores vivos. Además, las paredes están adornadas con numerosos retratos del personal de la Academia.

—Para los días de semana, tenemos una regla: el almuerzo y la cena se deben comer aquí, así que si no planean comer en el comedor, por favor, déjenos saber con antelación. Para los días festivos, no tenemos tales reglas, así que no es necesario que nos contacten. Para su información, el desayuno es de 6:00 a 8:00 a.m. y el almuerzo es de 11:00 a 13:00 p.m.; son libres de comer en cualquier momento durante esos intervalos. La cena comienza exactamente a las 19:00 p.m., así que, por favor, recuerden eso.

Los asientos consisten en: cuatro mesas largas y estrechas, con sillas rodeándolas con una separación fija. La disposición de las mesas se parece a la de un banquete a una escala mucho mayor, así que es bastante intimidante.

—Por último, pero no menos importante, les mostraré la capilla.

Volvimos una vez más al centro de estudios y salimos por la entrada principal.

Luego, poco después de que comenzamos a caminar hacia la puerta, una capilla rodeada de árboles aparece a nuestra derecha.

En el centro, hay una plataforma para adorar a Dios, y frente a esa hay varios bancos alineados en filas para que los usen los adoradores.

Muchos de los pilares aquí y allá están decorados con grabados a detalle de los ángeles del cielo que sirven a Dios, o de santos que han sido reconocidos formalmente por la religión de Darryl… Sin embargo, la forma en que están dispuestos no da mucha impresión.

Una atmósfera compuesta y digna, aunque algo suave, flota a mi alrededor. Estar en este pacífico espacio da una extraña sensación de que mi corazón está siendo purificado. Mientras salimos de la capilla, todos se mantienen callados y luego, una vez más, regresamos al centro de estudios.

—Los folletos con la información explicada por el presidente del consejo estudiantil ya han sido distribuidos a cada una de sus habitaciones. Si deciden tomar una clase fuera de su curso, por favor, envíenme un formulario. En ese sentido, eso es todo lo que tengo que decir. Con esto, terminé mi parte. En un momento, tanto el dormitorio de caballeros como el de damas tendrán su propio recorrido y explicación de las normas.

Mientras el señor Eldoran se retira, dos nobles entran en el aula.

—Me llamo William. Soy el líder del dormitorio de caballeros y el tesorero del consejo estudiantil.

—Mi nombre es Laura. Soy la líder del dormitorio de damas, y tengo el honor de trabajar como secretaria del consejo estudiantil.

Después de eso, la clase se divide por género.

Mientras caminamos por un extenso corredor, llegamos a un edificio que es tan alto como el centro de estudios.

Tan pronto como entramos, quedamos en el área de recepción.

—Cuando salgan del dormitorio, por favor, dejen la llave de su habitación con la encargada aquí presente. Cuando regresen, díganle su nombre y número de habitación, y se les devolverá la llave. Y creo que ya han recibido la explicación sobre la biblioteca, pero les recuerdo que es posible pedir prestado los libros de una sección en específico. Cuando quieran devolverlo, pueden entregarlos en la recepción y se considerarán devueltos. Además, si se sienten mal o necesitan un descanso de las clases debido a las circunstancias en sus casas, también pueden comentarlo en la recepción y nos haremos cargo.

»En este lugar también pueden enviar cartas o comprar material educativo para alguna clase. La lista de cosas que se pueden comprar la pueden encontrar en la parte superior de la mesa de la recepción o en los escritorios en cada una de sus habitaciones, así que, por favor, tómense el tiempo para revisarlo. Está prohibido hacer peticiones irrazonables a la recepcionista, como solicitar una compra de algo que no está en esta lista… Desgraciadamente, hay alguien que lo hace cada dos o tres años, y acaban siendo suspendidos de la Academia como resultado.

De alguna manera, pude imaginar a alguien haciendo peticiones irrazonables a la recepción.

Hasta ahora, los estudiantes se las han arreglado para vivir en casa sin ningún tipo de inconveniente; sin embargo…  para aquellos que asumen que podrán vivir ese mismo tipo de vida en los dormitorios, la primera y más cercana salida para sus frustraciones es sin duda la recepcionista.

—En raras ocasiones, hay quienes se jactan de la influencia de su familia sobre los miembros del personal y tratan de presionarlos a través de eso, pero tan pronto como son descubiertos, se les da un castigo aún mayor, así que, por favor, tengan cuidado con eso… Para empezar, esta Academia fue establecida bajo la orden del rey, y está respaldada por la familia real, por lo que todos los miembros del personal aquí han jurado permanecer fieles a sus deberes con el reino solamente y no se doblegarán ante ninguna forma de presión…

Entonces, los miembros del personal supervisan a los estudiantes, mientras que al mismo tiempo, el consejo estudiantil, así como todo el grupo de investigación del reino, controlan de regreso a los miembros del personal…

Hmm, si se forma una relación complicada entre estudiantes y profesores, entonces el significado de esta Academia, como institución educativa, se sacudirá desde sus raíces. Probablemente, por ello establecieron esta forma tan estricta de gestión.

—En este lado, está la oficina médica. Siempre habrá un médico presente, así que si alguna vez tienen alguna preocupación con respecto a su salud, por favor, vengan a consultarlo.

Cuando giro a la derecha frente a la recepción, me encuentro con un consultorio médico de baldosas blancas.

En su interior hay tres camas, y cerca de ellas hay dos estantes que contienen numerosos medicamentos que me son desconocidos.

A la derecha de la habitación, hay un escritorio con un doctor a la espera, usando una bata blanca.

Nos presentamos de forma breve ante el doctor con la señorita Laura, y luego salimos de la habitación rápidamente para no estorbar. Después de eso, continuamos hacia el interior del edificio.

—Por aquí está el baño público. Se puede usar por la noche de 16:00 a 18:00 p.m., o de 21:00 a 22:00 p.m. Cada habitación también tiene su propio baño sencillo. También, más allá, se encuentra el área de lavado. Dicho esto, no hay necesidad de que los estudiantes laven su ropa por sí mismos. Hay una bolsa blanca dentro de cada uno de sus escritorios que tiene el número de su habitación. Si colocan la ropa dentro de ella y la dejan en tu habitación, los empleados de la Academia la recogerán mientras limpian y la devolverán al día siguiente.

Después de que su explicación termina, regresamos a la recepción y caminamos ahora al lado opuesto.

—Tenemos una pequeña cafetería al otro lado de la recepción. Tiene disponible aperitivos y todo tipo de bebidas.

Pude observar unas cuantas mesas redondas de patas largas y varias sillas.

Al parecer, fueron diseñadas para ser llevadas a las habitaciones en lugar de comer aquí.

—Eso es todo para las explicaciones sobre la planta baja, ¿hay alguna pregunta?

Nadie abre la boca ante la pregunta de la señorita Laura.

Después de escanear a la multitud para confirmar que, en efecto, no hay preguntas, ella sube las escaleras que están al lado de la recepción. Después de seguirla, llegamos a una habitación que parece un vestíbulo.

—Aquí en el primer piso, está el salón. Por favor, siéntase libres de usarlo en cualquier momento.

Un gran número de sofás estaban colocados en su interior, con mesillas entre ellos.

En el suelo, había una preciosa alfombra con un patrón floral, mientras que en la pared había una hermosa pintura religiosa con un fondo rosa claro.

—Si suben esas escaleras de ahí, llegarán a los pisos con todas las habitaciones privadas. Todas han sido contactadas de antemano con el número de su habitación, ¿no es así?

Siguiendo con la mirada a donde señaló, en diagonal, hay otra serie de escaleras que conducen hacia un piso superior.

—Si hay algo que necesiten discutir, el número de mi habitación privada como jefa de dormitorio, es el 201, así que siéntase libres de venir y hablar. A veces puede haber quejas sobre el ruido; pónganse de acuerdo y mantengan las cosas con moderación. Además, se les permite comer y beber dentro de sus habitaciones individuales. Por favor, tomen en cuenta que no se permiten las visitas de hombres a las habitaciones, sin importar el tipo de relación que tengan con ellos. Más detalles sobre otras reglas se pueden encontrar en los folletos que proporcionamos en cada una de sus habitaciones. Por favor, léanlo a detalle. Esto es todo por ahora.

Cuando terminamos de aplaudir a su explicación, todos los estudiantes de primer año nos dispersamos.

Al recibir mi llave en la recepción, entro en mi habitación privada: la 215.

Gracias a que Anna ya había entrado y desempacado mi equipaje, no había ninguna tarea particular que necesitara hacer, así que pude relajarme.

En el centro de la habitación había una cama matrimonial, mientras que cerca de la ventana estaba un escritorio y, por la puerta, una cómoda.

También, cerca de la puerta había un armario y al lado opuesto, otra puerta que daba a la zona de baño.

Por si acaso, eché un vistazo al folleto con las reglas que estaba en el escritorio como sugirió la señorita Laura.

De ahora en adelante…, tendría que vivir una vida en la que básicamente no tengo sirvientes alrededor.

Aunque para mí, ya que era capaz de hacer las cosas por mí misma sin ellos, no es un problema. En primer lugar, la limpieza y la lavandería serían hechas por los empleados de la Academia, así que lo único que tenía que hacer era vestirme.

Si había un baile y se quería dejar los preparativos a una sirvienta, se podía llamar a una. Al parecer, hay un alojamiento para su uso exclusivo a una distancia moderada del dormitorio femenino.

Después de leer el reglamento y comprobar las instalaciones dentro de la habitación, llegó la hora de cenar, así que dejé el dormitorio y me dirigí al comedor.

Todos llegaron a la hora designada, y se sentaron en sus respectivos asientos.

Parece que la cena se hizo al estilo comedor: cada mesa tenía varios platos grandes en el centro llenos con alimentos desde aperitivos hasta postres. Me senté en un asiento cualquiera y disfruté de la comida. Después de eso, me bañé y una vez que mis preparativos para el día siguiente estaban completos, me retiré rápidamente a la cama y terminó el primer día.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *